Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

La Isla de la Fantasía

domingo, 27 de noviembre de 2016


Es un cliché lo de la buena prensa de la izquierda. Los socialismos reales, incluídos Stalin y Mao -dos de los gobernantes con cantidad de genocidios que haría palidecer a Hitler- siempre tuvieron el apoyo de grandes sectores de la opinión políticamente correcta. Porque la izquierda fue durante todo el siglo XX el paradigma de la corrección política y la superioridad moral en el mundo.

A mis 61 años recuerdo perfectamente como mucha gente defendía a brazo partido a la Unión Soviética hasta mediados de los ochentas, incluso mientras se caía a pedazos en medio de la corrupción y los abusos. Esta capacidad para convencer, a pesar del fracaso evidente, es algo que frustra y acompleja a mucha gente que es superficialmente de derecha. El secreto es la negación y la mentira reiterada de manera permanente. Muchos años atrás leí por casualidad el ensayo "Verdad y política" de Annah Arendt donde escribía

"La historia del conflicto entre la verdad y la política es antigua y compleja, y nada se ganará con una simplificación o una denuncia moral. A lo largo de la historia, los que buscan y dicen la verdad fueron conscientes de los riesgos de su tarea; en la medida en que no interferían en el curso del mundo, se veían cubiertos por el ridículo

(...) desde Platón hasta Hobbes, nadie al parecer jamás creyera que la mentira organizada, tal como la conocemos hoy en día, podría ser un arma adecuada contra la verdad

(...) El embustero, por el contrario, no necesita de tan dudosa acomodación para aparecer en la escena política; tiene la gran ventaja de que siempre está, por así decirlo, en medio de ella; es actor por naturaleza; dice lo que no es porque quiere que las cosas sean distintas de lo que son, es decir, quiere cambiar el mundo. Toma ventaja de la innegable afinidad de nuestra capacidad para la acción, para cambiar la realidad, con esa misteriosa facultad nuestra que nos permite decir «brilla el sol» cuando está lloviendo a cántaros".

Creo que en estos tres extractos -especialmente en el último-está la médula del ensayo, que también está lleno de pedantes/inútiles referencias muy al estilo de los filósofos. No se como tuve paciencia de leerlo completo la primera vez, pero algo me decía que tenía algo bueno.

Arendth seguramente pensaba en el nazismo cuando escribió esto pero como dijo Goebbels, los socialismos reales -de los que Cuba es uno de los últimos supervivientes- fueron los verdaderos maestros: "El movimiento nacional-socialista tiene un solo maestro: el marxismo" ("Kampf um Berlin", p. 19). La negación y mentira sistemáticas, proclamando principios de bondad mientras se actúa con odio y abuso fueron la característica de los socialismos reales y -curiosamente- la base de su popularidad.

En el caso de Cuba la negación y mentira sistemáticas son evidentes, pero los fieles acólitos siguen creyendo y repitiendo cada mentira ¿las creerán de verdad? Yo creo que son cobardes y no se atreven a reconocer que durante años -algunos toda su vida- han seguido ideas falseadas repitiendo la propaganda solo porque cayeron cautivados por la retórica revolucionaria. El asunto se pone igual de complicado que poco antes del desplome de la Unión Sovietica, habrán fieles hasta el amargo final que negarán lo evidente y repetirán cada mentira, por no dar su brazo a torcer y no reconocer lo estúpidos que fueron. No debe haber nada más difícil para alguien que reconocer que pasó toda su vida engañado, como un tonto.

Es muy divertido. La Unesco, Unicef y toda la burocracia internacionalista, salen cada año alabando que en Cuba no existe la desnutrición ni mortalidad infantil, pese a que es evidente que los números no les cuadran, es todo una mentira, han falseado sistemáticamente sus estadísticas y la propia Unicef -que dejó de aceptar sus cifras oficiales hace unos años porque era claro que mentían- hoy aparece alabando al régimen y sus personeros twitean homenajes a Fidel, hablando de "dignidad" y ridiculeces por el estilo ¿cual dignidad? Si son un régimen de embusteros y corruptos, hoy multimillonarios que llevaron al país y su gente a la peor miseria.

Negar el completo fracaso de la revolución cubana -en todos sus aspectos- es como tapar el sol con el dedo. Sin duda que a muchos cubanos les gusta el parasitismo, especialmente si son beneficiados por el régimen, el problema es que cada vez son menos los beneficiados porque ya no les queda un peso en caja: Cuba es un país sin activos, vivió de las limosnas de la URSS y luego de Venezuela, ahora ya no le queda a nadie a quien recurrir. Eso es bueno, creo que vienen buenos tiempos para los cubanos. Entonces veremos algo muy divertido, que ya pasó en la caída de la URSS: todos los que hoy babosean por Cuba y los hermanos Castro empezarán a hacer el paso de Michael Jackson. Eso ya lo vimos en los noventas y lo volveremos a ver ahora.



20 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

..yo tengo mi propia tesis con Cuba: son bastante pacientes. Fueron una isla llena de esclavos, y ni siquiera pasaron los amos a deguello como los haitianos hicieron alguna vez. Se independizaron 70 años después que el resto de los hispanos... y en realidad USA se metió a una guerra con España y los "independizó". Después USA bendijo una serie de dictadores hasta Batista, después vino Castro que se quedó 60 años. Son muy pero muy mansos. han tenido amo y látigo siempre. Ojalá caiga el régimen pronto... pero si son capaces de ser una sociedad libre luego... ojalá.

27 de noviembre de 2016, 23:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja cierto Ulschmidt, parece que son muy flojos y conformistas ¡son de los nuestros! :D

27 de noviembre de 2016, 23:21

 
Blogger EDO said...

Esto es como el caso Trump....hay muchos intereses en que Cuba siga siendo lo que es....muchos que abogan por los DDHH especialmente la ONU ya habrian invadido Cuba como lo hicieron con Irak, Iran, Libia, etc, etc,etc.

Con el libre mercado entrando en Cuba las dictadura caeran..eso.

27 de noviembre de 2016, 23:21

 
Anonymous Wilson said...

“Es más fácil engañar a la gente, que convencerlos de que han sido engañados” Mark Twain.
Muy verdadero, he pasado una tarde de fomingo apaleando idiots que siguen creyendo la mitologia de los Castro :-D

27 de noviembre de 2016, 23:51

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Reconocer que pasamos toda la vida engañados debe ser muy duro para cierta clase de personas, esos que tienen "principios claros" y son medio incapaces de pensar, se refugian en eso y viven en la negación

28 de noviembre de 2016, 00:06

 
Anonymous Anónimo said...

Cuando cayó el muro de Berlín si pensé que se iba al diablo Cuba con Castro, ahora no creo que ocurra algo Fidel ya no gobernaba casi 10 años. USA prefiere tener una Cuba aliada, que una Cuba ofreciéndose a AlKaeda, ISIS o cualquier cualquier grupo terrorista musulman o tener un grupo terrorista frente a ellos.

28 de noviembre de 2016, 03:32

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es que no se trata solo de lo que quiera USA, son muchas partes involucradas en esto, principalmente cubanos

28 de noviembre de 2016, 08:18

 
Anonymous Anónimo said...

Hay que ir pronto a Cuba. Lo bueno está cerca de terminarse. Atenderse con una chiquilla que es cirujano cerebral en cualquier boliche se terminará. Lo mismo con las científicas nucleares. El prostíbulo más grande del caribe deberá adaptar su modelo de negocios.

28 de noviembre de 2016, 08:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

A mi nunca me interesó conocer Cuba, ni siquiera cuando yo era de izquierda. Más me gustaría Santo Domingo o Puerto Rico, aunque no se pueda cambiar sexo por jabón. Me gustaría ir a Cuba cuando sea capitalista eso si: no todo es plata.

28 de noviembre de 2016, 08:52

 
Anonymous er lusho said...

Concuerdo con Ulschmidt. Los cubanos son muy especiales y aguantan al parecer sus dictaduras. Quizas las prefieren. Quien sabe?...
Y personalmente, cualquier dictadura (de izquierda o derecha) es repudiable. En eso no debe haber la minima duda... salú tomas.

28 de noviembre de 2016, 09:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Saluti Lusho, yo discrepo en que cualquier dictadura sea mala, creo que ese es el fetiche democrático, hay democracias peores que muchas dictaduras. Lo que si creo que hay son gobiernos buenos y malos, independiente como hayan llegado al poder. Julio César fue dictador y buen gobernante, Augusto, su sucesor, fue mejor mientras que la República Romana estuvo repleta de sinverguenzas, como Catilinia o los famosos publicanos.

Para que hablar de don Augusto José Ramón, otro dictador de los buenos...

28 de noviembre de 2016, 09:18

 
Anonymous Anónimo said...

Yo estuve por ahí el 95 o 96 en Cuba. Cometí el grave error de ir con una mina. Solo lo habría pasado mejor. El perfil del turista era hombre solo que iba a agarrar todo lo que pudiera, pocas familias y pocas parejas. La pedofilia incluso es normal y a nadie le asustaba, más importante es el dinero. En 20 años de pasar hambre debe estar igual o peor. Los que van y vuelven maravillados no puedo entender qué es lo que vieron.

28 de noviembre de 2016, 09:52

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo no tengo nada contra la prostitución, por el contrario creo que es excelente. Pero ¿por hambre? No se, creo que me daría cosa. Sería tal vez una de las pocas ocasiones en que (tal vez) tendría escrúpulos para pagar por sexo.

28 de noviembre de 2016, 10:00

 
Blogger Leus said...

Me gustaría ir a Cuba a comprar cigarros.

Buen dicho ese de que es más fácil engañar a la gente a que reconozcan que han sido engañados. Como dijeron por ahí, "a foolish consistency is the hobgoblin of little minds."

28 de noviembre de 2016, 10:55

 
Blogger Frx said...

Cuando Einstein dijo que sólo habían 2 cosas infinitas, siendo la estupidez humana una de ellas, me pregunto si consideró la hipocresía dentro, porque yo habría hecho mención aparte por si a alguien no le quedaba claro.

28 de noviembre de 2016, 13:09

 
Anonymous Anónimo said...

De utilidad pública ... Sabes algo de Enrique Fuentes ?.
Me contaron que fue a parar a una clínica en Santiago. Ya estaría de vuelta en Arica y el problema principal es su estado de abandono.
Scejas

28 de noviembre de 2016, 13:49

 
Blogger Jose Cornejo said...

El zurderío carroñero es mitómano por conviccion y principios, tiene esa capacidad de abusar de la verborrea mintiendo descaradamente y despotricando o haciendo berrinches cuando los porfiados hechos echan por tierra sus pretensiones. Lo peor, alaban lo bueno de un sistema que ha sido un fracaso mundial, mantenido a la fuerza por algunos y sostenido por quienes nunca han puesto un pie en su territorio (recordemos que esta vedado a los turistas ir más alla de lo que dicta el tour definido por el gobierno) y ni a cañones se irían a vivir allá. Estan mejor cobijados por el sistema que dicen despreciar.

Lo latero de todo esto, es que los medios han "elevado" la figura de Fidel al punto de convertirlo en un rockstar, o idolo de multitudes cuando la realidad dice todo lo contrario. todo el fin de semana prendiendo la radio o la tele y ver esa mierda, aburre. Pero tambien aparece la otra cara de la moneda, esa que dista mucho de la fantasía revolucionaria, en la que muestra la verdadera cara del marxismo.

Que facil es apoyar un sistema que no tiene nada de democratico desde la comodidad que brinda el sistema contra el cual se suponía los habría liberado. Asi son los zurdocarroñas.

28 de noviembre de 2016, 14:25

 
Anonymous Anónimo said...

Probando los comentarios anónimos

Firma el T.B.

28 de noviembre de 2016, 15:49

 
Anonymous Anónimo said...

Los mentirosos de siempre, conocen al reves y al derecho el carácter de doña Juanita Verdejo y de don Juan Paga Moya, ella es envidiosa y él se cree vivaracho de nacimiento.
A esta singular parejita, le gusta apoyar los dogmas y falacias de éstos mentirosos, pues así piensan que es mas rápido y fácil que se le quite a otros para dárselos a ellos sin el menor esfuerzo, pero no se dan cuenta que los mentirosos se los están afilando reiteradamente, dandoles migajas mientras ellos roban descaradamente
Les hacen creer que los poderosos de siempre son los culpables de todos sus males y que como sus victimas, la parejita tiene el deber "moral" de reaccionar y someter a los ricos por la fuerza de las leyes y de los impuestos.

No hay salud

28 de noviembre de 2016, 17:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Lapolítica es la profesión del engaño, lo extraño es que todavía quedan giles que les creen. Fue lo mismo en Grecia, en Roma y hoy siguen cayendo con los mismos cuentos, es increíble

28 de noviembre de 2016, 21:19

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas