Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Agujero negro en la educación

martes, 29 de noviembre de 2016


Ayer partió la batería de exámenes para la Prueba de Selección Universitaria y montones de alumnos y padres se agolpaban nerviosos en los colegios donde había que rendir la prueba, seguramente la mayoría no consiguió dormir bien la noche anterior y muchos se deben haber confundido con preguntas tan mal diseñadas que hasta a un pequeño Einstein le costaría descifrar.

Que proceso más malo, nos retrata completamente como la sociedad de fantoches que somos, donde parecer es mucho más importante que ser. Primero que nada se trata de una prueba obsoleta que solo determina quienes tendrán acceso al crédito estatal universitario y quienes quedarán fuera, Peor todavía, porque en adelante va a determinar quien estudia gratis, es decir con la plata de todos nosotros, y quien tendrá que pagar la educación terciaria de su propio bolsillo.

La sabiduría popular -que muchas veces es idiotez popular- dice que el estudiante estrella es el que no se prepara mucho y saca un puntaje lo suficientemente alto como para estudiar lo que quiere, sin tener que pagar en efectivo, los padres tontamente se enorgullecen de los puntajes de sus hijos en una prueba que a lo más separa a los memoriones y concentrados de los distraídos y dispersos.

El diseño de la prueba es horrible, yo que he leído muchísimo más que el promedio de la gente y me jacto de tener buena comprensión lectora, he tenido enormes problemas cuando he tratado de responder las preguntas de comprensión de lectura y otras por el estilo. Las preguntas de matemáticas -otra materia en la que llegué a tener cierta competencia- parecen trampas para ratones, diseñadas para atrapar al disperso y hacerlo cometer errores. ¿Que valor pueden tener esas tonteras? ¿Quienes serán los tontos que las diseñan? Parecer más que ser, ese es el lema: medir la inteligencia aparente, o lo que los tontos entienden por inteligencia está en el centro de la ideología de la selección universitaria.

Y no puede ser de otra forma, porque la tontera y la mediocridad están desde el principio del proceso de selección, la pregunta de ingenio, el cazabobos, la capacidad de sortear esas cosas y memorizar otras es lo que se mide y según eso se selecciona. Me da risa cuando los diarios repiten estupideces sobre la baja capacidad de comprensión de lectura de los chilenos, basados en esa clase de pruebas, que tonteras más grandes.

El problema de la selección está presente siempre, porque no es ni será posible pagar educación universitaria a todos. Si los políticos fuesen capaces de pensar con claridad, verían que la solución lógica es entregar otras opciones de formación terciaria, mucho más cortas y baratas, dejando a las universidades para un pequeñísimo segmento de profesiones muy especializadas, que no necesitan grandes masas de profesionales. Pero en algún momento se extendió la torpe idea de masificar la universidad y los postgrados, ahora no hay como pararla.

Todo el proceso es una gran farsa, lo mismo que gran parte de la educación que actualmente dan las universidades, teorizante, centrada en contenidos y casi completamente inútil en términos de preparar para la vida en el trabajo: cumplir con formalidades, cubrir las apariencias para obtener finalmente un pedazo de cartulina con filigramas dorados que dice que fulanito "es" ingeniero, magister o doctor. Que desperdicio de tiempo, plata y esfuerzo.

Porque la mayoría de los chilenos sigue creyendo que muchos años de educación garantizarán el bienestar económico y el ascenso social, eso era antes -giles- cuando los profesionales éramos muy poquitos. Hoy en día hasta el gato tiene educación universitaria y los diplomas valen cada día menos.

La sociedad empuja a los jóvenes a dejarse llevar por la corriente y seguir los caminos convencionales. No hay peor error que ese, el problema es que al masificar la educación universitaria el que hoy no tiene un diploma equivale a lo que años atrás era un analfabeto: el título no presta gran ayuda para conseguir trabajo y no tener título equivale a ser analfabeto: el fetiche del diploma terminó convertido en un piso mínimo necesario.

¿Como llegamos a esto? Por la codicia, el exitismo y la necesidad de brillar superficialmente. Todos quieren decir "yo soy doctor", "yo soy abogado", pero cuando esto se masifica deja de tener el componente de diferenciación que le daba valor, ya no vale nada.

Ayer nos comíamos un sandwich en el centro con un amigo que está cesante. Estudió 5 años para contador auditor, luego 2.5 años para ingeniero comercial, siguió estudiando 3.5 años para ingeniero civil industrial,, dos años para un magister en proyectos y dos más para un MBA, sacábamos la cuenta que ha estudiado un total de 15 años de educación terciaria, si le sumamos los 12 años de educación básica y media tenemos que nuestro cesante ha pasado 27 años, bastante más de la mitad de su vida, estudiando.

No encuentra trabajo y probablemente no va a encontrar durante mucho tiempo, porque tiene dificultades para expresarse -lo que lo hace casi inútil para enseñar- y su apariencia no es muy convencional que digamos, lo que en una sociedad gris y uniforme como la nuestra significa un veto a priori que le cierra todas las puertas.

Pero eso no es lo peor. Resulta que además de la enorme cantidad de tiempo, esfuerzo y plata que ha gastado en esos 27 años, las cosas útiles que sabe, las que tendrían valor para un potencial empleador son bien pocas, porque gran parte de esos años los gastó en memorizar y hacer pruebas absurdas sobre conocimientos que hoy hasta un niño los puede encontrar en Internet.

Creo que está todo mal, terriblemente mal, con la educación. Mientras no vuelva el "Ser antes de parecer" la cosa seguirá empeorando, es como si estuviésemos cavando un hoyo del que cada vez resulta más difícil salir. Un verdadero agujero negro.

22 Comments:

Blogger RaúlG said...

No puedo estar mas de acuerdo contigo.
Permiso Tomás, voy a compartir esto.

29 de noviembre de 2016, 10:54

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Con todo gusto Raúl, para eso lo puse

29 de noviembre de 2016, 10:57

 
Blogger Rolando el furioso said...

Muy cruel, pero muy cierto.

29 de noviembre de 2016, 11:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Así es, la gente joven ni los padres todavía no se dan cuenta del verdadero efecto de la educación masificada, aún piensan que el diploma será una llave milagrosa que les va a abrir todas las puertas. Eso era antes, ahora el que tiene el diploma y no consiguió capacidades no le sirve para nada: perdieron años, esfuerzo y plata de la manera más miserable.

29 de noviembre de 2016, 12:07

 
Blogger Frx said...

He planteado este mismo punto de vista y he tenido algunas discusiones con gente por esto, pero es que además ni siquiera es sólo el título, sino que te venden la moto de hacer un magister y doctorado inmediatamente cuando eso antes se hacia pasado un tiempo. Al final uno se gasta gran parte de la vida estudiando, otros cuántos años de vida en un trabajo que en muchos casos ni es lo que le gustaría a uno y pareciera que cuando uno recién es viejo y le queda nada para estirar la pata, puede disfrutar su vida. A lo mejor tampoco es tan así, pero esta visión también es consecuencia de las imposiciones de la sociedad.

29 de noviembre de 2016, 12:10

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

El tremendo error es creer que sacando un diploma de cualquier manera eso les va a asegurar fama y fortuna "el fetiche del diploma" lo llamo yo. Estudiar puede ser excelente y enriquecedor, pero siempre que no se caiga en el fetiche del diploma: son las habilidades que se adquieren, no los conocimientos ni los certificados los que traen prosperidad. Alguien que estudia un magister y no saca nada en limpio de eso, el diploma le va a servir poco o nada, porque hay miles con el mismo papelito. En realidad nadie los estafa, se estafan a si mismos.

29 de noviembre de 2016, 12:30

 
Blogger Jaime Videla, PMP said...

Tomás, tu amigo estudioso comete a mi juicio un gran error. Buscar alguien que lo emplee. Con todo lo que sabe, debiera aplicarse mejor a buscar trabajo, no empleo.
Por la edad y pergaminos que tiene dificilmente alguien lo empleará pues temerá que le hagan sombra.
Sin embargo, si lo que busca es trabajar o sea obtener ingresos, debiera orientarse a eso mejor.
Con lo inteligente que debe ser tendria que analizar cuales son sus talentos, en que es el mejor que nadie, y enfocarse a brindar servicios en eso, como independiente, no como empleado. con un sitio web, un plan y perseverancia, tendrá el exito asegurado.
Si no tiene sitio web, le puedo ayudar a hacerse uno sin cobrarle un peso. Si no nos ayudamos entre nosotros, quien?
Un abrazo

29 de noviembre de 2016, 12:39

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Jaime, eso es parte del fetichismo del título pues. cualquiera puede iniciar un negocio y tener éxito sin pasar un día por la universidad, muchos lo hacen y lo vemos todos los días, unos pocos aprovechan lo que aprendieron en la universidad y lo hacen (con suerte variable, porque en los negocios más bien hay que olvidar muchas cosas que nos enseñan). No es el título, sino las habilidades que uno saca (o no) de haber estudiado. Eso es lo que realmente importa.

29 de noviembre de 2016, 12:50

 
Blogger Jose Cornejo said...

Sad But true, como diría la cancion de MetallicA!

Aqui el tema del titulo si lo vemos de manera fria, es un asco. No todas las ues te piden haber rendido la PSU pero para acceder a ciertas carreras debes haberla rendido y tener un "puntaje", pero ese puntaje no te dice si realmente tienes las habilidades y destrezas para estudiar esa carrera y ser un buen profesional al termino de esta. no te dice si "tienes dedos para el piano o no".

La PSU al igual que su predecesora la PAA, no son mas que un negociado monopólico enorme por parte del estado. ¿a que me refiero? la universidad que emite la pauta para las preguntas, corrijanme si me equivoco es la Universidad de Chile (a traves del DEMRE), quien imprime los facsimiles es La Nación (si no me equivoco) y los ingresos percibidos por darla entran a las arcas del Mineduc.

¿que pasaría si fueran las universidades las que fueran a la caza de talentos, somo se solia hacer en EEUU por ejemplo o fueran las universidades las que "seleccionaran" a los alumnos que postulen directamente? el negocio del CRUCH haría crash!

El fetichismo por el título también se da en el sistema donde trabajo. acá pescan más a los "profesionales" aunque sean mas tontos que una puerta, por sobre un técnico con capacidades o un antiguo con experiencia. y esos se esconden detrás de un rotulo llamado "operador político".

29 de noviembre de 2016, 15:05

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

José, los técnicos no la tienen tan mal después de todo. Claro que estamos en una etapa de transición donde el profesional universitario aún tiene mayor "prestigio" porque se asume que estudió más, pero esto es temporal, yo pienso que el trabajo de los técnicos se va a ir valorizando con el tiempo, lo mismo todos los que han estudiado menos tiempo, carreras más cortas que les permiten cumular experiencia más rápido. Creo que la proliferación de profesionales y postgraduados terminará fortaleciendo a los técnicos en lugar de perjudicarlos, los trabajos fiscales esto se va a demorar un poco más por las distorsiones políticas que se producen pero a la larga la masificación de los títulos profesionales y la escasez de técnicos terminará beneficiando a estos últimos: lo que se hace escaso se valoriza, lo abundante se desvaloriza, es una Ley Cero de los Precios.

29 de noviembre de 2016, 18:08

 
Blogger Jose Cornejo said...

Ese va a ser el golpe mas fuerte para quienes se metieron en las carreras universitarias y terminarán siendo "estafados". Como tecnico ahora la sufro ya que no hay campo, pues mi puesto (tecnico en redes) lo está ocupando un ingeniero que estudió el doble de años que yo y ve como su titulo que supuestamente le debería conferir mas lucas y un "status" no se lo está brindando. ahi se daría cuenta de la "estafa" y solo le quedarían dos opciones, irse del pais o quedarse y ver como su titulo vale menos.

En cuanto a la educacion, me recordó los primeros pasajes de The Wall, de Pink Floyd.

29 de noviembre de 2016, 18:48

 
Blogger Alberto Garfias said...

Es un poco complicado, porque para lograr emplearte, necesitas un titulo y experiencia, por otra parte esto te juega en contra si tus titulos superan al "empleador". Zapato chino y caro mas encima

29 de noviembre de 2016, 20:17

 
Blogger EDO said...

Y eso que la actual PSU mide conocimiento. No como la antigua PAA que media aptitud y esa si que era cabrona.

El punto es que ya no hay los suficientes trabajos en el mundo y el conocimiento (que es abundante y se puede obtener por internet) tiene que ser usado para crear nuevos productos y servicios. El problema es que la economia esta como las huifa y no hay donde meter todos esos productos y servicios.

Lo otro es que en chile para muchas pegas te piden titulos. Incluso para presentar proyectos, becas y cosas asi....tambien los piden...asi que sonamos.

29 de noviembre de 2016, 20:49

 
Anonymous Wilson said...

Y la guinda de la torta es la avalancha de automatizacion que viene, que dejara obsoletos multitud de oficios y profesiones, y obligara a rediseñar a casi todas y a todo.
Y esa guinda estara compañada por otras quiza peores, como la estatizacion obligatoria, como las tonteras "no lucro, gratuidad etc" y el poder total del sindicato, a que condeno el pais la Dama y que de no mediar un gobierno revolucionario, (probablemente aun imposible) seran el lastre final de las nuevas generaciones.
Incluso el 10 por ciento privado, que puede que se duplique, estara sujeto a programas diseñados por idiots ministeriales, y aunque seguiran siendo la elite, no seran mucho mejores.

29 de noviembre de 2016, 21:12

 
Blogger Pablo said...

Lo que pasa es que la inercia del sistema educativo es bastante mayor a la velocidad con que cambia el mundo.
Yo entré a estudiar ingeniería civil mecánica el año 94, hace 22 años. En ese momento, el Internet estaba en pañales, tanto así que los mechones no teníamos derecho a tener "cuenta" para acceder a internet, ese era privilegio sólo para los mayores, y no de cualquier carrera. Hasta ese momento, la única (y para esa época, la mejor) forma de aprender los temas para desarrollarnos profesionalmente era ir a clases, aprender de nuestros profesores, ir a la biblioteca a buscar el libro que estuviera disponible y si tenías mucha plata, comprarte uno. El mundo, y la revolución tecnológica que aún no nos damos cuenta del inconmensurable avance que ha significado, permitió que terminados mis (ejem) 6 años de estudios de ingeniería (bueno, ya, fueron más pero para el caso da lo mismo) ya el internet fuese más accesible y se pudiese comenzar a tener todo el mundo al alcance de la mano. Como ejemplo, mi memoria de título fue sobre un método de secado de papel bastante revolucionario, y el internet me permitió contactarme por correo electrónico con el mismísimo señor que inventó ese método. Pensar que si mi meoria de título hubise sido apenas apenas 5 años antes, no hubiese tenido esas fantásticas herramientas y me hubiese tenido que contentar con libros y alguna revista científica....
La inercia del sistema educativo tradicional es tal que un joven que entró a estudiar la misma carrera que yo este año, vale decir 22 años después, y con un avance de la disponibilidad del conocimiento como tal vez nunca habíamos tenido, ¡tiene a los mismos profesores que tuve yo! Sólo ha cambiado el plan de estudios, pero básicamente son cambios cosméticos, nada de fondo.

29 de noviembre de 2016, 22:32

 
Blogger Pablo said...

Tuve un curso en mi carrera en que nos enseñaban, entre otras cosas muy útiles para desempeñarse como ingeniero, el cálculo de estanques sometidos a presión. El ramo era aproximadamente la mitad para estudiar el marco teórico, y la otra mitad era práctico, aprendiendo a calcular estanques, reactores, tuberías, etc. El ramo lo aprobé con buena nota pero nunca necesité aplicar lo aprendido hasta hace un par de semanas en que me tocó calcular un estanque: como no me acordaba casi de nada, busque en internet información, bajé varios libros , los leí en diagonal y seleccioné uno: las primeras 50 páginas eran las bases teóricas (que omití leer porque la teoría la tenía clara) y me fui a la parte dura, que en no más de 3 horas me dejó listo para diseñar mi estanque. es decir, lo que yo aprendí en un semestre (y olvidé al siguiente) un neófito lo podría aprender en, digamos, 2 o 3 días, sólo con internet.

Ahora, tampoco se trata de olvidarnos de los estudios y dedicarnos sólo a buscar "recetas" en internet y aplicarlas, creo que los fundamentos teóricos son irremplazables para poder resolver los "casos especiales" y sobre todo poder identificar esos casos especiales, pero el modelo tradicional no puede seguir igual después de esta revolución tecnológica. La educación en el futuro yo la veo, evidentemente a distancia, pero no en base a carreras de varios años, sino que por medio de cursos específicos y breves, parecido a lo que ahora son los diplomados, que entreguen el marco teórico de diversos temas, charlas de especialistas, revisión de casos, etc. y el resto se hace con la biblioteca de infinitos volúmenes que tenemos en la palma de nuestra mano.
Evidentemente hay carreras más factibles de implementar de esta manera como Derecho, y otras más difíciles, como Odontología, pero creo que la cosa va para allá, partiendo por las carreras profesionales. Las técnicas creo que son más de "ver e imitar" por lo que costaría un poquito más este modelo, y estimo que van a seguir más tiempo con el modelo tradicional, aunque con la realidad virtual, uno nunca sabe.....

Pensar que con el valor de un buen libro de algún tema de ingeniería, puedo pagar perfectamente un super buen plan de banda ancha por un par de meses, en el que puedo descargar virtualmente infinitos libros, documentos, videos, etc....

Me extendí mucho, pero creo que el tema lo ameritaba

29 de noviembre de 2016, 22:33

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Muy de acuerdo, en mi entrada de mañana (la subiré más rato) hablo más o menos de lo mismo. No se trata de que la educación no sirva sino que tiene que cambiar de manera dramática y los primeros que se den cuenta de esto -como siempre- se llevarán la mejor parte del pastel

29 de noviembre de 2016, 22:37

 
Blogger EDO said...

De acuerdo con Pablo. Y lo peor es que la teoria la puedes encontrar mejor explicada y aplicada en cursos de coursera o EDX. Incluso mas....he conocido gente que haciendo cursos de youtube autodidacta hoy tienen negocios y pueden generar lucas de ello.

29 de noviembre de 2016, 23:06

 
Anonymous Renzo G. said...

La masificación de la educación Universitaria y la falsa creencia de que es una especie de "ascensor social" que eleva a los pobres a la riqueza es una idea que si mal no recuerdo empezó a extenderse por allá por los años 90 o comienzos de los 2000, cuando por ejemplo en sus discursos de cuenta anual Ricardo Lagos decía con orgullo que "hoy tenemos más jóvenes que nunca de primera generación de su familia en la Universidad". Y poco a poco se instaló como un consenso, desde la izquierda a la derecha nadie cuestiona la masificación Universitaria y la estúpida idea del "ascensor social" que está bastante instalada en el léxico de derecha cada vez que hablan de los "estudiantes vulnerables" con ese tono medio compasivo que resulta insoportable. Es cosa de ver cualquier publicación de Libertad y Desarrollo por ejemplo. Lo único que les quita el sueño es el uso eficiente de los recursos y bla bla, la inutilidad de la educación formal y la desvalorización de los títulos parece no importarles no se niegan a verlo.

Un buen detector de una mala idea es el consenso: si hay un consenso entre políticos desde izquierda a derecha, probablemente es una mala idea.

29 de noviembre de 2016, 23:40

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Eso es exactamente cierto Renzo: los consensos entre políticos son -por regla general- estupideces:
-Nacionalización (robo) de la gran minerí DEL COBRE
-Reforma Procesal Penal
-Transntiago
-Jornada Escolar Única
-Estatuto Docente
y un infinito etc. Todos aprobados por unanimidad
(hoy mismo, la Ley de Gratuidad de la Ed. Superior)

La idea de educación superior masiva como herramineta de promoción social, en Chile fue de José Joaquin Brunner: se laq tragó en Europa y nunca llegó a masticarla o digerirla, se la comió entera

29 de noviembre de 2016, 23:52

 
Anonymous Wilson said...

Yo le escuche algo semejante, aunque inverso, a Vekemans. El decia, hablamos de los años sesentas, que el principal obstaculo para la revolucion era la educacion porque era la escalera por la cual los lideres subian de pelo y abandonaban su origen; preguntado, por algun estimado, (y probablemente ya muerto de viejo) compipa, como acelerar la revolucion, el planteaba cerrar el acceso a las universidades, y a la administracion del estado.
Los s.j. estaban bastante locos, ya en esos lejanos años...

30 de noviembre de 2016, 01:14

 
Blogger Nervio said...

El problema parte con la.manga de... Colegas que jamás.han puesto una pata afuera de la u. Ni como asalariado ni como empleador.

30 de noviembre de 2016, 13:31

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas