Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Investigaciones y la amansadora

sábado, 25 de marzo de 2017


Ayer me tocó ir a la Policía de Investigaciones a declarar por el robo de la radio de mi auto. Estaba citado para las 10 de la mañana en la Brigada de Robos, pero al tipo que estaba en la guardia se le olvidó avisar al detective y estuve esperando 50 minutos. Una de las pocas ventajas de ser imaginativo es que el tiempo pasa volando cuando tengo que esperar, además como siempre he sido muy puntual ya estoy acostumbrado a las largas esperas sin impacientarme.

Conozco bien el procedimiento porque el año pasado tuve que ir a declarar varias veces, resulta que un tipo ha estafado a cientos de personas por Internet usando mi nombre y me empezaron a llover a mi las denuncias, en la BRIDEC (Brigada de Delitos Económicos) ya me conocían todos porque di como seis o siete declaraciones , en broma les decía que me tendrían que dar un calendario a fin de año, como cliente frecuente.

Cuando yo pituteaba en los Tribunales en los años noventa, era perito judicial y me tocó trabajar varias veces con la Policía de Investigaciones donde hice varios amigos, incluso una vez viajé a Iquique con dos detectives buscando a un ladrón (el pulga) cosa que resultó muy entretenida porque finalmente lo agarraron. Era muy distinto en esos tiempos, la policía era mucho más de calle y se dedicaban realmente a perseguir a los malandras. A partir de la Reforma Procesal Penal su trabajo se ha burocratizado enormemente, ahora pasan todo el día escribiendo largos informes llenos de obviedades y pegados al teléfono celular, que seguramente les sirve mucho más que la pistola.

El rango de un detective se puede reconocer a simple vista, los inspectores o de rango mayor suelen ser gordos y desaliñados, muy rara vez se les ve portando un arma y si tienen es una chiquita que llevan bien escondida. Los jóvenes en cambio ostentan una gran pistola Glock o Sig Sauer en el cinto, a veces enfundada al revés o hasta amarrada a la pierna, y no se la sacan ni para ducharse, es muy divertido. Las mujeres detectives son muchísimo más discretas, nunca he visto alguna mostrando un arma. Para ser detective hay que ser un poco niño, lo mismo para ser espía, bombero o cosas por el estilo.

Los policías experimentados desarrollan raras habilidades. En los noventas yo tenía un amigo que conocí cuando trabajamos en una causa y después nos seguíamos juntando para ver asuntos de computación y cosas así. Una vez pasó a verme al minúsculo departamento donde yo vivía en el centro y apenas entró puso mala cara, estaba muy inquieto mientras hablaba y me dijo, "compadre, no me vas a creer pero cerca de aquí hay un muerto". Yo lo tomé a la broma, como dije antes los detectives a veces son un poco niños y le dije que se estaba poniendo paranoico, me dijo "no, no, he sentido esto un montón de veces, odio esa sensación, por aquí cerca hay un finado". Por supuesto no había ningún olor ni nada parecido, al menos para mí.

Resultó que dos o tres días después descubrieron que en departamento de enfrente una persona se había ahorcado, justo el día que mi amigo sintió olor a muerto, fue increíble, me tuve que tragar mis bromas. Mi amigo era un inspector y jamás lo vi portando un arma. A veces la gente desarrolla olfato especial para ciertas cosas, yo por ejemplo puedo distinguir a cuadras de distancia cuando alguien está fumando pasta base o marihuana y eso que no soy adicto, pero detecto enseguida esos olores.

Bueno, la cosa es que durante la larga espera me entretuve mirando el lenguaje gestual de los otros que estaban esperando, cuando la gente se impacienta puede ser muy divertida, especialmente frente a la impasibilidad pétrea del tipo que estaba agazapado en la guardia, omnipotente detrás de la formidable trinchera que forman el escritorio y la ventanilla de un empleado público.

También había un televisor pasando en el programa matinal el "drama humano" de una niña a la que el novio le sacó los ojos enfurecido en una pelea, era un caso muy notorio y como no se escuchaba nada también se podía notar mejor el lenguaje gestual de los animadores del programa mientras entrevistaban a la niña, sus caras de supuesta indignación, enjugando unas lágrimas de cocodrilo. Los dramas humanos son un gran material para esos programas, el juicio y la víctima en este caso les dará material para varios meses.

Mi amigo Marcelo me contaba que cuando trabajó en  Buenos Aires conoció a un empresario medio sinverguenza, que cuando iban a cobrarle o a reclamarle por algo los hacía esperar por largo rato en la antesala, a eso le llamaba "la amansadora", después de 30 minutos de espera el energúmeno enfurecido se transformaba en una mansa oveja, incluso agradecido que por fin lo hayan atendido. ¡La amansadora, que gran idea! Tal vez en la Policía de Investigaciones también usan la antesala de espera para lo mismo. Claro que a mi no me afectó, porque soy toro manso por naturaleza.

En fin, para los que piensan que la vida se les pasa volando les recomendaría que vayan a cobrar un cheque al Banco de Estado los primeros días del mes, a mediodía, allí verán lo lento que puede transcurrir el tiempo.

16 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

ah, pero no fue un invento del chanta ése, la palabra es una expresión rioplatense

"amansadora
nombre femenino
ARGENTINA URUGUAY coloquial
Espera prolongada, generalmente durante la gestión de trámites o en la antesala de un consultorio.
"tuve una amansadora de casi dos horas en el banco cuando fui a pagar las cuentas" "

Buena su descripción de los detectives. La novela que siempre le reclamo que debe escribir podría ser policial. Un peritaje informático que conduzca a algún misterio internacional, por ejemplo.

25 de marzo de 2017, 13:07

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡O sea que es una palabra conocida allá! Yo pensé que era un invento de mi amigo, jaja excelente expresión "tuve una amansadora".

Lastima que tengo cero talento para escribir ficción Ulschmidt, porque historias raras me sobran. Cuando "hacía como que trabajaba" en tribunales, me tocó el peritaje en un juicio muy bullado en la ciudad donde fueron involucrados unos amigos míos, en especial una amiga muy querida a quien yo le había presentado a su marido. Bueno, era en el fondo un escándalo de robo de políticos, sumamente enredado que tomó como 10 años y donde nadie terminó condenado.

Esta amiga salió en la portada del diario durante semanas (el director del diario local era un aprendiz del ciudadaano Kane) y un día que yo llego al tribunal, resulta que había una bolsa con los efectos personales y la cuerda con que mi amiga se había ahorcado, no soportó el acoso del diario y se mató. Alguien que supiera escribir de esas cosas podría hacer una buena ficción con la historia.

25 de marzo de 2017, 13:22

 
Blogger Ulschmidt said...

Terrible historia. Pienso que los redactores de ficción van hilando pequeñas historias que ya escucharon , personajes que responden a gente que ya conocen.

25 de marzo de 2017, 14:11

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Las historias no importan tanto como la manera de contarlas. Me acordé enseguida de esto que sale en "París era una Fiesta" (Hemingway)

"El tragafuegos era un buen hombre y era interesante verle comer, ya que era capaz de mascar con las encías tan bien como la mayoría de la gente hace con los dientes. Me preguntó cómo me ganaba yo la vida y dije que estaba empezando a trabajar como escritor. Me preguntó qué escribía, y le dije que cuentos. Dijo que él sabía muchos cuentos, algunos más horribles e increíbles que todo lo que se había escrito en el mundo. Podría contármelos y yo los pondría por escrito, y si ganaba algún dinero le daría a él la parte que me pareciera equitativa. O mejor aún, podíamos irnos juntos a África del Norte y él me guiaría al país del Sultán Azul, donde yo obtendría cuentos como nadie había oído nunca.

Le pregunté qué clase de cuentos eran, y me dijo que trataban de batallas, ejecuciones, torturas, violaciones, horribles costumbres, increíbles prácticas, orgías: todo lo que yo pudiera necesitar. Era ya hora de que yo volviera al hotel y probara otra vez de encontrar a Scott, de modo que pagué la cuenta y dije al argelino que seguramente volveríamos a encontrarnos algún día."

25 de marzo de 2017, 14:46

 
Blogger Jose Cornejo said...

Los Ratis, a diferencia de los carabineros, son una policia más ligada con el poder judicial (suena logico) y su funcion era mas bien investigativa, ahora la convirtieron en un remedo bananero de FBI, en la que pasan mas tiempo sentados llenando papeles. Los que están mas cercanos a Drogas y organizaciones criminales, son mas propensos a corromperse, sufriendo una dualidad reflejada en peliculas como Miami Vice, en la que te vuelves un criminal para atrapar criminales (o ayudarlos).


Lo de la amansadora, la tenemos en mi trabajo repartido por todas las instalaciones, con un escritorio en cada una, donde ponen a personal "cuero de chancho", dispuesto a aguantar hasta agresiones (que los jefes no hacen nada).

25 de marzo de 2017, 14:47

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Esa mímica del FBI fue implantada por uno de los directores más mafiosos que ha tenido la PDI: Nelson Mery que siempre cultivó fuertes relaciones de amistad con los "agregados legales" de la Embajada de Estados Unidos, creo que hoy Mery es profesor en la Escuela de Detectives, Dios nos libre.

Mi señora la Pilar, trabajó muchos años atendiendo público en el Juzgado de Policía Local y era impresionante como esos funcionarios parecen olerse, tenía una facilidad enorme para saltarse las filas y conseguir atención preferente en todas partes, todavía la conserva pese a que con los años la promovieron y hoy ocupa una pequeña oficinita, es un arte el de amansar.

25 de marzo de 2017, 14:59

 
Blogger Jose Cornejo said...

Ese Mery se le notaba lo mafiosi a la legua...

25 de marzo de 2017, 15:07

 
Anonymous Anónimo said...

Es raro lo de la PDI. Son los mismos de siempre, tenían pésima imagen e incluso tuvieron que cambiar el nombre de la institución para desligarla de un pasado oscuro. Funcionó al parecer. Ahora las encuestas los tienen bien evaluados. Pensé que el lavado de cara no funcionaría.

25 de marzo de 2017, 16:40

 
Blogger Frx said...

Wow, eso del detective que detecta muertos es increíble. De verdad sorprende hasta qué punto la gente puede especializarse en algunas cosas.

25 de marzo de 2017, 17:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

José, Mery tuvo una historia funcionaria llena de episodios turbios.

Anónimo, lo más probable es que no sean todos corruptos, ni siquiera que exista un número significativo de ellos pero han habido escándalos tan descarados (como la destrucción de grabaciones que comprometían a la presidente, la participación en redes de pedofilia, etc.) que han quedado prácticamente impunes, que dan la idea que fuese una guarida de delincuentes.

Frx, eso se llama experiencia, en verdad fue increíble.

25 de marzo de 2017, 20:11

 
Blogger Ulschmidt said...

cuando yo era niño, la policía de mi pueblo era expertísima. Invariablemente al producirse un robo iban y arrestaban siempre al mismo tipo.. que resultaba, efectivamente, ser el ladrón. En su casa y alrededores se recuperaba lo robado. Un tipo con una vocación conmovedora, su soledad en el ejercicio de latrocinio lo exponía permanentemente.

25 de marzo de 2017, 20:57

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, en cierto modo sigue siendo así, hay un núcreo de ladrones que son siempre los mismos, trabajan en eso y son profesionales muy serios, el problema en ese caso no es pillarlos sino que:

1) Recuperar las cosas
2) Meterlos presos

Gracias a la Reforma Procesal Penal ambas cosas son prácticamente imposibles, el estado le paga (con plata de nuestros impuestos) a un abogado defensor para que alegue que la detención fue ilegal, que no hubo testigos y el tipo solo pasaba por allí, que se trata de un drama humano porque el pobre hombre usa el robo para alimentar a su familia y un larguñisimo etc que resulta con que la mayoría de los detenidos salen libres sin que siquiera se les lleve a un juicio.

Por eso amigos carabineros me han dicho que lo mejor es comprar una escopeta y disparar al ladrón en cuanto se acerque, porque el agresor siempre tiene más garantías que la víctima. corre con todas las ventajas. Si no le tuviera aversión a las armas de fuego, lo habría hecho hace rato, es lo más lógico

25 de marzo de 2017, 22:01

 
Blogger Rolando el furioso said...

O ir a esperar una hora de atención en un hospital público. (en referencia a tu último párrafo)

27 de marzo de 2017, 10:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja "el que siente que la vida es corta, que se vaya a esperar que lo atiendan en la posta"

27 de marzo de 2017, 10:45

 
Blogger brisa said...

El de la amasadora era mi papá?

31 de marzo de 2017, 00:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Por supuesto pues Brisa! ¿No te lo contó nunca? Esa era una de sus historias favoritas: "el argentino de la amansadora" entraban furiosos y salían mansitos jaja! se aprendía con mi compadre

31 de marzo de 2017, 00:19

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas