Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.



Una idea con más de 30 años
Varios funcionarios del paso fronterizo peruano de Santa Rosa, en la frontera con Arica, han seguido el programa de MBA o el de Magister en Políticas Públicas y me ha tocado guiar varias tesis sobre problemas de esa frontera, en particular hay un tema que es recurrente desde hace casi treinta años: el control fronterizo integrado de Chile y Perú, de manera que los que cruzan la frontera hagan los trámites en un solo lugar con funcionarios de ambos países.

Esta es una idea que viene más o menos desde los años ochenta, y con una regularidad casi mecánica, de tiempo en tiempo anuncian que este control será "inminente". La gente común, por ignorancia o superficialidad, se tiran los pelos pensando en el absurdo que los dos controles estén apenas a unos 400 metros de distancia y nunca se han podido integrar, pero el diablo está en los detalles y los que livianamente piensan que esto ocurre por puro capricho o burocracia, ni se imaginan la verdadera naturaleza del problema.

La frontera más rara de Chile
La frontera entre Chile y Perú tiene un tráfico enorme, lejos la de mayor movimiento de personas que la cruzan, tanto en Chile como en Perú. El año 2013 pasaron por esa frontera 5.445.132 personas, en 2.894.394 vehículos, un flujo enorme si se piensa que la población de todo Chile anda alrededor de los 18 millones de personas.

Este gran flujo de personas tiene características muy especiales, porque tal vez el 90% de esos 5 millones cruzaron la frontera por el día, pasando solo entre las ciudades de Tacna y Arica durante algunas horas, para volver en el mismo día a su ciudad de origen. Muy distinto de cualquier otra frontera del país donde la gente que ingresa o sale, muy rara vez se devuelve en el mismo día. Esto ocurre porque las ciudades de Tacna y Arica están sumamente cerca, a 60 km. de distancia y pasar al otro país es como ir a un barrio dentro de la misma ciudad, hay gente que pasa todos los días, los contrabandistas hormiga por ejemplo.

Transeuntes en lugar de viajeros
Ocurre entonces que entre Arica y Tacna hay una especie de falsa frontera y los que la cruzan no son viajeros sino simples transeúntes, que van a hacer algún trámite o diligencia y se devuelven enseguida. Sin embargo, el hecho de estar pasando a otro país los obliga a llenar -si van en auto- un arcaico formulario en sextuplicado, llamado "Relación de Pasajeros", más una tarjeta de turismo para entrar al país vecino, más una declaración jurada al volver a Chile para mostrar a los inspectores de sanidad vegetal. En cada país debe controlar en Aduanas, Migraciones y Sanidad Vegetal, lo que convierte un viaje que debería durar menos de una hora en el doble o más.

Una falsa solución
El control integrado es una de esas soluciones ficticias que se le ocurren a los que no entienden pero creen que entienden. Ellos razonan que si todos los controles se hacen en un mismo lugar físico, los tiempos de espera caerán de manera dramática. No es así.

Y no tiene por que ser así, basta pensar cinco minutos y veremos que si los mismos trámites se mantienen tal cual, la demora será prácticamente la misma, el hecho de detenerse en uno o dos lugares a controlar es irrelevante, porque no es allí donde se producen los cuellos de botella. Un control integrado no solucionaría nada, va a costar mucho y solo agregará confusión y problemas a la pasada, que ya es bastante molesta.

Intereses diferentes
La demora se produce al ingresar a cada país, porque al salir el trámite es expedito y solo se trata de dejar registros en los diferentes controles, ingresar a Chile es mucho más lento que ingresar al Perú, El problema fundamental es que a Chile y Perú les interesa controlar cosas fundamentalmente diferentes. En Chile interesa controlar (i) el ingreso de drogas, cocaína, marihuana, etc. (ii) el ingreso de inmigrantes ilegales, (iii) sanidad vegetal, (iv) el ingreso de cigarrillos y otros pocos artículos de contrabando, especialmente los que vulneran leyes de propiedad intelectual o de marca. Mientras tanto al Perú le interesa controlar (i) el contrabando de vehículos, electrónica y ropa usada, (ii)  sanidad vegetal.

Como pueden ver el único interés en común que tienen ambos países es la sanidad vegetal: nadie pretendería ingresar droga desde Chile al Perú ni ropa usada desde Perú a Chile, por ejemplo. Chile pese a tener una economía abierta y menores aranceles, tiene más cosas que controlar y por eso el ingreso es mucho más lento, eso no lo solucionará el control integrado ni ninguna otra medida que pretenda aliviar la tramitación en la pasada. El problema de las demoras no tiene que ver con los trámites, sino por la cantidad de cosas que se deben controlar.

El Comité de Fronteras
Existe un Comité de Fronteras con gente de Chile y Perú que se reúnen regularmente, pero solo sirven par proponer ideas disparatadas o inútiles, porque en lugar de estar formado por gente exclusivamente técnica de aduanas, servicio consular y policía, es una especie de mini parlamento de naturaleza consultiva, donde se habla mucho y se hace poco, con representantes de las "fuerzas vivas" de Arica y Tacna, cada cual buscando sacar algún provecho particular para su sector. La mayoría de las ideas inútiles y diagnósticos equivocados salen de ese comité, donde la representación social y política excede a los técnicos.

La verdadera solución
Estando tan juntas físicamente las ciudades de Arica y Tacna, siempre existirá ese altísimo flujo entre ambas, que no supone un movimiento migratorio sino más bien un tránsito local. De los cinco millones que cruzan la frontera en el año, probablemente son 500 mil o menos los que pasan al resto de los respectivos países. Por eso la verdadera solución al atochamiento fronterizo pasa por reconocer que Arica y Tacna forman un vecindario común, por lo que los controles fronterizos deberían correrse hasta Cuya y Tomasiri respectivamente, que si son fronteras naturales mucho más fáciles de controlar.

Es absurdo que la pasada entre ambas ciudades se trate como un movimiento internacional, cuando debería existir el más completo libre tránsito de personas y mercaderías entre ambas ciudades, encapsulandolas y moviendo los controles parael resto de los respectivos países.

Los aduaneros en huelga
Con una regularidad asombrosa, casi todos los años desde 1990, los funcionarios chilenos de la aduana se van en huelga exigiendo más beneficios al gobierno y causando enormes pérdidas y molestias a personar y empresas de ambos países, en Perú me parece que las huelgas de aduaneros no se conocen. ¿Se imaginan un control integrado con los aduaneros chilenos en huelga todos los años y los peruanos trabajando? Si piensan en un control integrado, lo primero que debiese hacer el Gobierno de Chile es eliminar el absurdo "derecho" de huelga de los funcionarios públicos, prohibiendo estas huelgas y despidiendo a los sinvergüenzas que participen en ellas, o por lo menos a sus cabecillas. Claro que nadie se atreve a ponerle el cascabel al gato.

17 Comments:

Anonymous Wilson said...

Parece una solucion ultra razonable, por lo tanto con pocas posibilidades en chilito al menos. :-)
Fuera de bromas,significaria permitir unificar la fauna entre las zonas y eso puede eliminar nuestro abastecimiento de narco tomates, salvo que se mantenga una aduana del Sag en el limite. Igual habria que estudiar el tema, quiza ya este suficientemente unificada

1 de junio de 2017, 09:55

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Esto tiene tres aspectos principales: (i) libre tránsito de personas, (ii) libre tránsito de vehículos y (iii) libre tránsito de mercaderías, podrían ser implementadas en ese orden.

Para las personas ya no sería necesario registrar su paso entre Arica y Tacna, luego para los vehículos y finalmente para las mercderías, esto permitiría etablecer controles mucho más eficientes y menos costosos desde Aric hacia el sur (en Cuya) y desde Tacna al norte (en Tomasiri), de hecho en ambos lugares ya existen controles, bastaría con potenciarlos e intensificar el control, esto afectaría a mucha menos gente que la que es afectada hoy.

El libre tránsito de vehículos permitiría a los tacneños comprar y usar autos usados chilenos, que cuestan una fracción de lo que valen en Perú, les renovaría su parque automotor y no le haría maldita gracia a los concesionarios oficiales (lo sentiría por el concejal Basadre que es una buena persona y concecionario de GM jaja).

El libre tránsito de mercaderías traería un empoderamiento enorme a las economías de ambas ciudades y se terminaría con el inútil y costoso control del contrabando hormiga.

Sobre las drogas yo eliminaría todos los controles y stablecería el libre tránsito también en la zona, pero como eso no es políticamente factible (todavía) dejaría un laxo control antidrogas en la frontera, reemplazándolo por un control férreo y minucioso en Cuya, donde es infinítamente más fácil de vigilar y controlar el paso.

1 de junio de 2017, 10:07

 
Blogger Pp Valdivia said...

La idea seria muy buena Mr.Tomas de no ser por un problemilla técnico del lado peruano... y es q Tacna no tiene una sola Salida hacia el resto del País, sino 4:
- La carretera que va pegada a la Playa.
- La panamericana
- La carretera a Tarata-Candarave (por la q se puede llegar Puno y tambien rodeando volver a la Panamericana)
- La Nueva carretera a Bolivia (por la q se puede llegar Puno)

Las 2 primera totalmente asfaltadas y las otras 2 parcialmente, pero cuando se trata de pasar algo ilegal hasta por donde no hay camino)

Amenos q ya haya pensado también en esto... Saludos

1 de junio de 2017, 11:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola PpValdivia,

Si, eso también es solucionable porque -si lo piensas bien- el Perú practicamente no tiene problemas de contrabando desde Chile EXCEPTO por el contrabando de vehículos, que son bastante fáciles de controlar. Por eso entrar al Perú desde Chile no demora nada, en cambio entrar a Chile desde el Perú es una tortura china.

1 de junio de 2017, 11:14

 
Blogger Ulschmidt said...

Totalmente lógico, además traerá un beneficio enorme a ambas ciudades y no se puede ver que fastidie a nadie, salvo al delito. Porque el control post-ciudades será sin duda más eficiente, concentrándose en los verdaderos viajeros.
Es tan bueno que probablemente la burocracia tardará un siglo en admitirlo como posible.

1 de junio de 2017, 11:55

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Ulschmidt, habría algunos pocos grupos de interés que se sentirían perjudicados -los concesionarios automotrices de Tacna, las tabacaleras y representantes de marcas en Arica- pero serían mínimos comparados con el tremendo impulso económico que esto le dría a los pequeños negocios en ambas ciudades

1 de junio de 2017, 12:10

 
Blogger Jose Cornejo said...

El tema de la frontera es bastante complejo como lo describes. no existen intereses comunes además que son personas que van de una cuadra a otra... ¿como será en la frontera paraguayo-uruguayo-brasilera que hay un pueblo o ciudad, si no me equivoco, que está en medio de la triple frontera?

Sobre el tema de despedir a quienes hacen huelgas en el sistema publico:

Parrafo 5° De las Prohibiciones
(Art. 84 Ley 18834 Letra I)
" Organizar o pertenecer a sindicatos en el ámbito de la Administración del Estado; dirigir, promover o participar en huelgas, interrupción o paralización de actividades, totales o parciales, en la retención indebida de personas o bienes, y en otros actos que perturben el normal funcionamiento de los órganos de la Administración del Estado;"

El artículo está, la medidas están... no se aplican gracias a los grupos de presion al interior de sindicatos controlados a su vez por los mismos operadores políticos enquistados por el gobierno.

1 de junio de 2017, 14:32

 
Blogger Ulschmidt said...

...José entre Brasil y Uruguay hay una localidad, El Chuy, donde la frontera es la calle mayor. Hay locales a ambos lados, a menudo cada comerciante tiene un local en cada acera/país, y venden de un lado u otro según beneficie el cambio o según el artículo. Las aduanas están saliendo el pueblo, hacia cada país, como propone Tomás para el conjunto Tacna-Arica.

1 de junio de 2017, 15:23

 
Blogger Jose Cornejo said...

Gracias Ulschmidt por la info...

1 de junio de 2017, 15:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

José, se debería aplicar. LA falta de liderazgo de nuestros políticos se diferencia muy poco de la cobardía, prefieren mirar para otro lado y cuando tienen que arriesgarse se paralizan

1 de junio de 2017, 16:24

 
Blogger Jose Cornejo said...

Eso pasa porque no pueden irse contra su propio electorado.

1 de junio de 2017, 16:25

 
Blogger J.Francisco Canaza said...

Y con el mercosur no deberíamos tener libertad de tránsito y comercio? No se, yo a veces digo tonterías jajaja

1 de junio de 2017, 22:53

 
Anonymous Anónimo said...

Como aclara José Cornejo, los funcionarios no tienen derecho a huelga, ni a negociación colectiva, ni a otras figuras que sí tienen quienes se rigen por el Código del Trabajo. Por eso hacen "paros", que son ilegales, y participan de "asociaciones" en lugar de sindicatos. Imagino que alguna vez la Contraloría, o quizás un tribunal, debe haber declarado que una asociación no era lo mismo que un sindicato y ahí tenemos.

Sin embargo, sólo una vez, que yo recuerde, un gobierno ha tratado de sancionar a los paralizados: el entonces ministro de Salud, Jaime Mañalich, bajo Piñera, tras un paro de los funcionarios de la salud pública, iniciativa que fue rechazada por la Corte de Apelaciones (o la Contraloría, no recuerdo bien) porque no constaba que el personal no hubiera trabajado: en efecto, por muy paralizados que estén, se preocupan de firmar todos los días el registro de asistencia.

También ocurrió hace poco con el paro del Registro Civil (que duró más de un mes) y otro de la ANEF, pero ahí se limitaron a descontarles PARTE (no todo) de los días paralizados. Aún están discutiendo la "solución a ese conflicto" e imagino que al final, como siempre, va a quedar en nada una vez que haya pasado el tiempo suficiente.

Sobre la frontera compartida, veo difícil que la moralina acepte que los inocentes ciudadanos de Arica tengan acceso directo a la droga peruana, o dejar una ciudad chilena fuera de la zona de libre tránsito. También, el SAG pondría el grito en el cielo porque los controles peruanos son muy distintos de los chilenos y entrarían todas las plagas bíblicas. A mí, una vez, no me dejaron ingresar un paquete de porotos desde Perú, comprado sellado en un supermercado, igual que en Chile, porque, al no estar cocidos, podían contener alguna plaga cuarentenaria...

Saludos,
El triministro.

2 de junio de 2017, 10:36

 
Blogger Jose Cornejo said...

Estimado triministro:

Junto con compartir su comentario, el vacío legal que se genera dentro del inciso I del citado articulo, da para que "autorice" la realizacion de paros y huelgas, como medida de presión.

La mayoría de los gremios (hablaré de salud, que es mi terreno) son "asociaciones de funcionarios" o "federaciones", que técnicamente no encajan dentro de las prohibiciones.

Dentro del tema de las negociaciones, también se negocia con las autoridades, la "devolucion de tiempo" por el plazo que el personal permaneció en paro. durante el desarrollo del paro tambien se establecen los "turnos eticos" (gente que apoya el paro, pero decide trabajar) y el compromiso de que el personal registre la asistencia "en la sede" del gremio, lo cual es el respaldo con el cual los dirigentes puedan avalarlo.

Respecto a lo hecho por Mañalich, esta no prosperó ya que la corte de apelaciones estaba (y todavia lo está) controlado por el zurderío (gracias a piñera por dejar "a los mejores independiente de su color politico") y la contraloría solo "recomienda" a las autoridades de los servicios aplicar las medidas.

2 de junio de 2017, 11:04

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

J. Francisco, no, el Mercosur no puede ser zona de libre tránsito, o sea todo puede ser en teoría pero traería infinidad de problemas, además si no me equivoco Chile no es miembro pleno del Mercosur desde hace años.

Triministro, José, todos esos miriñaques legales para aceptar el chantaje sindical de los EEPP solo son un reflejo de la falta de decisión política y del acuerdo tácito de los señores políticos para amparar solapadamente las huelgas en servicios estatales, ante cualquier "vacío legal" basta y sobra con aprobar una ley interpretativa o reformar la vigente, a veces ni siquiera se necesita una ley, basta con resolución administrativa.

O sea, existen estas huelgas que rompen la letra y espíritu de la ley, simplemente porque los políticos amparan su existencia, nada más.

Sobre los inconvenientes que mencionas en realidad los veo subsanables. Bastaría con reforzar los controles (sanitarios y de droga) en Cuya, resultaría muchísimo más fácil y eficiente que el actual control en Concordia, donde pasan droga bajo las narices de todos casi todos los días, lo que encuentran es 90& por soplo o delación, el otro 10% el por estupidez extrema del que está llevando "de la buena" (expuesta a los perros especialmente) basta leer los juicios cuando sorprenden a un burrero, las historias de la policía son tan inverosímiles que dan risa "notamos nerviosismo" y embustes por el estilo

2 de junio de 2017, 11:42

 
Anonymous ian thomson n. said...

Interesante la propuesta; juntaría, físicamente, las ciudades de Arica y Tacna, pero las que operarían bajo régimenes diferentes, respecto a reglamentos aplicados al comercio, tasas de IVA, precios de combustibles, lo que crearía una serie de sesgos económicos, favoreciendo a la parte peruana o la chilena. De prosperar la propuesta, cabría pensar en clausurar uno de los dos aeropuertos y asignar al país del clausurado espacio en el que siga operativo, como en Ginebra, donde el aeropuerto suizo tiene una sección francesa.

3 de junio de 2017, 10:18

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo la veo como una cosa bien lógica don Ian, claro que requiere audacia y mente abierta de las autoridades. Creo que Chile y Perú están en un momento óptimo para implementarla y eso estabilizaría mucho las relaciones entre ambos países.

El libre tránsito no movería fronteras ni cambiaría la competencia de policías, autoridades, nada, todo queda igual, excepto que la gente, vehículos y mercaderías no se controlarían al pasar de una ciudad a otra, solo al salir de las ciudades.

Todos esos sesgos económicos existen hoy mismo, y han existido siempre desde que Chile pasó a tomar posesión de Arica, la economía arregla sola esos desbalances, es notable como los precios en ambas ciudades siempre se equilibran por efectos de oferta y demanda: la gasolina cuesta prácticamente lo mismo en ambas ciudades, etc.

3 de junio de 2017, 11:52

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas