Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

La invención de la desigualdad

martes, 27 de junio de 2017


Preámbulo
Leo en Meditaciones Sociológicas, el excelente blog de Juan Jimenez Albornoz, doctor en sociología y antiguo regular de CSP un interesante comentario sobre la desigualdad, según un estudio reciente del Programa para el desarrollo dem las Naciones Unidas. Me gusta leer ese blog porque refleja bien las ideas del progresismo liberal. Si, existe, tal como el anarco-sindicalismo y otras ideas de nombre aparentemente contradictorio.

En pocas palabras el progresismo liberal agrupa a las personas que tienen preferencia por la igualdad pero que no cierran los ojos al hecho que el libre mercado -creador natural y fomento de desigualdades- puede resultar más efectivo y eficiente para lograr sociedades más iguales y sobre todo más ricas. John Rawls es el más connotado de los progresistas liberales y es referente obligado, de los liberales y de los otros también.

Claro que la preferencia o simpatía por la igualdad de estos progresistas, no obsta para que en sus asuntos personales actúen de manera inconsecuentemente individualista cada vez que les conviene. Por eso vemos a tanta gente de izquierda forrándose de plata de la manera mas capitalista y salvaje, comprando autos de lujo y viajando en primera clase, al mismo tiempo que critican ácidamente a las desigualdades de esta sociedad podrida. Para ser justos esto no es cosa solo de los progresistas porque los liberales también aprovechamos los beneficios del estado de bienestar cuando nos conviene. Si hay una ley de hierro de la naturaleza humana es que cada quien hace siempre lo más conveniente para sí, no importa cuales sean sus principios u opiniones.

Desarrollo
Pero mejor vamos de una vez al asunto. La discusión de la desigualdad en Chile es un invento de los años de la Concertación. Es verdad que Allende despotricaba contra la desigualdad y Ricardo Lagos escribió un libro sobre el asunto, muy aplaudido en su época, pero de la desigualdad que hablaban ellos era de naturaleza completamente distinta a la de hoy. En los setentas se reclamaba porque una gran cantidad de niños morían poco después de nacer, otros crecían desnutridos, mucha gente moría por infecciones o tuberculosis porque no tenían techo ni abrigo. En las poblaciones callampa -yo crecí en un campamento- la gente vivía como en la prehistoria, en cavernas, recuerdo muy bien eso por todo el borde del Cerro Blanco en Santiago.

La discusión entonces era por el contraste entre la extrema pobreza y la enorme riqueza (para los estándares de esos años) de un muy pequeño grupo de privilegiados. En pocas palabras: Chile hasta los años setenta era como es hoy Venezuela, Cuba o Corea del Norte, igualito. La gente tenía montón de beneficios sociales teóricos, pero en la realidad no llegaban a nadie.

La revolución liberal durante los militares revirtió todo eso y sentó las bases para que Chile se enriqueciera más y más cada año por efecto de las políticas de libre mercado. El enriquecimento acelerado de Chile, a partir más o menos de 1985 hasta 1995 es un hecho muy fácil de comprobar, están todos los números y las realidades a la vista. Los niños de hoy no lo saben porque no vivieron lo que era Chile en esos años y hoy son niños hasta los 30 o 40 años, basta mirar a Alberto Mayol, en fin, tal vez mañana escriba algo sobre eso.

Este enriquecimiento acelerado trajo otra realidad sumamente incómoda para los progresistas: resulta que el chorreo si funcionó y los beneficios rebalsaron hacia abajo produciendo no solo más riqueza sino una igualdad creciente, mucho mayor que antes y que nunca se pudo alcanzar en más de cincuenta años de políticas redistributivas.

Esta incómoda realidad del chorreo, que está evidenciada incluso en estudios sesgados del progresismo, presenta un problema grave para los progresistas liberales, que han pasado años y años hablando de las fallas del mercado y predicando a favor de las políticas redistributivas "para los menos favorecidos", resulta que los números y la experiencia de treinta años -con lo que ya se puede hablar de largo plazo- no les cuadran.

¿Como se puede mantener una idea cuando la realidad la desmiente? Cada vez que se ha dejado libre al mercado se crea riqueza y baja la desigualdad, apenas se empieza a redistribuir se destruye la riqueza y aumenta la desigualdad, la redistribución opera de manera similar a la morfina porque da un pequeño período de euforia seguido por un deterioro de largo plazo, muy difícil de remontar.

Pero el ser humano se caracteriza por racionalizar, puede decir que está obscuro mientras brilla el sol, puede asegurar que llueve en el día más seco del verano. Entonces vienen las racionalizaciones, una de esas es que existe un malestar extendido, una especie de furia nacional por las desigualdades, pero la verdad es que esa furia solo existe en la cámara de eco del progresismo, el hombre más rico de Chile se ha hecho popular twiteando, solo miren cuantos seguidores tiene y cuantos mensajes de odio recibe, casi ni uno. Chile no es un país de envidiosos, pese a los deseos del progresismo.

¿Las encuestas? Es obvio que todo el mundo piensa que gana menos plata de lo que se merece, es y será siempre así porque todos tenemos una visión exagerada sobre nuestras propias capacidades. Pero a la hora de la verdad, lo más bien que trabajamos sin chistar por un 10% de lo que pensamos merecer, somos tontos pero no tanto.

Conclusión
Lo que pasa es que Chile cayó en la trampa del ingreso medio, como a los gatos gordos, ya nos da flojera cazar ratones y pedimos más y más al estado, sin darnos cuenta que ese es un engaño de los políticos, más viejo que sentarse en el poto (perdón por el francés, me acabo de tomar una cerveza de a litro). Lamentablemente tenemos un problema de agencia, donde a los políticos les conviene fomentar esta idea del parasitismo a costillas de un estado benefactor. Nos quedamos cortos, le faltaron unos diez años más al capitán general y hoy seríamos un país rico y orgulloso, como nos corresponde.

Piñera no será la solución a nada, es un pobre diablo, pero es un paso hacia la solución. Como dijo Roosvelt "tal vez sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta", así es que por eficacia y realismo político llamo a votar por él en las primarias del domingo, lo primero es sacar a los psicópatas que ocupan hoy La Moneda, partiendo por la presidente, después de eso, veremos.

19 Comments:

Blogger EDO said...

Nunca hubo chorreo Tomas. Fue cuando la concerta llego, subio los impuestos y empezo a repartir a los pobres (chile tenia 50% de pobreza en 1990) que la alegria llego. Hasta Villegas lo tuvo que reconocer anoche en Tolerancia Cero.

Sobre Piñata...ya dijo que bajaria muy poco los impuestos. No creo que sea capaz de hacer lo que se debe hacer en chile...y si chile no despega el 2018 se le viene muy dificil. Me gusta Kast Jr..al menos tiene buenas ideas...si se prepara mas puede ser carta para el 2022.

26 de junio de 2017, 21:47

 
Anonymous Claudio said...

El chorreo ocurre en situaciones concretas, por ejemplo, en la generación de empleos cuando hay crecimiento económico.

Cabe cuestionarse previamente si es tan necesaria la igualdad. La termodinámica indica que la igualdad absoluta, gradiente a cero, es la muerte del universo. Lo mismo ocurre con la sociedad. Un sistema económico con cero gradiente, es una economía estancada.

26 de junio de 2017, 22:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claudio, la igualdad es un invento para racionalizar el fracaso del pensamiento planificador frente al de libre mercado. EL progresismo no puede aceptar los beneficios del libre mercado -que a estas alturas son evidentes y objetivamente medibles- entonces decidieron cambiar la regla "está bien, argumentan, disminuyó enormemente la pobreza pero persiste la desigualdad", pero resulta que luego de má de 20 ños la desigualdad también ha disminuído. Entonces han recurrido a cambiar la regla, dicen "Ok, bajó la desigualdad de ingresos, pero persisete la desigualdad social, de los apellidos, la raza y blabla" ¿que pretenderán estos idiotas? ¿que todos tengamos el mismo apellido y la misma raza? Hay algo muy enfermo en ese discurso sobre la desigualdad, que no es otra cosa que explotar la envidia de los que no les ha ido bien y disfrazarla de "injusticia social".

Si llevamos las ideas de Rawls a sus consecuencias finales, entonces tendríamos que vivir en un mundo regido por "La Lotería de Babilonia" de Borges, ese es el único mundo justo en la mentalidad de estos chiflados

http://biblio3.url.edu.gt/Libros/borges/loteria.pdf

26 de junio de 2017, 23:08

 
Anonymous PA said...

La consecuencia final de un mundo regido por las ideas de Rawls sería uno donde la desigualdad es legítima. Rawls no defendió la igualdad. Lo que hizo fue encontrar razones por las cuales la desigualdad podía resultar aceptable. Lo interesante es que esas razones para tolerar la desigualdad son las mismas que un chileno promedio te daría, si le preguntaras por su idea de orden social ideal (o sea: una sociedad donde la desigualdad sea útil para todos y que todas las posiciones estén disponibles por talento).

27 de junio de 2017, 00:10

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Me asombra como la gente no se da cuenta del truco de Rawls, que es bastante burdo.

Claro que parte diciendo que no está por la igualdad y en seguida pasa a definir -arbitrariamente- que existe una desigualdad "buena" y otra "mala". En el fondo asegura que la desigualdad buena es la que se debe a méritos propios y la mala a méritos heredados, por decirlo de una manera simplificada.

Todo suena muy bonito y liberal hasta aquí, pero al llevar esa idea a la práctica se termina con un sistema de handicaps para castigar la herencia, que parte con impuestos enormes a la herencia (como se pusieron en Inglaterra desde hace mucho) y terminan con toda clase de castigos al que se destaca porque, si lo pensamos bien, todo puede atribuirse a la herencia.

De hecho esa idea que todo es de naturaleza "social· y que no existe la naturaleza humana, que el factor genético es una desigualdad intolerable que se debe castigar, es típicamente Rawlsiana, hay un libro que se llama "Tabula Rasa" no recuerdo el autor, que explica muy bien este pensamiento deformado, que es mainstream en el progresismo.

LA idea que existe una desigualdad "inaceptable" y que solo se puede "tolerar" cierta clase restringida de desigualdades es muy torcida y de tinte bien fascista, se disfraza con argumentos de conveniencia (orden social ideal y tonteras por el estilo) pero en realidad es un juicio moral arbitrario y con pretensiones totalitarias.

El "velo de la ignorancia" al final lleva siempre a lo que estamos viendo en los colegios hoy: a la tómbola, al sorteo donde el azar elimina todas las desigualdades preuntamente heredadas.

Y es algo absurdo que enfurece a cualquier persona normal cuando entiende que se trata de un sistema de handicaps y confiscatorio, lo que poasa es que está muy bien disfrazado con razonamientos liberales, pero de liberal no tiene nada, es totalitarismo disfrazado nada más.

Lo divertido es que ningún Rawlsiano aplica para sí mismo y para su familia esas ideas, por el contrario, en su vida real lo primero que hacen es tratar de asegurar la herencia de sus hijos mandándolos a los colegios más caros y exclusivos, etc.

Les gusta la igualdad y la justicia, siempre y cuando sea para el populachoi, para ellos mismos nica.

27 de junio de 2017, 05:14

 
Blogger Ulschmidt said...

"Tabula Rasa" es de Steven Pinker, creo.
Rawls es muy anglosajón para nuestra realidad.
Eso de la genética: para empezar, la cultura va mucho más rápido que la genética - como un millón de veces más rápido - y en realidad la genética sirve como "marcador" de grupos socialmente elevados o sometidos, más que como determinante del potencial del individuo. Seguro que Obama y un pastor analfabeto de Kenya tienen genética parecida, pero su potencial ha sido bien distinto.
Seugndo, y esto lo que no nos va a explicar ningún Rawls, las sociedades mestizas desarrollaron un sistema distinto, no estatal, que es como la combinación de dos desigualdades: la de género y la racial o clasista. Como es notorio, Sudamérica tiene una gran base de gente mestiza, pero no de un mestizaje neutro: es un mestizaje de españoles con mujeres indígenas. Luego puede extenderse a una migración mayoritaria de hombres europeos que toman mujeres criollas.
La tesis latinoamericana, no superada por ningún filósofo, está en las telenovelas venezolanas, mexicanas, etc..: la chica bonita y pobre entra a trabajar de doméstica en la casa de unos ricos y el muchacho rico y más blanquito se enamora de ella y terminan juntos. Así la chica evita afiliarse al PC y volverse guerrillera, total sus hijos van a heredar las posesiones del patrón.

27 de junio de 2017, 07:19

 
Blogger Enrique Ojeda said...


Incluso entre los propios hermanos nacemos desiguales. Al igual que los dedos de una mano, somos diferentes. Solo somos iguales en dignidad.

Qué humanidad tan plana y aburrida sería una de seres iguales, nacidos como en una matriz en serie! Seríamos como un hormiguero. (Incluso entre las hormigas existen diferencias, pues cumplen distintas funciones...el ejemplo de un mundo de hombres-oveja resulta mejor)

27 de junio de 2017, 09:25

 
Blogger Jose Cornejo said...

Es chistoso ver como estos "seudo intelectuales" se dan vueltas de malacatonche con discursos llenos de lugares comunes, retoricas y discursos bien elaborados pero de consistencia casi nula.

La desigualdad es tan natural como la natura misma. Esto de buscarle soluciones genéricas a problemas dispares es el reflejo de la mentalidad limiatrofiada de estos personajes. Nadie es igual a nadie, aunque la ley dice que todos somos iguales ante ella.

27 de junio de 2017, 09:40

 
Blogger Frx said...

Llega a ser muy irónico que el mismo capitalismo sea la solución a muchas de las críticas que se le han hecho partiendo por Marx. La industrialización ha permitido ahorrar trabajos tan jodidos que eran de esclavos y ocurre un hecho paradójico cuando se le da a todos la libertad de forjar su propia felicidad sin coerción alguna, pues al hacer eso tratas a todos igualitariamente, independiente de si a uno le va bien, a otro mal, etc.

27 de junio de 2017, 12:31

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, ese era, Pinker. Lo de la genética no me refería a esas "cualidades" o "defectos" que le atribuyen a ciertas razas, yo creo que eso que los escandinavos son puntuales y los negros llevan el ritmo en la sangre es un mito en buena parte, la mayoría -si no todas- esas cosas son culturales y muy recientes. Lo que me refería es que existe -mal que le pese a los enciclopedistas- la llamada "naturaleza humana" o sea cosas que están mucho antes de la cultura y que ningún experimento de ingeniería social puede cambiar.

La preferencia por el interés propio antes que el de los demás (incluso en los filántropos más grandes) y otras características que tenemos hacen que el mercado no es una simple construcción social, que algún justiciero puede "corregir" sino que está en nuestra genética y nuestra naturaleza.

Solo si no tomamos eso en cuenta y pensamos que la ingeniería social es omnipotente, que puede crear al "hombre nuevo" y tonteras por el estilo podrían ser factibles las ideas de los progresistas liberales.

Enrique, José, claro que es bien antinatural, ilógico, buscar la igualdad o pensar que sea un bien que deberíamos alcanzar. La igualdad debe ser vista con horror por cualquiera que lo piense cinco minutos, no hay idea más espantosa que esa porque requiere de un sistema y una vida de opresión para mantenerse.

27 de junio de 2017, 12:38

 
Anonymous Wilson said...

Kaiser: http://www.latercera.com/voces/chile-segun-pnud-mas-prosperos-e-iguales/ Interesante pues muestra como un mismo informe puede interpretarse como infernal,segun el periodismo usual, o positivo desde los mismos datos.
Como dices la disputa es politica, se trata de manipulacion de la opinion y disimulo de eso. Lo penquita es que personeros de centro y derecha pican con esas miguitas de pan. Asi ha sido electa DOS VECES la Dama. Disculpen el grito.

27 de junio de 2017, 12:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Buena parte del problema es que gran parte de los políticos autodenominados de "centro derecha" son progres liberales, eso es una realidad trágica en Chile, algunos por convicción como los dos Kast y otros por simple estupidez como Ossandon.

Kaiser es una notable excepción dentro de la basura que hay entre los políticos "de derecha", muchos piensan igual pero no sacan la voz por falta de ambición política o lo que sea.

27 de junio de 2017, 12:54

 
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

La última elección presidencial ilustra que a los chilenos no les interesa la desigualdad que pregona el progresismo, pues apenas obtuvieron el 26% de los votos.

A mi siempre me pareció que la expresión 'la trampa del ingreso medio' era falsa. Sin embargo, los intelectuales de derecha la repetían como un mantra para explicar la indignación y rabia artificial que provocó la entonces líder estudiantil Camila Vallejo y Cía, cuando los hechos decían otra cosa.

Los intelectuales de la ex derecha sacaron un documento que fue comentado y, sin embargo, están cegados con la desigualdad del país, pero con el prisma de la Izquierda. Aceptan la igualdad de la ley, mas en el fondo, siguen a Ralws.

27 de junio de 2017, 16:01

 
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

Los políticos del progresismo chileno siempre parte de 1990, por ejemplo, para hablar de la pobreza, el 50% era pobre.

Gracias al Gobierno Militar se acabo la desnutrición infantil, no gracias a la Concertación.

Cuando cayó la UP, el 80% del país era pobre y tal como lo describe Tomás. Ahí tienen amnesia senil. Eso no lo reconoce ni Fernando Villegas. En su libro 'Tsunami' dice una tontenría. Dice que Aylwin fue fundacional, lo que es falso. El DC no fundo nada.

27 de junio de 2017, 16:12

 
Blogger Marcelo Poblete said...

Es simpático esto de la desigualdad, es aceptado como algo sagrado; y siempre es usado con argumentos tales como "se sabe o es conocido por todos" y con eso queda sentenciado.

Una vez en la Udec, dije que no era cierto la desigualdad, al menos como la plantean, y me gane el ostracismo automáticamente de mis compañeros.

Hay un estudio de Claudio Sappelli desde el año 2009 que ya viene refutando todas las tonteras de la desigualdad, desglosando por cohortes etarias, y basándose en eso concluía que cada generación comparada en si misma es mucho mas igual, entonces para mejorar en el GINI otra vaca sagrada, solo tendría que matar a mis abuelos o toda la gente que nació antes de los '60.

PD: Negar que no hubo "chorreo" es ser muy corto para ver y pensar, solo con ver como desaparecieron las ojotas, los pisos de tierra o las casuchas fuera de la casa para ir al baño, en fin sin comentarios.

27 de junio de 2017, 17:39

 
Anonymous Anónimo said...

¿Ossandón, progre liberal?
No le da para tanto... es un pobre tarado que creyó tener la oportunidad de saltar a La Moneda gracias a un discurso basado en haber sido "buen alcalde", "tener calle" y... casi nada más que eso. Bueno: y dispararle a Piñera todo el tiempo. Si te fijas bien, todo lo que dice viene de esas fuentes, pero en realidad es sólo un oportunista bastante básico (de hecho, no le molestó para nada instalar a su hermana en la JUNJI durante el gobierno de Piñera).

Saludos,
El triministro.

27 de junio de 2017, 17:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Frx, es que el mercado es el mecanismo más fundamental de toda organización social, no es un producto de la Revolución Industrial ni mucho menos, como creía ingenuamente MArx y todavía creen algunos giles.

Javier, en Chile jamás ha existido ese "anhelo de igualdad" del que hablan muchos sociolocos, es un invento, una construcción de los políticos totalmente artificial armada por los políticos desde 1990, es el perfecto hombre de paja para tratar de quitar mérito a lo que consiguió la Revolución Liberal durante los militares.

La verdad es que el enriquecimiento de Chile comenzó a mediados de los 80 cuando José Piñera diseño el Código de Aguas y la Ley Minera, Chile fue un país minero desde la Colonia hasta hoy y el impulso a la minería de esas dos leyes solamente explica más del 50% del enriquecimiento del país, fue la herencia dorada que recibió la Concertación.

Marcelo, el carácter de vaca sagrada de ciertos lugares comunes es absolutamente necesario para los políticos de izquierda y derecha, son ideas tan ridículas que solo se sostienen por esos falsos consensos que han creado los políticos, no solo en Chile sino que en todo el mundo. Los ignorantes, como siempre, los compran a ojos cerrados y solo dicen "amén".

Triministro, Ok, es cierto que exageré atribuyendo cierta capacidad mental a Ossandon, ese es como un niño, bruto y malcriado, más rato subiré mi entrada para mañana sobre la "niñocracia" es algo que está bien de moda en Chile hoy

27 de junio de 2017, 19:01

 
Blogger Salvador Pinochet said...

¿Que no hubo chorreo?¿De donde salieron entonces las millones de antenas suscritas al TVCable y los millones de celulares con los que incluso los inmigrantes disfrutan mientras caminan por Stgo.? Me parece a mí que el estándar de pobreza se agotó hace rato como relato político. Mientras en Haití la gente lucha por agua potable, acá en Chile el desafío a fin de mes es pagar la internet. Los pobres ya fueron tratados durante suficiente tiempo como mascotas políticas. Y sobre Felipe, es otro progre más.

28 de junio de 2017, 20:35

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Así fue, así es...

28 de junio de 2017, 20:38

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas