Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. "Be yourself, but bigger"



Esta corta entrada la publiqué el 14 de agosto de 2008, en relación a los problemas de Rusia para mantener fronteras seguras con Europa, especialmente con las ex repúblicas soviéticas que coquetean con occidente con una larga relación histórica y -sobre todo- una importante población de origen ruso. Cuando escribí esta entrada todavía no aparecía el problema de Ucrania, que perteneció a la URSS y luego de varios gobiernos horribles, llenos de corrupción y violencia, terminaron con una gran hostilidad hacia Rusia. Lo que vino es historia conocida: la intervención militar en Crimea el año 2014.

El tema ruso complica a todo el mundo, especialmente a Estados Unidos que lleva décadas de liderazgo debilitado y que ha tenido toda clase de problemas inútiles con Rusia. Así fue como los demócratas levantaron su campaña absurda acusando a Rusia de "intervenir" en sus elecciones y hoy Donald Trump, que al principio parecía con intenciones de convivir en paz, ha sido también arrastrado a una especie de nueva Guerra Fría, pero de bajo presupuesto.

No hay que olvidarse de dos cosas: una que Rusia es el único país que puede rivalizar hoy -militarmente- con Estados Unidos, en otras palabras, es la única amenaza militar real que tiene ese país. La otra es que Rusia no es un país fácil de aplastar, como lo comprobaron Napoleón y Hitler sucesivamente, Rusia no puede ser aplastada como lo fue Alemania y es muy cierto ese dicho que "a un oso lo tienes que dejar tranquilo o matarlo, no puedes dejarlo herido y suelto dando vueltas por ahí", creo que esa última es la situación actual.

Con respecto a Chile, Rusia de hoy no es una amenaza, pero tampoco es un aliado. Es aliado del Perú -nuestra hipótesis de guerra Nº1- porque históricamente provee de armas y doctrina a sus Fuerzas Armadas, también es un aliado político de Bolivia, que siempre ha sido nuestra piedra en el zapato. Nuestro armamento proviene de Estados Unidos, Israel y Europa, es decir que militarmente estamos en las antípodas de Rusia. Eso no quiere decir que nos debemos llevar mal, todo lo contrario, al igual que con Perú y Bolivia, lo que más nos conviene es tener las mejores relaciones con ellos.

En resumen, creo que Rusia está siendo injustamente tratada por Occidente, y aunque Putin no es un ángel de la paz ni mucho menos, tampoco es un imperialista que trate de imponer su ideología al mundo. Mi impresión es que la actitud de permanente agresión y sus prácticas no muy ortodoxas son una reacción de defensa para que no perturben su vecindario ni sus fronteras, supongo que solo quieren que los dejen tranquilos dentro de su esfera de influencia. Los rusos ya saben, desde la URSS, que tratar de construir un imperio es caro y puede resultar ruinoso.  

En fin, me alargué demasiado parece, mejor vamos al refrito


Después de que la URSS se desintegró y nacieron varias repúblicas independientes de la antigua Unión Soviética, quedó un problema con algunas provincias de las nuevas repúblicas que tenían mucha población rusa o con simpatías por Rusia, especialmente en las regiones de frontera. Es lo que pasó con Georgia que desde su creación tuvo problemas con algunas provincias separatistas donde hay mucha presión para independizarse. En varias otras de esas nuevas repúblicas existen problemas similares.

Por una especie de continuación de la guerra fría, USA apoya fuertemente a los países que se separaron de la URSS y que supuestamente ayudarían a contener la tentación rusa de volver a construir un imperio totalitario. Una versión desteñida de esta guerra fría existe en Georgia, donde USA tiener muchos asesores militares, los apoya con equipamiento, inteligencia y políticamente ayuda cuando puede. Pocos días atrás Georgia prendió la mecha invadiendo militarmente la provincia de Osetia que se había declarado independiente, lo que les valió un don bombardeo en inmediata represalia de los rusos.

Todas estas fintas seguramente que no pasarán a mayores, pero dejan mal parado a USA en su política de "cercar" a Rusia apoyando a las ex naciones sovieticas. A Bush solo le queda reclamar pero nada práctico puede hacer ante Rusia, molesta y decidida a mantener influencia entre los países que la rodean, un gran error de Estados Unidos al permitir la ocupación de Osetia, bien aprovechado por Putin. Siguen pensando con ideas de la guerra fría, cuando Rusia ya no es el imperio del mal de los años de Reagan, sino un país grande, muy corrupto y medio salvaje que conviene tratar con cuidado.

15 Comments:

Anonymous Anónimo said...

ah, pongamos un poco de música rusa !

https://www.youtube.com/watch?v=3C04TKCce8s

Ahora, por supuesto, está todo el asunto del espía ruso envenenado en Londres y las expulsiones de diplomáticos a granel. Todo un poco surrealista...

30 de marzo de 2018, 23:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja fabuloso, una banda rusa tocando una especie de diexeland!!
Debe ser alucinante conocer Rusia, un amigo ariqueño que trabajó en las Naciones Unidas estuvo allá varias veces y cuenta cosas increíbles, por ejemplo la costumbre de irse al sauna con todos en pelotas después de comer, o que los rusos sonríen o se ríen muy poco, porque consideran que sonreír es signo de estupidez. En fin, me encantaría conocer Moscu y lo que fue Europa Oriental en general, pero como no pienso viajar, visito todas esas ciudades gracias al Google Earth.

Prosit tovarich!

30 de marzo de 2018, 23:29

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah, y para que hablar de los paraguas envenenadores y las invitaciones a tomar té con polonio en lugar de azúcar, muy trágico todo pero igual no deja de ser divertido!

30 de marzo de 2018, 23:31

 
Anonymous Anónimo said...

La enésima aventura de James Bond ya tiene tema, me parece. Estaban un poco flojos con eso: vi una de sus películas ambientada en Bolivia, contra un malvado general-latinoamericano ( una mezcla de Pancho Villa y Pablo Escobar) que dominaba una instalación de energía solar. La verdad, floja. Ahora cero-cero-siete podrá volver a perseguir agentes rusos con paraguas asesinos en el Metro de Londres, un ambiente mucho más apropiado para él y sus cocteles. Uls

31 de marzo de 2018, 06:07

 
Anonymous Wilson said...

Rusia es un pais enorme, el mas grande, pero pobre, su pib es poco mas de un tercio de Alemania, casi 15 veces menor que Usa, empata con España...
Su percapita es peor aun, anda en los 10.000 dolares recien, contra casi el cuadruple de ingleses, alemanes.
Su gracia es que es una super potencia nuclear y sus FFAA son enormes apoyadas en su gran poblacion y sobre todo en la determinacion politica.
Como dices, su politica, Putin mediante, es mantenerse rodeada de paises sino afines, al menos no enemigos.
Mientras no se sienta amenazada no se veran ni misiles ni tropas rusas atacando Europa ni China. EL otro "detalle" de su politica, creo yo, es la mantencion de salidas a los mares, incluyendo el puerto en el mediterraneo (Siria) y via paises afines, con sin oleoductos, al arabigo (Iran)

31 de marzo de 2018, 10:53

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

A propósito de eso Ulschmidt, es increíble como se echaron a perder las historias de James Bond después que murió Ian Fleming. ¡Bond en América LAtina, que porquería! la última buena debe haber sido "solo se vive dos veces" donde Bond (Sean Connery bastante viejito ya) se casa con una japonesa.

La verdad es que sin Connery las películas de Bond fueron todas desabridas, la mejor, nunca superada, creo que fue Goldfinger ¡que peliculaza! Incluso Connery hizo una película de espías después, ya viejo y pelado, no recuerdo como se llamaba, donde se hacía pasar por un editor de arte en Rusia, muy buena, creo que él fue el único JAmes Bond que valió la pena, todos los demás hicieron el ridículo.

No estaría mal una en Londres contra espías rusos, o mejor, una en pleno Océano Pacífico con unos terroristas que secuestran un crucero de lujo, me acuerdo que la Fabiola sugirió esa posibilidad por acá mismo. "Shaken, no stirred", bah, no sabía nada de martinis.

31 de marzo de 2018, 10:57

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Los mejores escritores de novelas de espionaje
1-John Le Carré
2-Graham Greene
3-Ian Fleming
4-Tom Clancy
Los tres primeros trabajaron en eso, con experiencia real

31 de marzo de 2018, 10:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Wilson, lo mismo creo yo. Mientras los dejen tranquilos en su área de influencia los rusos no van a molestar a nadie, tienen bastante con sus propios problemas. La disgregación de la URSS causó además el problema que en sus ex-provincias hay mucha gente de ascendencia, idioma y cultura rusas, que no los pueden dejar botados, el problema en Ucrania y Georgia, que se han acercado a Europa Occidental es grave para esas minorías.

Otro problema de Rusia es ser casi monoproductor. Si se queda sin gas ni petróleo, se va al diablo y la baja de precios de los hidrocarburos los debe haber golpeado muchísimo

31 de marzo de 2018, 11:04

 
Anonymous Anónimo said...

... Ud. dice "La Casa Rusia" con Michelle Pfeiffer basada justamente en libro de Le Carré - flor de película - el editor empieza espiando para los ingleses en Rusia y termina traicionándolos para sacar al personaje de Pfeiffer de Rusia. En un momento le dice " ahora vos sos mi única patria" lo que tratándose de Pfeiffer no es tan mala elección. Uls

31 de marzo de 2018, 11:06

 
Anonymous Anónimo said...

Los eslavos rusos cumplieron la función histórica de empujar a los mongoles, tártaros, turcos y otras yerbas hacia el Sur y el extremo Oriente. Contuvieron y contienen al Islam fundamentalista. Ellos, más que nadie, vencieron a Hitler, algo que en Occidente todavía no se dimensiona. Le empataron el juego a los Estados Unidos varias décadas, pusieron al primer en el Espacio, en fin, ¿ acaso no tienen motivos para tener un orgullo nacional herido?
Putin es lo mínimo que pueden pedir. Alguien que se conforma con mantener el espacio mínimo vital y asesina un par de traidores para sentirse importante. No es nada. Uls

31 de marzo de 2018, 11:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Le Carré tiene las mejores novelas sin duda: "Tinker Taylor, Soldier, Spy", "el espía que regresó del frío", "La casa Rusia", ¡un montón! hay una que es para morirse de la risa "El sastre de Panamá" creo que también es de él.

De Greene he leído también algunas excelentes "EL factor humano" uno de los últimos libros que escribió, "A quiet American", "El ministerio del miedo", "Nuesto hombre en Cuba", "EL tercer hombre", es un género con muy buenas novelas. En Chile también tenemos a nuestro mejor novelista vivo que es Roberto Ampuero, nuestro actual ministro de RREE, es un tremendo escritor, su serie de novelas sobre el cubano Cayetano Brule es un manjar, recuerdo "Cita en el Azul Profundo", excelente.

Concuerdo con lo de los rusos, es una estupidez andar buscándoles el odio porque mandan a matar a algunos ex, o porque operan pasquines como "RT Today", es su manera de ser nada más, hay que dejarlos tranquilos ¿que se gana con irritarlos?


31 de marzo de 2018, 11:43

 
Anonymous Anónimo said...

Excelente recopilación, Tomás.
Me acuerdo ahora del colapso soviético, en tiempos del borrachín Yeltsin ( extraño, habiendo tantos borrachines que fueron estadistas notables!)
Si recuerdan, la estación espacial quedó dando vueltas y no se sabía quién iba a buscarlos. El cosmódromo de Baikonur quedó en otro país - Kazajistán, creo - y hasta pensaron que los yankees deberían rescatarlos.
En una escala menor, buques soviéticos quedaron en los puertos de todo el mundo, sin empresa armadora, sin bandera.
Recuerdo una historia del diario: En un puerto de la Patagonia quedó varado uno de tantos, el capitán ruso de aquel carguero se hizo buen amigo de una señora de la ciudad y se mudó con ella... dejando a la tripulación atrás. Los tripulantes, más bien asiáticos, no se comunicaban bien con la población local. Mas bien no se comunicaban nada. Pasado cierto tiempo bajaban por las noches a robar qué comer, hasta que al fin las autoridades locales tuvieron que tomar cartas en el asunto, darles algún auxilio, hasta que alguien en el otro extremo del Mundo se hizo cargo del buque y sus gastos de estadía y sus provisiones para volver a zarpar.
Y ahora, después de aquel infierno hace escasos veinte años, tienen a Putin. Es natural que lo respalden. Uls

31 de marzo de 2018, 22:20

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Que locura! no conocía esas historias, claro, como el colapso fue de un día para otro en un imperio tan grande debe haber sido un terremoto grado 10.

Ucrania es un gran problema porque tiene componente europea y otra rusa, todas las nuevas repúblicas que fueron parte de la URSS son problemáticas, ¡hay mucha población rusa viviendo allí! También los rusos tienen motivos de orgullo, son un país muy nacionalista y creo que eso muchos no lo toman en cuenta, tuvieron grandes logros y los pagaron con sangre en los años de la URSS: la Segunda Guerra, los gulags, el auge soviético post guerra. Creo que yo nunca llegaría a entender a Rusia, son como de otro planeta pero si los respeto. Después de todo se han transformado en los depositarios de los viejos valores conservadores en toda esta decadencia postmoderna. Con sus luces y sombras yo igual banco a Putin

1 de abril de 2018, 00:08

 
Anonymous Anónimo said...

Otro caso de chauvinismo infantil y provinciano :

https://www.20minutos.es/noticia/365173/0/james/bond/alcalde/

1 de abril de 2018, 13:13

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja, en todo caso esa película si que fue basura

1 de abril de 2018, 13:15

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas