Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. "Be yourself, but bigger"

Refrito del sábado: el mix de riesgos

sábado, 19 de mayo de 2018

Publico los refritos cada sábado para repetir entradas que me parecen interesantes y que tal vez vale la pena repetirlas para que no se pierdan en el tiempo. No estoy seguro si esta es muy interesante, la publiqué originalmente en mayo de 2006, es decir hace 12 años. En esa época el Tomás Jr. todavía estudiaba en la enseñanza media y no tenía idea a que se iba a dedicar porque lo único que le gustaba era la música. Puede ser interesante contarles como terminó la historia.

Finalmente entró a estudiar diseño gráfico en Valparaíso, carrera que dejó cuando la universidad pasó un año completo en huelga y no le hacía maldita gracia seguir endeudándose y costearse la vida en esa fea ciudad. Le gustaba el diseño pero no le entusiasmaba mucho pasar el resto de su vida en una imprenta haciendo stickers, así es que volvió a Arica y se matriculó en la muy sub valorada carrera de Diseño Multimedia con mención en Comunicaciones. Este año dio el examen de grado y es un nuevo cesante ilustrado de la patria, pasa todo el día en pijamas frente al computador y consigue trabajos eventuales que le dan para cubrir sus gastos.

¿Buena o mala decisión? Antes de entrar a la universidad yo lo animaba a estudiar arquitectura, que me parecía una carrera más "seria", ahora no se si le diría lo mismo. La cosa es que le gusta mucho el diseño y se dedica casi todo el día a eso, el paso por diseño gráfico en Valparaíso le dio muchas herramientas que la carrera en Arica no daba, hasta ahora la decisión parece que fue buena. Además nació en cuna de oro, porque cuando estiremos la pata va a heredar la casa y necesitará muy poco para sobrevivir, a veces pienso que ojala yo hubiese tenido esa suerte pero no, creo que yo tuve muchísima más suerte que él. El tema del refrito es la toma de decisiones, algo que he repetido hasta la nausea porque es un tema que me interesa particularmente, aquí va:
El mix de riesgos


Sin darnos cuenta tomamos decisiones a cada rato: lo malo es que muchas decisiones que después son fundamentales no las apreciamos en su momento. El Tomás Jr. ahora anda entusiasmado con la música y seguramente le interesa mucho más que la incomprensible matemática, especialmente si le enseña un profesor mediocre como suelen ser en la enseñanza media: ahora podría tomar la decisión de dedicarse a la música y mandar al diablo las matemáticas y esto va a generar una cadena de eventos: malas notas, mal resultado en la selección universitaria, tal vez después se le pase el interés por la música y de pronto va a ver que se encuentra sin saber que hacer con su vida y no comprenderá que todo partió con una desición de muchos años atrás que desató toda una cadena. Así nos pasa a todos a cada rato. Pero también podría ocurrir que se tomara en serio el asunto de la música y empezara a desarrollarse en eso, y con el tiempo podría llegar a ser un tipo tan popular y millonario como Bono o Paul MacCartney ¿quien lo sabe?. Mal que mal, Bono y MacCartney deben haber sido los típicos tontos vagos en la escuela.

En la serie de artículos sobre los pioneros se me olvidó poner que el pionero es siempre el que toma una decisión poco usual, que se arriesga y va en cierto modo contra las probabilidades, por eso son pocos y como decía Canaria y Ari son como una raza aparte de tipos raros, entre sublimes y ridículos, según cuan buenos sean los resultados de sus empresas. A mi tocayo José Tomás Urmeneta lo conocieron durante muchos años como "el loco del burro" cuando andaba de fracaso en fracaso buscando minerales.Es muy interesante leer las historias de los pioneros, claro que las únicas historias que se escriben son las de los que tuvieron éxito, que son muy pocos, los otros, pasan sin pena ni gloria y nunca más se supo de sus sueños. Por eso la imágern del pionero es heroíca y romántica, pero la realidad es normalmente mucho más triste.

Porque seamos francos, lo que verdaderamente nos motiva es la aceptación y el reconocimiento social, el gran truinfo del pionero no es cuando fracasa sino cuando le demuestra a los demás que siempre tuvo razón y que los otros estuvieron equivocados, el fracaso puede ser una excelente escuela pero, como cualquier escuela, todos los que están en su sano juicio lo aborrecen ¿a quien le podría gustar el fracaso?.

Y para el pionero, que es alguien que toma riesgos a diferencia de los tipos prudentes y ordenados que nunca logran nada grande, el fracaso es siempre una posibilidad, sin riesgo no hay grandeza, seguridad y mediocridad van de la mano. Entonces como dice Lilian en la ruleta que es la innovación, no podemos jugar a puros plenos, o sea podemos pero en los grandes números siempre nos vamos a ir a pique. Hay que usar el criterio, planificación, el instinto, la percepción extrasensorial, todo lo que tengamos a mano antes de hacer nuestra apuesta, es necesario hacer un mix de riesgo. Pero aún así podemos fracasar.

¿Que nos queda entonces? ¿decir que será será y dejarnos llevar en manos del destino?. Claro que no, tenemos una última línea de defensa que es la que usan todos los pioneros que han sido exitosos: se llama perseverancia, empeño, porfía, como dijo Mao Tse Tung "luchar y fracasar, volver a luchar y fracasar otra vez, seguir luchando y fracasar de nuevo, y así, hasta la victoria".

Como el innovador siempre está contra las probabilidades lo único que le queda es desarrollar una enorme tolerancia al fracaso y una perseverancia capaz de caer y volver a pararse cian veces cien. Esa es la única arma que tiene un pionero para defenderse en un mundo incierto y hostil a los de su clase. En todos los casinos donde se juega ruleta existe un límite de apuesta, porque la única forma segura de ganarle a la banca es doblando la apuesta cada vez que se pierde . En la ruleta de la vida, igual que en el casino, nosotros elegimos el riesgo: podemos vivir bastante seguros apostando a color o par/impar o con el máximo riesgo apostando a puros plenos, pero si hacemos un buen mix de riesgos y estamos dispuestos a doblar la apuesta cada vez que perdemos a la larga tendremos buena probabilidad de ganar. Yo creo que todo lo demás que uno pueda hacer es incierto y muchas veces inútil pero si me piden la opinión de cual es la principal herramienta para lograr lo que uno quiere no lo pienso dos veces: la perseverancia.

11 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Los emprendedores o lo más parecido a emprendedores que yo conozco creo que tienen habilidad para movilizar a los demás. No se si tienen grandes ideas nuevas. Puede ser en un grupo de casos estrella, pero la mayoría pone en marcha un modelo de negocio que ya existe en otra parte. O tiene alguien más técnico o más creativo en su staff que resuelve las novedades.
Lo que tienen es habilidad para entusiasmar a la gente. Convencen a los empleados para que trabajen mucho y apuesten a un bono o ascenso o participación en la empresa lejana en el tiempo en vez de aferrarse a un mejor sueldo y ya. Convencen al gerente del banco para que les de un crédito; a los proveedores para que les fíen; al cliente que les compre y a los inversores socios para que pongan.
Sustituyen la incertidumbre que el analista racional teme por una "visión" que saben comunicar bien y convoca esfuerzos y aportes de un conjunto de gente que, si el líder emprendedor no estuviera ahí, no lo pondrían.
El emprendedor te anula el cálculo de probabilidades.
Yo, que soy emprendedor-cero, toda mi vida viví de trabajos que me facilitaban mis amigos o de continuar empresas familiares que otro empezó, me doy cuenta cuándo uno se cruza un tipo así.
El mismo amigo que me consiguió el primer trabajo renunció a los pocos años para dirigir su propia fábriquita de jugos cítricos. Convenció a un par de tipos que había nicho para eso y la montaron. A los pocos años resultó que la deuda lo superó; entonces vendió su participación y empezó en otra parte.
Según tengo noticias, ahora le va bastante bien, en el camino tuvo dos o tres quiebras o fracasos o retrocesos como quiera llamarse. Yo habría encontrado motivos para no invertir en cada uno de sus proyectos siempre; no habría hecho nada en su lugar. Uls

19 de mayo de 2018, 06:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

La pequeña empresa real tiene un modelo muy predecible, hay muchos estudios sobre la incongruencia que mientras más pequeño el empresario, generalmente es más conservador y tiene más aversión al riesgo. Seguramente es porque el precio de un fracaso es emocionalmente mayor que para un empresario grande, que ya tiene experiencia en los vaivenes.

Eso porque la mayoría de los que trabajamos por cuenta propia lo hacemos no tanto por impulso empresarial sino más bien porque estamos cesantes y no nos queda otra. A los pequeños empresarios que no se arriesgan también les va bien a veces, pero a lo largo de dos o más generaciones, ellos reemplazan el riesgo por una frugalidad extrema, que es el modelo de negocios de muchos inmigrantes: el almacén de la esquina que puede durar uno o dos siglos funcionando más o menos igual (negocios de subsisstencia), en lapsos muy largos de tiempo esos negocios muchas veces crecen.

Tal vez un 5% de los pequeños empresarios arriesgados tiene éxito, y si ese éxito es sustentable o no depende casi siempre que -una vez que acumulan algo de capital- no sigan corriendo riesgos grandes, se ordenen y comiencen a consolidarse de otra manera. Ese cambio de arriesgado a conservador y ordenado, parece que es lo más difícil, muy pocos consiguen hacerlo, por eso la mayoría va de quiebra en quiebra, aunque tengan éxito cada 4 i 5 años

19 de mayo de 2018, 11:02

 
Blogger Jose Cornejo said...

Ahora que hablas de Tomas Jr. y la música, me recordó la historia de Brian May, guitarrista y uno de los fundadores de la banda rock QUEEN (se viene la pelicula asi que preparense, los que son fans de la banda).

Resultó ser que May estudiaba astrofísica cuando comenzó con la banda y su tesis de grado la vino a dar recien en el 2007... o sea más de ¡30 años despues! asi que mejor se dedique a la musica, si tiene talento y un grupo de amigos que lo apoyen, puede que logre algo!

19 de mayo de 2018, 11:33

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro,esas son decisiones personales. La probabilidad que a un músico profesional le vaya bien económicamente es infinitesimal, pero el premio es enorme, como sacarse la lotería.

19 de mayo de 2018, 11:54

 
Blogger Ulschmidt said...

Una vez ví un reportaje a Fredy Mercury. Ya estaba enfermo, creo, y quizás eso le daba una perspectiva existencial. En la cumbre de su éxito, le preguntan qué hubiera hecho para conquistar el Mundo si no hubiera tenido el triunfo con la música y dijo algo así como: hubiera tocado en la calle, por unas monedas, estaría haciendo lo mismo. Es decir, el hizo en este mundo lo único que tenía para hacer, y el éxito fue algo aleatorio, pura suerte.

19 de mayo de 2018, 14:49

 
Anonymous Wilson said...

Describes muy bien, suena elogio pues lo es, el sesgo de supervivencia.
La vision de cada exitoso, oculta sus propios fracasos y el de otros cien que lo intentaron.
En mi opinion hay que correr riesgos que sean muy buenos pagadores y pobres perdedores, y tener la tolerancia a las perdidas, pequeñas, repetidas una y otra vez. Comprar cebollas en cosecha en 100 pesos y venderlas en septiembre a 110 o a 90, año tras año, salvo el año de problema de produccion en que el precio se multiplica.
¿Como se reconoce lo que puede ser buen pagador? Pocas veces se puede, generalmente la Dama Fortuna es la que manda, pero ayuda conocer donde se esta metiendo uno y correr riesgos asumidos como perdidas sin demasiado dolor.
Despues de todo no es tan esoterico: hoy invertir comprando propiedades en dolares en la Venezuela de Maduro puede ser barato y sumamente rentable cuando caiga, si cae...

19 de mayo de 2018, 17:38

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, así es, la suerte decide todo al final porque vivimos en un universo probabilistico.

Wilson, algo importante de los que dices es que -si bien no existe ninguna receta para manejar la incertidumbre- hay un par de, digamos, "principios de frontera" que casi siempre se cumplen: ni la buena suerte ni la mala son infinitas, lo más común es que estén más o menos distribuidas, sea en trenes o en eventos buenos y malos que se alternan.

Esto que quiere decir en cristiano: que si a alguien le está yendo bien, no es muy sensato pensar que le seguirá yendo bien siempre, lo mismo si le está yendo mal, la buena y mala suerte no son eternas, sin embargo actuamos como si lo fuera.

Por eso los negocios de supervivencia, que funcionan tan bien a los inmigrantes, son estables: mantener operaciones pequeñas y los costos bajos ayuda a amortiguar las pérdidas y acumular ganancias. Es el secreto de Horst Paulman y muchos otros inmigrantes que han hecho fortuna acá, trabajando solo para sobrevivir frugalmente y aprovechando cuando les llega un golpe de buena suerte, como el negocio minero del padre de los Luksic

19 de mayo de 2018, 18:16

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

A propósito de las propiedades, una vez le pregunté a un amigo judío de mucha plata, por qué vivía en una mansión arrendada, que le costaba un ojo de la cara todos los meses, siendo la inversión inmobiliaria la más segura "¡Ah nooo!" me dijo "la inversión en propiedades es la más fragil de todas, el gobierno te la quita cuando se le antoja!" pensando en el asunto de las contribuciones, me he dado cuenta que tenía toda la razón

19 de mayo de 2018, 18:20

 
Anonymous Wilson said...

Tu amigo tiene, y con mucha razon , un tremendo sesgo: la Shoah. Es muy infrecuente que te quiten la propiedad, y "se ve venir". En cambio congelar depositos, inflacion, declarar penalizable la posesion de moneda extranjera, puede ser asunto de pocos dias o meses.
Cierto que el fisco cobra por la propiedad, pero es un 1% del valor de tasacion, que suele ser una fraccion del de mercado.

19 de mayo de 2018, 19:26

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo le encuentro toda la razón para cualquier propiedad afecta a pagar contribuciones (impuesto territorial). Todos los días aparecen en el diario los avisos de remate por atrasos en el pago de contribuciones ¿inversión segura? Claro, solo para las propiedades de bajo valor, del resto el único dueño es el fisco, que graciosamente te deja ocupar lo que "supuestamente" es tu propiedad, siempre y cuando le pagues puntualmente cada cierto tiempo

19 de mayo de 2018, 19:37

 
Anonymous Wilson said...

Casi nunca se rematan por contribuciones, se publica aviso y se retira, es demasiado barato pagar la deuda. Se ramatan mas bien propiedades abandonadas por deconocimiento de los herederos de alguien.
El fisco te cobra 1 por ciento anual teorico, pero en realidad es 0,5 o menos por año. No es justamente que te quite la propiedad. En cambio pagamos desde de un tercio del ingreso en iva mas renta, hasta casi un 50 por ciento.
Pero por supuesto lo unico seguro es la muerte y la cornamenta.

19 de mayo de 2018, 20:06

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas