Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

El dilema del prisionero

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Por casualidad me pongo a ver la televisión en el canal peruano y estaban justo hablando del problema del agua potable en Lima, una persona de SEDAPAL -el servicio de agua potable y alcantarillado de allá- dijo algo que me abrió los ojos a un problema que no me había podido explicar antes. Resulta que en Lima la cobertura del agua potable es alrededor del 76% y de alcantarillado de 57% aproximadamente. Además en muchas partes de Lima no existe suministro las 24 horas del día. Bueno, si comparamos con los años 80 el adelanto ha sido formidable, pero hay barrios completos -más de un millón de personas creo- que no tienen agua potable ni alcantarillado.

¿La razón? falta de inversiones, SEDAPAL es una empresa estatal pero cotiza en la bolsa y está sujeta a algunos requisitos de rentabilidad, simplemente no tiene plata para hacer las inversiones necesarias porque -entre otras cosas- existe un enorme número de clientes que no tienen medidores y pagan una tarifa calculada -quien sabe como- por la empresa. Existe un sobreconsumo enorme, mercado secundario y obviamente falta de inversiones, o sea lo mismo que ocurriría probablemente en Arica si se colocaran tarifas sociales: los ricos se las arreglarían para comprar agua subsidiada de los pobres y la producción colapsaría en poco tiempo.

Cuando le preguntaron a la persona de SEDAPAL por que no le instalaban medidores a todos, decía que no era políticamente factible. La gente acostumbrada al derroche, recibiría cuentas cuatro o cinco veces mayores que las actuales y simplemente dejarían de pagar en masa. O sea la economía del agua y la tragedia de los comunes, todo en un ratito de mirar tele ¿de donde sacaron que es la caja idiota? Bueno, tal vez el 99.98% del tiempo es idiota.

El dilema del prisionero me lo hicieron como ejercicio en el módulo de economía, nadie sabía de que se trataba y los que sabían ya se les había olvidado, a mi me tocó con mi compadre Mario y de 10 decisiones yo lo delaté en la última, después que ambos habíamos negado 9 veces. Se trata de lo siguiente (adaptado de Wikipedia, trataré de ser claro):

La policía arresta a dos sospechosos. No hay pruebas suficientes para condenarlos y, tras haberlos separado, los visita a cada uno y les ofrece el mismo trato. Si uno confiesa y su cómplice no, el cómplice será condenado a la pena total, diez años, y el primero será liberado. Si uno calla y el cómplice confiesa, el primero recibirá esa pena y será el cómplice quien salga libre. Si ambos confiesan, ambos serán condenados a seis años. Si ambos lo niegan, todo lo que podrán hacer será encerrarlos durante seis meses por un cargo menor.

La clave del juego es que uno no sabe si el otro confesó o no. Si el otro ha confesado lo que conviene es confesar porque se baja de 10 a 6 años. Si uno confiesa puede salir libre (si el otro no confiesa) o con 6 años (si el otro confiesa). Si ambos niegan hasta el final solo tienen 6 meses, pero al negarse a confesar hay que confiar en que el otro no confesará.

Normalmente el dilema del prisionero se enseña mal, se da como un ejemplo de que es mejor cooperar que ser egoísta, esa sería la "solución" superficial del juego. Pero no es correcto, en este caso no se puede cooperar porque no sabemos las decisiones del otro, solo puede haber cooperación con información completa y este es el ejemplo típico de juego con incertidumbre.

El dilema del prisionero es un problema fundamental en la teoría de juegos y en la teoría de decisiones, que trata de encontrar estrategias para tomar mejores decisiones en un ambiente incierto. ¿Que conclusión se puede sacar de este juego? Es claro que no existe una estrategia ganadora pero sirve para ilustrar muchos problemas de la economía y la vida cotidiana. Otra "solución" superficial sería dar un sermón acerca de lo importante que es la confianza, si los dos bandidos se tuviesen confianza solo pasarían seis meses en la jaula, minimizando el castigo en términos sociales. Pero esa es una conclusión tonta porque la confianza no es algo técnico, como escribí hace tiempo en este mismo blog.

El dilema del prisionero se produce en muchísimas situaciones sociales donde se evalúan alternativas egoístas versus altruistas, en Wikipedia se mencionan varios bajo el subtítulo de Ejemplos de la vida real, todas las situaciones del tipo "tragedia de los comunes" presentan básicamente el dilema del prisionero. Como escribe Hausman en su estupendo libro, bienestar es la satisfacción de nuestras preferencias, pero cuando comparamos las utilidades individuales de distintas personas lo hacemos siempre desde nuestras preferencias, no desde las de los demás. Ese es un problema básico de la economía del bienestar que tampoco tiene una solución, receta ni nada por el estilo.

Bah, pero hasta cuando aburro con estas tonteras, mejor terminaré con un chiste que acabo de recibir:

El tipo se llama Marc Faber (es real)
Es analista de inversiones y empresario.
En junio de 2008, cuando el Gobierno Bush estudiaba lanzar un proyecto de ayuda a la economía Americana, Marc Faber escribía en su boletín mensual un comentario con mucho humor:
"El Gobierno Federal está estudiando conceder a cada uno de nosotros una suma de USD 600,00.
Si gastamos ese dinero en Walt-Mart, ese dinero va para a China.
Si gastamos en gasolina, va para los árabes.
Si compramos un computador, va para la Índia.
Si compramos frutas, irá para México, Honduras o Guatemala.
Si compramos un buen auto, irá para Alemania o Japón.
Si compramos tonterías, se va para Taiwan, y ningún centavo de ese dinero ayudará a la economía americana.
El único medio de mantener ese dinero en USA es gastándolo con putas o cerveza, considerando que son los únicos bienes todavía producidos aquí.
Yo, estoy haciendo mi parte...”

Respuesta de un economista argentino igualmente de buen humor:

"Estimado Marc:
Realmente la situación de los Norteamericanos es cada vez peor. Y lamento informarle que la Budweiser fué recientemente comprada por la brasileira AmBev. Por lo tanto, le quedan solamente las putas.
Ahora, si ellas (las putas), decidieran mandar su dinero a sus hijos, el mismo vendría directamente hacia Buenos Aires, donde existe la mayor concentración de políticos hijos de puta del mundo.

Bueno, podría haber sido cualquier otro país, el chiste venía con un argentino y lo dejé tal cual, solo para molestar un poco a Ulschmidt. Hasta mañana.

Etiquetas: , ,

22 Comments:

Blogger Sergio Meza C. said...

Estoy demasiado de acuerdo contigo; la caja idiota es idiota para los idiotas. Osea que para los que no son idiotas la caja idiota no es idiota. A lo mejor la injustamente aludida "caja idiota" es recíprocamente lo que el espectador recibe, que no es ni más ni menos que lo que es capaz de recibir según sus propios potenciales. Como un martillo, que hace cosas distintas en manos de un carpintero y en manos de un asesino en serie.

Y todo esto dicho en base a puras obviedades lógicas, siguiendo tu manera de escribir el párrafo que cito más abajo, que es un modo demasiado efectivo de exponer lo que arriba solamente destaco.

Saque cada quien lo que cada cual es capaz de extraer de estas palabras...

"Cuando le preguntaron a la persona de SEDAPAL por que no le instalaban medidores a todos, decía que no era políticamente factible. La gente acostumbrada al derroche, recibiría cuentas cuatro o cinco veces mayores que las actuales y simplemente dejarían de pagar en masa. O sea la economía del agua y la tragedia de los comunes, todo en un ratito de mirar tele ¿de donde sacaron que es la caja idiota? Bueno, tal vez el 99.98% del tiempo es idiota?"

Cuando era chico veía un programa del Canal 13 que se llamaba "Museo sin paredes". Puros pantallazos de obras callejeras casi sin palabras, pero editadas a un ritmo casi hipnotizante; tal secuencia la recuerdo más que a las obras. La mirada de ese suceso es abstracta, osea, de ese programa aprendí la abstracción de una cadencia que sobrevuela por encima de sus partes. Un idiota diría que era somnífero a secas.

En relación a que esta caja es 99,98% idiota a lo mejor es una exageración; sería como decir que un paisaje es 99,98% evidente porque está enfrente de los ojos, es horizontal, y marca los ritmos de los días. Lo que se ve es lo que se es recíprocamente. A ese peruano del agua potable y el alcantarillado lo habría pasado de alto yo, porque en esas materias tiendo a la idiotez...

Recuerda esa escena de la película "Una Mente brillante" donde por encima de la bella mujer rubia hueca, el protagonista vió la idea ordenadora de su teoría.

Saludos

10 de noviembre de 2010, 09:51

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si de acuerdo Sergio, no se le puede, ni se debe, eschar la culpa al martillo "que culpa tiene el tomate" como dice la canción.

¿Quienes son los idotas entonces? Tal vez los que hacen los programas, los que los diseñan. Pero al final es un asunto de preferencias, nada más, hasta una telenovela o los programas de la farándula pueden ser objeto de algún sesudo paper. Es una especie de arte popular, nos gusta o no nos gusta. Para ser más precisos a mi no me gusta el 99,98%.

10 de noviembre de 2010, 09:58

 
Blogger Sergio Meza C. said...

Hay programnas culturales que son un bodrio; puros lugares comunes, "Neruda en Valparaíso"... por ejemplo, y cosas así.

Lo auténtico es lo valioso quizás.

Lo auténtico tiende a la originalidad, y de originalidades se alimenta el mundo de los hombres, más que de "conocimientos" o de "información"...

10 de noviembre de 2010, 10:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, ahi se aplica el latinibus que dicebus que de gustibus no hay nada escritibus

10 de noviembre de 2010, 12:03

 
Blogger Sergio Meza C. said...

Entiendo "original" como salido del alma, sea cual fuere esa alma; hay almas inmensas, y hay almas que valen callampa...

Todo lo original es valioso porque tiende a ser auténtico, veraz.

"Tiende" dije, no dije "Es cierto y es verdadero".

La verdad de la bella Talula y la verdad de Newton, en términos artísticos son equivalentes...


(Esto que digo es primera vez que lo digo; osea no necesariamente es original, pero es novedoso para mí y ante mí. Maldito afán de rigor lingüísitco; tiende al infinito, y a la efectividad, pero la verdadera efectividad radica en el acierto sintéticamente poético(

"Te llamamos"...

10 de noviembre de 2010, 13:26

 
Blogger Sergio Meza C. said...

("...siento que vienen por mí, jajá")

10 de noviembre de 2010, 13:27

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, aunque la búsqueda de la originalidad puede resultar peligrosa, pienso por ejemplo an algunas formas de arte conceptual o el tipo que colocaba pecesitos en una juguera o enlato la grasa que le sacaron de una lipo ¿original? claro ¿valioso? ni tan claro.

A mi en el arte me gusta (y repito eso de nada escritibus) lo personal, si algo es personal e irrepetible hasta tiene ventajas de marketing (ventaja competitiva) que es parte importante del valor del arte. Creo que el arte tiene mucho que ver con el marketing en cuanto a creación de valor.

10 de noviembre de 2010, 13:52

 
Blogger Ulschmidt said...

Acá estamos esperando las remesas a los hijos de las señoras putas!
(A propósito: Almafuerte, poeta nacional, casi se moría de hambre cuando se radicó junto a un prostíbulo. La madama o regente le envió una fuente de empanadas por hacer buena vecindad. Almafuerte se las comíó, lavó la fuente, se presentó frente al lupanar y la devolvió diciendo: "Muchas gracias, señoras putas")
La caja boba no es tan boba con el cable y la programción múltiple ahora, hay cosas interesante para elegir todo el tiempo. Por supuesto mayormente elegimos cosas idiotas.
Y no colocar medidor domiciliario en la red de agua es condernarse al derroche. Aquí todas las ciudades del Este, junto a los grandes ríos, adoptaron eso y cobran por metros cuadrados de la vivienda, por un criterio indirecto. Y luego terminan haciendo campañas de sobrevuelo aéreo con fotos para detectar quién tiene piletas de natación para cobrarle un sobreprecio... un verdadero delirio. Subisidio de los pobres a los ricos ! Los medidores son básicos.

10 de noviembre de 2010, 14:02

 
Blogger Sergio Meza C. said...

Tomás:

Mi opinión actual en relación a este tema se está vaciando a un libro que en su debida oportunidad (luego) te contaré, para ver si te interesas en "hacerte" de un ejemplar (imprso, con olor a tinta).

Pero en resumen creo que tocas dos puntos demasiado importantes, y en ambos pensamos parecido:

1
El artista que no se marketea está lisa y llanamente hasta las masas.

Para marketerase debe realizar un proceso de construcción de una imagen que no siempre será verdadera, pero de lo que se trata es que esa imagen la gente crea que es verdadera; llámalo pose intelectual o como quieras, pero maquiavélicamente hablando ese proceso se debe llevar a cabo. esto no es artístico, pero "de que lo hay lo hay"

El arte original solo el artista sabe o puede distinguirlo pues solo él está en su pellejo, y así y todo se puede equivocar o engañar a sí mismo.

En relación a la interpretación de una obra de arte; de la "poesía" que quiere instaurar y de la cual el lenguaje idiomático suele hacerse cargo, eso es otro cuento, pues puede producirse perfectamente bajo el subentendido de todo lo contrario de lo que creo es el comportamiento genuino de un artista que se dedica al arte y que artísticamente mide sus logros (no politica, ni religiosa, ni comercial, ni arketera...mente, ni nada parecido).
Esa es la gracia de todo esto, que no porque uno cumple éticamente con el deber del artsita esto va a rrojar los frutos deseados. Si fuera tan fácilita la cosa todos serían Picasso.

10 de noviembre de 2010, 14:02

 
Blogger Sergio Meza C. said...

2

Coincidimos en lo de la originalidad en relación a que hay acciones artísticas bastante extrañas, sin perjuicio de que el soporte y el contexto de una obra de arte siempre está por definirse una vez más; cada vez y por esa vez.

Todo en el arte vale para la obra de arte en sí específica. No hay leyes generales...

10 de noviembre de 2010, 14:04

 
Blogger Ulschmidt said...

Ah, y el Dilema del Prisionero! Hay que recordar que la Maffia, que no sabe mucho de matemáticas pero sabe algo de prisioneros tenía la Omertá, la Ley del Silencio, como norma. Así que sus miembros no estimaban cálculos de probabilidad cuando caían presos porque la delación era la muerte. Esta organización se mantuvo a oscuras - el propio director del FBI decía que no existía! - por décadas. Su primer delator fue protegido por el FBI en los pisos altos de un hotel pero los mafiosos consiguieron ubicarlo, ingresar y arrojarlo por el balcón. No volvió a haber una delación en décadas. Al tipo lo apodaron "Tweetie" (canario): sabía cantar, pero no volar.

10 de noviembre de 2010, 14:13

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, si había leído esa historia de Almafuerte y la "señoras putas", un gran tipo sin duda, sabía tratar a la gente con calidad.

A todo esto, el otro día leí en un lead del Tomás Jr. lo siguiente "la prostitución no puede ser el oficio más antiguo del mundo, porque alguien tuvo que trabajar antes para poder pagarles" me dejó pensativo jaja.

Lo de los medidores es verdad absoluta, ningún sistema de suministro puede funcionar bien si no tiene 100% con medidores, es la única manera que el sistema no colapse.

Sergio, ten en cuenta que esa identificación marketing=engaño no es correcta, ni siquiera aproximadamente. El marketing consiste fundamentalmente en estudiar como operan los valores intangibles sobre la mente y el comportamiento de las personas. Como podemos crear esos valores intangibles y como transmitirlos, de esa última parte, una pequeña fracción es la publicidad, que puedes ser de cualquier tipo, no necesariamente engañosa pero también puede ser engañosa ¿por que no? economía no es ética, casi nada es ética en realidad.

Lo que yo pienso o creo no es que el artista deba "hacer" marketing, sino que el arte es una forma de marketing, está comprendido dentro del marketing.

10 de noviembre de 2010, 14:17

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja que buena la del canario! no la había escuchado nunca. Bueno, el ejemplo de la mafia no podría asimilarse al dilema del prisionero porque introduce una penalidad adicional que sobrepasa a las demás alternativas y cambia completamente el sentido del juego, lo que lo hace mucho más simple. La gracia del dilema del prisionero es que no es simple y no tiene solución técnica, no existe una mejor estrategia lo mismo que con el drama de los comunes y eso es lo que lo hace tan interesante.

10 de noviembre de 2010, 14:21

 
Blogger Sergio Meza C. said...

Si el arte está incluido en el marketing, entonces el marketing lo está en la política y la política en la religión y lo religioso en lo filosófico y lo filosófico en lo deportivo, y así.

Diciendo cosas como las que acabas de decir se termina afirmando cosas como que "todo arte es político" o que "la mayor expresión artística está en la adoración a Dios", y etc., etc., etc.

Yo creo que lo artístico está incluido en lo artístico, y que el marketing está incluido en lo marketero...

¿No es esto algo casi tautológico?..

10 de noviembre de 2010, 15:57

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Bueno, yo no me refería tanto a eso sino a lo que me parece que podría ser la esencia del arte: crear valor intangible, es exactamente lo mismo que la esencia del marketing, o sea son fundamentalmente similares, no por conexión indirecta.

Claro que eso puede ofender a algunos artistas que tengan un concepto diferente del arte... o algunos administradores que tengan un concepto diferente del marketing, pero esa es mi idea, los encuentro esencialmente parecidos.

10 de noviembre de 2010, 16:17

 
Blogger Ulschmidt said...

ojo, que mucho obra artística era para vender. Piénsese en las esfingies de los santos, en los mártires. Cuando Velazquez pintaba a la familia real ¿no era para mostrarlos mas dignos y mas bellos de lo que eran? Y Napoleón justo cuando el caballo encabrita, modelo después copiado para tanto prócer hípico latinoamericano. Se supone que cuando Andy Wharhol te pone una lata de tomate como obra de arte es el reconocimiento final de eso.

10 de noviembre de 2010, 19:02

 
Anonymous Anónimo said...

Como demuestra tanto interes por el tema,una adivinanza: ¿de donde proviene el agua dulce ,disponible en chiloe , fuente terrestre ? no las nubes ,por que eso es obvio.
Y la ultima ¿las bebidas alholicas,tienen agua en su composicion? lo anterior es por que el beber cerveza u otra bebida espiritusa salvo a europa del colera.

10 de noviembre de 2010, 22:52

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, ni siquiera se necesita vender, desde el momento en que la obra de arte se hace para el público ya es un típico producto de marketing, aunque lo regales. La única forma que no se pareciera al marketing sería que el artista nos e la muestre jamás a nadie.

Anónimo, Chiloé (mi segunda patria) es bastante grande, no es una sola ciudad. En el campo nosotros teníamos agua de vertientes. El agua de Ancud supongo que viene del tranque Pudeto, o bien del estero MEchaico o algún otro de por ahí.

... tsss, estás hablando con un chilote expatriado nene...que adivinanza ni que ocho cuartos.

Ah, y obviamente que todas las bebidas alcoholicas tienen agua, faltaba más...

10 de noviembre de 2010, 23:31

 
Anonymous Montecristo said...

Eso es lo que me hacía mal del copete entonces!!! TIENE AGUA!!!!! gracias por el comentario Tomás, que me ha permitido solucionar el misterio! a partir de hoy puro cocoroco...

11 de noviembre de 2010, 10:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Eso es, el agua, cruel veneno insalubre, culpable de millones de muertos por peste y para que decir de los que se han ahogado. Agua, vil elemento que contamina el purísimo alcohol etílico, néctar de dioses.

11 de noviembre de 2010, 11:45

 
Anonymous Anónimo said...

Hola Tomás, tanto tiempo.Que bueno el Dilema del prisionero, no lo conocía.Hace tiempo que no andaba en estos barrios virtuales, siempre es grato leerte.Saludos desde la sexta región!Ari

12 de noviembre de 2010, 10:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ari tantos años!

Espero que estés muy bien y bienvenida de vuelta en este club de ociosos ¡un abrazo!

12 de noviembre de 2010, 10:44

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas