Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Dormir tranquilo no tiene precio

lunes, 9 de abril de 2012

El crédito tiene la culpa de que no podamos dormir tranquilos. Años atrás, cuando no tenía un peso en el bolsillo y debía pagar la matrícula de la universidad, le pedí a mi amigo Pablo que me avalara un par de letras de cambio, Pablito en esos años ya era millonario y con su generosidad de siempre me dijo "no faltaba más compadre, trae para acá esas letras" y me las firmó sin ningún problema.

Cuando las firmaba me dijo "Tomás tu crees que estás mal ahora, pero no sabes cuanto te envidio, no tienes nada importante de que preocuparte, ya me quisiera poder estar como tu, dormir tranquilo no tiene precio". Pensé que me estaba tomando el pelo pero hablaba en serio, tenía un montón de deudas y un par de años después su empresa se fue a la quiebra y le costó varios años más recuperarse.

La gente normalmente reniega del crédito y de los bancos usureros, cuando en realidad debieran renegar de su propia torpeza. Los créditos son tomados voluntariamente por adultos en posesión de sus facultades y si después se quejan de que "los engañaron" es solo que se niegan a reconocer la cadena de estupideces y de irresponsabilidad que cometieron.

El peor crédito de todos es el que nos permite adelantar el consumo porque no genera retornos para pagarlo. El que pide un crédito para consumir no tiene por que quejarse cuando llega el momento inevitable cuando se termina la satisfacción del consumo y se queda atrapado sin poder pagar las cuotas. Es lógico que ocurra.

El sistema de créditos funciona en base a intereses, cuando prestan plata alguien depositó esa plata y exigirá de vuelta su parte más los intereses, mientras que el intermediario -el banco- también cobra su parte por lo que gastó en publicidad, en administrar el otorgamiento y la cobranza. En una economía sana cada uno de esos pesos se debe recuperar de alguna manera.

Pero desde hace muchos años la economía dejó de ser sana y los créditos se convirtieron en una especie de ruleta rusa que solo algunos los pagan mientras los que pueden se funden. Es lo que pasó en las multitiendas La Polar donde muchísima gente simplemente no pagó sus deudas y los ejecutivos taparon esta situación para engañar a los accionistas.

Lo que vino después es una de esas cosas asombrosas que solo pasan en América Latina, cuando no pudieron seguir tapando la situación la prensa y los políticos se las arreglaron por presentar a los sinverguenzas que no pagaron como "víctimas" mientras que de las verdaderas víctimas -los accionistas- no se acordó nadie.

En el momento en que se hizo racional y socialmente aceptable no pagar las deudas, los bancos y otras instituciones que prestan plata o venden al crédito empezaron a hacer las provisiones de riesgo correspondientes, lo que ha ido encareciendo los créditos en una espiral que perjudica especialmente a los que pagan.

Las personas, en su ignorancia económica creen que lo que ellos no pagan va a salir del bolsillo de los dueños de bancos o tiendas. Ilusos, los que prestan plata son profesionales que viven de eso y simplemente ajustan las tasas para que al final los que pagan cubran a los que no van a pagar... con una previsión bastante generosa por si acaso.

Esto ocurre no solo a las personas sino también a los países. Cuba se fue a la ruina a principios de los sesentas cuando desconoció sus deudas. La única alternativa que tuvieron fue convertirse en satélite de la URSS. Hoy Cuba tiene una deuda en default de 8.200 millones de dólares, Argentina de 12.000 millones y Corea del Norte un estimado de 18.000 millones.

Los tres países están en distintas etapas del proceso de aislamiento financiero que viene después de un default, junto con otros países como Costa de Marfil, Sudan e Irak. Los que están en peor condición son Corea del Norte, prácticamente condenada a la autarquía y Cuba, aunque esta última ha logrado colocar 9.620 millones en deuda adicional que todavía está siendo servida.

Igual que cuando no pagan las personas, cuando no pagan los países primero son aislados y luego todos los demás pagan por ellos porque las tasas se hacen más altas. Claro que a los países es más fácil controlarlos, muchos están en el borde del colapso, incluidos países europeos como Grecia y España.

Es curioso como los países reflejan lo que pasa con las personas, lo macro se refleja casi exactamente en lo micro. La democratización del crédito y el fin de la culpa por no pagar son cosas que probablemente empezaron en Estados Unidos durante los años 50 y han traído un enorme bienestar a las personas, pero también insomnio.

Gracias a esa democratización que ha permitido que cualquier tonto acceda a un crédito, muchos dejamos de dormir tranquilos y el costo de endeudarse ha subido, igual a las personas que a los países.

Etiquetas:

14 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Pero, nosotros hace diez años que estamos en aislamiento financiero! Es algo que ya ocurrió. De hecho teníamos mucho más en default - esa cifra que Ud. dice debe ser la deuda con el Club de Paris. Lo demás lo arreglaron. Es altamente deseable que algo quede pendiente y que sigamos en default por siempre y que nadie le preste a nuestros gobiernos. No podría haber una situación mejor.

9 de abril de 2012, 12:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Efectivamente Ulschmidt, es la deuda con el Club de París.

Pero Argentina sigue colocando bonos soberanos con cierto éxito, claro que a tasas leoninas de acuerdo con el riesgo. El caso es que Argentina es un país que potencialmente puede tener una recuperación económica enorme, su problema es de personas y muchos especuladores piensan que es un riesgo que vale la pena.

Algo parecido ocurre con Cuba, que no coloca deuda soberana pero recibe inversiones y muchos apuestan a que mueren los Castro y viene la democracia con un retorno gigantesco de inversión desde USA.

Otros países como Bolivia o Venezuela, aunque no tengan default y sus cuentas están más o menos cuadradas solo se prestan entre ellos y reciben muy poca inversión, porque no tienen grandes expectativas de recuperación, lo mismo con otros países pobres de Africa que se estima que tienen problemas estructurales grandes.

Argentina sigue siendo atractivo para invertir porque podría dar un vuelco político con gran facilidad y tiene todo para una gran recuperación, aunque sea improbable es como apostar a un pleno en la ruleta. Y eso es lo que les gusta a los especuladores.

9 de abril de 2012, 12:49

 
Anonymous Anónimo said...

Gracias al spaghetti volador, yo estoy al día con mis deudas; casi no son deudas. Yo duermo bastante tranquilo en este aspecto.

J&1/2
_________

¿Cómo te palabrean los que se molestan con tus ideas eh?

Quise hacer ese experimento en mi Muro.

Gracias por prestarte.

:-)

9 de abril de 2012, 13:42

 
Blogger Ulschmidt said...

Creo que los compradores de bonos argentinos son mayormente nacionales, y una mayoría obligados por Ley para consitutir fondos institucionales: AFP ahora estatizadas, garantías de aseguradoras, etc...
En mi propia teoría económica, los países no confiables como está calificada Argentina no deben tener crédito alguno. Se puede invertir en sus empresas, si, porque a las empresas les puede ir mejor que al país. Sin embargo la calificación de riesgo piensa al revés: al calificar empresas estan influída por el riesgo país y el endeudamiento a estas se les torna irracionalmente caro.

9 de abril de 2012, 14:05

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah, yo duermo a saltos por culpa de irresponsabilidaes ajenas y estupidez propia.

En verdad no tengo problemas de conversar con alguien que me contradiga si tiene una buena idea es un gusto. Andrés tenía un buen punto con el asunto de las externalidades, que daría para una entrada completa.

Cuando no dicen nada aparte de adjetivos ni me molesto, la ignorancia es atrevida. Yo mismo he actuado igual cuando no tengo idea de algo pero creo saberlo, es normal.

9 de abril de 2012, 14:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt ese es un problema grave de las calificadoras de riesgo, muy grave porque mezclan riesgo estado y riesgo empresas que no siempre son iguales.

El sistema de clasificación de riesgos funcionó muy bien durante años, pero al parecer está haciendo crisis, solo funciona en situaciones normales donde todos actúan más o menos racionalmente que no es el caso de ahora. China ha introducido una componente de irracionalidad enorme.

Es probable que a las clasificadoras de riesgo cada día les hagan menos caso y pasen a ser solo un requisito formal para ciertas cosas relacionadas con el sistema internacional.

9 de abril de 2012, 14:12

 
Blogger Rodrigo L. said...

Lo que es yo, ya no soy sujeto de credito... no tengo deudas a nombre mio aparte del hipotecario, pero en ninguna parte me han querido dar tarjetas, es raro , me costo pagar muchos los primeros creditos de consumo que me dieron y tarjetas que tuve cuando ganaba el minimo hace aprox 8 años, hace unos 5 años comence un proceso de pago y de no adquirir mas deudas,cerre mis tarjetas y pague todas los creditos a mi nombre, hace 2 años estoy limpio como se dice, mejor renta, sin DICOM, y nada , me consultan y ya va en 3 lados que me dicen que tengo buena renta pero no tengo algo llamado bancarizacion o scoring,o sea tener deudas con otras casas comerciales o bancos....plop, ahora estoy encalillado con mis amigos...aqui si estoy mas cagado, no les puedo fallar..¡¡¡¡

10 de abril de 2012, 10:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo pasé por prácticamente el mismo proceso y tampoco soy sujeto de crédito. En mis 57 años solo durante 8 meses he recibido un sueldo, mi fondo de ahorro previsional son como 150 lucas.

Cuando tuve negocio tenía cuenta corriente y tarjeta de crédito, que mantuve después de la quiebra por más de 10 años hasta que a alguien en el banco se le ocurrió preguntarme como generaba mis ingresos. Entonces tomé una tijera y chao tarjeta, mandé las dos mitades junto con una carta renuncia al Santander.

Esto ocurrió el 21 de julio de 2005 fecha memorable para mis finanzas personales, desde entonces solo pago cash.

Lo que no significa que duerma tranquilo ni mucho menos: un hipotecario se balancea sobre mi cabeza cual Espada de Damocles

10 de abril de 2012, 10:26

 
Blogger Rodrigo L. said...

Genial, creo que ya me acostumbre y me seguire acostumbrando aunque el bicho del consumismo y de tener lo que tiene el otro pica fuerte, sobre todo para fechas en que tienes que hacerte presente, con los hijos por ejemplo, despues miro mi billetera y me digo filo no les falta nada esencial y le compro cualquier engañito por ahi total yo me conformaba con comerme los ambrosoli que mi abuela colgaba en el arbol de navidad..., si tengo compro si no me espero hasta que tenga, ese seguira siendo mi lema.

10 de abril de 2012, 10:32

 
Blogger Rodrigo L. said...

Ah, solo me quedan 2 tarjetas, la BIP y la cuenta corriente de los pobres CuentaRut, ambas de debito, debes cargarlas si quieres usarlas...¡¡¡

10 de abril de 2012, 10:37

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es lo mejor, además la única forma de cumplir con la Ecuación de Micawber Sobre la completa felicidad en la vida

10 de abril de 2012, 10:51

 
Anonymous LIIAN said...

@Rodrigo L. -- en el mundo actual hay que aprender a "jugar" de la misma forma que los bancos y mucho mejor. Tener un buen "score" de credito es como tener plata en el banco en cierta forma. Los bancos "respetan" al individuo que posee una mezcla de deudas pero que pagan a tiempo. Esa es la clave: pagar a tiempo. En estos tiempos las tarjetas de credito compiten entre ellas ofreciendo diversos productos, y sacarle partido a eso es una buena ventaja, ademas.

12 de abril de 2012, 07:44

 
Blogger robert said...

Yo solo tomo creditos responsables de consumo a baja tasa, para financiar por ejemplo un vehiculo o pagar una obra de construccion en mi casa, y en realidad son bastante beneficiosos...eso si, no tengo tarjetas de credito y funciono al cash...eso si, me llaman como condenado para ofrecerme creditos..tentador, pero habria que ser muy weon pa endeudarse en tonteras (ropa, televisores,celulares, etc.)..el sistema funciona 100% para mi y creo que falta responsabilidad de la gente al momento de endeudarse...

Saludos,

13 de abril de 2012, 07:29

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Lilian, Robert es muy cierto que el crédito bien utilizado puede ser un beneficio enorme, siempre y cuando se amortize a tiempo, esa es la clave.

Después de la gran quiebra que tuve en 1992 viví como 2 años gracias a la tarjeta de crédito, pero aplicando una ingeniería financiera muy cuidadosa, al final nunca la reventé y por el contrario, la cerré con cero deuda. Pagué muchos intereses cuando me atrasaba pero es el costo del dinero, lo que pasa es que a la gente normal le cuesta mucho aceptar la idea que el crédito tiene un costo.

13 de abril de 2012, 09:42

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas