Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Gasto Social vs. Inversión en la Gente

martes, 30 de julio de 2013


Cuando escribí la entrada sobre el Estado Subsidiario se me olvidó anotar una de las consecuencias más importantes de ese concepto, que es el de gasto social. Lo colocaré cortito para no aburrir, aquí voy:

Como sabemos una inversión consiste en poner dinero en un negocio que -de resultar bien- nos devolverá ese dinero con ganancias. El gasto en cambio no se recupera, implica pagar para satisfacer alguna necesidad o gusto que nos queremos dar. Bajo el modelo de un estado subsidiario ¿se invierte o se gasta en los pobres?

Esto tiene mucho que ver con el rol que vemos del estado. En el primer gobierno post militares de 1990, el ministro de hacienda de entonces Alejandro Foxley cambió el concepto de "deuda social" del que hablaban pocos años antes por el de "invertir en la gente" esa es la idea típica del nanny state de los setentas: el estado debe dar herramientas para que todos mejoren su bienestar. Bajo esa idea se creó el FOSIS, que no existía durante los militares y empezó el enorme derroche histórico que ha atrasado nuestro desarrollo durante un montón de años. Era la idea de "inversión en la gente" que todavía está vigente, en el discurso y en los presupuestos.

La idea de inversión social tiene varios problemas insolubles. Uno de ellos es que el que invierte, en este caso el estado. en algún momento se ve obligado a revisar cuan buenas han sido sus inversiones y si los resultados no son buenos debería dejar de invertir. Nadie puede hablar de inversiones cuando no tiene retorno, eso es simplemente botar la plata, creando de paso un empobrecimiento social neto. El caso es que el estado nunca ha echo un esfuerzo serio de revisar el rendimiento de estas inversiones porque tiene bastante claro que los resultados son espantosos. Es como un cadaver en el armario que huele pésimo pero nadie se atreve a abrir la puerta por miedo a verlo.

¿Por que la inversión en la gente no funciona? hay muchísimas razones, la mayoría de sentido común. Primero porque nunca podrá ser suficiente: la cantidad de dinero necesaria para que la inversión en la gente sea rentable es enorme y arruinaría la economía en menos de un año. Cualquiera que haya hecho proyectos sabe que se necesita una inversión inicial y muchos años antes que esta empiece a rendir, además que los proyectos tienen riesgos y muchas veces fracasan.

Otro problema es que el nanny state no puede dejar de financiar a los proyectos fracasados. Alguien que estudió financiado por el gobierno y no logró terminar se convierte en beneficiario de más programas y así la gente vive de ayuda en ayuda. La inversión en la gente es arbitraria porque todos deben tener oportunidad, los requerimientos crecen y los beneficiarios -convencidos que tienen el derecho as ser cuidados desde la cuna a la tumba- exigen lo que el estado no les puede dar. Curiosamente la irresponsable oferta de dar oportunidades a todos con dinero de los impuestos provoca más descontento y miseria que la que trata de remediar.

Esa es -más o menos- la situación actual. El gobierno requiere más impuestos para dar beneficios siempre insuficientes a sectores cada vez más amplios de la población, lo que crea más descontento en lugar de felicidad y oportunidades. Este gasto que no tiene retornos, en millones de proyectos individuales fracasados también empobrece a la sociedad más que si se dejara a cada cual arreglar su futuro por su propia cuenta.

Veamos ahora el estado subsidiario. La idea subyacente que el estado no debe ganar dinero sino gastarlo. ¿Les parece absurdo? no lo es si lo pensamos bien. ¿Quien recibe las ganancias del estado? obviamente los servidores públicos en primer lugar, seguidos por sus amigos y familia, es natural de todo buen padre procurar lo mejor para los suyos y repartir lo que les sobre ¿por que los funcionarios del estado iban a hacerlo de otro modo?, es la naturaleza humana. Creo que lo absurdo es indignarse cuando lo hacen y no indignarse porque el estado hace negocios quitando la oportunidad a las personas.

El estado subsidiario no debería invertir en la gente por los mismos motivos que no debe emprender actividades lucrativas, ese no es su papel, al hacerlo los recursos se malgastan y se reparten entre los propios funcionarios o se entregan en tan escasa medida que solo sirven para crear falsas esperanzas y frustración. Las personas normales no necesitan que el gobierno los financie, lo que si necesitan es una economía próspera que les permita generar ingresos por si mismos para pagar todas sus necesidades.

El estado subsidiario debe cuidar a los que no pueden hacerlo por si mismos: enfermos, huerfanos, ancianos, todos los que sean incapacer de producir deberían ser apoyados por el estado y eso es un gasto, no una inversión porque -con muy pocas excepciones- aceptamos de antemano que no tendrá retorno. Por eso el gasto se debería focalizar, solo en los que tienen imposibilidades físicas de ser productivos.

Los demás se tendrán que rascar con sus propias uñas. La ilusión de un nanny state que cuide a todos "desde la cuna a la tumba" como lo planteaba el informa Beveridge es solo eso, una ilusión imposible que solo ha servido para crear legiones de desilusionados, resentidos y enviciados de parasitismo.

Como muchos otros engaños que nos han vendido los políticos, la "inversión en la gente" solo les ha servido a ellos mismos, sus amigos y sus familias, es un cuento chino en el que seguimos cayendo una y otra vez, cada vez que hay elecciones, y seguiremos igual.

7 Comments:

Blogger Maximo said...

Comparto plenamente tu opinión. El problema de esto, es que el dinero ajeno siempre se supone infinito. Y ni es ajeno ya que todos pagamos impuestos, ni es infinito.

30 de julio de 2013, 22:23

 
Anonymous Kirill said...

Como yo escribi antes el estado nunca invierte. Por definicion no puede invertir. Para invertir algo hay que tener dos fuerzas que afectan tu decision. Una es lo que te anima (siempre es fines de lucro) y otra es que te regula (temor de fracaso). Los oficiales gobernamentales solo tienen fines de lucro personal y nunca actuan con los intereses de la gente. Ni siquiera tienen el temor de fracaso puesto que no invierten la plata suya. Y nadie gasta la plata ajena en la misma manera como la suya no?

Entonces el gobierno solo puede gastar el dinero. Salvo un milagro los gastos casi siempre resultan en perdidas totales. Por no hablar de los distorciones graves en el mercado que hacen con

El estado subsidiario debe cuidar a los que no pueden hacerlo por si mismos:

No siquiera. En el estado libre la gente cuida otra gente con su generosidad. Es lo que teniamos antes siglos. El problema con el estado es que siempre cambian lo que se definen "la gente incapaz de ciudar por si misma". Por ejemplo aqui en Canada ahora si tienes un poco de dolor en tu espalda o crees que tienes problemas utilizar tu celular con tus dedos puedes recivir los subsidios de incapacitacion. Es absurdo y tenemos 1 persona de cada 6 que se define incapacitado como lo define el gobierno. Todos los programas de "ayuda" se convertieron en los subsidios perpetuos y la manera de vida para los millones de las personas. Una persona A no debe decidir que la persona B debe hacer para la persona D !


Como muchos otros engaños que nos han vendido los políticos, la "inversión en la gente" solo les ha servido a ellos mismos

Asi es. Nunca cambio este. Es que la gente le gusta creer que ellos merecen algo y el gobierno les ayuda. No entiended que para regalar la plata a uno el gobierno tiene que sacar la misma plata del otro (dejando un poco para ellos mismos en el processo). Este tipo de pensamiento siga siendo desde hace siglos y los politicos lo aprovechan y enganan la manada con sus prometas. Todo gratis ! Tu lo mereces ! Es tu derecho ! Esta mentira funcciona hasta que se acaba de funccionar puesto que siempre se agota la plata ajena tarde o temprano. Y cuando llega el momento de quiebra (y simpre llega) la gran mayoria de los giles ya esta en la pobreza total con dependencia del estado incapaz de cuidar por ellos mismos.

30 de julio de 2013, 22:36

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Maximo, Kirill

Es cierto, detras de toda la poesía y las frases de genrosidad, solidaridad y todo eso, lo que hay es una enorme estafa a la gente que cree que esta especie de lotería de beneficios realmente puede funcionar.

Es imposible porque no se puede ayudar a la gente quitándole plata a la misma gente, porque los mayores impuestos los pagan la clase media y los pobres, que no tienen empresas con herramientas ni asesores tributarios para defenderse de la rapìña del estado.

Es un cuento chino para recaudar más y tener más plata para echarse a los bolsillos y afirmarse en el poder político. ¡1 de cada 6 es incapacitado en Canada! jajaja, están locos, creen que están estafando al estado pero el estado los estafa a ellos. Si no existieran esos subsidios y gastos inútiles la situación económica sería mucho mejor y estarían todos forrados en plata.

Se creen inteligentes y los engañan como niños chicos... una y otra vez

30 de julio de 2013, 22:48

 
Anonymous Mr. Sosa said...

Buen dia Sr. Bradanovic soy el de Paraguay me doy a conocer como Mr. Sosa.Referente a esta entrada le doy la razon pero el Estado si debe invertir en capacitar a las personas de bajo recurso y generar fuentes de trabajo para esa mano de obra que esta capacitando.
Por otro lado como podemos hacer para que me envie algunos consejos especificos que necesito, quisiera aprovechar la mucha experiencia que tiene.Sobre todo en tema de inversiones.

31 de julio de 2013, 08:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Mr. Sosa, mucho gusto. El problema es que cuando el estado comienza a "invertir" en dar capacitación a personas de escasos recursos, cae fácilmente en la demagogia de comprar votos con esas platas. Si se trata de invertir, solo debe financiar a los qe tienen buen rendimiento académico, eso nadie lo discute, pero cuando se financia a destajo por motivos electorales sin discriminar por rendimiento, la "inversión" se transforma en tirar plata a la basura.

Yo soy muy partidario de un fuerte sistema de becas para que los que tengan buen rendimiento no paguen un solo peso, para los demás NADA.

Ah y para cualquier consulta mi mail es tombrad2@gmail.com no puedo garantizar que no vas a perder plata (nadie puede garantizar eso( pero al menos puedes tener mi punto de vista

31 de julio de 2013, 09:36

 
Anonymous Anónimo said...

Tranquilo, el rol subsidiario del estado en Chile no llega a los limites de algunos paises europeos donde hay gente que puede llegar a vivir a costa del estado y esto es literalmente, o sea es tanto el subsidio y los bonos que una persona puede recibir en paises como dinamarca, que dejan de trabajar.

Esto en Chile no ocurre todavia y no ocurrira por varias razones, al final en este pais todos tenemos que trabajar para poder vivir bien y eso esta bien. Eso todos lo tienen claro, por supuesto que la gente exige muchas cosas pero al final del dia saben que tienen que trabajar para tener el pan todos los dias en la mesa.

31 de julio de 2013, 14:19

 
Anonymous Anónimo said...

ese es el capitulo III, versiculo 5 del ladrillo?

31 de julio de 2013, 21:23

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas