Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

El ocaso de la tele

miércoles, 20 de abril de 2016

Sigo trabajando en el maldito proyecto en que estoy ayudando a mis amigos, lo he tenido que reformular tres veces por culpa de cambios de formato, menos mal que ya se termina el plazo, me queda poco para terminar de ingresarlo, dicen que la tercera es la vencida, ojala que sea cierto. 

No entiendo por que la gente se entristece o se alegra con las muertes, siendo una enfermedad tan común como esperable. No le veo sentido a esas costumbres medio bárbaras de llorar cuando se muere un amigo o celebrar cuando odiamos al muerto. Ahora le tocó a Patricio Aylwin a los 97 años, Augusto Pinochet murió a los 91, los dos ex presidentes fueron muy longevos. En fin, tanto que nos preocupamos y al final... para el hoyo nos vamos.

Menos mal que no veo televisión pero en el dormitorio hay una tele y no puedo evitar escucharla cuando la Pilar la ocupa para hipnotizarse. Es muy curioso, cuando yo era chico, en 1962 y la televisión recién apareció en Chile me acuerdo como la mirábamos fascinados, siguiendo cada detalle de las películas argentinas (Luisito, El Retrato, Dios se lo Pague) o las grandes series (Batman, El Fugitivo, Los Invasores). Hoy es diferente, la gente ve los matinales o las noticias "para entretenerse" pero en realidad apenas les prestan atención. Miran la pantalla solo para pasar el rato sin tener que pensar.

Mc Luhan que alguna vez pasó por visionario pero se equivocó completamente en sus predicciones. La tele nunca llegó a ser la formidable máquina concientizadora que el pronosticó. Resulta que las personas ahora no piensan en lo que ven, les entra por un oído y les sale por el otro. El texto escrito, incluso la palabra hablada en cambio siguen reinando.

Por eso los programas de noticias pueden repetir incansablemente las mismas imágenes y leer las mismas noticias una y otra vez, sin que la gente siquiera se de cuenta, creo que la mayor parte de lo que se dice o hace en televisión pasa desapercibido. Las enormes pérdidas de Televisión Nacional son señales de los tiempos, muestran la decadencia de los medios tradicionales. Ya no existen figuras, hombres ancla ni nada de eso, ahora son todos enanitos, feos, feas, incluso físicamente. O si no son feas son desabridas, cara de hombre, sin ninguna gracia.

Se terminó la era de los Don Francisco. Nadie hoy es creíble porque a nadie le prestan mucha atención, mucho menos los toman en serio. Chile -que es un país profundamente copión- ha copiado esto a los medios internacionales, especialmente en los Estados Unidos donde la gente de televisión son todos entretenedores de poca monta, que ya ni entretienen. El periodismo asalariado, incondicional hasta el servilismo a grupos de interés con poder es mayor hoy en Chile que en la mayoría de los países del mundo, en Estados Unidos es parecido pero al menos hay distintos bandos.

En Chile hace años que desaparecieron los periodistas de oposición, solo quedan unos pocos escritores de columnas de opinión, pero los periodistas que escriben y presentan las noticias fueron todos capturados o purgados por los sucesivos gobiernos de la Concertación. Los que se atrevieron a criticar al gobierno fueron purgados sin contemplaciones de los medios y casi de cualquier otro trabajo, como ocurrió con el notable caso de Patricio Bañados. La mayoría no se demoró ni diez minutos en venderse o arrendarse a cambio de espacios en los medios, becas en el extranjero o generosos sueldos en reparticiones fiscales, solo miren los penosos casos de Paulsen o Guillier.

El resultado de esta prensa monocorde es que perdió toda influencia sobre la gente. Como se sabe exactamente como reaccionarán ante cada noticia, las personas comunes ya no los escuchan, ni prestan atención a lo que dicen. Hoy no existe ningún periodista que sea un referente creíble, como fue Luis Hernandez Parker en su época. Las personas comunes los miramos con un aprecio similar al que sentimos por los políticos, incluso cuando critican al gobierno, porque sabemos que están trabajando para su provecho personal, como ocurre con Mosciatti o Carlos Peña.

Chile alguna vez, no hace tantos años, daba ejemplos de buenas políticas públicas, de prensa seria y cosas por el estilo. Ahora es todo lo contrario, la prensa en Perú es un ejemplo de pluralismo e independencia que nos costaría muchísimo alcanzar acá en Chile. Quien lo diría, que el país de los diarios chicha nos iba a dar lecciones de buen periodismo, pero así ocurre. Tal vez lo peor no sea que nuestros periodistas sean tan vendidos y mediocres, sino que se hicieron irrelevantes, ahora la imagen del periodista es la de un perdedor y si llega a la televisión en buen horario es un fantoche o sinverguenza. La profesión se proletarizó de una manera increíble, son irrelevantes y nadie hace caso a sus sesudos y sibilinos comentarios.

Seguramente es parte del fenómeno de decadencia de los medios tradicionales. Entra menos plata entonces el reportero pasa a "notero" y los reportajes son imágenes captadas por un "cazanoticias" anónimo que subió el video de su celular a Youtube. Ya es irrelevante ver las noticias en la tele, entre Twitter y Youtube se ve lo mismo, más rápido, más diverso y mucho más entretenido.  La prensa escrita y la radio todavía se salvan, apenas, supongo que no por mucho tiempo.
 

16 Comments:

Blogger EDO said...

Lo que pasa es que Internet se esta haciendo pedazos la tele. Ademas existe algo que se llama netflix y pagas y tienes la pelicula que tu quieras. Lo otro es que con la television digital la cosa va a ser mucho mas dificil para la television abierta pues con la television digital puedes ver canales a tu gusto.

Ahora si vemos lo que pasa con los canales notable es lo que esta haciendo MEGA el cual ya se dio cuenta de todo esto y se estan abocando a ser una empresa que produsca cosas novedosas y que puedan ser vendidas a traves de internet o a otros paises (pituca sinlucas). CHW tambien iba bien hasta que e fue piñera. Canal 13 aun no pilla el rumbo con los luksik de dueños y TVN mejor ni hablar.

20 de abril de 2016, 23:25

 
Anonymous Anónimo said...

Hola tomas, buen articulo el de hoy, te invito a que veas el blog de lateleseguncaamaño en la cual critica la tele de ahora y la calidad baja q tiene ella hoy dia. Saludos.

20 de abril de 2016, 23:53

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

El modelo de la TV abierta financiada por publicidad se está yendo a pique, parece que entró en decadencia y es difícil que repunte. Incluso la TV por cable está decadente, 300 canales y ni uno solo interesante, es raro como se han degradado, buscando minimizar el riesgo repiten las fórmulas conocidas hasta mucho después que se agotan. La gente ha bajado sus estándares en una especie de Síndrome de Beaucheff televisivo, pero cada vez son más personas que se aburren y lo dejan de ver.

Anónimo, voy a verlo ahora, gracias por el dato!

21 de abril de 2016, 00:38

 
Anonymous don nervio el magnifico said...

para que tv, llevo un par de años sin tele... me armo mi parrilla con netflix youtube y cuanta mierda... me doy el lujo de buscar peliculas del año dela pera ... ver cine que el dia del ñaffle habria visto en la tv...

y las radios... la misma biobio... tiene mas visitantes del portal de noticias que radioescuchas.

21 de abril de 2016, 00:58

 
Anonymous Anónimo said...

Yo antes tenía la costumbre de tener la tele prendida para que hubiera bulla. Ahora solo la prendo para ver Los Simpsons o el Chavo.

21 de abril de 2016, 01:37

 
Blogger Ulschmidt said...

qué cosa con Macluhan ! tenía una verba colorida, y una pluma idem. Mucho fuego de artificio y frases espectaculares como "el medio es el mensaje" - con esa sola, ya se consagró - pero quedó poco de sus estructuras locas. Si fuera latinoamericano lo habríamos clasificado de chanta, se salvó porque era canadiense.

21 de abril de 2016, 08:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Nervio, es bastante la gente que dejó de ver tele, hay alterntivas mejores partiendo por Youtube.
Anónimo, si, a mucha gente le molesta la casa o el auto en silencio, a mi me encanta.
Ulschmidt, como todos los profetas MC Luhan se chingó, en los años sesenta la cultura de la tele parecía imparable, pero tuvo su ciclo, como todo. Ahora va en decadencia.

21 de abril de 2016, 09:43

 
Blogger Jose Cornejo said...

¿Alguien se acuerda de ese libro-crítica a la TV llamado "la cultura huachaca" del escritor Pablo Hunneus? encontré un resumen en el rincon del vago para quienes no quieran darse la lata de leer el libro completo.

La crítica de aquel entonces (década de los 80, en los momentos álgidos del Gobierno Militar) no dista mucho de lo que está ocurriendo ahora. solo que en estos ultimos 15 años, la TV abierta dejó de cumplir su funcion y asumir un rol de idiotización.

Entre finales de los 80 y mediados de esta primera década, quedaban programas "decentes", de la mano de Gonzalo Bertrán (el Rey Midas de Canal 13) donde por lo menos se entretenía la gente y tenia tema para hablar durante la semana posterior, con figuras de renombre entre sus invitados (había plata a raudales así que se podía hacer casi todo).

Para qué hablar de la "franja cultural", impuesta en el gobierno militar y cada canal tenia su apuesta programática para captar audiencia, franja que lamentablemente murió en 1990. Las teleseries (las dramáticas y las de época) hechas "a mano" y curiosamente con actores que no eran afines al gobierno, igual lograron su fama.

La prensa era mucho más objetiva y sus periodistas, figuras respetadas y con mucha trayectoria. Ahora ni eso.

Antes tener cable era casi un lujo que unos pocos se podian pagar, pero con su masificación, se terminó chacreando el asunto. Antes podías ver una pelicula a la hora menos pensada, sin censura ni cortes comerciales (poder ver "Beyond The Valley of Dolls" de Rufus Meyers a la hora de once era un logro), ahora ni siquiera eso. si no son los informerciales de la mañana, ves las peliculas con cortes comerciales. los noticieros como CNN tambien cayeron en el control politico de los "mass media".

MEGA es un caso digno de analizar (con mexicanos incluidos) pues tuvo sus momentos de importancia en la década del 90. por ejemplo, cuando Ricardo Claro se mandó el "Kiotazo" con el que puso en jaque la carrera política de su otrora padawan Sebastian Piñera.

21 de abril de 2016, 10:09

 
Blogger Frx said...

Yo nomás vi algunos reportajes de Alwyn por ser quién era y el lugar que ocupó en la historia para bien o para mal (eso queda al criterio de cada uno), pero sin duda lo santificaron mucho aunque llama la atención como incluso Hermógenes notó en su blog que hayan retransmitido tanto su discurso en el estadio. Uno podría pensar que es para hacerlo ver como alguien conciliador, pero ¿por qué querrían hacer eso cuando es evidente que en Chile hay dos lados que preferirían eliminar al otro?

21 de abril de 2016, 10:29

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es un medio en decadencia porque tiene menos impacto en la gente y de allí menos auspiciadores y menos plata. Antes la tele era EL medio para hacer publicidad, al menos en las grandes empresas, ahora, a medida que los aparatos empiezan a permanecer apagados o en Netflix, o tvcable ya no llega plata como antes.

Los canales grandes han sido los más rápidos en decaer, porque odian el riesgo, repiten una y otra vez las mismas fórmulas y las mismas caras ¡Karen Doggenweiler,
PAtricia Maldonado! esas eran divertidas cuando yo era chico, ahora están repetidas hasta la nausea. Importan recetas como los reality y las repiten interminablemente, las noticias las repiten ¡todo! es una máquina de repetir lo mismo.

Los canales chicos se daban el lujo de experimentar pero ahora vieron que es más seguro llenar la pantalla con ifocomerciales. Es un medio en decadencia, quien sabe cuanto más ira a durar, yo creo que tendrá una lenta y vergonzosa agonía. La tlevisión mexicana es un buen indicio de lo que espera a la tele en Chile.

21 de abril de 2016, 10:31

 
Blogger Ulschmidt said...

...yo creí, por un momento, que todo lo televisivo iba a ser remplazado por el internet en versión PC - que es hasta donde yo llegué - pero es totalmente evidente que los teléfonos inteligentes o, en todo caso, alguna forma de terminal portátil, será el medio de las próximas décadas.
Quizás es mucho mejor. Le era Mcluhan no empezó con la TV sino con la radio, en realidad, y sus por primera vez masivas audiencias, así como el cine de grandes salas. Nunca tan poca gente entretuvo a tanta multitud. Las divas internacionales, los músicos populares en todo el mundo. Los políticos que arengaban a toda una nación, y la nación los escuchaba absorta.
Todos los tiranos totalitarios del siglo XX se forjaron desde el balcón y retransmitiendo para audiencias nacionales, desde Musolini a Hitler, a Perón o Fidel Castro.
Todo el mundo tarareando el mismo hit de moda, de New York a Barcelona. Todos los jóvenes soñando con Rita Hayword.
Un mundo demasiado plano, demasiado igual, que no podía durar.

21 de abril de 2016, 16:47

 
Blogger Rodrigo L. said...

Holas, buen tema, creo que los SMART TV vinieron a rematar los canales de tv abierta, sin embargo siento y me incluyo que hoy la gente se chorea rapido de cualquier cosa...por ejemplo yo tengo NETFLIX y ya es una soberana lata elegir cual pelicula ver, es increible que durante un tiempo le di duro a eso pero hoy ya me da flojera hasta elegir cual ver, son tantas que termino viendo ninguna XD, Youtube se convirtio en puro contenido para idiotas y esta lleno de "youtubers" fomes y direccionados para infantes, Youtube lo ocupo para musica para eso si que sirve.... TV abierta veo poco y nada y no se me ha pasado por la cabeza contratar sistema de cable, es una locura lo que cobran por tener canales que antes se destacaban porque no habia propaganda pero hoy hasta en el cable te meten propaganda chilena ..... el mundo hoy es online es verdad pero el humando se aburre rapido de todo. Slds.

21 de abril de 2016, 17:05

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo creo que el ocaso de la tele se debe a un problema de contenidos, por su naturaleza de "uno a muchos" los que deciden la parrila y los que diseñan contenidos la tienen muy difícil. Se supone que deben alcanzar audiencias enormes y para maximizar el alcance los contenidos deben ser de muy amplio spectro, suponiendo una audiencia muy homogenea, entonces efectivamente provocan modas como los reality show o las teleseries turcas en Chile (en Croacia las teleseries chilenas hicieron furor un tiempo), pero esos ccntenidos de amplio espectro aburren muy luego, porque necesitan ser chabacanos y satisfacer apenas un poquito las espectativas de muchos.

Como se trata de un negocio de escala los riesgos son grandes, entonces cuando una receta va bien la repiten hasta la nausea (los realities por ejemplo) porque no se pueden dar el lujo de arriesgar muy seguido con cosas nuevas. Y la gente se acostumbra a la repetición infinita, se pone menos exigente y aunque reconoce que es una basura lo seguía viendo igual porque era lo que habia.... ahora no, hay contenido muy diferenciado y en enorme variedad. Cuando yo era chico habían 2 canales en Chile, ahora hay 300 con el satélite y así y todo nos aburren. HAy mucha más oferta en Youtube.

McLuhan cometió un gran error al creer que los medios audiovisuales era más poderoso y de por si entregaría mejor los mensajes. Su idea era algo así como que lo audiovisual llega más directo y golpea más a la gene de manera instintiva, no tiene que pensar para consumir el contenido. Es verdad, pero eso no lo hace más poderoso sino mucho menos persistente, por eso llegamos al estado actual donde la tele se prende para "meter bulla" mientras hacemos otra cosa. Es típico eso de la tele prendida y nadie le presta atención.

Mao creía que si cada chino tenía un televisor tendría un control formidable sobre sus mentes, de ahí la idea del "televisor popular" que fascinaba a todos los gobernantes de izquierda y fascistas. Pero no resultó así, ni Mussollini, ni Hitler, ni Castro, ni Stalin tuvieron éxito en crear "hombres nuevos" a partir de la propaganda. Tampoco les resultó con la educación, la educación formal concientizadora siempre ha sido un fracaso, desde los colegios de curas hasta las escuelas de pioneros cubanas.

Es cierto que se pueden colocar modas con los medios, pero las modas son efímeras por naturaleza, no hay moda que persista, mientras más masiva más rápido desaparece ¿quien juega al Yo-Yo hoy en día? La mayoría ni lo conoce pese a que fue una locura mundial igual que el ula-ula o los primeros discursos de Castro.

Yo creo que ahora que ha pasado el tiempo es un medio que se agotó, es muy difícil que vayan a encontrar nuevos contenidos de uno-a-muchos que maraville a la gente como ocurría en los buenos tiempos viejos.

21 de abril de 2016, 17:23

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

La TV y mucho más, como los cargos y títulos, las iglesias y gobernantes, los autos, electrodomésticos y computadores, los diarios, periodistas y médicos, entre muchos otros, se han desvalorizado de manera estremecedora. Ha sido como una "revolución francesa" del antiguo orden de las cosas. Y raya para la suma, creo que ha sido para mejor...aunque la calidad se fue al demonio. En TV rescato al canal alemán DW, sus documentales son excelentes y todos los días hay temas diferentes.

21 de abril de 2016, 17:35

 
Blogger Benjamín said...

Personalmente me alegro de la decadencia de la televisión abierta chilena. Estoy contento de que cada vez tenga menos audiencia ese "contenido" ramplón, mediocre, repetitivo, aburrido y subordinado a las pautas políticas y culturales de la izquierda. Es una vergüenza cómo el periodismo televisivo (y radial y escrito, aunque en alguna menor medida) se ha transformado en un brazo de propaganda del gobierno actual, instaurando una verdad oficial, reverberando incesantemente en las cabezas de los espectadores.
Hoy, la televisión abierta chilena es absolutamente irrelevante gracias a internet, y eso es bueno ya que la gente es menos susceptible de ser manipulada por los políticos. Excepto, claro, aquel público que no usa internet: los viejos, los pobres, la gente de campo y la combinación de todos ellos. Los mismos segmentos en los cuales Bachelet tuvo su mayor votación.
Saludos

24 de abril de 2016, 17:17

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Gastón, Benjamín, yo creo que incluso entre los ignorantes los medios no tienen un fuerte efecto de convencimiento, existe una especie de anestesia creciente a la influencia de largo plazo que pueden ejercer, para mal o para bien. En Cuba la televisión fracasó en adoctrinar a la gente, igual que en casi todos los países con socialismo real. Si pueden provocar modas, pero es probable que hasta en eso pierdan su capacidad.

24 de abril de 2016, 20:17

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas