Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Sábados musicales: unas pocas curiosidades

sábado, 23 de abril de 2016


¿Para que sirve el director de la orquesta?
Bueno, esto es más o menos conocido pero igul lo pongo. Hace varios años un vecino de asiento en el avión estaba leyendo un libro muy extraño: tenía siluetas con distintas posturas y gestos de un director de orquesta, además tenía complicados dibujos de anatomía. Venciendo mi natural timidez no me aguanté de preguntarle si era director de orquesta y me dijo que si, justo iba a Bolivia a dar unos talleres. En esos años yo estaba lleno de dudas sobre la música  y no dejé escapar la oportunidad de meterle conversa.

Algo que siempre me había intrigado es que prácticamente ningún músico toca mirando al director ¿para que se mueve tanto entonces si ni lo miran? Bueno, me explicó que el verdadero trabajo se hace en los ensayos, que los compases están escritos en la partitura y no hay que mirar la batuta para seguirlos así es que la orquesta sin director igual podía tocar, pero un ensayo sin director sería espantoso. ¿Por que se lleva tantos aplausos entonces si son los músicos quienes tocan? Bueno, me hizo una comparación con el entrenador de fútbol, que no juega el partido pero define la estrategia, define quienes juegan, los cambios y todo eso.

Lo principal del director es que estudia la partitura e investiga mucho antes de empezar los ensayos para tener una idea personal de como van a interpretar, no todo está escrito, hay cosas cruciales como el tempo que las decide el director, junto con miles de otros detalles. ¿Pero el tempo no está escrito en la partitura, en el valor de las notas? Claro que no, el valor de las notas (redondas, negra, corcheas) como casi todo en la música es solo relativo al tempo. El tempo y la forma de tocar las coloca a veces el autor con anotaciones (generalmene en italiano: andante, presto, largo para el tempo o fortissimo, subito piano, etc. para la dinámica o volumen). El director tiene que interpretar que diablos quiso decir el autor y ser fiel a eso, o bien puede dar su propia interpretación no siempre muy fiel.

Es bien difícil que un aficionado distinga entre la interpretación de uno u otro, pero Otto Klemperer es de los que se puede reconocer con cierta facilidad, por su tempo lento y la definción bien marcada del sonido en los distintos cluster de instrumentos. Es un director muy característico y personal.

¿Por que los pianistas se mueven tan ridiculo y cierran los ojos cuando tocan?
Eso era otra duda que siempre había tenido y ahora que estoy aprendiendo teclado he seguido muchas clases de Youtube y creo que entiendo un poco más el porqué de todas esas ridículas morisquetas.



Este intérprete es Lang Lang, que no solo es virtuoso sino que es tan buen intérprete que deja mudo al mismísimo Baremboin, que le encanta criticar, meter su cuchara y ridiculizar a los pianistas "expresivos". ¿Por que mueve tan ampulosamente los brazos? Resulta que para tocar el piano a ese nivel se necesita estar en un estado de relajación extrema y no se toca solo con los brazos sino que con todo el cuerpo, por eso se agacha y hace todos esos floreos, hay una razón técnica que se explica por el estado de relajación necesario para moverse a través de las teclas con fluidez.

Claudio Arrau era un caso extraordinario porque podía tocar con la misma fluidez pero crispado sobre el piano, siempre dijo que la relajación era fundamental para tocar, pero en su caso la relajación era solo mental, tenía la extraordinaria capacidad para moverse como un mastodonte y sus manos de empanada se curvaban como garras sobre las teclas. Tal vez esa crispación física era lo que le permitía interpretar tan bien a los alemanes, pero es algo muy raro que pocos pianistas pueden lograr.

La música es de las primera leyes naturales que se descubrieron
Según escribió Stephen Hawkings en un libro que ya se me olvidó, las llamadas "leyes de la naturaleza" son explicaciones de fenómenos físicos escritas en lenguaje matemático. Bueno, de esas leyes naturales que se conocen, una de las primeras que formuló el hombre fueron las de armonía musical , descubiertas -o al menos explicadas sistemáticamente por primera vez- por Pitagoras. El fenómeno que descubrió Pitagoras fue que cuando la cuerda de una lira se acorta, su sonido es armónico si la fracción en que se corta es simple y es disonante si se corta en una fracción compleja. Esa fue un de las primeras leyes naturales formuladas en la historia.

Bach me da sueño
"En la época de Bach había un conde que tenía problemas de insomnio. El médico le aconsejó que antes de dormir escuchara música relajante, así que contrató a Bach para que le escribiera una obra lo suficientemente larga como para dormirlo. Tras ser escrita, el clavecinista de la corte cada noche la tocaba en una habitación cercana al dormitorio del insomne, consiguiendo los efectos deseados. Y esa obra se llama en honor al apellido de tal clavecinista, “Las Variaciones Goldberg”. Hoy esas variaciones son escuchadas con fruicción por los melómanos pero la verdad es que a mi también me dan sueño, igual que casi toda la música de Bach. No digo que sea mala ni mucho menos, pero la comienzo a escuchar y en un par de minutos estoy dormido.

Por otra parte don Johan Sebastian Bach era todo un semental, tuvo siete hijos con su primera esposa y trece con la segunda. En total: veinte pequeñines, de los cuales algunos fueron famosos músicos. Una verdadera máquina sexual".

En fin, hay miles de curiosidades en la música pero lo dejo hasta aquí porque de otro modo no terminaría nunca.

6 Comments:

Blogger Jose Cornejo said...

Yo pensé que el director era el que les indicaba como tocar a cada uno en pleno desarrollo del concierto, hasta que se me ocurrió ir a un ensayo en el municipal aqui en santiago, con un curso y la profe de musica que fue en sus mejores tiempos percusionista. ahi vi como en uno de los intentos, el director se salio de sus casillas y en vez de echarle puteadas a quien le falló, se acomodó en una de las butacas y hizo un ademán de que tocaran solos... cuando se dieron cuenta de que estabamos nosotros, los musicos empezaron a tocar sin el director, como si fuera el concierto progamado para ese dia...

tocaron bien, pero cuando ensayaron la obra completa, (nos quedamos escuchandola) el director se posicionó y ordenó la orquesta de una. fue el mejor ensayo que pude haber presenciado.

23 de abril de 2016, 09:48

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, cuando tocan solos siguen al primer violin, que es el que suena más en casi todas las obras, ese da la partida y el tempo, pero es igual que un equipo de fútbol sin entrenador, cada uno toca por su cuenta y según como le parece.

23 de abril de 2016, 12:11

 
Blogger Leus said...

Buen post. Los hombres ilustrados de mundo que sabemos de estas cosas decimos "dinámica y agógica".

25 de abril de 2016, 14:42

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Por cierto poshom, voy a practicar mi RUBATO y vuelvo, cof cof...

25 de abril de 2016, 14:49

 
Anonymous Anónimo said...

Yo conocí a un estudiante de psicología que se petaba AC/DC a toda hostia, bebia, fumaba, eructaba en público, se estudiaba las lecciones de estadística para psicólogos a base de leerlas sin hacer ejercicios el dia antes del examen mientra decía " joder, me van a fundir" y luego sacaba la máxima puntuación sin parar...

Mozart nunca me gustó. La música que no inflama tu alma no te aporta nada.

4 de mayo de 2016, 15:16

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

A mi Beethoven me hierve la sangre. Muchas de sus sonatas me dan ganas de "salir a patear traseros" jaja

4 de mayo de 2016, 15:29

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas