Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Esto es vida!

viernes, 9 de octubre de 2009


La verdad es que uno disfruta menos cuando está metido en la organización de la fiesta. Ayer se inauguró el Cuarto Encuentro de la Escuela de Ingeniería Eléctrica y Electrónica y andaba más preocupado de que las cosas salieran que de pasarla bien. Bah, el próximo año mejor iré de espectador nomás. Lo mejor fue antes del encuentro cuando nos fuimos a tomar un pitcher con el chico Medalla al centro, tal como muestra la foto.

Partió con el consabido discurso, la exposición tecnológica -muy buena- y hasta tocaron el himno de la universidad, que yo jamás había escuchado. De allí nos fuimos a conocer el nuevo edificio de la escuela, una reunión de trabajo entre ex alumnos y en la noche a una comida en el Tambo, restaurant que está al lado del pueblito artesanal. Todo bien hasta el momento aunque demasiado trabajo para mi, cosa que no me hace maldita gracia. Algunas fotos pueden verlas AQUI.

Es impresionante como se ha bajado el nivel de exigencia con el tiempo, nuestra malla curricular para ingenieros de ejecución tenía alrededor de 70 cursos, ahora los ingenieros civiles tienen algo más de 50. El total de horas para cada carrera es mucho menor, según me dicen fue un acuerdo del consejo de rectores, probablemente para competir con los institutos profesionales y universidades que empezaron a ofrecer títulos express. En nuestros años si uno reprobaba un mismo curso dos veces se iba para afuera, excepcionalmente podía pedir una tercera oportunidad al consejo académico y muchos de mis compañeros perdieron la carrera por eso, hoy se puede reprobar hasta cinco veces un mismo ramo. Mientras paguen no hay problema.

Cuando se liberalizó la enseñanza superior y se empezó a masificar, algunas cosas cambiaron para mal, no por culpa de la liberalización sino de las propias universidades que no se dieron cuenta que vender títulos express es un mal negocio en términos de estrategia. Y empezó la carrera por el falso prestigio donde todas las universidades quieren dar la imagen de ser un pequeño M.I.T. La carrera por el prestigio se ha desarrollado por un carril equivocado y va a tener muy malas consecuencias a mediano plazo. Todo parte con la acreditación, que es un proceso similar a las certificaciones de calidad ISO donde se ponen objetivos y una institución externa verifica y certifica si esos objetivos se cumplieron, de ser así la carrera se acredita por un determinado tiempo. Este sistema ha llevado a situaciones muy indeseables para la verdadera calidad académica.

Uno de los problemas mas alarmantes de este sistema es que las universidades estatales se ponen metas fáciles de cumplir, por ejemplo la cantidad de profesores con grado de master o doctor. Las políticas de gobierno, que entraron de lleno a este cuento por el prestigio, no tomaron en cuenta nuestra idiosincracia: cuando los profesores obtienen un doctorado ya no quieren hacer clases o solo quieren tomar los cursos más fáciles, dejando los difíciles a los profesores hora, medios pollos como yo que hacen todo el trabajo sucio.

Los profesores hora pueden dar muy buenos resultados cuando son gente que viene de la industria a traspasar experiencia de la vida real en talleres o cursos electivos, pero la formación puede ser desastrosa si los ponen a hacer ramos teóricos de formación profesional. Cuando yo estudiaba habían cátedras con nombre y apellido: un profesor era "dueño" de teoría de redes, otro de electromagnetismo, de sistemas eléctricos de potencia, etc. Ahora los alumnos me comentaban que ponen a muchachos recién egresados, contratados como profesores hora, a hacer esos ramos. Mientras que los que están contratados se dedican a ocupar cargos directivos o hacer los cursos más fáciles. Algo anda muy mal en eso.

Cuando yo empecé a estudiar solo existían las universidades estatales y al abrirse el sistema (fue en realidad una ventana que duró unos pocos años, luego volvió a cerrarse) nosotros pensábamos con alarma que las universidades privadas iban a bajar el nivel de la educación superior y que iban a salir tipos con nuestro mismo título pero mucho peor preparados. En un principio ocurrió así, incluso todavía quedan algunas universidades "aplaplac" vendedoras de títulos, sin embargo las privadas se dieron cuenta antes que nadie que el verdadero negocio estaba en la satisfacción del cliente y que esta satisfacción no está necesariamente ligada a un título express, sino a la sensación de que gastaron tiempo y dinero en algo que vale la pena.

Así es como muchas universidades privadas han ido buscando el camino de la calidad real, a diferencia de la calidad aparente en que van cayendo las estatales. ¿Como se consigue verdadera calidad? consiguiendo los mejores profesores, no necesariamente los que tienen grandes credenciales sino los que dejan más satisfechos a los alumnos. Una universidad estatal no puede hacer eso porque sus plantas de profesores son prácticamente inamovibles ¿les suena conoido el problema? las semejanzas con al educación municipalizada son claras. No existe mejor incentivo para hacerlo bien que el temor a ser despedido si lo hacen mal.

Así las universidades estatales enfrentaron el desafío de la competencia de una manera muy chilena: aparentando, llenándose de doctores que no hacen clases y proclamando que llevan la antorcha de la excelencia académica. La verdad es que las buenas universidades privadas se las están comiendo.

Pero toda moneda tiene dos caras. Las universidades estatales tienen un potencial enorme derivado de su ventaja clave: pueden funcionar sin ser económicamente rentables. Si valorizamos todos los privilegios que reciben del estado ninguna universidad pública es rentable. Esta condición es amenaza y oportunidad: con un buen liderazgo puede significar una oportunidad enorme, sin liderazgo, es su peor amenaza. La Universidad de Tarapacá por ejemplo está espectacular en términos de infraestructura, si la comparamos con las barracas donde nosotros estudiábamos o con otras universidades privadas.

Los proyectos de mejoramiento de calidad de la educación, las facilidades para obtener becas, el acceso privilegiado a contactos y convenios internacionales, los beneficios históricos, son todas ventajas del modelo fiscal que se podrían transformar en calidad si existiera un liderazgo orientado a eso. Pero ¿saben que pasa? el ser humano funciona en base a incentivos y no hay mayor incentivo para buscar una calidad real cuando se puede obtener lo mismo con calidad aparente y poco esfuerzo. Ese es el problema al final.

Etiquetas: ,

7 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Don Tomas,
De sus palabras se podria pensar "todo tiempo pasado fue mejor" pero algo que no ha variado desde cuando Usted estudio hasta nuestros dias es que la Universidad de Chile y la UC son las que reciben a los mejores puntajes de Chile y son quienes luego tienen las mejores opciones en el mercado laboral. Lo demas es adorno, las demas universidades estatales se tienen que conformar en terminos de puntajes, con lo que no entra a la UCh ni a la UC, y las privadas a su vez conformarse con todo lo que esta del puntaje minimo de postulacion hacia abajo.
Que las U.privadas intenten restarle candidatos a la UCh. o la UC es pura fantasia, nunca he conocido a alguien que con 700 o mas puntos en la mano y la capacidad financiera (porque las estatales de provincia y las privadas igual cuestan) se quede en la UTA o vaya a una privada.
Usted conoce algun discolo asi? yo no.

Atentamente

Juan Camilo

10 de octubre de 2009, 04:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Juan,
Bueno, en lo que discrepo es que pareces establecer una relación directa entre el puntaje obtenido en la PSU y eso que vagamente se conoce como "inteligencia", capacidad o lo que sea.

A pesar que existen estudios estadísticos que sugieren que -en general- la PSU es buena predictora del desempeño académico, es muy arriesgado sacar conclusiones directas de eso, porque se sabe que estadísticamente correlación no implica causalid. Lo de las "posibilidades de trabajo" está mucho más relacionado con algo mucho más etéreo que es el prestigio social. En muchas áreas por ejemplo un egresado de la Adolfo Ibañez o la Diego Portales, privadas, tendrán una empleabilidad mucho mayor y ellos entran sin PSU, de nuevo encontramos un caso donde correlación no implica causalidad.

La Chile y la UC tienen la ventaja de antiguedad y tamaño, que se traduce en prestigio y recursos fiscales que atrapan. Ambas son emblemáticas, especialmente la UC en la cantidad de dinero que atrapan del fisco, destinado a los alumnos que menos lo necesitan.

Eso que dices que no has conocido a nadie con 700 o más puntos que entre a una universidad privada es una tautología, lógico pues, porque ese puntaje asegura beca en universidades públicas, por eso es que estas ues chillan cuando amenazan con extender los beneficios que hoy son principalmente para las públicas.

EL prestigio, esa cualidad tan difícil de obtener es elusivo y no depende de cuantos puntos se sacó el tipo en la PSU, nadie pone eso en su currículum (bueno, puede que haya algún leso por ahí) el prestigio es algo que se construye de otra manera, las universidades grandes y antiguas traen un capital que con el tiempo se va erosionando, mientras que las nuevas y más chicas -especialmente de provincia- lo tienen que ir construyendo, fundamentalmente en algunos nichos.

La UTA tiene un gran prestigio en ciertas áreas como Tecnología Médica y arqueología por ejemplo, dos campos donde es líder en Chile.

Pero no se puede pensar todo en torno a eso porque las universidades también son escuelas de profesionales, te aseguro que la UTA no es escuela de profesionales cesantes, el problema es cuando trata de meterse en una carrera por prestigio que no le corresponde ni puede ganar, intentando aparecer como un "pequeño Harvard" eso solo lleva a la desilución y el autodesprecio, tan común en nuestra universidad.

10 de octubre de 2009, 08:10

 
Anonymous Anónimo said...

Don Tomas,
Buena respuesta a la pregunta, se agradece y es siempre interesante visitar su templo del ocio.

Buen fin de semana

Juan

10 de octubre de 2009, 08:55

 
Anonymous Gonzalez said...

A mi me dijeron que te hacian clases en las cuevas de Altamira.

Yo también fui MUY odiado en la Universidad, envidia, envidia, y más envidia...al final en los exámenes me ofrecía de ayudante voluntario del profesor para impedir que otros copiaran. Los apuntaba con el dedo y además hacia mi propio exámen.

Gonza

10 de octubre de 2009, 10:50

 
Blogger edoherrera said...

Hola Tomas
Solo discrepo en lo que dices respecto a la infraestructura de la UTA, me parece que hay muchos espacio nuevos(muy destacable la biblioteca), pero estos carecen de una uniformidad de estilo y de accesos apropiados para discapacitados, además de servicios. Con esto no quiero decir que no se a avanzado, sino que se pudo hacer mejor, un buen ejemplo son las dependencias de electrónica, cuando se cambiaron del glorioso campus norte a los "cuchuflis", ni las máquinas pasaban por las puertas.
Otro tema importante es la mantención, pintar todos los años, a veces se nota mucha "pobreza" en los espacios, además la nula de obras de arte o esculturas.
He tenido la suerte de conocer varias universidades y la uta no es la peor ni la mejor, pero si pienso que podría ser mejor.

11 de octubre de 2009, 03:01

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Gonzalez AKA "el guatón de las barriocadas" jajaja, te conozco mosco...

Hola Eduardo, si, el Campus Saucache es muy desordenado es su planificación, no tiene nada que ver con la ciudad universitaria de Concepción para poner un ejemplo local, la Santa MAría, o la Chile.

Pero tienes que tener en cuenta que son historias distintas, las universidades antiguamente se hacían con inmensas instalaciones, el concepto de ciudad universitaria era algo que se hacía de un viaje toda una ciudad.

La UTA tiene una historia mucho más orgánica: empezó en una vieja casa en el Parque Ibañez, apenas un par de piezas que hacían de salas de clases. Luego las sedes Arica de la U del Norte y de la Chile fueron construídas por la Junta de Adelanto (quien más), después se juntaron en la UTA, una universidad y dos campus al que se le agregó nuestro querido galpón, el Campus Norte, ex-Elecna, más conocido como "lápiz Bic" por la falta de minas.

Finalmente, en una decisión estratégica que yo celebro, de la e´poca de Luis Tapia, se concentraron los esfuerzos en hacer construcciones y áreas verdes en el Campus Saucache.

Claro que son un conjunto incongruente de edificios, pero que diablos, es un buen reflejo de como hacemos las cosas en Chile, cada edificio corresponde a un proyecto, una historia de presiones, peleas por conseguir fondos, apitutados que se ganan las propuestas etc etc, ese es mi Chile pues.

Igual yo encuentro que es una gran universidad comparada con la época de cuando estudiabamos. Tiene graves fallas de mantenimiento en los baños eso si, eso es un asco.

11 de octubre de 2009, 17:29

 
Anonymous Anónimo said...

Todas las universidades lo unico que hacen en estos momentos es sacar trabajaodores para las empresas las cuales solo necesitan de tecnicos baratos para seguir funcionando. Olvidense de la innovacion y creatividad pq eso las empresas chilenas lo copian de afuera. Respecto del ptje PSU todos sabemos que habiendo estudiado en un colegio como el grange o saint george teni al menos 750 en esa prueba. Y respecto de las pegas lo unico importante pa tener exito laboral en chile es el pituto....el resto solo tonteras... eso no mas

24 de octubre de 2009, 13:33

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas