Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Mujeres en libertad

jueves, 22 de julio de 2010

Una mujer millonaria invierte casi siempre el orden fisiológico de las cosas y de la sociedad. Hay problemas esenciales que solamente los hombres pueden resolver. La influencia de mujeres en libertaf suele engendrar errores profundos. Chile es un país de mujeres en libertad. El hombre se ha revelado invariablemente incapaz para dirigirlas y hacer de la femeneidad una fuente normal de energías, como ocurre en las naciones orientales y en las mediterráneas. Doña Juana Ross manejaba a su antojo el banco más próspero del país. Su marido y primo hermano fue un hombre de negocios formidable, dueño del monopolio del cobre. Una vez viuda, doña Juana se convirtió en dueña de Valparaíso y manejó el dinero,como hacen casi siempre las mujeres, por estatismo y conservadurismo. La mujer es receptiva. América lo es en esencia y por eso las mujeres están más a tono con América que los hombres cuya misión consiste en esparcirse, o darse, y no en recibir.

Leo este curioso párrafo en el libro En El Viejo Almendral, que debe ser el mejor que escribió Joaquín Edwards Bello, donde describe a las mujeres en general y en particular a su poderosa pariente doña Juana Ross de Edwards, la filántropa más importante de nuestra historia. Es curioso como describe a la mujer fuerte, tan común en Chile desde doña Inés de Suarez hasta nuestros días, tal vez las ideas de Edwards Bello eran un poco locas, vistas con los ojos de hoy, pero eso de la mujer fuerte es un hecho sociológico muy característico en Chile. ¿sexo débil? no en Chile, pero mejor cambiemos de tema.

¿Por que se mete la iglesia en política?, no es tan raro después de todo, tanto el sacerdote y el político son normalmente guiados por la manipulación y eso que llaman la vocación de poder que es el deseo irresistible de manipular a otros. Normalmente esas ansias se esconden detrás de explicaciones altruístas, cualquier sacerdote nos explicará como lo único que le importa es sacrificarse por los demás, así como los políticos hablan de su voluntad de servicio público, ¡solo quieren servir esos buenos hombres!. Nietsche retrata muy bien la mentalidad del sacerdote en El Anticristo.

Ahora aparecieron los curas apostando todas sus fichas a un indulto del bicentenario ¿que tendrían en la cabeza cuando se les ocurrió que había que indultar a los presos? nada muy inocente me imagino, poder, voluntad para manipular la agenda política, protagonismo. ¿Por que no se van a rezar tranquilos? eso de poner la "autoridad moral" de la iglesia para lograr sus fines es vergonzoso y para que hablar de los evangélicos, más manipuladores y más burdos como siempre, que aparecieron detrás con su propia lista de indultos. Por lo general me simpatiza la religión y los religiosos, creo que son necesarios cuando tenemos problemas, pero a veces no los soporto. Esta es una de esas veces.

Estaba escribiendo esta entrada y justo se cortó la luz, un gran cortocircuito en alguna parte, cerca de mi casa, provocó un fuerte zumbido y un destello, la mitad de Arica quedó a oscuras, luego de un par de horas la repusieron pero era tarde y hacía mucho frío como para seguir escribiendo, mejor me fui a acostar.

Un tremendo desorden me tiene anulado. A mi me viene una explosión de orden cada dos o tres meses: organizo todo, guardo o boto lo que hay que botar y aplico mi lema un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar. Pero tengo cierta afinidad natural con la entropía porque a los pocos segundos que termino de ordenar las cosas empiezan a desordenarse de nuevo. Al principio trato de corregirla pero al poco tiempo dejo que las cosas tomen su curso natural y así los sillones del living están repletos con una montaña de ropa apilada y el área de mi escritorio se parece a Hiroshima después de la bomba, caos total. Mañana mismo empiezo a ordenar, o mejor pasado mañana.

Ah, mejor me voy al duro laburo y rezo para que a mi querida suegra se le arregle la cojera de una vez por todas y vuelva a su habitual guerra contra la entropía. Hasta mañana.

Etiquetas:

8 Comments:

Anonymous Anónimo said...

creo que fue un exceso tocar temas bien criciales, casi una detallada muetra de a lucha del bien el mal en pocas lineas ¿victima de la entropia quiza?

23 de julio de 2010, 12:35

 
Blogger Ulschmidt said...

Usted toca un tema centralísimo - los demas también son buenos, eh - cual esa cuestión de cuando ordenar. Yo he crecido entre germánicos que hacían del orden una virtud impostergable. Sólo cuando me separé de mi madre me dí cuenta que las cosas no se ordenaban solas.
Uno puede ser como ellos, que limpian y guardan y clasifican y reponen cada cosa que tocan, usan, reciben o consultan o dejar que la entropía avance un poco y, ante niveles altos de desorden, dedicarle una tarde a restablecer las cosas. En principio diría que el segundo esfuerzo tiene que ser menor que el primero pero se supone que lo primero es moralmente más meritorio.

23 de julio de 2010, 12:54

 
Anonymous Anónimo said...

una tesina el matriarcado al patriarcado...la audiencia merece resumenes separados...insisto.

23 de julio de 2010, 15:36

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Anónimo, así nomás es la cosa...

Ulschmidt, yo creo que mi lógica es implacable cuando le digo a la Pilar para que hace la cama todos los días cuando cada cada noche se deshace, encuentro que es algo completamente absurdo, bastaría con hacerla solo cuando ya está tan desordenada que no se puede usar, cosa que debe pasar una vez cada tres meses más o menos. Mantener el orden es una batalla perdida los que estudiamos en física que el desorden es inevitable y -además- el estado natural de las cosas, aunque sea por respeto a uno de los principios fundamentales de la naturaleza debemos negarnos a ir contra natura.

23 de julio de 2010, 15:43

 
Anonymous Montecristo said...

en realidad el problema no es ir contra natura porque se ordene, yo jamás me opongo a que OTROS ordenen. Lo totalmente antinatural es QUE LE PIDAN A UNO que ordene. Ahí si que ya es otro cuento, y siempre con final infeliz.

23 de julio de 2010, 18:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo tengo una opinión exactamente igual en cuanto al trabajo: no me opongo a que otros trabajen pero que me pidan a mi que trabaje, narices.

23 de julio de 2010, 18:18

 
Blogger Rubencho said...

Hola Tomás,

yo estoy entretenido viendo este juego de ajedrez que es el indulto, que tiene más de dos participantes.

Ver como comienza la iglesia, con su propia "negociación" interna. El texto resultante de la Conf.Episcopal es un enredo de frases multi interpretables. Habría sido interesante ver como negociaban cada uno de los curas exigiendo su parte.

Ahora les toca a las negras, el gobierno. Esta es una papa calentita! Sería interesante escuchar qué es lo que se opina en palacio. Deben estar con jaqueca por todo este asunto.

Dudo que el asunto produzca algún efecto práctico. Como todos los indultos, no se huele el dinero, por lo que pasa de moda al lunes siguiente. Pero es entretenido ver como las viejas estructuras mantienen esa esencia y costumbres, esa naturaleza tan humana ligada al ego y el poder. El manejo de las formas y los códigos, siguen intactos.

Eso si, me hubiese gustado que los participantes tuvieran una pequeña porción, al menos, de aquellos viejos políticos que sí eran duchos en el arte del manejo del poder y que tenían estilo y un poco de elegancia, que tanta falta que hace.

Saludos.

23 de julio de 2010, 23:47

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro pues Ruben, ya no son los de antes, ahora son burdos, en el fondo lo único que buscan los curas y los activistas en DDHH son minutos en la tele, esa es la clave de los indultos.

Los curas necesitan protagonismo en algo que no sean los escándalos que los han azotado en el último tiempo, los de los DDHH -que ya no les está haciendo caso nadie- aprovechan para tratar de posicionarse de nuevo, que basuras. Al final a nadie le interesa algún preso que esté viejo y enfermo, lo que en realidad pelean son los minutos en la tele.

24 de julio de 2010, 00:09

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas