Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Los liberales no protegen oligopolios

martes, 12 de julio de 2011

Unos pocos antecedentes

El año 1989 cuando Patricio Aylwin salió electo presidente de Chile después de 16 años de gobierno militar yo estaba bien alejado de las ideas de izquierda que tuve hasta principios de los 80, y como otros que votamos por Buchi pensé que se había mandado al diablo el futuro económico del país.

Recuerdo que Zaldivar había prometido que iban a "desmantelar" la constitución de 1980 (esas fueron sus palabras textuales, las recuerdo bien) y que Foxley, economista cepaliano y el más duro crítico de todas las reformas, sería el próximo ministro de hacienda ¿que podíamos esperar con esa gente en el poder? Para que hablar de los socialistas, agrupados detrás de un impetuoso Ricardo Lagos que prometían revertir todo lo que había hecho el Gobierno Militar en los últimos 16 años.

No pasó nada de eso y los discursos se reciclaron a una velocidad asombrosa. A Foxley, que antes hablaba de la "inmensa deuda social dejada por la dictadura", le vino amnesia a la hora de pagarla y cambió su discurso por "hay que invertir en la gente", la expresión "pueblo" pasó a ser una mala palabra y nadie volvió a mencionarla y los que hablaban de "desmantelar" la constitución cambiaron rápidamente a "perfeccionar" alabando cada una de las reformas estructurales que públicamente habían abominado por años.

Eso nos dió una sensación de alivio por algún tiempo, pero ¿por que ese cambio tan violento y repentino? Seguramente con el gobierno y los números en la mano no se atrevieron a tocar las reformas que nos llevaban con 5 años de crecimiento continuo a altas tasas, recibiendo una inversión extranjera que nuestro país jamás se había soñado antes de las reformas. El timing fue muy bueno, porque tomaron el poder cuando el impulso económico era imparable y ni siquiera un Stalin se habría atrevido a echarlo para atrás.

Sin embargo tenían que hacer algo para que no los acusaran de "continuadores de la dictadura" y se fueron por lo más fácil, que era alimentar el tema de los derechos humanos.En la práctica esto se tradujo en pagar a destajo miles de millones de dólares en indenmizaciones ¿quien no conoce a un falso "exonerado político" que vive de su pensión o disfruta de una buena beca sin que nunca lo hayan tocado ni perseguido? yo conozco -no a uno- sino a varios, personalmente.

Lo de los derechos humanos dio frutos electorales a la centro izquierda hasta mediados de los noventa, a medida que se fue conociendo la multitud de fraudes y engaños como las becas Valech y otros, y que se vió que la mayoría de las verdaderas víctimas no estaban dispuestas a prestar ropa a la concertación, el tema se fue agotando. Para la elección de Frei Ruiz Tagle ya estaba casi agotado y para Lagos ya no era capital político para la centro izquierda.

El punto de inflexión

Con la elección de Frei Ruiz-Tagle como presidente comenzó el proceso de asociación de los gobiernos de centro izquierda con las grandes empresas, el propio Frei venía de una de las mayores constructoras del país y democrata cristianos así como socialistas habían pasado muy buenos tiempos en la capitalista Europa. España había privatizado sus grandes empresas -a la española- que quedaron en manos de políticos del PSOE con estrecha relación con chilenos. Entonces empezó el desembarco de empresas españolas en Chile y la conversión del país en el paraíso de los oligopolios.

Nunca en Chile la política y la gran empresa estuvieron tan ligadas, prohombres como Krauss y Garretón aparecían en el directorio de Telefónica en Chile, el gobierno firmó innumerables acuerdos desventajosos para el país y muy ventajosos para las grandes compañías consagrando oligopolios en el sector eléctrico, informático, retail y educativo donde, antes de cerrar la puerta para la creación de nuevas universidades muchísimos prohombres de la política aprovecharon de hacerse de una universidad para si mismos, partiendo por el propio Partido Comunista. Luego cerraron bien la puerta para asegurarse que nadie les salga a competir. Nada más común que ver que ex ministros y superintendentes pasaban directo a los directorios y departamentos de estudios de las grandes empresas.

Las razones y consecuencias

La razón principal fue simple: mantener el poder político y enriquecerse personalmente, objetivos que lograron muchos políticos que hasta 1989 no tenían donde caerse muertos. Los oligopolios contribuían con enormes sumas a las campañas electorales de la centro izquierda, lo que les permitió mantenerse 16 años en el poder, hasta que la incapacidad y corrupción se hizo mayor que el poder para comprar votos.

La consecuencia es que hoy Chile debe ser uno de los países con mayores ventajas legales y extra legales para los oligopolios. Las universidades están bien protegidas porque es casi imposible crear nuevas, el retail se ha consolidado en no más de 5 cadenas que hacen inpensable en el mediano plazo la aparición de un nuevo actor que les compita, el sector eléctrico y las cadenas de farmacias también conservaron sus privilegios monopólicos en los años dorados de la concertación y así suma y sigue.

La explicación de estos privilegios, traducidos en barreras de entrada legales y extra legales es la idea que el estado debe "resguardar la fe pública" y con eso queda facultado para regular a su antojo si autoriza o no una nueva universidad, un nuevo banco o muchos otros negocios altamente protegidos. Para ser justos hay que decir que la ley de bancos hecha a la medida para evitar la competencia fue creada durante los militares, como una reacción a la crisis de mediados de los 80, ahora tenemos una de las bancas más caras, lucrativas y protegidas del mundo.

El "argumento de la fe publica" consiste en afirmar que la gente no está capacitada para decidir por si mismos si una universidad, un banco, el lugar donde compra un remedio, etc. les conviene o no. Debe ser el estado y sus muchos tentáculos reguladores quienes deben decidir por él. Me recuerda esa frase aterradora como decía Reagan "yo soy del gobierno y vengo aquí para ayudarle". De una manera encubierta y sin desmantelar nada, en 16 años la centro izquierda fue eliminando libertades y sus políticos enriqueciéndose personalmente a costa del deterioro de todo el país. La detención del crecimiento a mediados del gobierno de Frei Ruiz-Tagle fue el síntoma más claro de esto.

Lo peor es que la propia centro izquierda, que forjó esta alianza entre política y oligopolio culpa al "liberalismo" de estar aliado con los grandes empresarios en perjuicio del país, convenientemente olvidan que esa alianza fue obra de sus 16 años y no del Gobierno Militar, que durante la crisis de los 80 no tuvo problemas en meter preso a Javier Vial, cuando era la mayor fortuna del país ¿habría hecho la concertación algo parecido? jamás dio muestras de algo similar, todo lo contrario. Por algo afirman orgullosos que "los empresarios aman a Ricardo Lagos".

Es una tremenda hipocresía identificar el liberalismo con los oligopolios. El liberalismo es todo lo contrario: toda la competencia posible, eliminar barreras de entrada, minimizar regulaciones y que cada cual tome las decisiones y el riesgo según su propio juicio y preferencias, la libertad también incluye el derecho a equivocarse, pero es la única que nos salva de la mediocridad. Si queremos estar seguros y bien protegidos por el estado benevolente, nunca seremos libres y jamás dejaremos de ser mediocres. Nos falta educarnos en amor a la libertad, llevamos muchos años de lavado de cerebro sociolisto. En fin, esto se alargó demasiado y mejor no sigo, hasta mañana.

P.D. esta entrada ya estuvo demasiado larga, pero se me olvidó mencionar que apareció mi artículo en inglés en Brophy World, corregido por mi gran amigo Max Zúñiga (Chas gracias Max!). El excelente blog de Mark Brophy es un imperdible además tiene un motto muy bueno: unfocused musings with an elite audience. No me siento nada cómodo escribiendo en inglés y creo que se pierde mucho cuando escribo algo en español y luego lo traduzco. Aunque la traducción me la corrijan no es lo mismo que escribir en mi propio idioma así es que me da un poco de vergüenza el asunto, pero en fin, a lo hecho, pecho.

Etiquetas: , ,

6 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

congratulations! - y very much felicitaciones también.
Galbraith decía en su historia de la economía que el mercado es el mejor optimizador cuando de veras funciona y que combatir los oligopolios es casi todo el trabajo que tiene una autoridad económica.

12 de julio de 2011, 07:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si Ulschmidt, el debate es como se crean los oligopolios, algunos dicen que es por una especie de generación espontánea donde se acumulan economías de escala y poder, mientras otros piensan que el oligopolio siempre se crea por alguna barrera de entrada que lo protege de la competencia.

En Chile por lo menos creo que la segunda causa es la más frecuente, por lo menos de los oligopolios que se mantienen en el tiempo siempre es por alguna protección o privilegio que tienen del estado más que por falta de regulación estatal.

Galbraith tenía muy claro el poder maléfico de los oligopolios y aunque tenía clarita la receta contra las empresas (era partidario de los controles de precios) no tuvo respuesta respecto a los oligopolios sindicales. Creo que eso le falló cuando le tocó ser asesor económico en el gobierno de USA (fue influyente hasta con Nixon) Gran escritor en todo caso, tenía muchísimo estilo.

12 de julio de 2011, 16:10

 
Blogger Ulschmidt said...

bueno yo lo leí poco pero el tipo reconoce que la espiral precios-salarios es un mal moderno y suspira por los acuerdos mas de tipo europeo y japonés, entre ambas partes, para contener la escalada.
Acá Kristina pide una acuerdo empresas-sindicatos cada año y puntualmente nadie le da pelota.
El oligopolio sindical se quebraría si el personal de las Pymes pudiera negociar otro convenio colectivo y las negociaciones de grandes empresas fueran por empresa. Ustedes tiene algo de eso creo y funciona bien, aquí la negociación masiva le da una vuelta de tuerca a la inflación año por año.

12 de julio de 2011, 17:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Galbraith era un gran defensor de los controles de precios y salarios y probablemente tuvo que ver con la decisión durante el gobierno de Nixon de congelar por 90 días precios y salarios en 1971, cuando Galbraith era influyente y compartía con Nixon la aversión hacia las grandes corporaciones, en todo caso los resultados fueron un desastre y contribuyeron a popularizar las ideas de Friedman que llegó de la mano de Reagan.

Galbraith siempre ponía como ejemplo de la efectividad de la fijación de precios y salarios el auge económico de la Alemania de Hitler entre guerras, donde hubo un férreo control de precios, aunque es un asunto que nunca se ha estudiado bien tal vez por la mala prensa política de Hitler.

Los sindicatos inter empresa son una peste lo mismo que la sindicación obligatoria. Cuando en Chile se terminó con la obligación de sindicarse recién pudo empezar a funcionar la economía, y los sindicatos se jibarizaron porque la mayoría de los trabajadores prefiere negociar por cuenta propia los salarios y condiciones, excepto los empleados públicos que tienen alguan forma de sindicación "obligatoria" más o menos de facto.

12 de julio de 2011, 17:35

 
Anonymous Anónimo said...

Na que ver, pero cual es el mejor mes para visitar el altiplano. Podría ir en algún momento entre septiembre y diciembre y la otra alternativa sería entre marzo y mayo. Qué aconsejas?

12 de julio de 2011, 19:05

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Octubre, noviembre, buenos meses. Diciembre podría estar lloviendo igual que marzo aunque no es muy probable (normalmente el mal tiempo es enero, febrero y julio,agosto) Abril y mayo también son buenos. Te recomiendo el tour por un día, sale algo más de 20 lucas pero te llevan a todas las partes más entretenidas y te explican todo lo que se pasaría si vas por tu cuenta sin conocer. Si te queda gustando puedes volver por tu cuenta con bajo presupuesto (bus La Paloma, resuidencial Pachamama, etc.)

12 de julio de 2011, 19:10

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas