Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Porque aquí toda la gente solo sabe amar

miércoles, 29 de agosto de 2012

Anoche nos juntamos a comer en Los Aleros de 21 -creo que es el mejor restaurante de carnes de Arica- y me encontré con la sorpresa: el administrador es nada menos que Tino Ortiz, hijo del gran productor y socio de la desaparecida boite Manhattan. Ah que recuerdos de esos años, cuando Arica vivió su propia fiebre del oro durante el puerto libre. En el Manhattan actuaron muchos de los principales artistas nacionales: Los Quincheros, Coco Legrand, el Blue Ballet, las hermanas Ubilla, en fin, una época maravillosa que se dió en circunstancias muy especiales. Casi todos los comensales recordaron esos años como los mejores de su vida, menos yo que andaba muerto de hambre en esa época.

Pasada la medianoche, cuando la fiesta ardía y la pista de baile estaba repleta la orquesta del Manhattan -creo que muchos emigraron después para el casino- empezaba a tocar el himno:

En boite Manhattan
todo el mundo se divierteee
porque aquí toda la gente
solo sabe amar, solo sabe amar

"El que no conoce el Manhattan no conoce Arica" era la voz en esos años, que gran hombre fue don Tino Ortiz padre y cuantas oportunidades dio a tanta gente. Yo fui asiduo del Manhattan en sus últimos años , cuando en 1974 trataban de convivir con el nefasto toque de queda. La bohemia de Arica nunca volvió a ser como antes. Se recuperó un poco en los ochentas pero en los noventas llegó la alegría y aparecieron de nuevo los malditos puritanos que le dieron el golpe de gracia con ordenanzas municipales, prohibiciones y hostigamiento policial.

Tanta gente y tantas buenas historias. Nos acordamos de los garzones: Filidor, don Lucho, don Mario Vega. Arica en los setentas, nadie que vivió esos años lo podrá olvidar, especialmente los que fuimos estudiantes o profesionales que recién empezaban a trabajar en la ciudad más próspera de Chile "la ciudad del nylon", las citrotaxis, los relojes Cornavin, el Yayo Fritis "de esta solo consumen tres personas en el mundo: el Papa, Pelé y yo" ah que tiempos.

Es la Arica imaginaria que todos sueñan que vuelva. Y no falta el sinverguenza que promete que si votan por el volveremos al Arica de Antes, cuando el concurso de Reina de las Playas se hacía en la peña de la Lisera, o el año que se hizo en la Piscina Olímpica y contrataron a Don Francisco y Mandolino. Pero eso ya no vuelve porque era otra gente, ya no están Tino Ortiz, Carlitos Salas, mi vecino Juan Guillén Canales, todos se murieron hace tiempo y la Junta de Adelanto, donde los directores trabajaban ad-honorem fue reemplazada por una seguidilla de asociaciones ilícitas donde los fantoches de turno parasitan del estado, repartiendose los millones.

Nada es como antes, la economía peruana es tan abierta como la chilena, incluso el "socialista" Evo Morales prácticamente no tiene aranceles de importación ¿que sentido tendría hacer una zona franca, al lado de la Zofri que vive con negocios de fantasía y cuchufletas? Pero igual están allí los caza-giles "vote por mi, y traeré a Arica de vuelta a los setentas", cantan el Himno de Arica, suben al moro con una bandera ¡que fáciles de engañar son los ariqueños!. Los reyes del cuento resultan ser los más crédulos cuando aparece un político, no necesitan carnada porque pican con miguitas de pan.

Así salió Sankan y hasta un día antes que lo metieran preso tenía un coro de giles que lo defendían y que decían que los que criticábamos el Parque Acuatico éramos puros envidiosos que estábamos en contra el progreso de la ciudad. Así tuvimos al cuasi candidato condenado por soborno, todos los días se levanta un gil, solo hay que encontrarlo.

Pero ya empecé a divagar de nuevo. La cosa es que Tino me dijo que nos teníamos que juntar un día y conversar largo de todas esas historias de Arica en los 60-70, los años de la fiebre del oro en la ciudad. Claro que si, es una historia que merece ser contada para conocimiento de los afuerinos y para entretención de los locales. Para algo que sirva este servidor, el Ariqueño Neto.

Etiquetas: ,

6 Comments:

Blogger Maximo said...

El Papa, Pelé y Yo. Jajajajajaja. Está buena esa.
No conozco Arica, pero esos tiempos a que hacer referencia, pasaron a la historia des Arica a Punta arenas, los locos talibanes en busca de votos, han decidido dividir la vida humana en dos, lo prohibido y lo obligatorio. Han descubierto que es la única forma en que pueden igualar a los que no son iguales, y con ello mantener el control (aunque ahora ya no tanto) del populacho bárbaro.
La libertad es peligrosa para la democracia, cada uno podría comenzar a hacer lo que le de la gana, y los políticos serían aun mas innecesarios de lo que son ahora. Eso no es posible, mal negocio, mejor que se acuesten todos temprano.

29 de agosto de 2012, 17:17

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Esa era una frase del famoso Yayo Fritis, uno de los primeros reyes de la coca en el mundo. Eran los tiempos en que Pelé estaba en su apogeo y el Papa comía puros bocattos di cardinale.

Tienes razón que esa fiebre de prohibiciones son más que nada para controlar a la gente, para permitir que el estado como Gran Hermano tenga "legitimidad" (que palabra más asquerosa, todos los abusos que se hacen en su nombre) para controlar, reprimir y abusar sin que la gente reclame.

29 de agosto de 2012, 17:23

 
Anonymous Anónimo said...

"Se recuperó un poco en los ochentas pero en los noventas llegó la alegría y aparecieron de nuevo los malditos puritanos que le dieron el golpe de gracia con ordenanzas municipales, prohibiciones y hostigamiento policial."

Son los gobiernos de derecha los encargados de prohibir.
La prohibicion de fumar en bares se aprobo durante Aznar en españa, durante sarkozy en francia, con la Merkel en alemania.
Algunos socialdemocratas empezaron con la tontera, pero los que remataron fueron los reaccionarios.

Manalich es reaccionario, no es socialista. Giradi y Rossi son sociolistos, no socialistas.


La tonteria de la salud es, en general, ideologia y religion de yuppies: devotos de san Mercado y la salud.

El reaccionario a la antigua, como tu, esta en vias de extincion. Si te sirve de consuelo, los socialistas a la antigua, con empanadas, vino tinto y puchos tambien estamos medio extinguidos.

30 de agosto de 2012, 12:46

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

"Tito Palestro es de los nuestrois, en San Miguel vote por el"

Bigotón curahilla nomás

30 de agosto de 2012, 12:50

 
Blogger Ruben Hidalgo said...

Concuerdo. Nos convertimos en una sociedad hipócrita de las peores, eso es lo que muestra la CEP y demás encuestas: mediocres, envidiosos, moralistas e incultos, etc.

"Tenemos una crisis institucional..!" vociferan de todos los colores, rasgando vestiduras y mostrando lágrimas. ¿De que diablos están hablando? Es todo un teatro de mal gusto.

Chile es un buen laboratorio social. Hoy se demuestra que la ley de los rendimientos decrecientes funciona hasta en la cultura en relación con el PIB per cápita si mantienes el nivel de resentimiento constante.

31 de agosto de 2012, 05:28

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Y curiosamente mientras más tiene la gente, más insatisfechos e inseguros se sienten y más buscan la protección del estado

31 de agosto de 2012, 07:06

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas