Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Allan Watts otra vez

jueves, 7 de febrero de 2013



Allan Watts es un viejo conocido para los regulares de este Templo del Ocio. "sé como Allan Watts" me dice mi tocayo Tom Wilke, no necesita decirlo, yo me convencí de esas cosas antes de saber que existía. Me permitiré colocar un pedazo de la entrevista donde Gia Fu feng, el famoso taoista se refiere a Watts y su afficción por el alcohol:

P: usted ha mencionado a Allan Watts varias veces y se que ha estado con él cuando enseñaba ¿como era estar con él entonces?

R: verá, Allan Watts era muy creativo. Cuando bebía se ponía muy inteligente. Estaba dando clases, ya sabes, en la noche, y estaba totalmente borracho. Pero sus conferencias nunca eran aburridas. El era un tremendo animador. Decía "yo soy un animador, no soy un filósofo budista"

P: Allan Watts murió por causa del alcohol ¿no es así?

R: oh claro, en esos tiempos bebía whisky de la botella

P: pero ¿como se relaciona eso con el Tao?

R: ¡eso es el Tao! El hecho de emborracharse está en perfecta sintonía con los siete sabios del jardín de bambú por su falta de respeto a las convenciones. Uno de los sabios, un famoso poeta llamado Liu Ling, tenía un sirviente que lo seguía llevando una jarra de vino y una pala. ¡De esa manera siempre tenía algo de vino para tomar y el sirviente estaba listo para enterrarlo si se quedaba muerto por la borrachera!  Eso está en el Tao. Así que las borracheras de Allan Watts eran bastante taoistas.

Creo que la había colocado antes, pero vale la pena repetirla ahora que el video anda dando vueltas por Internet. Leí uno de los comentarios con el punto de vista convencional, que decía más o menos así:

Un gran video, grandes ideas... sin embargo, si eres responsable por otras personas, por ejemplo una madre soltera de dos niños, no puedes hacer lo que te gusta sin considerar el dinero para comida, electricidad, etc. ¿no es cierto? ¿Enseñar a los niños que en realidad ellos no TIENEN que hacer sus trabajos de la escuela si ellos no quieren? No me malinterpreten, yo apoyo la inspiración... pero también apoyo el trabajo duro, en un trabajo que REALMENTE me guste pero no me da para pagar las cuentas... aunque paga más cuentas que NO trabajar.

Bueno, el pensamiento, digamos, normal está bien sintetizado en el párrafo anterior. Y es completamente  estúpido para algunos de nosotros, porque pone el foco en las cuentas por pagar y las hace equivalentes a calidad de vida. Esa forma de pensar pierde completamente el foco "hay que trabajar duro para pagar las cuentas" implica que es más importante pagar las cuentas que vivir feliz y hacer lo que a uno le gusta, es la inversión de todos los valores.

Alguien que trabaja duro para pagar las cuentas basa necesariamente su "felicidad" en las cosas que le cuestan dinero, por eso está dispuesto a sacrificarse, pero resulta que la naturaleza humana rara vez está contenta con los bienes materiales que consigue, siempre quiere más y nunca puede obtener satisfacción. Si pagar las cuentas es un objetivo de vida jamás estará satisfecho y siempre será un esclavo de las cuentas que mientras más gane más crecerán.

Yo lo experimenté de primera mano: cuando tenía tres vehículos (CRX, Camioneta, Colt) siempre tuve una lista interminable de gastos, pagar las cuentas era como el castigo de Sisifo, un proceso interminable.

Claro que nadie puede hacer solamente lo que le gusta y muy pocos en el mundo pueden olvidarse de pagar las cuentas, tal vez los mienbros de la Familia Real o algo así. El propio Allan Watts trabajaba y más de alguno de sus trabajos fue desagradable y un sacrificio  para conseguir lss lucas necesarias. Lo que dice Allan Watts -como yo lo entiendo- es que el foco se debe poner en disfrutar de la vida y tratar de hacer los menores sacrificios posibles.

Los que sueñan con que ganar mucha plata les traerá felicidad se engañan: más plata son más necesidades e incrementos decrecientes de felicidad. Los que viven asustados del futuro y se sacrifican durante muchos años para "asegurarse" son unos grandes tontos, porque no hay manera de asegurarse. La felicidad más bien es un concepto negativo: es la tranquilidad de no tener demasiados problemas, la satisfacción de recibir algo de reconocimiento e las personas que uno aprecia, tratar de llevar una vida interesante y entretenida, ¿que más se puede pedir? Yo creo que nada. Y creo que el mensaje de Allan Watt es bueno en el sentido de donde hay que poner el foco, no olvidarse que el objetivo central es ser feliz -ahora, no mañana- y no es solo pagar las cuentas. Tal vez se le olvidó mencionar que tener pocas cuentas ayuda bastante.

12 Comments:

Anonymous Anónimo said...

basicamente este don Watts es parece un mezcla de Epicureo y Diogenes. No tiene nada de malo, pero tampoco es una gran novedad.

8 de febrero de 2013, 03:39

 
Blogger Ulschmidt said...

Lo que pasa es que el Tao no se parece nada al ciudadano ejemplar, productivo, obediente que postulan las economías modernas. No se parece nada al protestante ambicioso de Weber ni al chinito bueno de Confucio. El Tao es para elites con la capacidad de no sumarse a la corriente, pero el Estado lo combatirá siempre.

8 de febrero de 2013, 07:19

 
Anonymous Anónimo said...

"La felicidad más bien es un concepto negativo: es la tranquilidad de no tener demasiados problemas, la satisfacción de recibir algo de reconocimiento e las personas que uno aprecia, tratar de llevar una vida interesante y entretenida, ¿que más se puede pedir?"

AFORÍSTICO.

"La felicidad es un concepto negativo"; dicho sólo esto suena extraño, pero así es la manera de decir las cosas que uno piensa, a través de lo que otros consideren "adecuado".

En realidad lo malo está en confundir felicidad con bienestar.

Es como lo que digo de confundir belleza con bonitura.

La felicidad no es una utopía; yo creo que la felicidad es la plenitud aquí y ahora, con todas las grandezas y las miserias de la vida.

Si así no fuera sería muy poca la gente destinada a encontrarle sentido a la vida; cosa que me parece zoológicamente absurda.

Atte: J&1/2

8 de febrero de 2013, 09:04

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Anónimo, Allan Watts fue originalmente un ministro calvinista, enseñaba en Inglaterra y ganó una beca de la U de Oxford que le pagó un año sabático para escribir un libro sobre religiones comparadas, en lo que era un erudito. Y entonces escribió el libro "El Arte de Ser Dios" sumamente blasfemo, que alguna vez comenté acá mismo. Después dejó todo lo respetable, se lo llevaron a USA donde se dedicó a las conferencias. Conocía mucho del budismo y el Tao, esas charlas de radio que dió en los setentas son la punta de un iceberg bien interesante.

Ulschmidt, claro, el taoismo es libertario, el opuesto complementario de Confucio el colectivista y siempre será muy criticado por los colectivos. Es el enemigo jaja.

Sergio, la felicidad consiste en estar borracho. Eso para los que tienen buena cura, para los otros es al revés jaja.

8 de febrero de 2013, 09:13

 
Anonymous Wilson said...

EL truco no esta en trabajar duro para pagar las cuentas, sino en tener gente que te trabaje duro para pagar las suyas y obtener un margen para uno.

8 de febrero de 2013, 09:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sabias palabras. Ni Allan Watts lo hubiese dicho mejor. Claro que con lña maraña de leyes laborales esa receta no corre en Chile :D

8 de febrero de 2013, 09:59

 
Anonymous Anónimo said...

San google dice que el tipo era budista zen, que no es lo mismo que el tao.

8 de febrero de 2013, 11:25

 
Anonymous Anónimo said...

(Quien em manda a hablar en serio aquí; la culpa es mía. Jajaja)

J&1/2

8 de febrero de 2013, 11:35

 
Anonymous Anónimo said...

Tomas,hola, me cae bien Watts aunque este borracho en sus momentos iluminados, :), también creo que Juan 1/2 tiene razón con sus apreciaciones, con eso de no confundir felicidad con bienestar, o lo bonito con lo bello.
Los hombres como Watts a mi modo de ver, tienen ese valor, ofrecer a las personas una mirada sin tiempo,es decir, el momento exacto de luz cuando se sonrie es cuando se sonrie,y cuando se abren los ojos, eso ya pasó, entonces el tiempo vuelve la atencion a los ojos y así sucesivamente.Conciencia de estar vivo, el valor de los borrachos, jajajja.Saludos.Ari

8 de febrero de 2013, 12:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Anónimo, Watts fue todo un personaje, entre sus muchas facetas estuvo la de ser un teólogo erudito, no solo budista sino que un gran estudioso del cristianismo y todas sus vertientes, el empezó como pastor, de allí a teólogo y finalmente se iluminó, derivando a loco y curado. Tiene algunos libros extraordinarios, entre ellos el Arte de ser Dios y otro más, me parece que ambos los he comentado acá mismo, los disfruté mucho.

Juan y 1/2 jajaja exactisimamente exacto, quien te manda a hablar en serio!! no, si está bien, solo que tyo creo que lo que más se aproxima a la felicidad es una buen aborrachera y el bienestar (o sea sentirse bien) es el sucedaneo perfecto y mucho más accesible)

Hola Ari, aunque lo de Allan Watts puede parecerse mucho al resto de la cháchara de auto-ayuda (la mayoría es muy hueca) este tipo tiene bastante fondo, por ejemplo creo que en la charla del video donde dice muchas cosas que son obviedades tiene un punto interesante cuando dice "imagina que el dinero no es problema" y "¿que es lo que quieres?". Bueno, la mayoría de la gente convencional no puede pensar que "el dinero no es problema", son incapaces de pensar eso, y por eso jamás se han detenido a pensar en que es lo que quieren, dan por supuesto que lo único que pueden hacer es ganar tantas lucas como les sea posible, lo que es una gran estupidez.

8 de febrero de 2013, 12:52

 
Anonymous Anónimo said...

Tomás: la diferencia entre "filosofar" y "autoayudar" es tenue, pero creo que la primera "como que tiende a sentir una cierta responsabilidad con que lo que se dice tenga pies y cabeza".

Lo que pasa es que los que hacen autoayuda yo creo que, maquiavélicamente, se desligan de la responsabilidad de lo que sienten cierto; "total te va a servir, te va a ayudar; úsalo; juega el rol que te propongo" (lo que no dice, y que queda tácito es la frase final que dice "...aunque lo que esté diciendo sea un invento mío")

Atte:

j&1/2

8 de febrero de 2013, 13:53

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, hay autoayuda tremendamente buena (Dale Carnegie o la autobiografía de Benjamin Franklin, entre otras) aunque la mayoría es superficial y obvia(tus zonas erroneas, quien se robó mi queso y cien mil otros "best sellers"). En verdad cualquier cosa podría servir si hace sentirse mejor a alguien y las personas superficiales son un gran mercado consumidor de eso a los que obviamente no se les puede ofrecer algo muy profundo o elaborado. Todo está Ok mientras sirva.

La religión, la psicología, la filosofía, con más o menos pretensiones son lo mismo: tratan de responder a ciertas necesidades psicológicas que tenemos, nadie puede decir con seguridad sobre la calidad o el valor intrínseco de esas cosas, o sea puede decirlo pero de allí a que tenga alguna utilidad o valor de verdad, no hay como saberlo.

No es muy útil tener certezas en un universo completamente incierto, hasta es un poco pretencioso.

8 de febrero de 2013, 14:06

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas