Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Universidades de mentira

lunes, 29 de diciembre de 2014

 

Todos los años la misma tontera. Aparecen los resultados de la Prueba de Selección Univrsitaria y enseguida los pescadores de río revuelto, con sus estadísticas más arregladas que mesa de cumpleaños para "demostrar que la educación en Chile no es equitativa", de tanto repetir tal estupidez han conseguido convencer a un montón de gente ignorante con su cuento.

Es todo una mentira gigantesca, lo que realmente quieren es volver a estatizar la educación para consolidar y aumentar los privilegios de los profesores. Porque la educación ha terminado siendo un traje a la medida de los intereses de los profesores, que cada vez van exigiendo más y más sin aceptar ninguna clase de evaluación ni menos probar buenos resultados académicos. Con nuestra típica hipocresía hemos llegado a la actual fábrica de inútiles en que se ha convertido el sistema. Veamos por ejemplo las universidades.
 
Chile tiene uno de los sistemas más caros del mundo, la universidad en nuestro país es cinco veces más cara que en España y ocho veces más cara que en Francia, leo que con el arancel y matrícula de algunas carreras se podría comprar un auto cero kilometros por cada año de estudios, y además las carreras son más largas que en la mayoría de los países: cinco a seis años, cuando un profesional universitario de las mismas carreras -en otros países- normalmente sale en cuatro años.

¿Como se llegó a esta situación absurda? los estudiantes "pagan" el equivalente a cinco o seis autos del año por un diploma que vale poco, porque el sistema dejó de ser selectivo y gran cantidad de gente lo obtiene, además del escaso valor práctico de lo que le enseñan en todos esos años un título ya no entrega diferenciación. Los egresados, estupefactos, pasan sus primeros años tratando de encontrar el trabajo de sus sueños, les vendieron la idea que el diploma les iba a abrir las puertas y cuando ven la realidad, bajan sus expectativas y terminan ganadose la vida en lo que encuentran.

Es todo un engaño, que parte por los alumnos que se quieren pasar de listos estudiando "gratis" y con mínima exigencia académica -los que estudiamos en los 70 y 80 sabemos bien la diferencia- entonces los muy brutos (y sus padres) se convencen que basta con obtener el diploma para tener el futuro asegurado, ilusos.

El siguiente nivel de hipocresía es de los profesores que hace rato dejaron de preocuparse de hacer bien su trabajo, porque nadie los controla, como a los alumnos solo les interesa tener el título con el menor esfuerzo posible los mejores profesores son los más mediocres y que no se hacen problemas, se produce el darwinismo inverso donde los peores van quedando en la facultad y escalando en puestos de poder.

El tercer nivel de hipocresía es de los profesores de las universidades "tradicionales" que llegan a ser directivos. Resulta que estas universidades funcionan como una especie de cooperativas y reciben camionadas de plata dulce del gobierno. Como pasa en todas las cooperativas el sistema se corrompe enseguida y se arman las máquinas de poder para comprar votos y hacerse elegir decanos o rectores. Como se necesita cada vez más plata para comprar los votos, allí tenemos la explicación por la que -a pesar de los fantastillones que reciben del estado- las universidades tradicionales han subido los aranceles a las nubes. Esa es la razón por la que una universidad chilena que es comparativamente "de garage" tiene aranceles más altos y carreras más largas que una buena universidad norteamericana. Necesitan dinero para alimentar su corrupción interna.

Y existe un cuarto nivel de hipocresía, que es el que alimenta a todos los demás. El gobierno y los políticos: desde la llegada de la democracia se aseguraron de cerrar con candado la puerta para crear nuevas universidades, usando el cínico argumento de la fe pública y la calidad académica se las arreglaron para consagrar un monopolio que nos ha llevado a la situación actual, donde la fe pública y la calidad académica son vulgares mentiras. Todos lo sabemos pero como la hipocresía es nuestro deporte nacional, nadie quiere hablar de eso.

Durante el gobierno de Ricardo Lagos se consagró la corrupción creando los créditos con aval del estado, que permitieron usar platas públicas para las universidades privadas. Al no estar condicionados los créditos a rendimiento académico se convirtieron en el negocio redondo que hoy sostiene a todo nuestro mentiroso sistema, con profesionales de mentira y profesores de mentira. Nadie reclama por la mínima exigencia y la baja calidad académica, nadie se cuestiona las mallas inútiles y llenas de cursos de relleno para completar los seis años. En el fondo es un negocio inmenso lo que sostiene a nuestras universidades de mentira.

Todos felices, se sacan la foto al momento de su graduación con toga y birrete. Los profesores acumulan doctorados y magister que no valen la cartulina en que están impresos, pero les sirven para acomodarse en la "jerarquía académica" mientras los ilusos, de toga y birrete, futuros buenos para nada sueñan que son ingenieros y abogados. Muy felices con sus diplomas express, sin darse cuenta que los hicieron cholitos durante un montón de años .  

14 Comments:

Blogger Pablo said...

Me hiciste recordar que en mis tiempos de Estudiante de ingeniería civil mecánica en la u de Concepción en los 90, el curso más inútil, pasado de moda y sin utilidad práctica era dictado por.....el decano de la facultad de ingeniería, que a su vez era mano derecha del hasta hoy rector.


Otra cosa, no encuentro nada malo que todo el que quiera pueda entrar a la U, incluso acepto las ues garajes como les dices tú, que venden el título sin tener que pasar por el desagradable trámite de tener que estudiar. Pero la cosa es sin reclamos posteriores, no vengan con la patudez de querer la misma pega de un egresado de la uc. Yo feliz compraría un phd en un garaje, pero no puedo reclamar si después no me contratan en la nasa

29 de diciembre de 2014, 09:19

 
Blogger Frx said...

El fin de semana salí a carretear a unos amigos al Steve Rock (es un restobar que sale un ojo de la cara pero vale la pena) y preguntándole por qué iba a estudiar medicina en la U San Sebastian y no en la Universidad de Concepción, mencionó esta suerte de mafia (esa palabra usó) que se han hecho los profesores entre sus razones. Es increíble cómo nadie dice nada respecto a esto y hasta lo aceptan mientras reclaman fervientemente por cosas menos importantes o meramente irrelevantes.

Sobre las expectavivas laborales, creo que aún con la sobrepoblación de profesionales, un abogado o un médico siguen teniendo el futuro más asegurado que un ilustrador o un licenciado en literatura.

29 de diciembre de 2014, 11:06

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Pablo, pienso exactamente lo mismo. Es bueno que exista toda clase de universidades, mientras más mejor para que haya competencia. En la actual competencia monopolística nunca va a haber verdadera calidad, en lo único que compiten hoy es en el marketing, el resto es una tremenda farsa. Los argumentos de "calidad académica" y "fe publica" son dos mentiras gigantescas, dirigidas a la gente ignorante, que no conoce o no le conviene conocer la realidad del sistema.

Pensar que todo sería muy sencillo de arreglar, bastaría con eliminar todas las trabas para crear nuevas universidades y que existan asociaciones u organismos -distintos de las universidades y del gobierno- que acrediten los títulos tomando exámenes habilitantes. Las universidades no pueden ser juez y parte enseñando y acreditando, son dos funciones que tienen que ir por separado. Claro que eso no les conviene económicamente, para nada.

Frx, eso es lo que existe exactamente: mafias y arreglos para repartirse el poder y la plata. Por eso algunas universidades privadas, pese a tener toda clase de desventajas legales, compiten y hasta le ganan a otras públicas.

29 de diciembre de 2014, 12:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

A propósito del campo laboral es algo que nadie puede asegurar, mucho menos hoy. Estaba leyendo una carta del presidente de la sociedad de nefrología de Chile, que decía que una gran cantidad de casos ya puede ser atendido por telemedicina y la "falta de especialistas" es simplemente que usan todavía técnicas antiguas. El conocimiento está cada vez más abundante y conocimientos que antes eran exclusivos como los del médico o el abogado, ahora están al alcance de la mano de cualquiera. A todo esto mi doctor siempre ha sido el Dr. Google, le tengo una fe enorme.

29 de diciembre de 2014, 12:19

 
Blogger Frx said...

Todo caso, hay privadas que son conocidas por ser de lo mejor en determinada carrera.

29 de diciembre de 2014, 12:35

 
Blogger EDO said...

Oye Tomas...estas comparando las ues chilenas con las ues de francia y españa en donde sus aranceles son bajos pq estan subdiadiadas con los altos impuestos que cobran sus cuidadanos. Con el numero de universidades y la poblacion que hay en chile...si huberia competencia perfecta...los aranceles deberian ser muy bajos pero no es asi pq todas estas ues (privadas y estatales) funcionan como carteles. Respecto de las pegas he conocido varios egresados de UCHILE, PUC que estan a medio morir saltando...ya salir de una u de elite no asegura nada amigo....eso es todo.

29 de diciembre de 2014, 12:51

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

La comparación se hace respecto de las universidades privadas (pagadas). Leo por ejemplo que en el Reino Unido existe un tope de 11.000 euros anuales, lo normal son entre 6.000 y 11.000, o sea entre 6 y 11 millones al año ¡universidades inglesas!
En USA es entre 10000 y 13000 dólares en universidades normales y entre 16000 y 50000 en las de la Ivi League (donde van a estudiar los hijos de nuestros políticos con plata de nuestros impuestos).

Si se toma en cuenta que las carreras son de 3 o 4 años y en la práctica se sacan en 4 o 5 en MUCHO más barato que en Chile

Los precios en Chile solo se explican por el monopolio y la corrupción interna, en el caso de las universidades públicas

29 de diciembre de 2014, 13:10

 
Blogger EDO said...

Los precios en chile se explican pq existe mercado para no subir los precios. Si el mercado fuera mucho mas pequeño todos se tendrian que poner a competir para captar estudiantes. Por lejos la educacion debe ser una de las industrias mas florecientes en nuestro pais. Estudias una vez y no paras entre titulos, postitulos y cursos de capacitacion.

29 de diciembre de 2014, 13:17

 
Blogger Pablo said...

Por casualidad, acabo de leer una "declaración pública" en http://www.colegiodegeologos.cl/ donde los geólogos colegiados, como no, recomiendan a los que dieron la PSU que NO estudien geología, porque hay mucha oferta de egresados, muchas universidades lo ofrecen, que no hay campo, que los proyectos mineros están paralizados, etc...
Aunque tienen todo el derecho de incentivar o desincentivar a los jóvenes a estudiar lo suyo, encuentro de una inmoralidad gigantesca disfrazar de interés genuino por el bien común, lo que es simplemente una estrategia corporativa para no tener tantos colegas, y por ende menos competencia y pegas más seguras y por más plata. Si hace 5 o 6 años atrás, que es lo que demora la formación de un geólogo, no se pensaba ni proyectaba que los proyectos mineros se frenaría, ¿porque ahora sí se podría asegurar que en 5 o 6 años más la cosa no estará buena?, ¿acaso la minería es la única fuente de trabajo?, ¿acaso el norte de Chile es el único lugar del mundo en que pueden desempeñarse?
Estos colegios profesionales, para lo único que sirven es para reuniones sociales y para hacer defensas corporativas de sus puestos de trabajo, exactamente igual a la defensa de la "educación públicarsh" por parte de los profesores de todo tipo.

29 de diciembre de 2014, 13:20

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Pablo los colegios profesionales son la basura más grande, antes eran poderosos porque tenían monopolio y poder de veto sobre los asociados, menos mal que eso se eliminó, hoy son para la risa nomás, siempre buscando privilegios y arreglarse los bigotes. Equivalen a los sindicatos y a la mafia, por algo a la mafia también se le conoce como "el sindicato"

29 de diciembre de 2014, 13:33

 
Anonymous JMS said...

Un comentario al párrafo sobre el segundo nivel de hipocresía, es que, al menos en las universidades, los profesores si tienen un nivel de control, pero es el de estudiante-clientes. Y ahí hay un punto sin solución: el estudiante, mientras estudia, sólo quiere pasar "rápido y con buenas notas", y cuando egresa, quiere "haber aprendido". Como las evaluaciones a los profesores se hacen al finalizar el semestre, se evalúa mejor a los "buena onda" que a los "exigentes" (sin que eso signifique que unos sean realmente mejores que otros). Al final, ser exigente, le juega en contra al profesor universitario.

Comparto el problema del exceso de tiempo de estudios, y comparto la falsedad de la "promesa" de la carrera... Más aún, cuando hay muchos que se meten a carreras sólo por una parte limitada del plan de estudios (por ejemplo, algunos que estudian ingeniería para aprender a hacer apps para celulares; y que claramente van a quedar desencantados).
Creo que es todo el modelo el que está mal enfocado, sigue haciendo lo mismo de hace 100 años, pero en una situación donde el mundo ha cambiado y mucho...

29 de diciembre de 2014, 13:48

 
Anonymous JMS said...

Se me quedó una pregunta en el tintero: ¿por qué crees que más mercado sería buena solución? Las malas universidades seguirían existiendo y vendiendo la pomada, los egresados no verían la falsa promesa hasta varios años después.

Yo creo que es mejor que desaparezcan universidades, y que se empiecen a validar conocimientos más específicos. Es decir, que nos olvidemos del "ingeniero en informática" y aparezcan los expertos en manejo y almacenamiento de datos; los creadores de sitios web; los programadores en distintos lenguajes; con procesos de estudio de uno o dos semestres...

Creo que debiera ser similar en otras carreras, especialistas en contratos civiles; en litigación laboral, con un par de cursos más pueden llegar a litigación penal, en vez del "abogado" (supuesto experto en todo). Similar en medicina, si el tipo va a ser especialista en riñones, no creo que necesite saber cada uno de los huesos de la oreja. Por supuesto, para llegar a cirujano (los menos) se necesitarían más estudios...

Me preocupa que si se abren más universidades vamos a tener aún más ingenieros (en "ecoturismo"!!!) médicos o abogados, malos profesionales y sin posibilidad de especializarse realmente (y van a mantener ese criterio en sus vidas laborales, haciendo mal la pega, y culpando al cliente).
Creo que para que el mercado funcione bien, el cliente debe poder evaluar desde el inicio si está recibiendo o no un buen producto/servicio...

eso...

29 de diciembre de 2014, 13:56

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hablas con verdad Reverendo. A mi me toco en carne propia a principios de año, andaba (para variar) mal de plata y me puse a hacer clases, al poco tiempo me reclamaron que mis clases eran "muy teóricas" y por que no les pasaba unos juegos o algo así para que las clases fueran más entretenidas y dinámicas. Me quedé impactado, CERO interés por la formación o la calidad de lo que se entrega, creo que entendieron muy mal ese concepto del "estudiante cliente". Yo comparto plenamente que el estudiante es un cliente y hay que dejarlo satisfecho, pero no a costa de engañarlo regalándole el ramo, todo lo contrario, que se sienta orgulloso de haber aprobado.

Obviamente las perspectivas de hacer clase de nuevo se acercan asintoticamente a cero, igual que mi interés por estar en ese sistema de darwinismo inverso.

El estudiante es un cliente, pero eso no quiere decir que hay que engañarlo. Al contrario.

Y claro, el problema fundamental es que responde a una realidad del siglo pasado y la cosa está cambiando super rapido

29 de diciembre de 2014, 13:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

A propósito de las carreras "inútiles" mira, yo recuerdo que en los setentas se criticaba mucho que enfermería fuese una carrera universitaria "van a ir a la universidad para aprneder a limpiar el poto a los enfermos!" decían.

También recuerdo el caso opuesto cuando decían que las "carreras del futuro" eran la electrónica y la computación, tu que eres MUCHO más viejo que yo te debes acordar de esas fiebres, han habido muchas: ingeniería comercial (que se discutía mucho que se llamara "ingeniería") y etc. etc.

Raya para la suma, NADIE puede decir si una carrera será útil o tendrá campo laboral en 10 años más, así es que yo pienso que lo mejor es que cada quien se haga responsable y estudie lo que se le antoje, sabiendo que el título no será garantía de nada.

Me gusta el sistema de USA donde existen "doctorados en divinidad" por correspondencia y el país no se ha desplomado ni mucho menos, que enseñen de todo, que den los títulos que se les antoje, cada cual debe ser responsable de sus decisiones (a todo esto a Jimy Schaggart no lefue nada mal con su doctorado en divinidad).

Y creo que, como dices, las universidades no deberían acreditar, pueden dar el título que quieran pero otras instancias, independientes deberían acreditar para separar el grano de la paja

29 de diciembre de 2014, 14:17

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas