Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

A favor de los transgénicos

sábado, 9 de mayo de 2015



Anoche me junté con mi amigo Waldo que hace tiempo me había invitado a tomar unos tragos. Su casa es impresionante, como una cápsula del tiempo de los años sesentas, el living, las lámparas, ceniceros, todo de esa época, creo que lo único contemporáneo que tiene es el computador. Así nos tomamos una de vino y un vodka, este Waldo es un gourmet -bueno, ingeniero en alimentos- así es que sacó un queso azul y anchoas con galletitas, hasta se acordó que tenía un puro Montecristo por ahí, que sacrifiqué con mucho gusto ¡eso es vida!.

Me contaba como había desaparecido toda la cadena alimenticia en nuestra costa, que alguna vez llegó a ser la más rica del mundo en ciertas especies. Hoy, después de unas décadas de pesca de arrastre y un par de fenómenos del Niño especialmente violentos, ya no queda prácticamente nada.

Desapareció toda la cadena alimenticia partiendo por los huiros, donde se criaban pequeños crustaceos y erizos ¿alguien recuerda cuando en Arica habían locos? más pequeños y sabrosos, hace años que no se encuentra ni uno solo, también desaparecieron los erizos y las machas son muy raras de encontrar. La anchoveta, que se creía fuente inagotable de riqueza, desapareció de Chile y está pasando lo mismo en Perú y de allí todos los peces más grandes: acha, jurel, etc.

Me decía que en su opinión ha sido la combinación de los fenómenos del Niño desde los años noventa, sumados con la explotación industrial que impidió la recuperación. En todo caso es algo que está ocurriendo a nivel mundial y se repite el patrón de todos los demás alimentos.

En las  épocas más antiguas, la gente recolectaba frutos, bayas y salía a cazar su alimento, pero la civilización agraria lo cambió todo. Los animales fueron domesticados para trabajo y comida por criadores, los frutos salvajes también fueron domesticados y mejorados por siglos. El tomate transgénico que hoy comemos no tiene nada que ver con el tomate "natural" una baya chica y ácida, que se empezaba a podrir apenas salía de la mata. Los "alimentos naturales" que añoran algunos,eran una porquería y no tienen ninguna posibilidad de permanecer en un mundo que necesita alimentar más y mejor a muchísima gente.

Los que tenemos más de 50 años pudimos ver este fenómeno con los pollos, que antes eran criados y alimentados en casa. Muchos de los que se quejan de los actuales pollos de fábrica jamás conocieron los pollos de casa que eran chicos como pajaritos y duros como piedra, además que costaban una fortuna. Debe haber sido en los años 50 cuando se popularizaron los "pollos broiler" que eran una raza mejorada más grande, pero en esos años el pollo era un plato de lujo, carísimo que solo se consumía para las fiestas. Si uno quería impresionar a alguien en un restaurante, ordenaba un "pollo dorado" a la canasta, que era sinónimo de la delicia gourmet en Chile, lo recuerdo perfectamente.

Nosotros probablemente seremos la última generación en comer pescado sacado del mar como alimento común y corriente, en muy pocos años más el 90% o más delpescado que se consuma será producto estandarizado hecho en pisiculturas, de mejor calidad objetiva pero menos sabroso. El que haya probado ostras de criadero y ostras salvajes de Chiloé sabe a lo que me refiero.

Hacia allá vamos y no es nada malo, al contrario, es la única opción sostenible que tenemos, pese a todo lo que aleguen los chiflados ecologistas. Es un proceso que lleva muchos miles de años y no lo va a parar un orate con carteles contra los transgénicos. Al revés, a mi me gustaría armar una campaña a favor de los transgénicos y los alimentos industrializados, creo que ese es el verdadero futuro sostenible, inteligente y sobre todo inevitable, no hay otro camino.

10 Comments:

Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

Por los transgénicos, el temor que provocan no es tanto por su valor como alimento, sino que su sistema de cultivo transforma el "campo" en "desierto verde", y esto tiene un costo social y ecológico que nadie paga, por eso son buen negocio. En todo caso hay maneras de alimentar al mundo diferentes a los transgénicos que no se ocupan y que darían trabajo a mucha gente ahora en la pobreza. Hay mucho paño que cortar en este tema, pero si debo escoger, prefiero lo no trangénico.

9 de mayo de 2015, 14:18

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

Por los transgénicos, el temor que provocan no es tanto por su valor como alimento, sino que su sistema de cultivo transforma el "campo" en "desierto verde", y esto tiene un costo social y ecológico que nadie paga, por eso son buen negocio. En todo caso hay maneras de alimentar al mundo diferentes a los transgénicos que no se ocupan y que darían trabajo a mucha gente ahora en la pobreza. Hay mucho paño que cortar en este tema, pero si debo escoger, prefiero lo no trangénico.

9 de mayo de 2015, 14:18

 
Blogger Ulschmidt said...

Aquí está haciendo un boom la semilla de soja "Intacta" - su nombre comercial. Tiene un gen incorporado que disminuye la capacidad de producir queratina en los insectos que se comen las hojas de soja.
Así que comen soja, y crecen, y necesitan queratina para formar sus exoesqueletos, entonces las orugas se quedan con una especie de camisa corta, y sus tejidos blandos siguen creciendo, al fin son como una pelota deforme que no puede moverse por falta de estructura rígida, y caen de la planta y mueren de hambre en el piso.
Es terrible la crueldad con las orugas.
De todos modos, ya las mataban con químicos, y ahora se los ahorran porque el antídoto está en las mismas hojas de la soja. Y se ahorran toneladas de contaminantes esparcidos por el campo.
En general eso hace la biotecnologia, mejora una tecnología previa que era mucho peor.

9 de mayo de 2015, 17:00

 
Blogger Frx said...

Yo creo que también deberían apoyarse los transgénicos. Puede que ahora mismo no sean ni más sabrosos o ni siquiera más saludables que el producto natural, pero como toda tecnología nueva, no es perfecta y debe perfeccionarse con el tiempo. Así que por ese lado, debería más pensarse en perfeccionarlo que en aniquilarlo.

9 de mayo de 2015, 18:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Gaston, sin duda que los alimentos cultivados orgánicamente pueden tener cosas buenas, si tienen mercado a buen precio con eso basta y sobra, yo mismo feliz los vendería.

El problema es que grupos como Geenpeace y muchos otros chiflados por el estilo afirman toda clase de mentiras y cosas absurdas tratando que PROHIBAN lo que no es orgánico, esa es una actitud que puede traer popularidad de los más giles o ignorantes a corto plazo, pero hace que le pierdan el respeto porque nada puede sostenerse basado en mentiras tan burdas.

Como el tipo que decía que al que come alimentos con trasgénicos le van a salir tres ojos ¿quien lo va a respetar? solo un tonto lo haría, para mi todos los activistas se dividen entre sinverguenzas (que tratan de ganar plata en base a mentiras) e ignorantes (que les creen).

Si hay riesgos con los transgénicos, por supuesto, más que riesgos son costos, cultivar siempre ha tenido costos y beneficios, los cultivos tecnológicos tienen muchos más beneficios que costos como señala Ulschmidt respecto al menor uso de pesticidas.

Ulschmidt, acabas de darle otra "cause célebre" a los Greenpeace ¡salvemos el caparonzito de las orugas! jaja, que peste más grande, especialmente los vociferantes, mentirosos e igorantes como los que aparecen en el video.

Frx, los transgénicos y alimentos modificados por tecnología los comemos todos desde hace mucho tiempo, dudo que hayan muchas personas en el mundo que jamás hayan consumido alimentos "no naturales", así es que todos esos reclamos son, como dicen Penn y Teller "puro bullshit"

9 de mayo de 2015, 20:17

 
Blogger Frx said...

Lo que sí sabía era que antes se usaban ciertos fertilizantes y algunas cosas por el estilo, pero que no se aplicaba una intervención directa a la genética.
Todo caso es cierto, todos han comido algo no natural, al final muchas reacciones de la gente al respecto son por miedo.

9 de mayo de 2015, 20:53

 
Anonymous mark said...

la sabiduría esta en la naturaleza con sus leyes inmutables, no en el laboratorio.
Las semillas hidridas y transgenicas no pueden dar plantas de segunda generación, las siguiente generación de semillas que se obtienen de la planta es estéril, como un matrimonio gay... para la ley del hombre funciona es comercial
...hay otras técnicas en invernaderos como la hidroponia(en la región hay como 10 hectáreas con esta técnica) y la aguaponia con menos contaminantes ...en la región de Arica DE " natural " parece que esta quedando el maíz nativo del valle salado de lluta, con su cascara muy fina, al igual que el tomate nativo que hoy poco se ve...

9 de mayo de 2015, 22:01

 
Blogger Nervio said...

meh

en el futuro on terapia genica hasta los humanos seremos transgenicos.

El dia que un humano pueda desplegar verdes alas de muercielago para hacer fotosintesis...

9 de mayo de 2015, 23:27

 
Anonymous Anónimo said...

Yo también apoyo los transgénicos, pero creo que se deben manejar con mucho cuidado. Por ejemplo, la soya que comenta Ulschmidt, al ser resistente a los insectos, que son sus controladores naturales, podría propagarse sin control y convertirse en una plaga (es solo un ejemplo hipotético)
Hay que tener presente que la transgenia es algo bien distinto a la selección artificial, que permitió convertir una baya ácida en los tomates que comemos hoy.
En esta los agricultores seleccionan los tomates con la mejor o más conveniente carga genética para su cultivo... pero siguen siendo tan tomates como siempre... distinto es incorporarle un gen de rana, por decir algo... algo que nunca ocurriría en la naturaleza.
Lo que no transo es el derecho a saber... Creo que todo alimento transgénico debería tener una etiqueta que lo identifique como tal (y hasta podría haber un código que permita saber qué genes fueron manipulados y como se expresan fenotípicamente) y cada uno verá si los consume u opta por un producto "natural u orgánico", que seguramente va a ser más caro...

10 de mayo de 2015, 11:26

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

Errores detectados:
- Los ecologistas intransigentes son solo una parte pequeña de los Ecologistas, que participan de una ciencia de verdad.
- Su pelea es contra los transgénicos, nadie habla de reemplazarlos por orgánicos. Y hay un trasfondo politico que no confiesan ( A los transgénicos los crea "El Imperio")
- Los transgénicos sí se reproducen y sus semillas no son estériles, ese es uno de sus riesgos. Las plantas híbridas tampoco dan descendencia estéril, es que las siguientes van perdiendo la calidad
lograda.
- No puede no preocuparnos qué nos pasará comiendo la misma sustancia que elimina la quitina de la oruga, ya han habido muchínimos errores similares con todo tipo de cosas.

11 de mayo de 2015, 15:05

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas