Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás


El chileno apocadito
Tengo buena memoria con lo que leo. En los años setenta leía regularmente la revista Ercilla que compraban en mi casa donde Guillermo Blanco tenía una columna que ocupaba a última página, de esas columnas hubo una que nunca se me olvidó que se llamaba "El chileno apocadito".

Todo en diminutivo
Partía analizando las palabras que usamos frecuentemente y nuestro gusto por los dimnutivos, no nos compramos un auto o una casa sino "un autito", "una casita" y hasta cuando trata de abrirse paso en una multitud dice humildemente "con permisito". El lenguaje para tratar a los mozos estába lleno de eufemismos como "caballero" o "jefe", pese al profundo desprecio clasista que tienen por esos trabajos.

En realidad es el chileno acomplejado
Bueno, despues de darle varias vueltas a cosas como esas, Blanco decía que -aunque nos creíamos sobrios- en realidad eramos acomplejados. Teníamos un enorme complejo de inferioridad, casi tan grande como nuestro terror a ser considerados exéntricos o hacer el ridículo.Hablaba del "chileno apocadito" que trata de pasar desapercibido en la masa, nunca alza la voz, obsesionado por vestirse y actuar igual que todos.

Yo recuerdo bien esa época y me llamó mucho la atención, era verdad, tal como lo describía Blanco, siempre acomplejados frente a los argentinos primero y en realidad frente a todos los demás países, obsesionados por "como nos mira el mundo".

No soportamos la idea de grandeza
Supuestamente el chileno apocadito habría desaparecido a mediados de los ochenta, donde apareció el chileno fanfarrón. Pero nunca desapareció realmente, solo estaba encogido, abrumado al ver que cambios políticos. personas y empresas tenían éxito. El chileno apocadito nunca sacó mucho la voz, pero le repugnaba eso de ser "los jaguares de Latinoamérica" y no les cabía en la cabeza que chilenos pudieran tener éxito en otros lugares del mundo, tenía que ser mentira, eso era imposible según su ADN.

Volvieron los apocaditos
En el fondo el chileno apocadito, el mediocre y chanta volvió a tomar las riendas de la manos de la política, los "atributos" tan admirados a Bachelet eran precisamente no ser nada brillante, "alguien como uno" y se enfurecieron al darse cuenta que se estaba avivando. El otro día vi un programa en El Mostrador TV donde hablaban que toda esta histeria colectiva era una reacción de los chilenos apocaditos, no me extrañaría nada, los mismos panelistas eran un buen ejemplo del apocadito que volvió a asomar la cabeza después de tanto tiempo.

El juicio del mono
En realidad se llamó Scopes vs USA, donde el profesor John Scopes fue acusado en 1925 de enseñar la Teoría de la Evolución contrariando las enseñanzas de la biblia. Por parte de la fiscalía alegaba William Jennings Bryan, congresista, ex ministro y tres veces candidato a la presidencia de USA. Defendiendo al profesor Scopes litigó Clarence Darrow, el juicio fue causa célebre que dió causa a libros y películas por ser un ejemplo magnífico de una acusación absurda impulsada por la opinión pública fanátizada.

Más arreglado que mesa de cumpleaños
Fue un juicio muy bizarro, armado con el propósito de dar publicidad al pueblito de Dayton, Tenessee donde se enfrentaron los dos más grandes abogados de la época. Legalmente era imposible condenar a Scopes, pero el fiscal Bryan armó unos alegatos espectaculares, repletos de tinterilladas, dichos populares, sarcasmos y cosas por el estilo. Darrow por su parte hizo una defensa muy sólida llevando a testificar a decenas de científicos. Todo en vano por supuesto, la presión social fue más fuerte y el jurado condenó a Scopes, que tuvo que pagar una fianza de 100 dólares para no irse preso.

El juicio del mono, versión chilena
Ahora mismo estamos viendo una nueva versión de el juicio del mono, en los casos contra los dueños de Penta, Soquimich y unos políticos de derecha escogidos con pinzas "cherry picking" creo que le llaman a eso. El juicio es absurdo, tendrían que torcer y retorcer la ley para condenar por una acusación mediocre y llena de tinterilladas armada por la fiscalía, y la versión de muy bajo presupuesto que tenemos de William Jennings Bryan, nuestro fiscal Gajardo.

Gajardo el tinterillo
Si hablar estupideces o presentar un juicio demala fe fuese delito, todos los que participan hoy por la parte acusadora deberían estar presos. El caso que están armando es increíblemente malo, absurdo, y tapan su incapacidad con retórica. Todo es una farsa, los fiscales tienen ambiciones políticas y piensan que es su momento de oro, que se esperen un poquito qntes de cantar victoria porque les puede llegar de vuelta un golpe brutal. Por mi, se lo merecen.

Todo esto se tendrá que despejar en algún momento. El pobre y tonto Jorrat, que partió con todo esto, ahora lo pusieron a desarmar algo que se les escapó de las manos, está pagando carísimo su incompetencia, para que hablar la presidenta.

Y bueno, creo que me extendí demasiado  así es que mejor dejo la "otras yerbas" para otro día. Están pasando cosas tan extraordinarias en la política chilena que hay temas para rato, me encanta.

17 Comments:

Anonymous Wilson said...

No creo en el complejo de inferioridad chilensis, mas bien lo considero una conducta reactiva a nuestra caracteristica central:la envidia.
Somos formados basicamente envidiosos, de ahi la agresion a los diferentes, a los exitosos, hasta al que tiene mejor pinta, auto, casa, mina, pituto etc.
Para defendernos de la critica y la agresion nos abajamos,hablamos bajito y en chiquitito.
Probablemente la mezcla entre español jesuitico y mapu no resulto muy generosa con el projimo. :-D

11 de mayo de 2015, 00:07

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah, puede que tengas un poquitito de razón jaja

11 de mayo de 2015, 00:54

 
Blogger Frx said...

Es increíble cómo eso del chileno apocadito es vigente hasta hoy, y es que nos vemos inferiores y avergonzamos de hasta lo más mínimo. Creo que esto explica mucho por qué siempre hemos intentado imitar a otros países.

11 de mayo de 2015, 02:08

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

El apocado ya no existe, con la enseñanza secundaria, aunque se pase copiando, se eliminó.

11 de mayo de 2015, 06:31

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

El asunto Penta y demás sí tiene fundamento, que es la Ley de Financiamiento de Campañas, que claramente fué violada. Puede ser como un disco Pare mal puesto, pero igual sacarán el parte si no se respeta. Además, que una empresa destine significativos recursos en muchas boletas truchas no está bien, y si no hay una ley que lo reprima, debería haberla.

11 de mayo de 2015, 08:07

 
Blogger Ulschmidt said...

Es una secuela de los pueblos regantes. Las naciones andinas han basado su agricultura en el regadío a surco e inundación. Los diaguitas, los incas que extendieron su influencia hasta el valle central de Chile, los huarpes que fueron llevados ahí por la encomienda española. Todos son pueblos regantes y ya se sabe cual es la vida del regante: depende de un sistema público, comunitario, que contribuyó a construir o mantener; espera su turno para regar, vigila que su vecino no use más agua de la permitida y trata de robarle a sus vecinos toda el agua que se pueda.
Cualquier manifestación posterior de riqueza en el vecino, por ejemplo que las sandias le vinieron mas grandes, echa dudas sobre que no haya estado robando agua el verano pasado. Por ello se esconden los frutos de toda inesperada prosperidad que sobresalga a la media.
Esto puede ser así, o puede ser totalmente un disparate, pero si yo fuera becario del CONICYT o algo así trataría de que me den un subsidio de dos años para estudiarlo y publicar.
Desgraciadamente, la ida me obligó a trab.... (no, aquí o se puede nombrar eso!).

11 de mayo de 2015, 08:11

 
Blogger Jose Cornejo said...

Del chileno apocado, al fanfarrón de los 80's y de ahi al mono agrandado actual. esa es la evolución.

Lo unico que no se ha dejado de lado es el chaqueterismo.

11 de mayo de 2015, 09:17

 
Anonymous Wilson said...

Genial Ulschmidt, como ex huaso, agricultor en Chile, y regante me describe en una de las mayores inseguridades de esa epoca,¿que esta pasando aguas arriba?.
Merece la beca, ya encontrara un medio pollo que peque por el.

11 de mayo de 2015, 09:53

 
Anonymous Renzo G. said...

Me acuerdo en noviembre pasado cuando unas alumnas de la facultad de derecho de la Universidad de Valparaíso me invitaron a un seminario sobre derecho comercial y de la empresa en general. El segundo y último día fue un funcionario del ministerio de hacienda a justificar y defender la reforma tributaria de Bachelet. Cuando terminó y dieron paso a las preguntas, le hice una pregunta frontal y directa, lo interpelé con un tono un tanto enérgico, con voz fuerte y grave. El tipo se mostró sorprendido cuando empezó a responderme, como dando a entender que no estaba acostumbrado a que le hicieran ese tipo de preguntas. Seguramente estaba acostumbrado al público complaciente. El asunto es que me respondió no del todo bien pero trató de zafar.

Pero lo más interesante vino en el coffee break posterior, y fue que una de las alumnas que me invitó me miró con cara de afligida y me increpó por haberle hecho una pregunta así al invitado en un tono frontal y directo. Me quiso decir que si me invitaba no era para que hiciera ese tipo de preguntas sino solo a aprender y escuchar. Pues bien, le dije que si algo me parecía mal no tenía por qué quedarme callado y que no era mi estilo agachar la cabeza entre la masa como los borregos. Le dije que a lo mejor en su facultad los enseñaban a ser sumisos pero que yo no era así.

Creo que ese episodio es una buena muestra de lo apocadita que es incluso la gente joven.

11 de mayo de 2015, 13:04

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, wilson, buen punto ¿hablaremosentonces delamentalidad de los regantes? jaja buena.

Renzo, tenemos terror al conflicto especialmente si es público, en general somos mejores mauleros, dando cuchilladas por la espalda y cosas así, todo calladito, que no se note.

11 de mayo de 2015, 13:14

 
Anonymous Renzo G. said...

Me hiciste acordar del segundo discurso de investidura de Ronald Reagan como Presidente de Estados Unidos en 1985. En esa ocasión dijo "Mis queridos conciudadanos, nuestra nación está preparada para la grandeza. Debemos hacer lo que sabemos que es correcto y hacerlo con toda nuestra fuerza".

Creo que no se necesita explicar mucho más de por qué Estados Unidos es el país que es y por qué un Presidente de Chile nunca daría un discurso así.

11 de mayo de 2015, 13:16

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Acá nos asusta cualquier idea de grandeza, en cambio disfrutamos con los defectos, las fallas, "The Chilean way" frase creada por un diario americano como expresion del orgullo de hcer bien las cosas no se demoró un día en convertirse en frase burlesca para referirse a los errores. Al principio de las AFP todos se escandalizaban ¡si eso no existe en ningún lugar del mundo! decían, acostumbrados a ser copiones no podían concebir que algo extraordinario se hubiese inventado en Chile y fuera copiado por otros países, no les cabe en el cerebro de mono una cosa así.

11 de mayo de 2015, 13:47

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

Exactamente, esa gran tontería que tantos repiten, de negar la posibilidad de hacer algo porque "nadie lo ha hecho antes". Es para patearlos (y a sus padres y profesores)

11 de mayo de 2015, 17:43

 
Blogger Frx said...

No sé yo, pero a pesar de que en algunas cosas hayamos cambiado, en el fondo nos seguimos avergonzando de nuestros modismos y cultura, sobreestimando lo de los extranjeros. Ahora por otro lado hay de todo, pero creo que esa es la norma general.

11 de mayo de 2015, 18:36

 
Blogger Francisco Matus said...

Yo creo que lo del chileno apocado, más que por mirarnos en menos, es debido a que desde chicos nos enseñan a no ser sobrados, algo que es mal visto acá.

Y ya que se desvirtuó un poco el post hacia "no hacer algo pq nadie lo ha hecho antes", creo que eso si es un problema para Chile. Tenemos esa cultura que impide la innovación. Esa filosofía ha impedido, por ejemplo, la incorporación de sistemas de aislación y disipación sísmica a las estructuras industriales, mitad por la normativa (al no haber experiencia se castiga, a pesar de lo que diga la teoría) y la otra mitad por los mandantes. Apenas les propones algo así preguntan donde se ha hecho.

11 de mayo de 2015, 19:12

 
Blogger Sergio Meza C. said...

En estricto rigor, estimado Bradanoide, no expones con la debida profundidad o argumentacion por que las referidas fiscalías han armado un chantazo. En lo personal te creo, pero supongo que ese no es el punto.

Saludos.

14 de mayo de 2015, 20:55

 
Blogger Sergio Meza C. said...

En estricto rigor, estimado Bradanoide, no expones con la debida profundidad o argumentacion por que las referidas fiscalías han armado un chantazo. En lo personal te creo, pero supongo que ese no es el punto.

Saludos.

14 de mayo de 2015, 20:56

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas