Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Riesgo e incertidumbre

lunes, 25 de abril de 2016


Que difícil es tomar algunas decisiones, las tomamos cada segundo casi sin parar y sin darnos cuenta, mientras estamos despiertos y cuando soñamos. Yo decidí hace un ratito escribir mi entrada para el lunes en el blog y a medida que escribo voy decidiendo, sobre la marcha, las tonteras que escribo.  La toma de decisiones es enorme y la mayoría no tienen grandes consecuencias, pero algunas si tienen, esas resultan irreversibles o muy difíciles y costosas de revertir. 

Alguna vez leí -ni me acuerdo donde- que la diferencia entre el riesgo y la incertidumbre era que el riesgo se puede calcular, usando estadísticas, mientras que la incertidumbre era incalculable. En otras palabras, cuando tenemos suficiente información histórica sobre algo que es incierto (es decir la frecuencia con que ha ocurrido) entonces podemos calcular el riesgo en términos de una probabilidad, la incertidumbre ocurre cuando no tenemos información histórica que nos permita hacer la estimación del riesgo. 

Pongamos dos ejemplos típicos: cada día nos levantamos, entramos a la ducha y abrimos la llave del agua caliente, esperamos con cierta seguridad que va a salir agua caliente y nos podremos duchar sin problemas cantaremos "Oh Sole Mío" o lo que sea, sin mayor preocupación. Pero supongamos que un día cortan el agua en nuestro sector, de manera inesperada, o que se nos acabó el gas y sale un chorro de agua helada que nos congela el espinazo. ¿Puede ocurrir eso? Claro que si, me ha pasado algunas veces, pocas porque lo normal es que abro la llave y sale agua caliente. Por eso no me preocupo cada mañana, confío en la estadística y en la historia, se que un problema así será improbable. Ese es un ejemplo de riesgo.

Otro caso: cuando conocí a la Pilar y empezamos a salir juntos yo no tenía idea como iba a ser la cosa en el futuro. Ella tampoco sospechaba que se estaba ganando el premio gordo de la lotería, un buen hombre es un regalo del cielo del que muy pocas mujeres disfrutan, para que hablar de un marido perfecto. ¿Como podríamos saberlo si éramos dos personas que no nos conocíamos? Y si hay algo que cierto es que dos personas jamás llegan a conocerse completamente. Cualquier día, después de muchos años aparecen facetas de la personalidad que ni siquiera imaginábamos. Todos tenemos muchas caras y muchas vidas paralelas y es imposible conocer a alguien o predecir como va a ser en el futuro. Ese es un ejemplo clásico de incertidumbre.

Hasta aquí todo va de maravillas: nuestro conocimiento jamás será perfecto pero en términos prácticos hay cosas tan probables que podemos actuar "como si fueran ciertas". Aunque es perfectamente posible que un día la tierra deje de girar y no tengamos más días y noches, eso es tan improbable que no debiera quitarnos el sueño.

Pero esos son ejemplos extremos, que cubren solo una pequeña parte de nuestra vida, la mayoría de las cosas que nos ocurren está en la gran zona gris, entre el blanco de una certeza y el negro de algo completamente incierto. El problema es que los seres humanos odiamos la incertidumbre y tenemos -por lo general- una gran aversión al riesgo. Por eso los jugadores son socialmente mal vistos, excepto cuando aciertan al premio gordo de la lotería, entonces se convierten en "visionarios". 

Estamos acondicionados para pensar que las decisiones "inteligentes" nos llevarán a buenos resultados y viceversa. Eso, que es cierto en lo irrelevante, es una completa estupidez en las cosas importantes. No existen las buenas o malas decisiones a priori, sino las más y las menos riesgosas. Si me lanzo al vacío desde el borde del Morro, a 130 metros de altura, el resultado será bastante predecible,  pero la mayoría de las decisiones no tiene un resultado tan claro. ¿Debo aceptar una propuesta de trabajo que no me gusta pero me sacaría de la pobreza? ¿O mejor sigo pobre hasta que encuentre algo que me realmente me gusta? No hay respuesta clara, ni para esta ni para la mayoría de las decisiones que realmente nos importan.

El gran error
Resulta que para bien o para mal somos seres racionales, que intentamos explicar todo. Las explicaciones son siempre a posteriori, después de ver los resultados y no sirven para nada, aparte de nublarnos el entendimiento. ¿Cuantas decisiones habrá tomado Churchill en medio de una borrachera? Probablemene todas las importantes, porque el mismo reconoció que para las cosas triviales estudiaba la situación pesando los pro y los contras, pero que en todas las decisiones importantes escuchaba sus "gut feelings".

La mayoría de la gente rechaza la intuición, nos enseñan desde chicos que hay que estudiar y calcular todo "yo fabrico mi propia suerte" dicen los pelmazos. En la universidad nos dicen que hay que tomar "riesgos calculados". Que estupidez más grande, los verdaderos riesgos son incalculables, los únicos que se pueden calcular son los irrelevantes. Entonces usamos la estadística para engañarnos, a nosotros y a los demás. Como el análisis estadístico se hace cada día más complicado, le damos una especie de significado mágico a las correlaciones, los experimentos estadísitcos y a la significancia. Pura magia negra.

La estadística, como yo la veo, es esencialmente una extensión del análisis combinatorio: dice que en ciertas situaciones existen combinaciones que se dan con más frecuencia simplemente porque se producen en más combinaciones que otras. Eso es matemático y correcto, no hay dudas que jugando al crap con dos dados el 7 tiene muchas más combinaciones (seis) que el 2 y el 12 (que tienen solo una) por lo que es lógico esperar que salga con más frecuencia. Pero hay que hacer un salto de fe inmenso para creer que la estadísitica sirve para predecir cosas tan complejas como el comportamiento humano, donde no tnemos ni frecuencias ni determinismo de los dados u otros fenómenos físicos.

Eso se llama abuso estadístico. La estadísitica -a veces- puede predecir fenómenos complejos, siempre y cuando la tendencia sea tan evidente y abrumadora  que no se necesite ningún cálculo para hacer la predicción, en ese caso no se diferencia de la simple opinología. En otro caso en que se usa mucho es cuando no se le exige ser exitosa, el ejemplo típico es el uso de estadísitcas para hacer predicciones económicas, jamás ha sido exitosa en eso y la prueba es que ningún economista se ha hecho millonario haciendo sus malditos cálculos, por eso se limitan prudentemente a hacer clases.

Otra cosa es la evaluación de costos y beneficios. Ayer tomé una mala decisión, en el sentido que era muy riesgosa en caso de salir mal y cero beneficio en caso de salir bien. A los minutos de haberla tomado me asusté y corrí a ver si algo había salido mal, afortunadamente no pasó nada y pude respirar tranquilo. Pero eso no tiene que ver con probablilidades sino más bien con estupidez. Solo se deben tomar riesgos que valgan la pena y tengan un premio enorme, los riesgos sin premio son una completa estupidez.

19 Comments:

Anonymous Wilson said...

Ultra de acuerdo con el post de hoy. El futuro es siempre incierto,a veces algo es mas probable y otras cosas no, entonces no es malo apostar algo a las muy improbables,que normalmente son desechadas por todos y pueden dar un premio grande v/s una perdida pequeña.
Pero es clarisimo que el azar explica, ex-post, el curso de lo que nos pasa,pero vivimos el fetichismo de la decision "conciente".
Solo, un detalle,como antiguo liceano crapero, el minimo es 2.

25 de abril de 2016, 00:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Creo que eso es lo más cuerdo: muchas veces vale la pena apostar arriesgado cuando el premio es gordo, sabiendo que las posibilidades son mínimas. Los que buscan la seguridad nunca llegan muy lejos y la seguridad completa no existe.

Ah, me acordé del crapito, lo jugábamos cuando chico en el Valentín, ya ni me acuerdo como son los premios jaja

25 de abril de 2016, 01:05

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ahora que lo releo tienes razón ¡no puede existir el 1 si son 2 dados!!!! lo corregiré ipso facto

25 de abril de 2016, 01:07

 
Blogger Jose Cornejo said...

"En la vida no existen buenas o malas decisiones, solo existen decisiones"
(Dr.Wayne W. Dyer)

"El futuro no está escrito, solo lo que construimos"
(Kyle Reese, Terminator)

"O me lleno de caca o me lleno de gloria, pero vacío no me voy ni cagando"
(Lema familiar)

En este ultimo siempre lo decimos cuando se toma una decision con un final incierto. pero siempre hay que ver el vaso medio lleno.

25 de abril de 2016, 09:01

 
Blogger Rodrigo L. said...

Hola, despues de años jugando a las bolitas (canicas) apostaba cuarta 200 bolitas-chita 500 bolitas .... habia partido con un puñadito y habia logrado acumular una gran fortuna en bolitas... la estadistica decia que a 10-15 metros me mandaba unas chitas del terror por lo tanto me enfrentaba a cualquiera que quisiera apostar, cuento corto una dia me bolaron la raja y de los 3-4 tarros que tenia me quede con la mitad de uno, de ese episodio aprendi mucho y eso que era bien cabro chico. Slds.

25 de abril de 2016, 09:59

 
Blogger Rolando el furioso said...

Respecto del tema, el lema de los 22° SAS (FFEE del Reino Unido) dice más o menos "El que no arriesga, no gana"

25 de abril de 2016, 11:12

 
Blogger Rolando el furioso said...

José. Muy revelador el lema familiar. Jajajajaja

25 de abril de 2016, 11:13

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

José, Rolando, claro que si: el lucro es el premio al riesgo, sin riesgo no hay lucro. Otra forma de obtener dinero es vendiendo tu esfuerzo, tiempo, etc. en un trabajo asalariado, pero esa es una transacción que naturalmente debe ser mucho menos compensada: mientras más seguridad, menos sueldo mereces. Por eso los gerentes generales tienen sueldos tan altos, son despedibles en cualquier minuto. O sea que entre los asalariados también el sueldo es proporcional al riesgo que corren (descontando a los políticos, que han podido forzar el sistema a su favor).

Rodrigo, el mix de riesgos es un asunto muy personal y depende casi enteramente de nuestra percepción de lo que es riegoso y que es seguro, a veces se cometen grandes errores de apreciación en eso, otras veces no.

25 de abril de 2016, 11:24

 
Blogger Frx said...

Yo suelo "calcular" las cosas en base a los antecedentes que suelen haber haber al respecto y a qué tipo de cosa se repite más. Tal vez tampoco sea lo mejor del mundo pero creo que sigue siendo mejor que simplemente leer lo que más se dice de algo como por ejemplo estudiar y trabajar en la profesión cuando últimamente se está volviendo cada vez más común ser un cesante ilustrado.

25 de abril de 2016, 11:56

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Son decisiones muy personales. El otro día un buen amigo me consulto sobre una decisión incierta y al final dudaba tanto que le contesté de mala manera. Lo sentí pero no podía ser de otro modo, cuando uno corre o no corre un riesgo es algo que nadie puede decidir por ti, ni siquiera darte consejos ¡si no sabes tu menos va a saber otro!

25 de abril de 2016, 12:17

 
Blogger Ulschmidt said...

Estaba leyendo - mejor dicho la enésima re-lectura nunca a fondo - del "Cybernética y sociedad" de Wiener.
Wiener es como el papá de la teoría de la retroalimentación y el control, así que controlar y predecir es algo que supuestamente le gustaba.
Dos antropólogos, Bateson y Mead, le dicen en un encuentro social que debería extender su métodos a las cuestiones sociales. Para tomar decisiones gubernamentales en base a ciencia y no al capricho de funcionarios y políticos. El sueño tecnócrata, digamos ( y me acordé de su historia de aquel tipo que puso Allende para gobernar Chile por computadora).
Wiener escribe, a propósito de eso, que de nada valen las estadísticas de salud después de que se inventó la última vacuna, ni las de acero después de la última novedad tecnológica en aceros, ni las de consumo de gaseosas después de la última campaña de propaganda de Coca-Cola, es decir: se puede predecir la trayectoria de un avión, anticipando quizás hasta una curva o finta del piloto, y dirigir el tiro antiaéreo (en eso trabajó Wiener para los Aliados) pero ni soñando anticipar la complejísima actividad humana, donde además cada decisión afecta a las que siguen.

25 de abril de 2016, 12:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, yo también caí -en mis años- en el engaño que el enfoque de sistemas podía modelar toda clase de comportamientos: biologicos, sociales, económicos, etc. No se como tantos nos tragamos una idea tan tonta, que cualquier sistema complejo se podía modelar como una caja negra y del análisis de sus entradas, salidas y realimentaciones se podría hacer un modelo que evitaría el sucio trabajo de analizar como funcionaba por dentro. Eso se puede hacer, claro, con sistemas extremadamente sencillos (fenómenos físicos, mecánicos y cosas así), extenderlo a sistemas complejos es una locura parecida a creer que se pueden predecir con modelos estadísticos.

25 de abril de 2016, 12:43

 
Blogger Frx said...

Ante cualquier cosa, nunca debe faltar convicción, actitud e iniciativa propia. A quien le falte eso, ni los dioses del Olimpo podrán ayudarlo. Ahora por otro lado, hay gente que prefiere que otros les digan qué hacer.

25 de abril de 2016, 12:55

 
Blogger Rolando el furioso said...

Lo única certeza es la incertidumbre.

25 de abril de 2016, 13:00

 
Blogger Rolando el furioso said...

La libertad, es tomar un riesgo constante.

25 de abril de 2016, 13:01

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hay un único límite que es la Ley de Hierro de Bradanovic: "De los cuernos y de la muerte no se salva NADIE" Esa si que es certeza

25 de abril de 2016, 13:11

 
Anonymous Anónimo said...

El concepto de "riesgos calculados" que conozco tiene que ver en realidad con "riesgos acotados": puedes establecer el peor de los casos y estimar sus efectos, para luego decidir si te arriesgas o no a que eso pase. No tiene que ver con predecir el resultado, sino con definir el máximo daño que estás dispuesto a tolerar. Es la respuesta a la típica pregunta de "¿qué es lo peor que podría pasar si...?". Por cierto, no aplica para todo: hay decisiones para las cuales esa cota tampoco es conocida, es decir, no se sabe qué es lo peor que podría pasar, o bien no está claro cuál podría ser la magnitud de sus efectos.

En cuanto a la estadística, es sabido que es el arte de torturar los números hasta que confiesen.


Saludos,
El triministro.

26 de abril de 2016, 08:58

 
Blogger Gaston Fernandez Iglesias said...

A este respecto, siempre me gusta recordar el estudio de los gemelos idénticos, los que fueron separados al nacer, criados en ambientes y culturas muy diferentes, y reunidos por primera vez a los 30, 40 o más años. Y entonces sus semejanzas fueron las más veces increibles, como que usaban el mismo estilo y color de ropa, sus vidas matrimoniales, carreras y enfermedades coincidían, así como sus demás gustos y preferencias. Su educación formal poco o nada influyó en diferenciarlos. Dá para mucho pensar en cuan escasa podría ser la libertad, riesgos e incertidumbres en nuestras vidas y otras cosas políticamente incorrectas.

26 de abril de 2016, 10:40

 
Blogger @jrovegno said...

En los colegios deberían enseñar lo básico de Estadística Bayesiana que es más acorde a lo que entendemos cuando hacemos una afirmación con cierto grado de certidumbre{1}.

Referencia
{1} http://jakevdp.github.io/blog/2014/03/11/frequentism-and-bayesianism-a-practical-intro/

29 de abril de 2016, 12:28

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas