Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

"Por el solo hecho..."
Algunos piensan que por el solo hecho de haber nacido en Chile o de haber obtenido la ciudadanía chilena, los ciudadanos deben tener ciertos derechos sociales, como un piso mínimo de bienestar independiente de sus propios medios y de su esfuerzo personal.

En palabras simples esa es la idea de "sociedad de derechos" como la entienden hoy unos pocos en Chile, explicados por Fernando Atria, un cercano asesor y supuéstamente ideólogo del gobierno de Bachelet.

Vidas paralelas

Atria parece que tiene la divertida pretensión de convertirse en el Jaime Guzman de Bachelet. Un mal pensado podría creer que hasta quiere parecerse físicamente, la pelada podría ser artificial y los lentes poto de botella cosméticos, parte de un afan de adquirir el look de ideólogo fundacional. Bromas aparte la similitud llega hasta ahí nomas, mientras Guzman tenía un corpus de ideas muy personales y revolucionarias, Atria se limita a recitar lugares comunes de la nueva izquierda sin aportar ni una coma, es un repetidor.

Para el que no está familiarizado con ideas de John Rawls, John E. Roemer, Amartya Sen y otros por el estilo, estas cosas -que son clichés desde los 90- pueden parecer novedosas, porque justifican el colectivismo desde un punto de partida liberal, esa es la jugarreta ideada por Rawls y que ha sido desarrollada desde entonces en algunos medios académicos.

Pero volvamos a la idea inicial, la voy a colocar de nuevo: Algunos piensan que por el solo hecho de haber nacido en Chile o de haber obtenido la ciudadanía chilena, los ciudadanos deben tener ciertos derechos sociales, como un piso mínimo de bienestar independiente de sus propios medios y de su esfuerzo personal. No es otra cosa que un remake del "de cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus necesidades" de Karl Marx. 

Un ejemplo con el sistema de pensiones
Veamos por ejemplo una idea propuesta por nuestro conocido Rafael Garay y que varios me discutieron que era una genialidad y la soluión para el problema de las pensiones, se trataba de los siguiente: que el estado deposite un millón de pesos por cada niño nacido, eso se iría al fondo de pensiones tipo AFP y -calculadora en mano- demostraban que con la rentabilidad más intereses eso iba a garantizar una jugosa pensión a cada chileno en edad de jubilar en el futuro ¡parece tan sencillo y lógico! ¿donde está la trampa y porque no se ha implementado en ninguna parte?

Porque las pensiones no son un problema financiero sino de generación de riqueza real. El gobierno no necesita poner un deposito inicial en una AFP para que todos los chilenos tengan una pensión sin necesidad de cotizar un peso, es mucho más sencillo: bastaría que decretara que a partir de mañana todos los jubilados recibirán pensiones de un millón de pesos mensuales y el estado pondrá los billetes, para eso tiene una imprenta. 

De donde saca plata el estado 
Tiene solo tres vías: imprimir billetes, endeudarse o subir los impuestos.

Como el estado tiene lo que se llama el Señoraje Monetario, puede imprimir la cantidad de dinero que se le de la gana. De hecho es lo que hizo Allende y hacen muchos gobiernos del mundo, con los resultados que ya conocemos.

La alternativa de endeudarse es lo que Bachelet está haciendo ahora mismo, aprovechando que Chile todavía tiene buen crédito nuestro gobierno está reventando la tarjeta, y todo indica que seguirá en eso mientras pueda. Creo que no es necesario explicar que no es una opción sostenible, mucho menos con los problemas de Europa y los que se vienen para China.

Nos queda entonces subir los impuestos, pero existe algo llamado la Curva de Laffer de lo que he escrito antes, dice que en la práctica que la recaudación real tiene un techo, llegado a ese punto, al subir las tasas de impuestos comienza a bajar la recaudación. Este techo no es un número que se pueda calcular con una fórmula, solo se conoce por la experiencia de prueba y error. Es el error que cometió la dupla Jorrat-Arena en la última reforma: nunca antes una reforma había fracasado tan rápida y claramente.

Es obvio que en los países pobres, donde se produce menos riqueza este techo es mucho más bajo que en los países ricos. Por eso algunos países escandinavos -que son muy pequeños y tienen economías de altos ingresos por razones de geografía, recursos naturales, etc.-  pueden soportar cargas impositivas superiores al 50% sin problemas, mientras continuen produciendo mucha riqueza. A otros países de Europa -la mayoría- que no fueron tan competitivos, Francia, Italia o España, etc. les duró la fiesta mientras se comieron el capital, ahora basta mirarlos, a Grecia por ejemplo.

En países pobres y de ingresos medios, como Chile, las cargas impositivas altas son una ilusión inalcanzable, porque el techo de la curva de Laffer es mucho más bajo y cuando se toca ese límite ocurren dos cosas bien conocidas que hacen caer la recaudación: la primera es que los empresarios dejan de invertir y se llevan la plata donde los rendimientos del capital sean mejores, la segunda es que la gente comienza a evadir impuestos. Tal como en el Transantiago, cuando la evasión se masifica no existe estado capaz de controlarla.

Bueno, lo de las pensiones es solo un ejemplo, pero se enmarca en una ley económica mucho más amplia, que hace insostenible a los derechos sociales. Se llama la Teoría Cuantitativa del Dinero, conocida desde muy antiguo. Esta teoría dice algo muy simple: que la masa total de dinero que circula es solo una representación del total de los bienes y servicios que existen. Si se imprime o acuña más dinero los precios suben y si se retira dinero los precios bajan, en la misma proporción, es decir ninguna de las dos cosas crea ni destruye la riqueza, porque la riqueza real son los bienes y servicios apetecidos, el dinero solo los representa. Por eso el señoraje monetario no sirve para crear riqueza.

Los derechos sociales son ofrecidos por los políticos con la ligereza de los que saben que no hablan en serio, porque es imposible financiarlos. Resulta que cada derecho social que agregamos es un peso muerto al sistema económico, un aumento de los costos, una menor competitividad, menos creación de riqueza y más empobrecimiento general. Eso de que la gente más prospera por ayudas del gobierno será más productiva es un cuento chino, allgo ilógco que nunca se ha visto en la historia .

Por los incentivos que produce: somos seres racionales y si el bienestar personal deja de depender del esfuerzo individual, simplemente todos dejan de esforzarse. La Union Soviética en sus inicios trató de implementar la idea de Marx "de cada cual según sus capacidades, a cada cual según sus habilidades". Y no alcanzó a durar cinco años, fracasó completamente, tal como han fracasado todos los intentos socialdemócratas posteriores. Es obvio ¿quien va a ser tan bruto para querer esforzarse si sabe que le quitarán para dar al que no se ha esforzado? Eso nunca ha funcionado en la historia y nunca funcionará, pero igual los políticos siguen cazando ingenuos con el mismo cuento.

10 Comments:

Anonymous Anónimo said...

"Freedom [...] It’s not an endlessly expanding list of rights — the “right” to education, the “right” to health care, the “right” to food and housing. That’s not freedom, that’s dependency. Those aren’t rights, those are the rations of slavery — hay and a barn for human cattle." P. J. O'Rourke -- The Liberty Manifesto.

http://www.cato.org/publications/speeches/liberty-manifesto

29 de septiembre de 2016, 17:27

 
Blogger Rolando el furioso said...

Como lo expresé en el blog de máximo, es simple codicia.

29 de septiembre de 2016, 17:39

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

La argumentación colectivista es bastante ingeniosa, suelen decir que la libertad no existe porque nadie es libre de lograr todo lo que desea (cosa evidente) establecen entonces una especie de "piso mínimo" de libertad para el cual hay que forzar a los que tienen más a dar a los que tienen menos, copio lo que sale en una publicación de Atria.

"La respuesta a esta pregunta sólo es posible una vez que los individuos viven en comunidad, de modo que es posible, por ejemplo, cargar a todos de acuerdo a sus capacidades (e.g. a través de un sistema impositivo progresivo) con la obligación de satisfacer las necesidades cubiertas por los derechos sociales. En la medida en que los derechos cumplen la función de justificar la existencia del estado (es decir, en la medida en que ellos necesitan ser caracterizados con prescindencia de cualquier forma de asociación entre seres humanos), ellos sólo pueden ser los derechos naturales, derechos de esos que hoy llamamos de ‘primera’ generación."

En otras palabras, el "a cada cual según sus necesidades" no sería otra cosa que asegurar un piso mínimo de "libertades" impuestas como precio por vivir en sociedad. La idea es bien bizarra porque parten de la necesidad de asegurar "libertades" (bienestar material) reprimiendo verdaderas libertades con la coerción colectivista.

El error o engaño en estre caso es definir la libertad como "lograr todo lo que alguien desea" ligándola por ejemplo a los bienes materiales que obtienen las personas. Eso no tiene nada que ver con la libertad, es obvio que un indigente puede ser más libre que un millonario, Diogenes se dio cuenta de eso hace miles de años.

Rolando, claro, detrás del engaño y las falsas promesas está la ambición de poder

29 de septiembre de 2016, 17:55

 
Anonymous Wilson said...

Parece que nadie hizo las cuentas, sobre el cuento de F&F y Garay. Un millon, por cada niño al nacer al 5 por ciento anual llega a 29 palos a los 70 años o solo 14 al 4 por ciento anual...
Aunque se pudiera expulsar de la muchedumbre fiscal a un patan por cada cierto numero de niños nacidos, para financiarles su millon, la diferencia no es brutal y esta sujeta a las contingencias economicas, terremoticas, politicas y etc de 70 años.
Es mas si toca la mala suerte de una sucesion de Gorditas et al, que con suerte hagan crecer al 2 por ciento anual, llegaria a los 70 con miserrimos 4 palos.

29 de septiembre de 2016, 22:16

 
Anonymous Anónimo said...

Parece que no queda otra que la opción N°2:

http://impresa.elmercurio.com/Pages/NewsDetail.aspx?dt=2016-09-29&dtB=29-09-2016%200:00:00&PaginaId=2&bodyid=2

29 de septiembre de 2016, 22:24

 
Blogger Javier Valenzuela said...

Tomas, discrepo en por que no se ha hecho lo de meter 1 millón al inicio de la vida. La razón es que 70 años después a nadie de la actualidad le va a importar, no se gana votos con eso. Es demasiado largo plazo. Yo podría un cargo de 5 millones por niño al nacer. Es el mejor pilar solidario y esa plata se invierte en el pais por 70 años y luego sera gasto.

29 de septiembre de 2016, 22:33

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Parece que no se entendió lo que puse. Es absurdo que el gobierno ponga 1 millón, o 5 o 10 o lo que sea en un fondo por cada niño que nace para que tenga pensiones cuando viejos porque las pensiones no son un problema financiero sino de creación de riqueza. No puede aparecer riqueza de la nada, es como creer que porque el estado imprime más billetes estará creando más riqueza. Las pensiones funcionan (bien o mal) porque se basan en el ahorro de riqueza efectivamente creada por el trabajador, de la cual los billetes son solo una representación. La plata que pone el estado al nacer un niño no es riqueza creada sino sacada de la economía (en forma de impuestos, inflación o endeudamiento), sacas de un bolsillo para meter a otro.

No existe ninguna otra forma -aparte del ahorro individual- que pueda funcionar de manera sustentable en el tiempo para financiar una pensión. Los tontos dicen "tendrá una pensión de 500 mil pesos mensuales", claro, para ese tiempo el pasaje de micro costará tres millones, o más.

29 de septiembre de 2016, 22:54

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Javier, esa plata no será inversión, si tu pones un millón del estado en una cuenta por 70 años, es porque le sacaste a la sociedad más de 1 millón en forma de impuestos o endeudamiento, con los impuestos actuales al gobierno apenas le alcanza para pagar sus sueldos, así es que tendrías que colocar nuevos impuestos o subir los actuales, la recaudación no es gratis y el desvío para otros usos no es raro, mucho más en tan largos plazos, todos los gobiernos del mundo viven haciendo bicicletas. Al final eso significa pagar pensiones con impuestos, cosa que equivale a levantarse del suelo tirándose los cordones de los zapatos. No puede funcionar.

29 de septiembre de 2016, 23:02

 
Blogger Jose Cornejo said...

Suena bonito lo que dicen acerca de los derechos sociales, pero esto no es mas que una teoría demolida por "los porfiados hechos". El que crea que el estado puede imprimir billetes a destajo y con eso genera riqueza, no considera que cada billete que imprime el estado tiene un costo, y un respaldo financiero (en oro, segun lo que había escuchado, corrijanme si me equivoco), y como en todo mercado, cuando se produce en masa, el valor del billete vale cada vez menos, al punto de llegar a no valer ni siquiera el papel con el que fue impreso.

Respecto a las otras maneras de financiamiento, los estados de bienestar se van al carajo, porque aumenta la cantidad de beneficiarios y se reduce la cantidad de aportantes, a eso sumarle la ineptitud de la clase politica, incapaz de cumplir con sus promesas de campaña y que tambien ven amenazada su fuente de ingresos. Este escenario a la larga o a la media, genera desesperanza y desesperacion y es en esos momentos donde aparecen rodeados de un aura mesiánica los politruchos y vendedores de humo que los convierten mas en la teta que les da de mamar per secula seculorum.

30 de septiembre de 2016, 09:05

 
Anonymous Anónimo said...

"Algunos piensan que por el solo hecho de haber nacido en ..... o de haber obtenido la ciudadanía ......., los ciudadanos deben tener ciertos derechos sociales, como un piso mínimo de bienestar independiente de sus propios medios y de su esfuerzo personal".
Eso se aplica a muchos paises latinoamericanos , no solo a Chile; especialmente donde las ideologias de izquierda ha penetrado en la sociedad; lamentablemente el mundo desde su inicio ha sido un sistema de libre competencia ( natural) donde sobrevive el mas preparado y esforzado , las ideologias de izquierda son antinaturales

30 de septiembre de 2016, 11:45

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas