Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

El extraño contrato social

lunes, 19 de septiembre de 2016



El hombre ha nacido libre, y sin embargo, vive en todas partes entre cadenas. El mismo que se considera amo, no deja por eso de ser menos esclavo que los demás. ¿Cómo se ha operado esta transformación? Lo ignoro. ¿Qué puede imprimirle el sello de legitimidad? Creo poder resolver esta cuestión. 

Recién termino de releer El Contrato Social o Prinipios del Derecho Político, de Juan Jacobo Rosseau. En verdad antes solo lo había hojeado porque está tan mal escrito que cuesta mucho seguirlo. No es extraño que tanta gente lo cite y tan pocos lo hayan leído y menos entendido.

Bueno, para ser más franco, esta vez tampoco lo pude leer con mucha atención, parece un marmotreto pese a tener apenas un poco más de 100 páginas en la versión extractada que tengo a la mano, está mal escrito y seguirlo ya es una odisea.

Este es un texto fundacional del socialismo, lo más curioso es que muchos lo citan sin haberlo leído y en realidad solo se cita la parte que les interesa, siendo que el libro trata de muchas otras cosas. Lo del contrato social, tal vez es tan popular porque aparece al principio del libro, y como todo está escrito en una especie de jerigonza dieciochesca, esa debe ser la razón por la que se cita tanto. Además el resto del libro es solo un refrito de las ideas de los clásicos, Platon, Aristóteles, pero con explicaciones más rebuscadas y endebles.

Rosseau parte de un argumento estrictamente liberal para llegar al socialismo: la libertad individual es el bien más importante de todos, porque lo que distingue al ser humano de las bestias es su libertad para decidir. Pero como los hombres por si solos no pueden proteger lo suyo, entonces para ser realmente libres necesitan entregar su propia libertad a la comunidad para que los defienda y los proteja. En palabras simples, para ser libres deben renunciar a ser libres.

Parece una idea absurda, y lo es, sería mucho más honesto admitir que algunos pueden pensar que la libertad no es gran cosa y pueden preferir la seguridad a cambio de entregar toda o parte de su libertad -eso es lo que ocurre en la vida real-aunque Rosseau proclama a priori la supremacía de la libertad.

No es el único, Marx y Engels también parten de una idea libertaria e incluso pronostican la desaparición del estado si se logra su utopía. Los neo socialistas como Rawls o Roemer parten del mismo supuesto aprentemente liberal y llegan a una conclusión parecida: para defender la libertad hay que renunciar -o mejor negar. la libertad.

El truco está en definr la libertad como "hacer todo lo que quiero", cosa que es obviamente imposible. Nadie puede hacer todo lo que quiere, la libertd solo consiste en tomar decisiones sin coacción sobre lo que podemos, en un mundo repleto de restricciones. A mi me encantaría volar sin ayuda de nada, pero no puedo eliminar la Ley de Gravedad con un acto de voluntarismo o de cualquier otra forma.

Leyendo a Rosseau me doy cuenta cuan poco ha evolucionado el pensamieto de izquierda, las ideas son exactamente las mismas y solo cambia el envoltorio, que se va ajustando según las circustancias. Lo del supuesto contrato social o consenso implícito  es una falsedad evidente. Nadie firma ningún contrato por el solo hecho de vivir en sociedad, la verdad es que la sociedad y el estado son sistemas represivos, que nos obligan por medio de la violencia institucional a limitar nuestras libertades.

Y no dio que esté mal, lo que está pésimo y es una falacia consiste en asumir un supuesto consenso, o  explicaciones históricas que tratan de justificar la violencia del estado para que la aceptemos como "legítima". En realidad el estado no tiene más legitimidad que la del amo que usa a sus esclavos, es exactamente lo mismo y bien puede ser que a algunos les guste ser esclavos. Cuando se abolió la esclavitud en el sur de Estados Unidos, muchos prefirieron segir siendo esclavos por la seguridad que eso significaba para ellos. Eso no tiene nada malo ni raro. Sin ir más lejos casi todos aceptamos esta esclavitud en algún grado.

Pero no existe ninguna clase de contrato ni consenso sobre esto, a algunos les gusta más la idea de ser esclavizados y a otros menos, a la mayoría nos gusta hasta cierto punto: aceptamos perder alguna lbertad a cambio de seguridad y protección, pero existe una graduación infinita acerca de la cantidad de libertad que cada uno de nosotros está dispuesto a entregar al estado. En eso no hay ninguna clase de consenso.

Ese es el truco de Rosseau y en general de todos los socialistas: han creado falsos consensos para que los demás crean que la manera de pensar y las preferencias de ellos non las "naturales" y las únicas "legítimas", de eso se trata el contrato social al fin y al cabo, de un falso consenso, donde "Cada uno pone en común su persona y todo su poder bajo la suprema dirección de la voluntad general, y cada miembro considerado como parte indivisible del todo.".

El propio Rosseau en su libro describe algo muy parecido a su supuesto contrato social, dice así: "Celebro contigo un contrato en el cual todos los derechos están a tu cargo y todos los beneficios en mi favor, el cual observaré hasta tanto así me plazca y tú durante todo el tiempo que yo desee". Así describe la relación entre amo y esclavos y ese es es el mismo "contrato" que celebra el estado con los individuos. Lo peor es que ni siquiera a nadie le han preguntado si quiere celebrarlo o no, es un pacto unilateralmente impuesto.

Al tratar de implementar estas ideas en la práctica en lo que se termina es en diversos tipos de socialismo: pueden ser como el de Hitler, Mussolini, Lenin, Mao, Fidel Castro o cualquier otro. Con explicaciones que parten del liberalismo pueden llegar a las formas más humillantes del colectivismo.

P.D. otra cosa, acabo de terminar de leer la novela "Las Cinco Esquinas" de Vargas Llosa. Que desilusión más grande, debe ser la peor de sus novelas. No solo porque aprovechó el truco del novelista para meter sus opiniones -y resentimientos- políticos contra Fujimori, sino porque la hisoria está terriblemente mal escrita y mal contada. Ni siquiera puso cuidado en los nombres, el libro está lleno de expresiones y hasta párrafos completos que suenan a falso, artificial o ridículo. PArece que los años no pasan en vano, lástima por mi escritor favorito.

13 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Es que el principio inicial es el más equivocado en todas esas teorías. El hombre NO ha nacido libre y si en vez de idealizar mirasen estos cráneos cualquier grupo humano primitivo en la selva o el desierto lo confirmarían: el hombre tribal está sujeto a leyes estrictas, destinado a ser lo que sus padres, a merced del cacique y del chamán, las mujeres son objeto de compraventa y transa, la lealtad al clan es sagrada, cada aspecto de su vida está regido por la norma y la costumbre, la posibilidad de disentir con el medio social es nula.
La libertad es un invento moderno. Nunca fuimos tan libres como ahora.
Rosseau y otros partían de un salvaje noble e ideal, incontaminado, bíblico, una entelequia.

19 de septiembre de 2016, 08:33

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo creo que la libertad existe Ulschmidt, pero no como la entienden los colectivistas. Todos tenemos libre albedrío y podemos INTENTAR lo que se nos de la gana, incluso matarnos, matar a alguien o lo que sea. Eso obviamente no quiere decir que seamos librs para obtener lo que se nos de la gana, ese es un concepto deformado de libertad, es imposible porque la imaginación y los deseos son ilimitados, mientras que el mundo real nos pone miles de límites.

Nadie es libre para volar hasta la luna aleteando los brazos, nadie es libre para vivir próspero y sano, ni para obtener todo lo que ambiciona, nadie tiene esa clase de libertad porque es imposible, depende del medio y de los demás con que interactuamos. Somos libres en cambio para intentar cualquier cosa, para pensar o imaginar lo que se nos antoje, eso es lo que nos diferencia de los animales, nuestra libertad es mental, no material.

De la limitada libertad material que disponemos, la que le entregamos a los demás a cambio de seguridad o simplemente por miedo, bajo amenaza -como pasa con el pago de impuestos por ejemplo- no es otra cosa que la aplicación de la ley del más fuerte, disfrazada de "legitimidad", se trata de una legitimidad totalmente falsa, es amenaza y violencia camuflada, nada más.

No existe ningún contrato social ni menos fuente legítima de violencia estatal, la violencia que existe la aceptamos por miedo, conformismo o porque a veces pensamos que nos conviene, nada más.

19 de septiembre de 2016, 10:51

 
Anonymous Wilson said...

Rousseau fue parte de la idea, e impulsor, que los humanos nacemos en blanco y por tanto somos moldeables y ademas que somos inicialmente "buenos" y la sociedad nos malea. Ambas ideitas estan en la base de los totalitarismos, hombres nuevos, igualitarismo forzado,ingenieria social y otras perversione, basicamente de izquierdas, pero tambien de derechas.
Hay un librito, La Tabla Rasa de Pinker, ameno a pesar de estar repleto de info actualizada sobre antropologia, neurociencias, genetica evolutiva y etc. El disputa contra tres falacias, la tabla rasa, el buen salvaje y el fantasma de la maquina (la mente)

19 de septiembre de 2016, 13:36

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Que buen dato Wilson, lo voy a buscar. El colectivismo socialista se da en el pensamiento de derecha e izquierda por igual, eso es cierto, por eso coloqué el discurso de Hitler al principio, hay jacobinos en todo el espectro.

19 de septiembre de 2016, 13:41

 
Blogger Frx said...

Recuerdo que muchos se complicaban mucho para explicar el concepto de la libertad, pero creo que lo explicó de manera clara y sencilla en dos líneas.

Efectivamente debo decir que no he conocido ningún comunista que haya leído completo El Capital, es tanto que me pregunto si alguien de verdad lo ha hecho. Supongo que el hecho de que sea tan largo como para estar en tomos completos tampoco ayuda mucho, pues la gente en general suele evitar textos largos.

19 de septiembre de 2016, 14:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

El Capital además de largo, es casi initeligible. Yo leí solo el Tomo 1, los tomos 2 y 3 se publicaron después de la muerte de Marx, su autoría o fidelidad no están muy claras para mi

19 de septiembre de 2016, 14:13

 
Anonymous Anónimo said...

El tema pa denso cuando todos estamos tratando de bajarnos de la pelota. Qué estuvieron malas las fondas o hubo poco alcohol?

19 de septiembre de 2016, 19:05

 
Anonymous Anónimo said...

la traduccion del video que publicas es mala y con malicia
busca los videos sin traduccion y habilita cc de los videos de youtube si tiene subtitulos

asi tendras una traduccion fiel de lo que se habla en el video

saludos

19 de septiembre de 2016, 22:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Anónimo 1, al contrario, cuando ando con copete -como ahora mismo- me pongo filódsofo

Anónimo 2, dudo que los subtítulos automáticos sean mejores ¿podrías dar uno o dos ejemplos de error en la traducción?

19 de septiembre de 2016, 23:13

 
Blogger David Alfonso Orellana Fuchs said...

Estimado Tomás!! Me vuelve a sorprender con una excelente entrada. En términos de libertades, lo primero que experimentamos en nuestra vida es la prisión del espacio-tiempo. En términos materialistas eso nos deja inmersos en una especie de tablero de ajedrez tridimensional, donde sin embargo tenemos libre albedríopara decidir, dentro de ciertos límites. Lo de Rosseau ni siquiera intenta explicar el fenómeno que enlaza esa desiciones con la materia. Ni hablar de Pinker, quien a la saga de Sagan, reduce todo a una serie de mecanismos físicos. Nuestro gran problema entonces es que cuando intentamos explicar la realidad a través de voltios y gramos, nada tiene mucho sentido. Solo cuando explicamos la realidad en función de decisiones tomadas en conciencia por entidades personales es cuando encontramos algún sentido racional. El ex asesor de Reagan, Dinesh D'Souza es mucho más incisivo que Pinker en ese sentido. Saludos cordiales,D.

20 de septiembre de 2016, 21:56

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro David, en el mundo material muy pocas libertades son posibles, así es que no tiene sentido pensar que eso sea un valor a defender, cuando vivimos en sociedad lo único que manda es la ley del más fuerte, puede ser un leon que se come a los que puede y aterroriza a los demás o puede ser un ejército de ratones u hormigas que hacen exactamente lo mismo. El colectivismo pinta de manera romántica y con cuentos de justicia social algo que es muy sencillo: un montón de ratones que juntan fuerza para someter a los leones, son expresiones de la ley del más fuerte que siempre manda.

Las teorías de "justicia" o "legitimidad"del poder son cuentos, ningún poder es jsto ni legítimo, simplemente son distintas estrategias de dominación de unos sobre otros

20 de septiembre de 2016, 22:45

 
Anonymous Anónimo said...

dejo esto por aqui y me retirare lentamente...

"El hombre puede volver a ser lobo. De lo que se sigue que el contrato social reposa en la paciencia de los individuos. Sí, el contrato social, que tantos miopes no consiguen ver. El contrato social lo firmamos todos los días. Aceptamos a diario el contrato social al abstenernos de decapitar al rey. Pero resulta muy útil para limitar el poder que los políticos sepan que, llegado el caso, podemos decapitar al rey."

http://ellibero.cl/ideas-libres/una-constitucion-liberal/

21 de septiembre de 2016, 11:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Lo que pasa es que la palabra "contrato" está horriblemente usada en estos casos. No puede existir un contrato cuando te lo imponen unilateralmente, lo que existe en realidad es un asunto de fuerza por una parte y miedo por la otra.

¿Existe un contrato cuando un asaltante te apunta con una pistola y te exige la billetera? Claro que no, eso no es ningún contratos sino una imposición forzosa, aun cuando le pases la billetera sin reclamar. Esa supuesta "firma" del contrato social por el solo hecho que no nos apartamos del la sociedad es un cuento, una impostura. Simplemente obedecemos a nuestro sentido de supervivencia en el momento y nos adaptamos como podemos a las fuerzas que nos superan.

No puedo aceptar que la imposición la disfracen de "acuerdo tácito", eso es una racionalización, una mentira para que el hueso no nos resulte tan difícil de tragar.

P.D. muy buen artículo.

21 de septiembre de 2016, 11:55

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas