Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Por que hay que apoyar a la policía

jueves, 8 de septiembre de 2016



El respeto y apoyo a la policía parecen ser características en los países civilizados, mientras que la desconfianza y hostilidad es algo muy característico del Tercer Mundo. En ese sentido, se puede ver como los Estados Unidos se han ido "tercer mundizando", tal vez influídos por la inmigración que han recibido desde países más pobres, que traen esa cultura de la desconfianza, tan característica de las repúblicas banana.

Eso explica en buena parte movimientos anti policías como Black Lives Matter, que algunos años atrás hubiesen sido impensables. Incluso en los años más violentos de la lucha anti segregación, la mayoría de los líderes negros apoyaron el trabajo policial en general, protestando solo contra abusos comprobados. Hoy la situación es diferente y lo que se cuestiona es la existencia misma de la polícía y su labor represiva

En Canadá, país que los progresistas colocan casi siempre como ejemplo, los policías andan armados hasta los dientes y tienen amplia discrecionalidad para usar sus armas. Cuando alguien huye de un policía en algunos estados canadienses, este le da la orden de "alto" tres veces y a la cuarta simplemente dispara, sin importar si el que arranca está armado o no, se le presume peligroso. Para que decir si alguien saca un cuchillo frente a un policía, es hombre muerto. No es una situación única o inusual, en la mayoría de los países de menor criminalidad no se pone en juicio las facultades represivas de la policía y la gente mayoritariamente los apoya.

En otros países se produce una especie de círculo vicioso, mientras más desconfianza de la gente común hacia su policía, esta tiende a aumentar su grado de corrupción y abuso. Es lógico, porque donde los policías perciben su trabajo como algo ingrato y poco apreciado, se desmoralizan y tienden a abusar de su poder de una manera cínica. En países como México, Bolivia, Brasil, Venezuela, entre otros, este efecto se puede ver muy claramente. En otros países como Chile es un fenómeno incipiente.

Es obvio que los policías -que tienen el monopolio legal de la represión- tienen también muchas posibilidades de abuso, prepotencia o incluso de cometer delitos ellos mismos. El único freno real y efectivo que tienen es el auto control, principalmente por motivos de orgullo y doctrina, reflejados en ideas como "no manchar el uniforme" y cosas por el estilo. Por eso es muy raro encontrar un carabinero en Chile que se deje coimear, en tanto que es muy fácil hacerlo con policías de otros países, ese es el efecto directo de la poca apreciación que tiene la gente y el gobierno hacia su propia policía.

Hasta en los mejores cuerpos policiales del mundo -entre los que están los Carabineros de Chile- aparecen de tiempo en tiempo manzanas podridas y es muy importante como reacciona la institución y el gobierno en esos casos. Pero no menos importante es el apoyo que tienen y sobre todo la confianza a priori que debe tener la gente que ejercerán sus privilegios de manera responsable, para evitar esa realimentación negativa que ocurre en las repúblicas bananeras.

Yo creo que por nuestro propio bien y por nuestra mejor protección, debemos confiar a priori en las versiones de la policía, especialmente por sobre las versiones de delincuentes o sospechosos: se debe invertir el peso de la prueba y recaer sobre el denunciante siempre. La gente no tiene por qué sentirse "vejada" por el hecho de ser controlados y revisados, eso es una estupidez porque gracias a esa clase de controles y revisiones -a un criminal por ejemplo- podrían en otra ocasión salvarles la vida a ellos mismos.

¿Y como prevenir los abusos? El apoyo y la confianza a priori son una buena manera, los castigos draconianos -que hoy existen en Chile y a veces hasta se exageran- cuando algún abuso o delito es comprobado son otra manera. Hoy con la tecnología del video, masificada y baratisima, todos los policías deberían llevar cámaras en su ropa y vehículos, no hay mejor control que el video permanente.

La naturaleza represiva de la policía repugna a alguna gente, a menos que esa represión sea específicmente para protegerlos a ellos mismos. Los que reclaman furiosos contra la brutalidad policial cuando se están "manifestando" son los mismos que piden a gritos a la policía si unos "manifestantes" le empiezan a incendiar el auto o la casa.

Yo creo que hay dos clases de personas en esto: los que están a favor de la policía y aceptan que la represión a veces puede ser injusta y los que están en contra de la policía por definición y no aceptan casi ninguna clase de represión, excepto cuando los favorece personalmente. Estos últimos son oportunistas que deberían irse a vivir al monte, no sirven para la vida en sociedad, donde alguien tiene que mantener en raya a los depredadores.

Finalmente hay un problema entre la policía y los políticos. Resulta que muchos políticos han sido delincuentes en alguna etapa de su vida y lógicamente mantienen una mentalidad oportunista y depredadora hacia la policía. Su actitud es de apoyarlos solo cuando les conviene. Es un hecho que en Chile hay parlamentarios, intendentes, Seremis que han cometido delitos violentos -incluso asesinatos- o han participado en movimientos guerrilleros, tal como Dilma Roussef fue en su momento asaltante de bancos. Toda esa gente obviamente que tiene un sesgo contra la existencia misma de la policía, excepto cuando la pueden usar a su favor. Eso explica muchas cosas que están pasando en estos días, en Chile y en otros países.

19 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Si, acá se hablaba mucho de eso durante el gobierno anterior, los Kirchner y su generación fueron jóvenes inclinados a la protesta y la violencia en los 70, y consecuentemente pasaron algún mal rato en alguna comisaria - y luego de gobernantes se supone que odiaron a la policía y la acotaron cuanto pudieron.
Había, además, una pose especial en los K: no querían "reprimir", por una cuestión de cartel, pero querían controlar la calle, así que se inclinaron por movimiento para-estatales, como algunos grupo piqueteros, o matones de sindicatos amigos y finalmente eso que se llamó La Cámpora.
La irresponsabilidad es mayúscula: si un policía, con todo su entrenamiento y línea de mando, puede hacer una barbaridad en una manifestación, imagínate estos militantes mal empoderados. Aquí hubo tiroteos y muertos entre facciones sindicales rivales, palizas a transeúntes que se quejaban de los cortes a calles y rutas, autos apedreados o quemamos a granel... y al fin, algunos gobernadores amigos de los K igual sacaron a la policía para controlar ciertas protestas y también hubo muertos a manos policiales. Todo el espectro, incluyendo lo que querían evitar al principio.
Es como sugiere Maquiavelo, que el Príncipe cuando tiene mano blanda termina ejerciendo más opresión que cuando se muestra severo de entrada.

8 de septiembre de 2016, 11:07

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, es una dinámica inevitable. Cuando la policía se debilita empiezan a aparecer las bandas armadas, los ajusticiamientos populares y todo eso. En Bolivia eso se nota mucho, los gobiernos han bajado el nivel de respeto de la policía y cada cual se defiende por cuenta propia o asociado a otros al estilo Ley de la Selva nomás. Es la consecuencia lógica.

Los políticos quieren siempre quedar bien con todos así es que tratan de hacerse los simpáticos con la excusa de los derechos humanos y cosas por el estilo, pensando que la policía y los militares nunca les van a dar la espalda... hasta que el día menos pensado. Esos son procesos que sigue latentes en América Latina, aunque a veces tienen salidas institucionales, la presión por abajo permanece.

Las fuerzas de choque tipo "cámpora" y cosas por el estilo son la deformación más grande, no se demora nada en corromperse, igual que todos esos movimientos que usan "la calle" para imponer sus intereses.

Tal como escribió Maquiavelo, es mejor ser temido que amado y la naturaleza de la policía no es otra que la represión. Cuando la gente empieza a creer que la represión no es necesaria o deseable, llega algo mucho peor que es la ley de la selva en cualquiera de sus formas.

8 de septiembre de 2016, 12:15

 
Blogger pavezwellmann said...

Un caso de "empoderamiento" de la policia para devolverle el orden y la prosperidad al pais es la que protagoniza el nuevo presidente filipino Rodrigo Duterte, tras su victoria electoral en junio, donde se presento como "Duterte el castigador". En un pais hoy agobiado por la delincuencia y el narcotrafico, y donde la admiracion por el ex dictador Ferdinand Marcos esta en alza, igual como en Mexico por Porfirio Diaz.
http://atimes.com/2016/08/poll-says-91-filipinos-back-duterte-despite-rising-drug-killings/

8 de septiembre de 2016, 13:12

 
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

Tengo una conocida que ha viaja frecuentemente a Estado Unidos y que ha estado Mexico. Ella me dijo desconfiaba de los policías mejicanos, porque temía una violación. No así en USA.

La misma impresión se llevo el periodista y viajero. Robert D. Kaplan en su libro "Viaje al corazón del Imperio", en que llega a Mexico, una mejicana le cuenta que ella no entra a las comisarías, por temor a la violación. O sea, desconfianza.

Tú primera frase lo dice todo. Hasta llega ser matemática, en el sentido de las proporciones.

8 de septiembre de 2016, 13:23

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Alejandro, en América LAtina tenemos los lugares con más alta criminalidad del mundo, Honduras es el caso más escandaloso (creo que es la ciudad con mayor tasa de homicidios del mundo) donde la policía está completamente corrupta, hacen purgas que sacan a cientos de policías, la cosa se arregla por poco tiempo y luego vuelve, es un buen ejemplo de lo que pasa cuando en el país se pierde el respeto por la policía, se terminan convirtiendo en una organización mafiosa más. En Mexico todos los casos donde puede entrar la corrupción no los lleva la policía porque no le tienen onfianza, de esos se encarga la Marina creo. Es fundamental que la policía sea rspetada, cuando se pierde el respeto a la autoridad se pierde todo.

8 de septiembre de 2016, 13:34

 
Blogger Jose Cornejo said...

Tu primer parrafo refleja un estándar cuando es la izquierda la que gobierna y rememora los tiempos de la UP cuando las policias eran sobrepasadas y entraban en accion los "GAP" o las "Brigadas", entidades financiadas y amparadas por el gobierno, al margen de la ley.

Actualmente, en Chile las instituciones mejor evaluadas son las FFAA y Carabineros, especialmente esta ultima debido a su cercanía con la gente y cuya sola presencia esta enquistada hasta en el folklore chileno.

Pero aqui el asunto pasa por un tema de educacion, tema totalmente inexistente. Por más que se les enseñe a la gente a usar bien las herramientas que activan el actuar de Carabineros o la PDI la gente menos entiende.

También no podemos dejar de lado las instituciones que "reprimen a los represores" (esto es en lenguaje zurdocarroña) como el INDH que "protege" mas a los criminales que a las victimas y obedeciendo a un trauma o miedo post 73, coartar el actuar de las policias e impiden su actuar como lo haría una policia en algun país desarrollado.

8 de septiembre de 2016, 14:16

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Javier, José, el respeto a la autoridad policial es una característica de las personas educadas y civilizadas, eso produce de vuelta que los policías sean respetuosos y honestos, la base es la cultura. Es fácil distinguir a una persona educada de un mono por la forma en que trata a los demás y especialmente por la forma en que trata a los policías, porque en países como Chile es muy fácil -y barato- faltar el respeto a un carabinero, por eso los monos y flaites lo hacen a cada rato sin darse cuenta que eso tarde o temprano se les da vuelta, respeto genera respeto y viceversa.

Los monos-flaites son por naturaleza abusadores, depredadores y enemigos de toda autoridad, se ponen a priori en contra, al como muchos políticos, que además son flaites-monos. No se dan cuenta del daño que pueden generar a largo plazo con eso, incluso a si mismos. En paises como Mexico y otros ha pasado justamente eso: una espiral de falta de respeto y los resultados son que nadie está seguro, hay que cuidarse de los delincuentes y de los policías.

En Chile tenemos un gran capital con carabineros y FFAA, creo que hay que cuidarlo, a pesar del flaiterío civil y político siguen siendo las instituciones mejor valoradas del país. Cosa que les arde a varios.

8 de septiembre de 2016, 15:22

 
Blogger Frx said...

A mí los que me hacen dudar son más bien la fiscalía y los tribunales de justicia. Por el contrario, al menos yo he tenido mucha suerte con carabineros que me han atendido super bien cuando he necesitado de su ayuda y lo mismo mi familia. Obviamente que siempre hay quienes se aprovechan del pánico y se exceden, mas al menos por experiencia propia, puedo decir que son los menos.

8 de septiembre de 2016, 15:25

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

La Fiscalía es -por diseño- una fábrica de corruptos, eso lo advirtieron los jueces antes que se implementara la Reforma Procesal Penal, pero tuvieron que agachar el moño, porque los que no lo hicieron los purgaron. El diseño mismo del Ministerio Público ofrece todos los incentivos para la corrupción y hoy es la institución más peligrosa del país, lejos. Si alguien se mantiene honesto en la fiscalía es para sacarse el sombrero, pero en realidad los casos de corrupción -a veces criminal- son muchísimos.

8 de septiembre de 2016, 15:33

 
Blogger Frx said...

La verdad es que suena muy inverosímil, pero con todo lo que muestran en las noticias y cómo terminan varios casos, se hace evidente que el sistema no funciona como debería.

8 de septiembre de 2016, 15:51

 
Blogger Jose Cornejo said...

Llega a ser chistoso como algunos zurdocarroñas, temerosos de recibir una represalia o ver como su "revolucion" puede irse abajo, urden y traman acciones para validar su "control" sobre la autodefensa aún a pesar de que dichos "controles" pesan menos que un paquete de cabritas.

Los "Anti-Gun", por lo general son de corte izquierdista apegados al decálogo de Lenin, viendo en el abuso del estado para "impedir" toda resistencia a su régimen. lo mas curioso es que son protegidos por personas, con armas.

8 de septiembre de 2016, 16:23

 
Blogger Ulschmidt said...

Duterte, que panzerwellmann menciona, está evidentemente loco y sin embargo va a tener buena ola mucho tiempo. El tipo dice cosas como "si en su barrio hay narcos, y no tiene a mano a la policía o no confía, pero tiene un arma, encárguese Ud. mismo. El Presidente lo apoya" Un llamado directo a aplicar la Ley de Lynch. En cuanto a la policía filipina, hace incursiones directas para asesinar gente en la lista negra bajo sus instrucciones.
Evidentemente los jueces filipinos están escondidos bajo la alfombra y de los derechos humanos bien gracias. Para que un tipo así gane y su propuesta sea aplaudida es porque vienen de una sensación de impunidad e inutilidad de los mecanismos legales que los tiene muy hartos.
Por supuesto, los Duterte no son ninguna solución a largo plazo. Probablemente termine trayendo más abusos. Pero en el momento actual de ese país es indetenible.

8 de septiembre de 2016, 17:38

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Tal vez esa vuelta a la Ley de la Selva sea una especie de solución. Yo la usaría si creo que la policía no me defiende, es un mal menor después de todo.

Bueno, a eso se llega cuando la policía pierde apoyo...

8 de septiembre de 2016, 17:42

 
Anonymous Wilson said...

Hay un dicho: la diferencia entre la civilizacion y la barbarie, es una delgada linea de pacos.
Al decir de Villalobos esperan ser percibidos como una frontera. Ojala puedan serlo digo yo.

8 de septiembre de 2016, 20:44

 
Blogger Nervio said...

Esa delgada linea verde, que evita que la bachelette termine colgando de los pies en la plaza baquedano

8 de septiembre de 2016, 21:13

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Wilson, Nervio, AFIRMATIVO!

8 de septiembre de 2016, 22:57

 
Blogger Javier Valenzuela said...

La carrera tipo militar de carabineros no es comparable a la policía mexicana. Los Carabineros se cuidan mucho debido a los beneficios y jubilación que pueden perder(aun cuando sus sueldos son bajos).

Los policias de tránsito en mexico son municipales, si lo hacen mal en una parte se pueden cambiar a otra.
Los federales y los militares son los menos corruptos. Y a ellos sacan a la calle cuando el problema es mayor.

9 de septiembre de 2016, 21:14

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Tienes razón Javier, se me había pasado que hay países donde no se puede hablar de "la policía" porque hay varias clases de policía dentro del país, Mexico, Estados Unidos, Perú (serenazgo), etc. Buena acotación!

9 de septiembre de 2016, 21:21

 
Anonymous Anónimo said...

http://www.nytimes.com/interactive/2015/07/30/us/police-videos-race.html?_r=0

10 de septiembre de 2016, 15:22

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas