Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

El peso de la mochila fiscal

martes, 21 de febrero de 2017

La austeridad fiscal no vende
Muy pocos creen que el déficit fiscal sea un problema, la mayoría piensa que es algo que no lo afectará personalmente en nada y que se trata solo de un asunto que concierne a los políticos.

Por eso los gobiernos con políticas de cero déficit son poco apreciados por la gente, que más bien ven las restricciones al gasto fiscal como muestra que el gobierno no se preocupa por ellos.

Los políticos que conocen este truco, se jactan de ofrecer más y más gasto público, estableciendo incluso metas de gasto a cumplir, le llaman "metas de gasto social" y ofrecer un alto gasto muestra -a ojos del gran público electoral- que tienen conciencia social y se preocupan por los pobres..

El origen de la corrupción
En ese fenómeno está la madre de la corrupción de los funcionarios de gobierno. Como la austeridad fiscal es vista por la gente como algo ajeno a sus intereses, queda la puerta abierta para que ocurra toda clase de robos y abusos.

Partiendo por los sueldos auto asignados por nuestras autoridades políticas, que en relación al PIB son los más altos del mundo. El aumento de las planillas fiscales en cientos de miles de personas con sueldos muy superiores al promedio de mercado y las coimas y desfalcos se pueden hacer con bastante impunidad, ya que nadie se considera personalmente afectado por esas cosas.

Con las coimas y el desfalco pasa algo muy curioso, porque más que el perjuicio fiscal, a las personas les interesan como arma de persecución política. Entonces las coimas de nuestros rivales políticos son crímenes nefandos que merecen pena de muerte, mientras que las de nuestro sector son -como mucho- irregularidades o desorden. A nadie le interesa personalmente el perjuicio fiscal, lo ven como algo ajeno, pero no dejan pasar esta potente herramienta para crear indignación moral y resentimiento.

Por que caen los imperios
Grandes imperios como Roma, las monarquías absolutas o la Unión Sovietica han caído cuando el gobierno empieza a gastar más de lo que recibe y tiene dificultades para pagar sus cuentas. Entonces deben recurrir a la inflación (empobrecer la moneda) o al endeudamiento con otros países, o a subir los impuestos, porque la austeridad fiscal no es opción una vez que la gente se ha acostumbrado al alto gasto público.

Como ven, esto viene de antiguo, todos los gobernantes saben la importancia de tener las cuentas públicas balanceadas, excepto cuando estuvo de moda la locura keynesiana, ya desacreditada (aunque daría para una o varias entradas). Incluso sabiéndolo persisten, con la esperanza que los malos efectos no se van a ver mientras dure su mandato, y quedarán como gobernantes generosos, preocupados de los pobres. Pero la economía ahora funciona mucho más rápido, con comunicaciones y globalización los ciclos son más cortos y los efectos son casi inmediatos.

El caso Bachelet
Solo miren este cuadro
Bachelet en su primer gobierno multiplicó el crecimiento del gasto público social, y no es coincidencia que el crecimiento del PIB del país se fue al suelo
¿Como nadie fue capaz de leer un mensaje tan fuerte y claro? Bachelet terminó su primer mandato con un 80% de aprobación en la encuesta CEP. Hoy tiene 20%, que es la aprobación más baja desde el retorno a la democracia. La razón principal del desprestigio es por haber endeudado y empobrecido al país, esa es la madre de toda su impopularidad.

Hacer crecer el gasto fiscal es el camino seguro al desprestigio en el mediano plazo. La misma gente que se mantuvo engañada durante los cuatro primeros años, felices con los bonos y nuevas prestaciones sociales "gratis", la abandonaron en su segundo gobierno y su popularidad demoró menos de un año en derrumbarse.

De donde saca la plata el fisco
La gente cree ingenuamente que el fisco se financia solo con los impuestos. No es así, si los impuestos pudiesen financiar el malgasto fiscal se habría descubierto la piedra filosofal y el movimiento perpetuo, esa es una idea absurda.

El fisco financia el malgasto por dos vías principales: con inflación, o bien con endeudamiento. En definitiva esto significa que se financia con el empobrecimiento estructural del país. Es decir que deja de crecer el PIB y el país completo se torna más pobre que antes.

Ojala fuese cosa de cobrar más impuestos
En sus delirios, Jorrat y compañía creyeron que con una reforma tributaria recaudarían el equivalente de uno o dos puntos del PIB, sin embargo lo que sucedió en realidad es que el crecimiento del PIB cayó de 6.1% a un 2% en una estimación optimista. ¿Saben cuanto significan esos 4.1 puntos de caída? Mientras tanto, Bachelet sigue aumentando el gasto público, solo miren

Este aumento del gasto público tiene dos destinos principales. Uno es el aumento de la corrupción interna, que consiste en que el gobierno contrata a gente que no trabaja, que ejerce funciones inútiles o decorativas o les contrata multimillonarias asesorías, o cargos vitalicios como la designación de Javiera Blanco en el CDE, o también se suben soberanamente los propios sueldos a los niveles más altos del mundo, etc.

El otro componente es la demagogia de inventar derechos sociales garantizados, gratuidad de servicios de salud, educación, vivienda, pensiones, todos derechos "gratuitos" con el objetivo de comprar votos. Estas nuevas prestaciones no se pagan con impuestos a los poderosos de siempre, como creen los ingenuos, sino con el empobrecimiento general del país. Esta es la tragedia que la gente ignorante no es capaz de percibir.

La mochila fiscal
La imagen de la mochila para el gasto fiscal es una gran metáfora. En una mochila llevamos lo necesario para el viaje y mientras más pequeña es, más rápido avanzamos. A medida que vamos agregando peso más lento debemos avanzar, hasta que finalmente llegamos a colapsar, aplastados por un peso que ya no podemos mover.

Ojala la gente común pudiera entender esto, entender que el gasto público si les afecta personalmente. En Chile éramos pobres como ratas en 1970 y si siguen opinando y votando de manera tonta vamos a volver a lo mismo, da lo mismo lo que griten los chiquillos empoderados que salen a protestar y demandan más cosas gratis del estado. Pobres tontos, ellos mismos lo van a tener que pagar hasta el último peso, con intereses.

18 Comments:

Blogger Renzo Gilardoni said...

Buena entrada. Yo agregaría que hay un caso mucho peor que el de los ignorantes, y es esa gente que sabiendo o intuyendo que la mochila fiscal los perjudica a mediano y largo plazo, igual hacen la vista gorda con el malgasto y la corrupción porque esperan agarrar algo en la pasada, algún bono o algún puesto en el Estado. Es como el que quiere tirar la casa por la ventana sabiendo que al día siguiente va a quedar en la calle o el que se manda la tremenda farra sabiendo que la resaca al día siguiente será terrible. No les importa lo que va a pasar mañana, viven en el corto plazo inmediato. Más que por ignorancia, yo creo que la mochila fiscal es popular y la austeridad no vende porque la inmediatez y el cortoplacismo son la norma de estos tiempos.

21 de febrero de 2017, 00:38

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si Renzo, muchos son incapaces de pensar más allá de un par de meses hacia el futuro. Un gran mecanismo para comprar votos es el ofrecimiento de trabajo en el estado, pero a estas alturas es un recurso que ya se le copó al gobierno. Para la oposición en cambio será eficaz, muchos votarán por Piñera con la esperanza de que les de trabajo ¡capaz que les pase como en su gobierno anterior en que no botó a casi nadie de los opositores!

Yo creo que no se ha hablado los suficiente del empobrecimiento que ha significado el gobierno Bachelet y sus consecuencias, es un tema ue en este momento puede tomar vuelo en la opinión pública. Bachelet y sus derechos sociales nos hacen más pobres cada día. Si la economía estuviese bien no habría necesidad de gasto social, con pleno empleo todos podrían pagar sus necesidades sin limosnas del estado.

21 de febrero de 2017, 01:03

 
Blogger Renzo Gilardoni said...

El deterioro provocado por los derechos sociales prometidos por Bachelet y sus consecuencias yo creo que están relacionadas con otro asunto, y es la maldita membresía en la OCDE. Es curioso, pero desde que se oficializó la membresía en la OCDE el año 2010 casi coincidió con el comienzo del declive generalizado el año 2011, cuando los gritones salieron rabiosamente a destruir las calles y a pedir educación gratuita. Desde ese año empezaron a aparecer los pseudo argumentos estilo falacia ad populum: "en la OCDE hacen esto, entonces como ahora somos de la OCDE tenemos que hacer lo mismo". Huelga decir que "esto" es a gusto del que lo dice, si es un derechista va a escoger algo que cuadra con sus prejuicios, y si es un izquierdista, a la inversa.

El asunto es que lo que se suponía que serviría para tener acceso a "las mejores prácticas y forma de hacer las cosas como en el primer mundo" terminó sirviendo de la peor manera posible para hacer estupidez tras estupidez. Una de las justificaciones favoritas de la izquierda para todos los desvaríos del gobierno de Bachelet es la OCDE, que en la OCDE tienen Universidad gratuita y salud gratuita y todo el etc ya conocido. No importa que tan cierto o falso sea, es una mala idea que ya se instaló, esa complejo de europeos y esa manía por ser socialdemócratas de medio pelo. Para mi es como si un asalariado medio de repente es aceptado en un club de golf o de polo, y se le mete en la cabeza que como ahora pertenece al club, tiene que imitar el estilo de vida de los ricachones que juegan al golf o al polo como recreación exclusiva, sin importar si la imitación está fuera de sus posibilidades y es realmente un engaño que solo podrá mantener por un tiempo hasta que le reviente en la cara y quede en la calle.

La imitación a la OCDE y el complejo de europeos es algo parecido, tratar a toda costa de jugar a ser país rico sin tener los medios y empobreciéndose y perjudicándose en el proceso. Tal como los ricachones que juegan golf o polo pueden permitirse varios lujos porque son ricachones, los países ricos también pueden permitirse algunos lujos como los que le quitan el sueño a la izquierda. Pero el pobre diablo que imita a los ricachones y los pobres tontos que creen que pueden jugar a vivir en un país rico se niegan a darse cuenta del auto engaño y creen que la están haciendo de oro. Lo triste es cuando llega la hora de la verdad y de darse de bruces contra el suelo, no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague.

21 de febrero de 2017, 01:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, el ingreso a la OCDE no aportó nada y en el fondo consagró la trampa del ingreso medio, o síndrome del gato gordo que ya no caza ratones

En Chile hay un fetichismo muy latinoamericano por las instituciones, se compraron a ojos cerrados las tonteras de Karl Propper de manera parecida a como los afrancesados compraron las chifladuras del Siglo de las Luces en su momento, es el sino de América Latina: tragarnos teorías completas sin masticarlas.

En el Altplano de Perú y Bolivia hay gente que recita de corrido capítulos completos de Nietsche y Marx, sin tener idea (o con interpretaciones muy divertidas) de lo que están hablando, a nosotros nos pasa lo mismo respecto de Europa y otros paises "desarrollados", recitamos sin analizar ni menos entender. Escuchar a Atria recitando a John Rawls es muy divertido, bien parecido a como alguna gente de Juliaca o Cusco habla de Marx.

21 de febrero de 2017, 01:42

 
Blogger Pablo said...

" la austeridad fiscal no es opción una vez que la gente se ha acostumbrado al alto gasto público. " A Macri le está pasando esto, quiso sincerar los precios mantenidos artificialmente bajos por la Loca, y se le fue la gente encima.

21 de febrero de 2017, 01:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es una tragedia pero hay que hacerlo. Educar, educar y educar...

21 de febrero de 2017, 02:02

 
Anonymous Anónimo said...

En qué andará el joven Jorrat. Google indica que escribiendo papers en la Cepal y haciendo clases. Pobres cabros que tendrán como catedrático a Michael Jorratt D. en el curso IN4301 Análisis y Matemáticas Financieras. Pero para todo hay público.

En ese mismo listado hay otro curso sorprendente. IN4852 La Universidad Pública del Siglo XXI. El ex rector Pérez lo dicta.


21 de febrero de 2017, 09:09

 
Blogger Jose Cornejo said...

Luego de leer tu columna, me considero un ignorante. ya que creí que eran los impuestos los que financian al fisco... pero es solo una de las tantas entradas de plata que los mantienen.

sin embargo comparto buena parte de tu opinion, ya que la austeridad así como "cortar la grasa fiscal" (si lo vemos de manera estética es hacerle una liposuccion) significan menos cargos, menos pitutos y mas cesantía para quienes son incapaces de generar un bien o servicio, emprendimiento o como se le llame, aun a pesar de una larga lista de credenciales académicas, cual de todas más trucha.

Lady Thatcher, fue partidaria de un estado chico, tomando como modelo el que armó la junta para sacar a Chile adelante tras la debacle de la UP. Como ese modelo fue exitoso y al zurderío le irrita que alguien lo sea, una vez de regreso al poder, lo manipuló al punto de desvirtuarlo totalmente y mandarnos a la ruina.

En estos momentos estamos sufriendo los efectos del infantilismo de izquierda.

21 de febrero de 2017, 12:17

 
Blogger EDO said...

Lo peor de todo esto es el ritmo al cual se esta endeudando chile para poder hacer frente al cagazo fiscal. Muy luego estaremos tan endeudados como grecia o españa. El que llegue deberia hacer un corte de grasa mas menos y una nueva reforma tributaria.

Aqui veremos los nuevos ofertones de los candidatos y como de estupido es el perraje.

21 de febrero de 2017, 13:01

 
Anonymous Anónimo said...

Una eliminación de Ministerios y el corte definitivos de donaciones y subvenciones (transantiago), bien podría en 4 años , ver algún numero azul el posible gobierno de la centroderecha.

saludos

Marcelo

21 de febrero de 2017, 16:13

 
Blogger RaúlG said...

Repito lo que vengo pensando desde hace un tiempo : El proximo gobierno, sea de la tendencia que sea, no tiene buen pronostico.

21 de febrero de 2017, 16:33

 
Blogger Jose Cornejo said...

La pega para el proximo gobierno va a ser más que dura. especialmente si es de centroderecha o totalmente de derechas. Segun los entendidos, la recuperacion será mucho mas que lenta.

21 de febrero de 2017, 18:07

 
Blogger Pp Valdivia said...

Mr. Tomas cuando estuve en Cusco vi a unos niños con una peculiar forma de vender, tenían un "Speech" de varios idiomas, acontecimientos y fechas de todas partes del mundo... lo recitaban rápido, como una canción... los turistas se asombraban y como les compraban... no se si esos niños entendían todo lo que decian.

Con respecto a sincerar o "aligerar" Mochilas pesadas, es bastante difícil que la población acepte fácilmente el sinceramiento de la economia para tener las cuentas Azules... es solo ver el caso de Argentina o el de Grecia, etc, la popularidad del q lo ejecute se vendrá en picada... pero después del Ajuste viene el Rebote... si se realiza bien, la Sociedad aprenderá la importancia de un superávit fiscal (o un déficit bajo manejable) y hasta la importancia de una Inflación baja...

La población de Perú aprendió esa lección de la peor manera... con el super Ajuste que hizo Fujimori (Fuji-shock) ... y diría q en este caso extremo, la popularidad de Fujimori no llego a bajar mucho por 2 factores: 1ro porque lo hizo apenas ingreso al Gobierno y 2do porque estábamos tan mal, q soportar ese Ajuste fue para los peruanos "una raya mas al tigre"... y después de un año comenzamos a ver los resultados...

Actualmente el gobierno que dejara subir la inflación por encima del 7 u 8% estaría firmando su partida de defunción, puesto q la población tiene psicosis al escuchar la palabra Inflación... lo mismo pasa con el Deficit Fiscal, Humala lo subió por encima del 2% y fue muy impopular al final de su gobierno... el Actual Gobierno lo primero que ha hecho es tratar de bajarlo...
Por lo que le encuentro razón a ese empresario de su país Paulman creo, q decía q una crisis seria bueno para que el pueblo chileno reaccionara... cosa q queda demostrada con el caso peruano o como dice ese viejo refrán: "La letra (aprender) entra con sangre" Sl2.

21 de febrero de 2017, 18:16

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hay mucho por donde cortar grasa y la recuperación podría ser relativamente rápida con un gobierno audaz y dispuesto a tomar decisiones arriesgadas. Fujimori levantó al Perú de una catástrofe en democracia y en menos de dos años, eso se puede hacer fácilmente en Chile pero hay que tener cojones.

Habría que partir por despedir a muchos empleados públicos inútiles, asesorías por coima, simuladas, etc. durante Piñera eso permitió bajar un montón el gasto público y eso que no tuvo cojones para despedir gente ni eliminar muchos programas inútiles.

21 de febrero de 2017, 18:21

 
Blogger Jose Cornejo said...

Pp Valdivia: La frase exacta era "A Chile le hace falta una dictadura comunista" y la dijo Sven von Appen.

Al principio lo trataron de gaga, pero en realidad el viejo tiene mucha razón. pues Chile no ha aprendido todavia de los mil dias de la UP y vamos encaminados hacia una UP 2.0 como diria Ciro Cardenas, que nos devuelve nuevamente a la ruina y a un largo camino en la recuperacion.

21 de febrero de 2017, 18:27

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

EL gasto público no es neutro respecto del crecimiento, en el largo plazo un alto gasto fiscal siempre termina en un desplome del PIB, eso del impulso reactivador del gasto fiscal es una ilusión de cortísimo plazo. ¿Por que afecta tan rápido al crecimiento? Porque un gasto público alto obliga al gobierno a exigir más impuestos y a endeudarse, ambas cosas dañan la confianza que los eventuales inversionistas tienen en el gobierno.

Es simple, si yo busco un socio para un negocio (cualquier inversionista grande tiene como socio obligado al estado) ¿a quien elijo? ¿A un derrochador, endeudado, que cuando se vea en apuros expropiará lo que he invertido? Esa es la madre del cordero, que explica que en países con un gasto público mayor del que pueden soportar con sus ingresos normales el crecimiento siempre se despoloma.

21 de febrero de 2017, 18:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

PpValdivia, completamente de acuerdo. SObre los que recitan sin entender lo que dicen es un gran tema, algún día lo voy a comentar en detalle pero es algo que se ve en alguna gente que lee mucho y piensa poco. Mencionaba el Cusco y Juliaca porque he conocido gente de llá con esa característica, en Chile hay muchos menos, no porque sean más inteligentes sino porque en nuestro país la gente normal prácticamente no lee nada. Con suerte leen el diario.

21 de febrero de 2017, 18:34

 
Anonymous Anónimo said...

Pp Valdivia,

el empresario al que haces alusión en realidad se llama Sven von Appen

http://www.lasegunda.com/Noticias/Economia/2013/05/847586/sven-von-appen-a-los-chilenos-les-ha-crecido-tanto-el-apetito-que-no-pueden-parar-la-unica-solucion-es-una-crisis

y en aquel entonces cuando dijo lo que dijo, ya estaba empezando a armarse el caballo loco de Bachelet 2.0. Axel Kaiser lo debatió oportunamente cuando muchos no le tomábamos el peso a lo que se venía si se cumplía todo lo que Bachelet prometió (des)hacer en su programa

21 de febrero de 2017, 20:35

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas