Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Por que confiamos

lunes, 5 de junio de 2017



Un premio Nobel políticamente incorrecto
Es una sensación muy agradable cuando alguien dice las mismas cosas que uno mismo piensa sobre cualquier tema, a mi pocas veces me pasa, pero me encontré con esta charla de Ivar Giaever, sobre el calentamiento global. Bueno, la cosa es que dice varias cosas que tenía en la cabeza sobre lo mismo.

Por ejemplo que la discusión sobre el calentamiento global se salió del ámbito científico hace tiempo y se ha convertido en pseudociencia. La razón es muy sencilla: cuando cualquiera presenta su teoría como "irrefrutable" o "científicamente comprobado" es aviso seguro que se trata de charlatanería. Ninguna teoría científica -seria- usa esos argumentos o los del "consenso científico irrefrutable", las teorías deben estar soportadas por hechos, y el calentamiento global de origen humano, causado por emisiones de CO2 es apenas una opinión, los hechos que la soportan están muy lejos de "demostrar" la teoría y menos sus supuestas consecuencias.

En fin, la charla está muy bien articulada, primero critica que no esté abierta a la confrontación. En este caso se trata más bien de buscar datos que se ajusten a una hipótesis a priori. También pone en duda que las variaciones de temperatura sean significativas, dice que de existir un cambio el clima no es nada extraordinario porque el clima siempre cambia. Que el supuesto cambio podría deberse a cientos de causas distintas de las emisiones de CO2. Que las emisiones de CO2 no son contaminantes ni malas para la salud e incluso lo más probable es que su efecto sea beneficioso para las plantas. Al fin entre tanto cuento y manipulación política-económica, este viejo profesor pone una cuota de lógica.

Nace una religión
La discusión sobre el calentamiento global se transformó en un asunto de fe desde que Al Gore apareció evangelizando a los tontos, hoy no existe real discusión científica, sino una seguidilla de ataques entre creyentes y negacionistas donde -lamentablemente- están metidos personajes de la ciencia, que han terminado debilitando la confianza en la respetabilidad científica. No hay que olvidar que hasta el siglo pasado la ciencia fue muy respetable.

Necesitamos confianza
La mayor parte de las cosas que creemos y aceptamos como ciertas lo hacemos por fe, ninguna persona común se toma la molestia de verificar por si mismos si existen realmente los átomos por ejemplo, simplemente confían en la reputación de la institucionalidad de la ciencia y el consenso científico. Sin saber una palabra de química y muy poco de física yo acepto muchas cosas solo por fe, porque tengo confianza en que los científicos son serios, porque así me adoctrinaron en la escuela, en mi casa, etc. Y está bien que así sea, necesitamos confiar porque si no confiamos viviríamos paralizados, nadie puede comprobar todo por si mismo.

Tres capas de confianza
La confianza hasta el siglo XX por lo menos existía en tres capas o niveles. En el primer nivel están las personas cercanas, los que conocemos y confiamos o desconfiamos. Tenemos amigos y familiares a los que les creemos y otros a los que no les creemos ni lo que rezan. Incluso pasa con personajes públicos como políticos, periodistas, doctores, etc. Todos tenemos confianza en algunos y recelos con otros. Ese es el primer círculo.

Una segunda capa es la confianza en las instituciones. Cuando entran a robar a nuestra casa llamamos a carabineros, porque confiamos que ellos apresarán a los bandidos y no usarán sus armas para intimidarnos y robarnos a nosotros. Tenemos también cierto nivel de confianza en los científicos porque -según la historia- la mayoría han sido altruistas y correctos. Cuando ponemos una demanda judicial contra alguien vamos a los tribunales porque confiamos que los jueces serán imparciales y para las elecciones votamos por tal o cual político porque pensamos que puede ser bueno, o "menos malo" que sus oponentes.

La tercera capa de confianza es nueva y más extraña, se trata de una confianza "peer to peer" -entre iguales- que tenemos hacia personas u organizaciones que operan en Internet, a quienes no conocemos personalmente pero si tienen una reputación, el sistema de reputaciones online es muy interesante.

Internet ha ido creando lazos de reputación tales que nos hacen confiar -por ejemplo- en los vendedores de eBay para pagarles por adelantado, aunque no los hayamos visto nunca en la vida ni tengamos idea donde diablos estará su negocio, nos basta con revisar su reputación para adquirir esa confianza online. De la misma manera confiamos en un chofer de Uber o en un dueño de departamento en AirBab, para pagarle por adelantado solo por su reputación.

Crisis en las instituciones
Cada cierto tiempo entramos en crisis de confianza más o menos profundas en las instituciones. Yo admiro y quiero mucho a la institución de Carabineros de Chile y siempre les he tenido confianza y aprecio, pero cuando veo el desfalco de generales, coroneles y demás del alto mando, o la actuación del general director, no puedo evitar que esa confianza se erosione un poco. Cosa parecida debe ocurrir a algún católico practicante al enterarse de los crímenes de ciertos curas y órdenes religiosas, para que hablar del mal comportamiento de jueces, fiscales o políticos, que están en los niveles más altos de desprestigio en Chile por estos días. La gente está dejando de confiar en muchas instituciones, porque perciben que están maleadas o en proceso de corromperse.

De nuevo la necesidad de confianza
Pero como vimos antes sin confianza nos paralizamos, la confianza es lo único que nos permite movernos hacia el cambio y mejorar pero tiene riesgos, es como un salto al vacío con los ojos vendados, la necesitamos aunque sea peligrosa.

Yo creo que la capa de confianza colectiva que necesitamos para funcionar, será proporcionada cada vez más por la reputación online, especialmente en tiempos como este donde las instituciones pasan por una crisis. Yo tengo confianzas y desconfianzas, simpatías y antipatías creadas o reforzadas por la reputación en línea, uno a uno. Desconfío de Salfate, Baradit, Mosciatti, Copano, etc. En cambio confío en Kaiser, Piñera, Buchi, etc. ¿En que baso estas confianzas? Supongo que en parte confío en los que piensan parecido a mi y desconfío en los que piensan opuesto, es en gran medida un asunto de simpatías personales, reforzada por otras simpatías o antipatías colectivas. Me imagino que la actitud de los demás hacia mí será más o menos lo mismo.


15 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Mosciatti...por cada buen comentario o análisis, se manda 3 chiflotas.

Pontifica demasiado....creo que ese es su error...los Salfate, Baradit, Copano, Matamala.....son derechamente basura

MArcelo

5 de junio de 2017, 12:13

 
Anonymous Anónimo said...

Falto Comentar, se necesita un General nuevo en Carabineros ....un tipo integro y de "calle", que tenga el respeto de su subordinados y que realice una limpieza total en la institución.

Y que a su vez tenga los pantalones suficientes para proteger a sus funcionarios, de tipejos como Girardi y cia.

Marcelo

5 de junio de 2017, 12:18

 
Blogger Ulschmidt said...

Este Premio Nobel de Física es, seguramente, muy buen contendiente para discutir el tema. Sobre las variaciones de clima, mas que el número porcentual muy pequeño creo que valen las consecuencias físicas: se derriten glaciares andinos que estuvieron ahí los últimos siglos, de eso estamos seguros. Sea por un cuarto de grado o un mínimo porcentual de variación, pero ocurren cosas que en muchos siglos no estaban registradas.
Pero es muy buen oponente para los del cambio climático, mucho mejor que Trump por ejemplo.

5 de junio de 2017, 12:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo pienso que los Mosciatti son unos sinverguenzas, pese a que defienden -muy efectivamente- ideas parecidas a las mías no les creo ni lo que rezan, me pasa con otra gente de derecha igual.

El problema con el alto mando de Carabineros es complicadísimo, tal vez tengan razón en no sacar al general Villalobos hasta que las cosas se despejen, pero es impresentable que el esté a cargo de la investigación, eso lo debería estar llevando la Brigada de Delitos Económicos de la PDI. Por otra parte si el fraude está demasiado extendido ¿como se podría configurar un nuevo alto mando? ¿con puros subtenientes? En otros países de AL han ocurrido problemas parecidos y el remedio ha sido peor que la enfermedad.

Es un problema muy serio y se está jugando la reputación de una de nuestras mejores instituciones. Yo no creo en la solución de un general mesianico tipo Bernales (que tuvo mucho de RRPP a todo esto), bastará con que nombren a alguien que se comporte correctamente, claro que como están las cosas en el alto mando...

5 de junio de 2017, 12:55

 
Blogger Frx said...

Es un tema bastante interesante y buen ejemplo el de los átomos, que es algo en lo que creo pese a que lo más pequeño que he visto ha sido una célula o una bacteria en el microscopio del colegio. Otro ejemplo puede ser lo que nos dicen sobre personajes y civilizaciones de la Edad Antigua, ahí uno le cree a los historiadores y no anda investigando si Julio César existió o lo inventaron. Además uno puede preguntarse cómo los historiadores saben lo que saben.

Aparte de simpatías personales, creo que también influyen los hechos, incluso los que no ocurren. Por ejemplo, si sé que una empresa jamás defraudó a nadie, puedo pensar que no lo hará y darle mi confianza, postura que puedo cambiar si me defraudan a mí o un amigo. Otro ejemplo puede ser el de Axel Kaiser, si el día de mañana descubro que no es consecuente con lo que dice, también desconfiaría de él, pero mientras le creo porque se ve alguien consecuente y eso no cambiará hasta que los hechos prueben lo contrario.

5 de junio de 2017, 13:11

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, hacemos nuestros juicios y tomamos decisiones basados en simpatías pero también en la experiencia de lo que vemos

5 de junio de 2017, 13:23

 
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

La ciencia se ha convertido en una religión. Mas que la verdad a los científicos les interesa los fondos que reciben, ya sea del gobierno o de la empresa privada.
Si tenemos el criterio de que existe la verdad y la falsedad,no puede haber consenso.

Por otra parte, en el mundo clásico se enseñaba el trivium y cuadrivium. El segundo constaba en el siguiente orden: matemática, geometría, música y astronomía. Se le atribuye a Pitagoras, sin embargo, su data en antigua. El propósito de enseñar primero matemática es para separar la verdad y la falsedad. 2+2 = 4, aquí, en el inframundo y el cielo.

5 de junio de 2017, 14:32

 
Blogger Jose Cornejo said...

Lo del cambio climatico y el calentamiento global ya me tiene más que chato, pero le da pega a una pléyade de soquetes que de otra manera se mueren de hambre. Estos Catones están porque favorecen a cierto sector y de paso sus financistas "siguen trabajando y el mundo conquistando, tu lo puedes comprobar, ellos siguen sin parar".

Sobre la confianza en las instituciones, me parece "extraño" que en carabineros haya existido tal desfalco, de manera sistemática y que "nadie en el gobierno" se haya dado cuenta. ¿donde están las auditorias de años y administraciones anteriores? ¿nadie fue capaz de comprobar las colillas de pago de los involucrados y notar que algo andaba mal? es sospechoso, pues ahora están saliendo civiles con nexos con esta corruptocracia, pero estos están "blindados"... no soy ciego, pero no me trago lo que dice la prensa.

¿Por qué confiamos en personas "respetables" como Buchi, Piñera (el bueno), Kaiser entre otros? porque el contenido de sus exposiciones está basado en la experiencia práctica. no por nada los primeros las aplicaron en el GM y su posterior exito es la prueba. Los demás son solo catones o charlatanes cuyas teorias se derrumban ante los porfiados hechos.

5 de junio de 2017, 14:57

 
Blogger Javier Bazán Aguirre said...

Cuando Baradit publicó su libro sobre la UP y el proyecto "Synco", que según dicen, era la antesala de la internet, le dedique un post. De acuerdo con su versión dicho proyecto informático, hubiera salvado a la UP. Cuando el asunto no era de tecnología, sino de economía.

Quizás actualizando ese proyecto, vuelva el mercado a Venezuela.

Después supe que Baradit en otras elecciones presidenciales había votado por Arrate,quien querían terminar el proyecto allendista. ¿Por qué no va a vivir a Venezuela, si es la copia de la UP en cuanto economía y política? Con mayor razón no quise comprar el libro, donde el general Pinochet salva la UP. Y Chile se convierte en un potencia informática.

5 de junio de 2017, 17:19

 
Blogger Jose Cornejo said...

Baradit solo vende baratijas con infulas de "erudicion" ¿desde cuando un diseñador gráfico se volvió historiador?

el proyecto Synco tenía mas de ciencia ficcion que de otra cosa. Me recordaron esos proyectos rusos y americanos de aviones de combate y automóviles concept car en el cual se les anunciaba que iban a ser "el futuro" del transporte y combate aéreo. mucha sci-fi.

5 de junio de 2017, 17:49

 
Anonymous Wilson said...

Synco, cometi pecado ahi cuando pendex, era un cuento en colores, y vista la complejidad que aspiraba a controlar, era de una ingenuidad adolescente. Baradit y otro novelista, han inventado un proyecto solo fruto de su imaginacion propagandistica.

5 de junio de 2017, 23:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Fue un cuento muy característico de Fernando Flores, lo único real eran los muebles, copiados de la nave "Star Treck", dicen que Stanford Beer lo pasó muy bien acá haciendo honor a su apellido, no se quería ir

5 de junio de 2017, 23:41

 
Anonymous Anónimo said...

Es un clásico del Cono Sur, al menos, este culto por la historia revisada. En los 60 era cosa de militantes, revisar la historia de "liberales y conservadores" para sustituirla por la de marxistas y nacionalistas. Pero ahora es más light: historia en versión periodística, salpicada con chismes, siempre desafiando algo la versión oficial porque quién va a lograr un best-sellers repitiendo lo que nos dijeron en la escuela.
En esas se cuela alguna buena versión novelada de la versión clásica - o sea, gloriosa - de la Historia. Creo que "Un veterano de tres guerras" cumple esa función en Chile, acá hace décadas fue un éxito furibundo "Soy Roca", novela histórica sobre el tipo que dirigió la mayor expansión territorial real y efectiva de la Argentina. Pero por ahí también consumimos eso para compensar mediocridades presentes con glorias de antaño. Ulschmidt

6 de junio de 2017, 09:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si Uslchmidt, de acuerdo que Baradit es un chanta con pretensiones de historiador, pero también hace un excelente negocio. Un amigo me comentaba que ha vendido más de 100.000 libros con una ganancia aproximada de US$ 1,50 para su bolsillo por libro, no está nada mal, para ficción .

Pensándolo bien el tipo no tiene un pelo de tonto, los idiotas son los que compran sus libros creyendo que son de "historia"

6 de junio de 2017, 10:19

 
Blogger David Alfonso Orellana Fuchs said...

Qué pertinente esta entrada. Baradit se llevaría varias felicitaciones de Goebbels, ya que además lucra con su relato.
El profesor Jesús de la Huerta Soto le dedica algunos minutos en un video que se llama "La crisis del socialismo". Ahí quedó la panfletería de Baradit.

9 de junio de 2017, 06:43

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas