Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Refrito del Sábado: filosofía barata 1998

sábado, 15 de julio de 2017


Este si que es refrito, es algo que escribí mucho antes de tener blog a principios del 2000 o tal vez antes, la foto es de cuando vivía en una casa-cárcel, todavía tenía el pelo abundante y bien negro, debe ser una de las primeras cosas que publiqué en Internet, ahora que recuerdo creo que es del año 1998, es más largo pero guardaré la otra parte para otro sábado, lo leo y todavía me entretiene, sigo pensando igualito. Aquí va:

La Gran Frustración de mi Vida, fue no tener la suficiente inteligencia, o talento, para poder vivir dictando cátedra sobre todas las cosas, ganar plata y ser admirado. Como hacía Hemingway por ejemplo, al que lo seguian todos (y aún lo seguimos algunos) con la boca abierta. Creo que no hay vida más agradable que la de un escritor famoso. Pero desgraciadamente para eso hay que ser extraordinario y no es mi caso. Como consuelo puedo colocar en mi página web todas las tonteras que se me ocurren, como muestra de la típica filosofía barata que conversaba con mis compañeros de universidad cuando todavía tenía amigos. Léalas bajo su propia responsabilidad. Si le da un ataque de indignación o se muere de aburrimiento no es culpa mía, ya avisé.

Aunque la revolución de las flores no pasó sin dejar huella, es ridículo negarle importancia al éxito social, al dinero y a los placeres derivados de él ¿cómo va a ser malo comer algo rico, tener cosas bonitas, acostarse con las mejores minas? Claro que es muy bueno.

El punto de equilibrio es necesario, como en muchas otras cosas al hablar de plata. La plata tiene un costo, las cosas cuestan plata y la plata cuesta vida; así cambiamos vida por cosas. Esto no es malo per se, la vida la tenemos y las cosas nos faltan, lo importante es pagar un precio razonable. La historia de los grandes triunfadores de la economía está llena de tragedias personales, tipos que han sacrificado mucho para conseguir lo que tienen. Por otra parte hay millones de pobres que sufren mucho más por no poder conseguir lo suficiente. Líbranos Señor de la miseria. Lo ideal es no sufrir, pero si hay que escoger, francamente prefiero el sufrimiento del rico.

Yo, un día pensé por qué no había llegado todavía a millonario -nunca lo vi como algo imposible, la verdad es que siempre lo he esperado como resultado natural de mi gran talento (emoticón de ironía aquí)- y me di cuenta de lo que me faltaba para conseguirlo era:

Más sacrificio Mas trabajo Más cara de palo Más disposición a arriesgarme Menos vergüenza y preocupación por la opinión ajena etc. etc. etc.

El punto es si era yo capaz de cambiar así mi personalidad y, suponiendo que si lo era ¿me convendría hacerlo?. Pensándolo bien el objetivo final no era ganar plata sino lo que podría comprar con la plata, comprar cosas, no trabajar y que el resto de la gente me admire o me envidie.

No creo que valga la pena trabajar para no trabajar, sacrificarse para comprar cosas que no alcanzaré a disfrutar y cagar a medio mundo para que me admiren, si el costo van a ser muchos los que me desprecien, o me envidien en el mejor de los casos. Creo que muchos ricos, cuando llegan donde querían sufren una desilusión (o espero que así sea).

Sin embargo tampoco me gusta la miseria, aunque no le tengo nada de miedo, ya que la conozco bastante; se por experiencia que el pobre es mal recibido en cualquier parte "Madre yo al oro me humillo/ el es mi amante y mi amado…", poderoso caballero es don dinero, etc. etc. etc.

Necesidades = recursos, la ecuación básica de una economía sana. No interesa la cantidad de plata que tengamos, sino el equilibrio entre necesidades y recursos. Durante varios años yo podía llevar todos mis activos en el bolsillo, pero mis necesidades también eran mínimas, así que no era pobre. Para mejorar económicamente hay solo dos caminos; gastar menos o ganar más. El método ideal indica hacer ambas cosas paralelamente. Sin embargo esto en la práctica no res posible salvo en raros casos.

---------------------------------------------
No sabemos nada de las cosas trascendentales- Todas las "grandes preguntas" son pura paja mental; ¿quienes somos?, ¿de donde venimos?, ¿a donde vamos?, ¿cuantos pares son tres moscas?, ¿hay marcianos en Marte? ¿existe Dios?… Siento rabia por los que aseguran tener las respuestas: curas, pastores, parapsicologos y farsantes de esa clase son mis enemigos. No vale la pena romperse la cabeza con preguntas sin respuesta, ni mucho menos creerle al primer estúpido que se sienta con autoridad moral para explicar las cosas que no conoce ni entiende.

 ------------------------------------------
Chilenos todos. Por una parte somos muy homogéneos; la diferencia intelectual entre un pobre, un clase media y un rico es mucho menor que en otros países de Latino américa. Por eso mismo nos falta grandeza, es un lugar común las críticas al "jaguar latinoamericano" y decir que somos más bien "gatos raquíticos". El alma nacional se rebela ante la idea que podamos lograr grandes cosas, nos choca, no nos cabe en la cabeza.El chileno políticamente correcto es un monumento al lugar común, un himno al rebaño.

Durante el Gobierno Militar (o "La Dictadura", como se prefiera), existieron ideas de grandeza, de patriotismo, de pujanza y orgullo nacional y por eso fue tan impopular, al rebaño le choca profundamente la idea que existan mejores y peores, no hay peor delito social en nuestro país que destacarse. Los Chicago Boys fueron envidiados y odiados a muerte, se les consideró arrogantes, soberbios, insolentes; seguramente lo fueron. Es difícil mantener la humildad y subir al mismo tiempo en el país de la envidia, si alguien destaca automáticamente otro queda disminuido. Si nadie se eleva el rebaño permanece tranquilo, si alguien sobresale todos unen fuerzas para atacarlo.

¿Exageración?, No creo que tanto. Fíjense en los presidentes, los senadores, los alcaldes, en fin, todos los elegidos por votación popular ¡qué ejemplo más palpable que los presidentes Aylwin y Frei, modelos de obscuridad personal, paradigmas del chileno apocadito!. Y a los más inteligentes hay que esconderlos porque causan anticuerpos: José Piñera, Hernán Buchi, Hernán Somerville y tantos otros a los que Chile les debe casi todo no juntarían votos ni para presidentes de junta de vecinos. Este país odia la grandeza.

9 Comments:

Blogger EDO said...

Preguntale a Alexis Sanches si es bueno o malo ser pobre....ahora debe estar muy calentito con la Mayte Rodriguez disfrutando de su riqueza....eso es todo. (Y no creo que a Alexis le importe el que diran).

14 de julio de 2017, 21:56

 
Anonymous Wilson said...

Un resumen de la llamada opinion publica:
http://chistesdepodemos.blogspot.cl/2016/07/como-funcionan-los-podemitas.html
Una version en chilenito (puede que no funcione, es nacional...)
http://img222.imagevenue.com/img.php?image=088140842_Mamertos1_122_822lo.jpg

14 de julio de 2017, 23:19

 
Blogger Ulschmidt said...

Edo ¿cómo no le va a importar el que dirán? le debe importar muchísimo. Tiene éxito y lo muestra. Sale con una actriz conocida, alguien que ya tiene existencia en la farándula. Miren la rubia mediática que se consiguió el tocopillano. Desde luego, tiene todo el derecho del mundo.
Me asombra la declaración de homogeneidad nacional Tomás. El Uruguay es el país sudamericano más homogéneo que conozco y la Argentina, por cierto, no es homogénea para nada. Pero tampoco pensaba que lo fuera Chile.

15 de julio de 2017, 08:05

 
Blogger Jose Cornejo said...

La envidia y el chaqueterismo han sido males genéticos traidos por los ibéricos cuando "nos descubrieron". ¿por qué no pasa con los paises del norte? tenían un concepto diferente de como ver las cosas.

Acá nos llegó la mierda ibérica, liderados por un iluso que iba en busca de fama (y fortuna). el mestizaje vino después.

a mi en lo personal, me importa re poco lo que haga alexis con su vida, pero demostró que haciendo lo que le gusta logró la gloria. Si hubiera sido un ABC1 desde la cuna, habría pasado casi sin pena ni gloria, pero como es uno "del pueblo", "de ahi, de la galería" (como diría la Raca Argandoña en un Festival de Viña) la historia es totalmente diferente.

Todos podemos ser ricos o pobres, depende de las decisiones que tomamos (no existen malas ni buenas, solo son decisiones) pero al pobre cuando es rico se le hace mas aceptable volver a serlo, porque ya lo vivió. El rico cuando siempre fue rico, cae en desgracia y en las garras de la pobreza la experiencia es más chocante.

Cuando se es figura publica estás "expuesto", incluso llegas a ser un "role model" para muchos y tu imagen vende. pero hay casos excepcionales como Marcelo Rios, que a pesar de haber sido Top 1 en tenis (el primer sudamericano en serlo despues fue Guga si no me equivoco) siempre fue "levantao de raja", al punto de la arrogancia. Pero eso se les perdona porque nos dió alegrías, más allá de las que nos proporciona el futbol.

Lo unico que no se les debe olvidar a quienes han llegado a la cima es de donde vinieron.

15 de julio de 2017, 09:51

 
Blogger Enrique Ojeda said...


Hola José,

Escribes "nos descubrieron", y qué tal si la historia fuera otra? Aquí va este fragmento:

Crónica de un alacalufe,
11 de octubre de 1292:

Pasaba días enteros recorriendo Madrid, y luego terminaba las noches sentándome en un bar con tal de escuchar en su nativo idioma a los españoles.

De qué cosas discutirían ellos? Allá en una taberna, un buen día, se formó en mi cabeza la firme resolución de acarrear algún día españoles a América, costara lo que costare, y soltarlos en nuestras tierras de Chile.

Los españoles se interrumpían hablando mientras yo pensaba en un eventual choque futuro: "Es tan fuerte el idioma de los españoles que ha podido resistir a sus peores poetas durante tantos siglos." Y entonces volvía a tomar fuerza la idea de invitar a estos seres pálidos a viajar en mi canoa.

Y así lo hice. Crucé de vuelta el Atlántico llevando conmigo las voces de esta raza desconocida.

15 de julio de 2017, 12:18

 
Blogger Jose Cornejo said...

Enrique: Mas allá de la prosa del relato, lo puse entre comillas ya que se discute quien realmente descubrió lo que actualmente conocemos como centro y sudamerica, ya que hay estudios que rebaten la teoría de que Colon fue el que llegó primero a Centroamérica.

15 de julio de 2017, 13:43

 
Blogger Enrique Ojeda said...

Así es, debí haber escrito "Con razón escribes esa frase entre comillas, pues qué tal..." etc

15 de julio de 2017, 15:18

 
Blogger Ulschmidt said...

No se si la envidia la trajeron los ibéricos. Los ibéricos se repartieron en todo el continente, si trajesen algo en especial, lo veríamos en todas partes.
Por ejemplo, los acentos. Los acentos americanos no se condicen con ninguno peninsular en particular, ni se parecen entre sí. Son, evidentemente, acentos indígenas traslapados al castellano.
Dicen que los andaluces son más bromistas y dicharacheros que otros en la Península y por tanto, cuando una región se considera muy graciosa, se lo achacan al aporte andaluz. Lo mismo Tarija, en Bolivia, que Córdoba en la Argentina. Pero uno sospecha que viene también de la parcialidad indígena local. No darían a basto los andaluces para contagiar tanto humor de México a Tierra del Fuego.

15 de julio de 2017, 18:58

 
Blogger Enrique Ojeda said...


Señor Ulschmidt:

Muy de acuerdo, no admito que la paternidad del humor corresponda exclusivamente a un puñado de andaluces. Encuentro que rebajaria esa gracia al pretender ponerla a la altura de una broma, y que - atribuyendola solo a ellos - se dispersaria de forma tal que terminaría en llanto.

Saludos

16 de julio de 2017, 09:47

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas