Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. "Be yourself, but bigger"

España en el corazón

domingo, 6 de mayo de 2018

España en el corazón es el título de uno de los libros del gran Pablo Neruda, lo escribió en plena guerra civil, cuando era cónsul y recién habían matado a su amigo Federico García Lorca. Ni que decir que el libro es muy militante y está escrito con sangre en el ojo, algunos de los poemas son buenísimos, otros, esperpentos. Neruda explicaba así su libro

Frente a vosotros he visto la sangre
de España levantarse
para ahogaros en una sola ola
de orgullo y cuchillos

El libro lo escribió a la carrera, en unos pocos meses y su impresión en España en plena guerra está llena de historias románticas, probablemente mitos y adornos, mal que mal, Neruda era poeta.: "Fue impreso en el Monasterio de Montserrat, donde los frailes tenían uno de los mejores talleres de Cataluña... Nos enteramos que cerca del Frente, en Orpi, había una fábrica de papel abandonada y decidimos ponerla a funcionar...El día en que se fabricó el papel del libro de Pablo, fueron soldados los que trabajaron en el molino. No sólo se utilizaron las materias primas que facilitó el Comisariado (papel y trapos), sino que los soldados echaron en la pasta ropa y vendajes, trofeos de guerra, una bandera enemiga y la camisa de un prisionero moro. El libro (...) fue compuesto por los soldados tipógrafos e impreso también por soldados"

Muchos años atrás leí un libro de Neruda, que ya ni recuerdo su nombre, donde contaba su reconciliación con España, decía que de joven fue un poeta afrancesado, pero conocer España, ya grande, lo remeció y cambió la especie de desprecio que tenía hacia la Madre Patria por una enorme admiración. Eso me trajo curiosidad porque yo también, como buen sudaca ignorante, miraba a España y los españoles por debajo del hombro y solía hablar pestes de la herencia maldita que nos habían dejado. La leyenda negra que nos inoculan desde la escuela termina haciendo efecto.

Creo que algunos libros de Hemingway, a quien admiro mucho, también despertaron mi interés por España. Y ahora último que me dió por la genealogía, gracias a que encontré muchos parientes españoles muy antiguos, cada vez que estoy aburrido me pongo a averiguar la historia de alguno de ellos. En este aburridísimo sábado le tocó a mi bisabuelo décimo, Francisco González de Andia-Irarrázaval y Martínez de Aguirre, señor de Andia y de Irarrazábal, conquistador de Chile y capitán

Don Francisco nació en Dava, Guipúzcoa, en el año 1536, según leo en la biografía breve de Geni "gentil hombre de casa de Felipe II; Caballero de la Orden de Santiago; pasó a Indias con armas, caballos y 2 soldados a su costa, con el Adelantado Jerónimo de Alderete; llegó a Chile 1557 con García Hurtado de Mendoza y junto a Alonso de Ercilla; generalmente usó el nombre de "Francisco de Irarrázabal"; se encontró en las batallas de Lagunillas y Millarapue; viajó al Perú y luego a España, donde casó, a pedir que se premiaran sus servicios; Encomendero de Quillota y de una renta anual de 3000 pesos de las cajas reales; perdió la encomienda de Quillota y le dieron las de Rapel y Pocoa; recibió las mercedes de tierras de Tunquén y Llampaico en la costa central por título del Gobernador Sotomayor 

12 septiembre 1584; se estableció en Santiago, con casa frente al Convento de San Francisco; Regidor de Santiago 1577 y 1582; Alcalde de Santiago y Tenedor de Bienes de Difuntos 1581; Regidor del Cabildo de Santiago 1584; Caballero de la Orden de Santiago; Familiar del Santo Oficio de la Inquisición; dueño de casas en La Cañada, Santiago, frente a San Francisco. Muere a los 50 años en Chuquisaca, Alto Perú, el año 1586.

Curioseando por la web, me encuentro con el título de uno de sus hijos Francisco de Andía-Irarrázaval y Zárate, que vendría siendo mi décimo tío abuelo, quien recibió el título de Marqués de Valparaíso, resulta que el documento original donde le confieren el título aparece en Internet y es muy interesante porque expone -en español arcaico- las razones por las que le dan el marquesado, partiendo por los méritos de su tatarabuelo. Es increíble la cantidad de batallas y heridas que había que tener para conseguir el papelito.

Pero no todos los españoles meritorios fueron tan afortunados, algunos que llegaron a ser maestres de campo (una especie de comandante en jefe local) y con muchos servicios para el rey, murieron olvidados y pobres como ratas, como fue el caso del maestre de campo Álvaro Nunez de Pineda y Bascuñan, cuyo hijo Francisco escribió el muy mentado -y poco leído- libro Cautiverio Felíz: y razón individual de las guerras dilatadas en el Reino de Chile, se trata de un marmotreto de 546 páginas, escrito en un estilo ampuloso y pedante, lleno de latinismos y disgresiones moralizantes que lo hacen casi imposible de leer.

Pero la historia que cuenta es apasionante, porque Francisco fue tomado prisionero por los araucanos y convertido en esclavo convivió con ellos durante un tiempo no determinado, que puede ser de meses o años. El Cautiverio Feliz cuenta las aventuras de Francisco, quien también llegó a ser general y maestre de campo, pero murió relativamente pobre y sin más honores reales que los correspondientes a la profesión militar, igual que su padre. Saltándose las partes aburridas y de mala literatura, es un libro apasionante de leer, lo recomiendo.

Que gran imperio fue España y que gran país es, "grandeza" es un concepto muy español igual que "orgullo", muchas veces la grandeza de España no es grande y el orgullono es otra cosa que clasismo y complejo de inferioridad, pero no hay que olvidarse de los Conquistadores y el gigantesco legado que nos dejaron, a pesar de la leyenda negra difundida por la pérfida Albion y muchas veces por los propios españoles.

A propósito, si a alguien le gusta la historia de la colonización le recomiendo el libro La "Gran Guerra" Mapuche 1541-1883: Análisis crítico histórico, historia militar de la Araucanía, escrito por mi primo Tomás Bonilla Bradanovic, es un libro definitivo sobre el tema, indexado en la Biblioteca del Congreso de los Esatdos Unidos.

11 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Aquí en la Provincia que habito - Santa Fe - han sido muy célebres fundadores los Echagüe-Andía. ¿serán los mismos Andía?
Y el mayor propalador de la Leyenda Negra fue Sarmiento, que en todo lo demás era de lo más hispano, pero estaba sintonizado en había que traer lo anglosajón para estas tierras. De él dijo Unamuno "Habló muy mal de España, pero habló mal de España muy bien".
Postulaba por la migración masiva de europeos, junto con Alberdi, aunque Sarmiento confiaba más en la educación formal. Al final vinieron europeos, pero anglosajones pocos. Más bien una nueva camada de españoles y sobre todo, italianos.
Por cierto los italianos, que prosperaron mucho, y no tenían previa conexión histórica con Argentina, con motivo del Primer Centenario regalaron por colecta de su colectividad una gran estatua de Cristóbal Colón, porque lo genovés del navegante de Isabel La Católica era el vínculo histórico más firme.
Pero un siglo luego, estando de visita Chávez le dijo a Cristina K que era ofensiva la estatua de Colón tan cerca de la Casa Rosada, símbolo de la conquista europea, etcétera, así en el Bicentenario Cristina invitó a Evo e inauguraron en ese lugar la estatua de una guerrera de la Independencia, argentina-boliviana. Previo a eso a la estatua de Colón la había desarmado.
Así que ahora se rechaza la herencia española rechazando a Colón cuya imagen fue regalada por la colectividad italiana que llegó al país gracias a los esfuerzos entre otros de Sarmiento que quiso traer europeos en lo posible no hispanos porque rechazaba a ... España.
Palos porque bogas y palos porque no bodas, dirían en la Madre Patria. Uls

6 de mayo de 2018, 07:43

 
Blogger Javier Gomez said...

Siendo que a mí también me dio por la genealogía en una etapa de mi vida en la que construir árboles fue fundamental para ponerle nombre a algunos episodios de mi pasado, aprovecho para dar las gracias a todos los emigrantes, de cualquier nacionalidad, que le han dado a Chile su toque específico de multiculturalidad y acogimiento, que tanto agradecemos y admiramos los que hemos visitado el país.
Lástima que ahora, con el resurgimiento del orgullo indígena en algunos países de Latinoamérica, no se pueda conjugar como antaño se hizo el orgullo de tener antepasados europeos (en este caso, españoles) con el honor que da ser parte de una identidad nacional tan arraigada y fuerte como lo es la americana y la chilena en particular.

6 de mayo de 2018, 08:12

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, es muy probable que hayan sido de los mismos Andía, una cosa notable es que los conquistadores fueron bien pocos, proporcionalmente, así es que encuentra montón de primos y parientes en tre ellos. Otra cosa extraordinaria es lo bien documentada que está la conquista española, una vez conocí un amigo que había estado en el Archivo de Indias, dice que es alucinante el detalle y el orden de las toneladas de información que contiene.

Sarmiento, claro, se puso anglófilo de una manera muy sudamericana, sin matices igual que los afrancesados que salieron después. como también vivió en Chile y tuvo gran influencia cultural acá, nos dejó un poco de leyenda negra como herencia.

Eso de cambiar estatuas es parte de nuestra indio-sin-gracia, nada que hacer. No solo pasa por temas indígenas sino políticos y de toda clase. Muchos brutos pelean por sus ideas derribando estatuas y símbolos, es una ridiculez que pasa en toda América Latina yo creo.

Hola Javier, tanto tiempo! A mi me interesa la genealogía por las historias que aparecen, no creo que ninguna cualidad se transmita por la sangre o por la familia, excepto lo más elemental de padres a hijos, y eso solo a veces. Pero como dices, leer sobre antepasados da la oportunidad de conocerse uno mismo, como con el Tarot o cualquier otro medio que busca relaciones entre asuntos que no están relacionados, es muy interesante y las historias que se encuentran son increíbles.

La moda del indigenismo, del buen salvaje y la leyenda negra son todas pestes de nuestro continente, en realidad son formas de racismo y muchas personas estamos hastiados de eso, solo muestran complejos históricos de inferioridad.

Es curioso que en los países anglosajones -los bárbaros- que todavía tienen una conciencia de raza muy fuerte, esas reivindicaciones tienen muy poco arrastre, en los españoles el racismo fue casi desconocido, es increíble leer en "El Cautiverio Feliz" como eran las relaciones entre españoles e indios en los años de la conquista, es lo más interesante del libro yo creo.

Pero los indigenistas militantes son pocos, una minoría ruidosa que disfruta reemplazando estatuas y tonteras por el estilo por resentimiento que no tienen ninguna lógica. Lo malo es que igual que los feminazis, neonazis y muchos otros grupúsculos de esos, se posicionan bien en el poder político, nada que hacer aparte se tratar de soportarlos.

6 de mayo de 2018, 10:43

 
Anonymous Wilson said...

Un detalle, si se quiere divertido, de la leyenda negra, es que no se refiere a los españoles actuales, sino a los habitantes actuales, hijos de los conquistadores...

6 de mayo de 2018, 11:31

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, la furia va hacia los tátara-tátara-tátara-tátara-tátara-tátara-tátara-tátara-tátara-tátara-tátara-tátara-tátara-tátara-tátara-tátara-tátara-tátara-tátara-tátara-nietos de lo supuestos criminales y abusadores.

Es una ridiculez completa, pero también una forma de sacarle plata a los contribuyentes con las supuestas "compensaciones" que exigen

6 de mayo de 2018, 11:38

 
Blogger Adelino D. said...

Creo que Pablo Neruda se sorprendería de ir hoy por Montserrat y ver que el monasterio está lleno de banderas independentistas catalanas :)

En cuanto al tema de la Conquista, yo creo que (por una vez) los hispanos (de uno y otro lado del oceáno) deberíamos establecer una relación desapasionada. Ni fue un feroz genocidio (que diría la izquierda) o una obra civilizadora (que diría el nacionalismo español más extremo)...o quizá fué ambas cosas a la vez. Lo que es una pena es que no exista un relación entre ambas orillas similar a la que la Gran Bretaña tiene con sus antiguas colonias de poblamiento, como Australia, Nueva Zelanda o los EEUU.

6 de mayo de 2018, 15:01

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Adelino, yo pienso que es un problema artificial creado por pequeños grupos vociferantes y aprovechadores, tal vez ni vale la pena calentarse la cabeza con eso porque -aparte de salir a marchar y gritar- es bien poco lo que pueden hacer. Una más de las pésimas modas que nos trae el progresismo.

6 de mayo de 2018, 16:44

 
Anonymous Anónimo said...

cuestionar la Conquista es como cuestionar el desplazamiento de los proto-indoeuropeos sobre Europa, el Imperio Romano o la globalización. Una tontera. Como todos los revisionismo históricos, el custionamiento responde a un interés moderno y no histórico: construir un relato para lograr la representación de los "expoliados", los pobres latinoamericanos, por parte de los buenos revolucionarios que vienen a salvarlos (mientras el petróleo valga 120 u$s en el malvado Primer Mundo. Cuando cae el precio se terminó la Revolución...)
Yo sí creo que el espacio hispano-lusitano entre Europa y América es un fabuloso caldo cultural - al que ya vale agregar el componente hispano de USA, que va a ser la nación con más hispanos del Mundo en este siglo XXI - para hacer algo más que quejarnos. En un siglo "decadente" ese espacio generó a Picasso, Gaudí, Neruda, Borges, Diego Rivera, García Marques, en fin, cómo sería un siglo bueno... Uls

7 de mayo de 2018, 07:18

 
Anonymous Anónimo said...

Es Fascinante....la complejidad de las relaciones entre Imperio español e instituciones con América y sus habitantes.....

Quizás España a contribuido bastante a tirar barro a sus propios conquistadores.....a diferencia de UK, que le hace películas a sus figuras.

Marcelo

7 de mayo de 2018, 15:19

 
Blogger Adelino D. said...

Por cierto, el otro día leí que el gobierno chileno, en el siglo XIX, pidió expresamente al gobierno español la posibilidad de traer emigrantes españoles para poblar el Sur del país. Hasta ahora, había creído que sólo habían solicitado gente de Alemania para esas zonas.

7 de mayo de 2018, 16:41

 
Anonymous Anónimo said...

Adelino, por cierto, el último o uno de los últimos Estados libres en ser creados en Sudamérica lo fundó un español, Luis Gávez Rodríguez de Arias. Fundó la República del Acre por un levantamiento entre los caucheros - la misma se secesionó de Bolivia en 1899 pero fue absorvida por el Brasil en 1904. En el interín fue el Presidente. Uls

7 de mayo de 2018, 20:31

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas