Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

No hay salud

martes, 13 de enero de 2009


Ayer andaba la gente del Concejo Nacional para el Control de Estupefacientes por todas las playas de Chile, con gran despliegue publicitario, haciendo una campaña para prevenir el consumo de alcohol en los adolescentes. Me pregunto que tendrán en la cabeza esos tipos, que salen igual que Ned Flanders a predicar sobre los peligros de consumir alcohol. Sentados en primera fila estaban las autoridades, la mayoría secos para el trago, que con su mejor cara de hipócresía moralizaban sobre el tema.

Me dió risa ver en la tele a algunas autoridades, en playa La Lisera, que son como esponjas en cuanto a los placeres del Dios Baco, repartiendo sonrisas, mientras el periodista entrevistaba a los adolescentes que declaraban su encendido rechazo al copete. Si algo enseñan estas campañas es que los políticos y autoridades pueden llegar a extremos increíbles en materia de hipocresía. 

Que pena que en Chile no exista cultura alcoholica, como si hay en Alemania por ejemplo, donde la gente puede beber de manera bastante libre en todas partes y nadie los reprime a menos que empiecen a molestar a los demás. O como en Francia donde a los niños se les da una copita de vino con agua para que digieran el almuerzo y vayan aprendiendo desde chicos a disfrutar civilizadamente de las cosas buenas de la vida.

Estas campañas contra el alcohol y los cigarros son la expresión más pura de la hipocresía nacional y solo sirven para crear más borrachos y fumadores empedernidos. Si es bueno o malo es cosa que tiene que determinar libremente cada uno. Nos falta cultura no solo alcoholica, sino cultura general para aprender a vivir por cuenta propia, sin la moralina ni la hipocresía importada por esos copiones que tenemos de autoridades.

Señores que giran a cuenta de las arcas fiscales, funcionarios del Conace que andan en camionetas 2009 sin disco fiscal, por favor ¡dejen de hacer el ridículo! ¿que no ven que eso solo los desprestigia?. Si les interesa el problema del alcoholismo mejor enseñen cultura alcoholica en los colegios, como disfrutar del trago sin llegar a emborracharse es un arte que merece ser enseñado. La gente jóven se ríe de ustedes, lo único que les están enseñando con sus estúpidas campañas a lo Ned Flanders es que la hipocresía es correcta y aceptable. Más encima lo hacen con la plata de mis impuestos, que pago generosamente cada vez que me compro una botella de alcohol ¡no hay salud!

Etiquetas: , ,

7 Comments:

Blogger robert said...

no todo es malo, en la soho la otra vez estaban repartiendo condones¡¡¡...bakan.

y sobre las otras campañas, ovbio ke tienen ke justificar sueldo y plata...ademas ke se vienen las elecciones...hipocritas no mas¡..

13 de enero de 2009, 23:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Cuando yo sea presidente de Chile (jaja) mi primera medida será disolver el CONACE y botar a todos esos zánganos, con esa plata haría el Instituto de Alcohol y Tabaco de Chile, donde enseñaría a la gente a tomar y fumar civilizadamente, disfrutando los placeres del alcohol y el tabaco y no consumiendo como animales desesperados.

13 de enero de 2009, 23:17

 
Anonymous Anónimo said...

Que cultura alcoholica ni ocho cuartos , la idea es quedar lelo y a dormir,y eso que soy un caballero, asi nadie puede, despues se quejan las insatisfechas.
baco o vaca.
statledi

14 de enero de 2009, 00:38

 
Anonymous Anónimo said...

Vayanse a dormir bacunos.

gathobe(pta el sistema atipico para elegir verificacion de la palabra)

14 de enero de 2009, 00:46

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo me emborracho realmente solo una vez para el año nuevo. El resto del año tomo para quedar entonado nomás, creo que esa es la gran gracia del copete: tomar para quedar alegre.

¡Oh Dios Baco que jamás me falte la garrafa!. A propósito del sistema de verificación Momo está haciendo un diccionario con el significado de las palabras que salen, muy bueno"

http://journaldejogging.blogspot.com/

14 de enero de 2009, 00:51

 
Blogger Carmen Gloria said...

Mi primera borrachera fue a los cuatro años, mi papá tenía una bodega, y yo me intoxique comiendo las guindas de un “enguindado”, recuerdo que disfrutaba sacando las frutas de un botellón ayudándome con un palillo de mi abuela, engullía las guindas húmedas de aguardiente perfumada que por meses maceraban para la venta, con el correr del tiempo cambié esta adicción por unos exquisitos harinados de vino tinto, harina y muchísima, muchísima azúcar, no era tomatera , yo no tenía mas de 6 años, mas bien se acercaba a un postre.
Por año fue así, nadie en mi familia se percató, durante mi adolescencia ví la luz y dejé el copete, no probé una gota de vino ni de otro tipo de alcohol por años, por opción supongo, no recuerdo que me transformó en abstemia, pero la Conace no fue, de eso estoy segura.

Como sea, ya tengo treinta años y unos 60 meses, disfruto del vino blanco y una buena conversa y del tinto en comidas con amigos, no me emborracho pero como tú, quedo chambreadita.
Saludos,

14 de enero de 2009, 10:47

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo creo que eso es verdadera cultura alcohólica: tomarse unos tragos para payasear un poco, sentirse contento sin odiar ni molestar a nadie y sin andar con el hacha clavada en la frente al día siguiente, eso es tomar de manera civilizada

14 de enero de 2009, 11:30

 

Publicar un comentario

<< Home