Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Titulitis y la teoría de la herencia

domingo, 10 de mayo de 2009


Como estoy haciendo un trabajo sobre la educación técnica en Chile, he leído un montón y escuchado a mucha gente opinar sobre el tema y hay un lugar común que se repite una y otra vez desde que empecé con el asunto, podría llamarlo la teoría de la herencia.

Sin ir más lejos el economista Fernando Cabrales titula Los Herederos a su columna de hoy en La Estrella de Arica, que se refiere a los resultados de las pruebas SIMCE de educación primaria. La teoría de la herencia es casi un artículo de fe, una de esas verdades irrebatibles como la evolución o la ley de gravedad y dice más o menos así: el principal factor que condiciona el éxito o fracaso en los estudios es el origen de los estudiantes,los estudiantes de familia pobre fracasan mientras que los de familia rica tienen éxito

Esta teoría, mecánicista y falsa desde mi punto de vista, solo tiene un soporte estadístico que -como todas las estadísticas- puede prestarse para diversas interpretaciones. En mi opinión lo único claro es que los pobres parecen menos interesados en estudiar que los ricos, pues su problema principal no es el ascenso social sino la supervivencia. Por otra parte en los años superiores de la universidad es común observar que la deserción entre ricos y pobres es bastante pareja, la diferencia notable es en los primeros años por un asunto de motivación.

Para probar esta teoría hereditaria usan pruebas como las SIMCE, PSU y otras que muestran consistentemente resultados peores entre los sectores más pobres. Hasta allí todo bien, el problema que luego hacen un salto cuantico al afirmar que esta situación es injusta y lo peor son sus propuestas para hacerla mas justa: bajar las exigencias académicas en los colegios pobres, gastar masivamente en equipamiento, becas y ayudas por el solo factor socio  económico o étnico.

Hay mucha estupidez junta en estos argumentos, la primera y más grande es pensar que la gente se va a transformar en más productiva y más rica si logra obtener un título universitario (la teoría Brunner), esa es una falacia que se desmorona a medida que más gente va consiguiendo esos títulos de mentira que el estado hace cada vez más accesibles a los pobres. Ya nos vamos acercando a la situación de Cuba o Bolivia, donde conocí a un médico que vendía ropa usada en la calle y ponía inyecciones a domicilio.

La teoría de la herencia, que pretende ligar el éxito económico a la posesión de un título universitario es muy dañina. Resulta muy útil para vender ilusiones a la gente ignorante en el corto plazo, pero se ha convertido en una enorme máquina productora de frustración y resentimiento. Mientras más masifican el ingreso a las universidades y más facilitan la obtención de un título, tendremos más profesionales inútiles y frustrados dando vuelta. 

La educación superior debe ser para muy pocos porque incluso en los países más tecnologizados del mundo la cantidad de ingenieros, médicos y abogados que se necesitan son una minúscula fracción de la población total. Nadie parece plantearse seriamente que haríamos si no existieran los trabajadores manuales, vendedores, taxistas, personal de limpieza, carpinteros, mecánicos. Según esta lógica de los hereditarios todos esos son fracasados porque no lograron obtener un título. Para mi gusto mucho más fracasados son esos que ostentan su título y son malos profesionales, tontos o mediocres.

Las consecuencias inesperadas siempre aparecen cuando el estado mete su mano justiciera y termina dejando las cosas mucho peor que como estaban antes. Me contaba mi amigo Juan que en una provincia de India hicieron hace años un plan para masificar la enseñanza de la ingeniería llevando profesores de USA a un costo enorme, y el plan fue muy exitoso porque años después estaban repletos de ingenieros manejando taxis. Supongo que el paso siguiente fue subsidiar empresas para encontrar un maldito trabajo a los ingenieros y así es como parten las bicicletas, que andan muy bien, hasta que se caen.

La educación no es para todos, solo para los que la desean tanto que están dispuestos a sacrificarse mucho por obtenerla. Tiene un costo como cualquier otra cosa, no existe la educación gratis y ese costo debe ser pagado por cada cual de acuerdo a sus posibilidades. A los que muestren dotes excepcionales o una voluntad fuera de lo normal, podemos pagarle su parte con nuestros impuestos, a nadie más. Lo que se recibe gratis jamás se aprecia, si le financiamos la educación a un mediocre pensará que ese es su derecho natural, se pondrá exigente y frustrado cuando se de cuenta que hay otros millones de mediocres con un título igual al suyo.

Hay que volver a valorar el trabajo simple, dejando a un lado ese fetiche de la educación para todos. No podemos seguir en la esquizofrenia de decir que todos los trabajos son nobles excepto para nosotros o nuestros hijos. Es insana esa idea de tener un país con puros caciques. Yo respeto mucho más a un buen mecánico que a un mediocre doctor con esos títulos  express que están tan de moda por estos días.

29 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Muy de acuerdo...Si hasta hay universidades donde les informan la notas a los "apoderados", como si se tratara de un liceo. Se supone que la universidad es para adultos que manejan solos sus cosas...

10 de mayo de 2009, 18:05

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es increíble a lo que nos ha llevado la sociedad de aspiracionales. Antes por lo menos existía el filtro académico, después vino el filtro del billete pero ahora todo el mundo exige ser profesional, el asunto se está convirtiendo en un derecho humano o poco menos.

10 de mayo de 2009, 18:38

 
Blogger Lilian said...

Una sociedad educada no tiene nada que perder, todo lo contrario, es pura ganancia.

Es mi impresion que cada vez que tocas este tema no estableces claramente que hay una diferencia entre "EDUCACION" y un "TITULO UNIVERSITARIO". La educacion es un derecho de todos, pero nunca bajando el standard pretendiendo incluir hasta los mas flojos sino que todo lo contrario... Esta situacion me recuerda a algo que paso en mi trabajo recientemente donde se premio a un equipo de colegas de otro grupo, no el mio. Eran 10 personas, de esas, seis se mataron trabajando para sacar un proyecto adelante, cuatro no hicieron nada, ademas de crear problemas tremendos para el grupo... los premiaron igual. El resultado fue que los seis ganadores sintieron que el premio no era valido; la satisfaccion de recibirlo se anulo por la confusion de lo que se estaba premiando, capacidad y esfuerzo o simplemente pertenecer a un grupo y aprovecharse del trabajo de otros.

10 de mayo de 2009, 19:27

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Alguna vez escribí sobre lo mismo -tu sabes que lo he hecho muchas veces- y coloqué una ilustración donde aparecía una especie de "diosa de la educación", llevada en andas por una multitud de ignorantes.

Para mí ese concepto medio mítico, semi-divino, acerca de la educación es un engaño, que han colocado con mucha habilidad y éxito los "educacionistas", como llamaba Norcothe Parkinson a los profesores y adminsitradores educacionales que se ganan confortablemente la vida a costillas de esa idea.

La educación no se diferencia en nada de la simple instrucción, que es cualquier forma de adquirir algún conocimiento, útil o inútil. Yo pienso que por el contrario, una sociedad MAL educada tiene mucho que perder y eso es lo que nos pasa en casi todo el mundo, donde se desperdician millones y mucho talento por malas prácticas educativas, como esa absurda idea de que todods deberían ser universitarios.

10 de mayo de 2009, 19:53

 
Anonymous Wilson said...

Me da la impresion que mas que un alegato sobre la heredabilidad los "expertos educacionales" hablan de pertenencia grupos socioeconomicos.
La tesis es que la pertenencia explica las diferencias de educacion.
Sin embargo, gente de la UC, encontro, midiendo el valor agregado de aprendizaje, y filtrando por grupo socioeconomico, que la calidad de los profes explicaban tres veces mas que el grupo socioeconomico el incremento de la calidad educacional.
En chileno: los profes pencas obtienen resultados pencas, tanto si su materia prima es ABC1 o C,D o E.
Ni lose,ni ley de educacion, ni lucro, ni privatizacion. EL principal elemento, y es de perogrullo cacharlo, es la calidad
de los profes, tanto sus conocimeintos, como su entusiasmo, proactividad etc.
POr supuesto mientraselasqueroso sindicato de los profes este dedicado, y logre como hasta hoy, a proteger a los mas pencas, los resultados variaran infimamente.
Recien la perica de educacion, se vanagloriaba de un alza de 6 piltrientos puntos en castellano en el Simse.

10 de mayo de 2009, 19:54

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Lo curioso es que por esa presión social, creada y fomentada por los educacionistas, se arruina la vida de mucha gente que se sienten "fracasados" por no haber "alcanzado la meta" que la sociedad les coloca, la verdad es que es una meta absurda y de mentira, un buen mecánico puede tener una educación muy superior a la de un Ph.D. mediocre, no importa cuantos años hayan estudiado ni el prestigio de la institución de donde vengan.

10 de mayo de 2009, 19:57

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Wilson, yo estoy muy de acuerdo con que un buen profesor puede mejorar los "resultados" de un grupo de alumnos, lo que no estoy de acuerdo es que esos resultados tengan valor o signifiquen algo. ¿Los que sacan mayores puntajes de la PSU valen más que los que sacan puntajes malos? los educacionistas y la presión social dicen que SI, sin embargo yo saqué un puntaje bien mediocre en la PAA y jamás he creido valer menos que una maldita lechuza con puntaje nacional, bah solo bromeo, pero el fondo es serio.

10 de mayo de 2009, 20:01

 
Anonymous Wilson said...

Los mejores resultados les permiten superar a otros alumnos con profes mas malos. Compiten mejor, no es poco para todos los que tiene un handicap negativo.
Ahora que saber acerca de los malditos finicios o las leseras que les enseñan en "comunicacion y lenguaje" vale hongo para el 99 por ciento de las vidas que llevaran,sin duda. A la inmensa mayoria les convendria mucho mas saberse manejar en la vida.

10 de mayo de 2009, 20:22

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

El problema, como yo lo veo, es que hay que desacoplar al estado y sus políticas justicieras del asunto, que son un derroche inmenso de la plata de todos nosotros.

Si a alguien le interesa la historia de los fenicios, la neurocirugía, la física o lo que sea, perfecto, que se las arregle para estudiar eso o lo que se le antoje, pero eso es una posibilidad, no un derecho.

El estado está creando una inmensa legión de amargados vendiendo la ilusión de que todos deberían tener estudios superiores, que el que no tiene un título es un fracasado y que cuando tengan su título tendrán el futuri económico asegurado. Todo eso es mentira, bullshit.

10 de mayo de 2009, 20:48

 
Blogger Ulschmidt said...

El problema es que si hay un trasfondo clasista en cuanto la educación universitaria se populariza los títulos se proletarizarán, y sólo valdrán si vienen de la universidad privada tal y tal, en tanto y cuanto estos últimos serán ahora los únicos que garanticen lo que garantizaban al principio: la pertenencia a una clase.
En cuanto a la necesidad de profesionales, es elastica. Todas las casas de un país pueden ser hechas por albañiles de oficio o por arquitectos. Para bajar de peso se come menos, se copia una receta de una revista o se concurre a una nutricionista profesional, o a un personal trainer. A la comunidad judia de Buenos Aires - una de las mas populosas fuera de Israel y Ne YOrk - siempre le fascinó Freud y muchos de sus hijos estudiaron psicoanálisis. Ahora es la ciudad más psicoanalizada del mundo y muchas señoras y señores consideran imposible sobrevivir sin la terapia, que bien pagan, mientras que en otras partes del mundo a nadie le hace falta.
Los cuerpos profesionales generan su propio mercado.

10 de mayo de 2009, 21:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, sobre la elasticidad de la demanda de profesionales bueno, los elásticos se rompen y eso pasará siempre que coloques a un actor masivo (el estado, ese ogro filantrópico) inyectando masivas cantidades de recursos en algo acerca de lo que no entiende un comino.

En Chile se está viendo la proletarización de los títulos pero en otros países como Bolivia y Cuba que han avanzado harto por ese camino se ve mucho más claro. En Perú las universidades pagadas tienen más matrícula que las universidades nacionales (gratis) por el desprestigio de estas últimas, hacia eso vamos en Chile.

Siempre se necesitará una pequeña cantidad de ingenieros, abogados y doctores, un muy pequeño % de la población y el resto quedará cesante porque no se pueden inventar trabajos, alguien tiene que pagar y solo se paga por lo que es productivo. Los ingenieros-taxistas de la India se ven en Cuba y en otros países donde está la universidad para todos, en Chile vamos para eso.

Pero sobre todo persiste el problema aritmético fundamental ¿que pasaría si todos llegan a ser profesionales y no queda nadie para hacer trabajos simples? No es una pregunta retórica porque, aunque sabemos que es imposible que todos sean profesionales, el sentimiento de frustración que se crea al poner algo así como una meta es lo más improductivo que puede existir.

La educación jamás debe ser obligatoria, mucho menos un derecho y muchísimo menos para todos. Hay una cantidad enorme de gente que no le interesa la educación formal y a esos el estado debe dejarlos tranquilos, que hagan lo que les guste.

10 de mayo de 2009, 22:07

 
Anonymous Sebastián Guerra San Martín said...

1000000% de acuedo contigo Tomás. No sé agregar a tu columna.

Saludos desde Quilpué,
Sebastián Guerra San Martín.
23 años.

10 de mayo de 2009, 23:04

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Buena, pensé que era yo el único loco ;D

A propósito ¿por casualidad eres familiar del Anibal Guerra o del Pepe Guerra? en una de esas...

10 de mayo de 2009, 23:09

 
Blogger saverio said...

LaTEORÍA DE LA HERENcia,por cierto, gracias,por contarmelo, siento mucho lo de Margret , y lo de la renta no va a poder ser, Tomás , lo siento.

11 de mayo de 2009, 05:53

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Saverio! si la teoría de la herencia fuese cierta entonces yo mismo nunca hubiese tenido una profesión. Es un cuento nada más, ni la plata, ni el bienestar se acumulan, al contrario, cambian de mano con mucha facilidad.

No tendré mi renta vitalicia, snif...

11 de mayo de 2009, 07:59

 
Blogger Sergio Meza C. said...

¡A mis brazos Bradanoide!. Estoy completa, absoluta y plenamente de acuerdo con lo que escribiste en este post.

Felicitaciones sinceras.

[Atte: Milton, su seguro servidooor]

11 de mayo de 2009, 09:25

 
Blogger Sergio Meza C. said...

(Siempre he soñado con ser tornero en madera; la tornería era mi verdadero oficio, pero intelectualicé mis posibilidades hasta enamorarme en verdad de la arquitectura, que legalmente tiene un lugar bastante ubicado en el "establichment" criollo.

Cuando me jubile seré tornero, eso siempre lo he tenido muy claro)

11 de mayo de 2009, 09:30

 
Blogger Sergio Meza C. said...

(Termino con esto: pocas veces en mi vida sentí tanto placer como cuando desmalecé a guadaña limpia un pequeño potrero en la Parcela de mi abuelo. También me habría gustado dedicarme a eso; a desmalezar potreros tranquilamente. Yo creo que combinando ambas cosas habría sido tanto o más pleno que ahora)

11 de mayo de 2009, 09:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es la sociedad arribista que nos corrompe pues, de no haberme metido a la electrónica yo habría sido un buen ... ¿?

No, creo que le achunté al dedicarme a la vagancia, no se me ocurre nada en lo que hubiese sido bueno, "bueno para nada" eso es!

11 de mayo de 2009, 10:04

 
Blogger Lilian said...

Tienen razon los estudios que indican que el trabajo fisico produce mas satisfaccion que el trabajo intelectual. Sobretodo aquel donde los resultados se pueden ver en forma casi inmediata y uno tiene el control absoluto acerca del resultado, como lo que decia Sergio acerca de desmalezar un potrero... En los anhos 70ta antes de que comenzara la addiccion por el consumismo de los 80ta en EEUU, era tipico que muchos jovenes de recursos economicos pudientes quisieran dedicarse a ser obreros de construccion en vez de profesionales con un titulo universitario.

11 de mayo de 2009, 10:17

 
Blogger Ernesto Piwonka Carrasco said...

Totalmente de acuerdo contigo... ya lo hemos conversado otras veces. Y para mí al menos es evidente que eso de "universidad para todos" es un absurdo, igual que si se dijera "obrero para todos" (cuando hay que tener al menos algunas aptitudes físicas para eso) o "peluquería para todos" (cuando, además de ciertas habilidades en motricidad fina, hay que tener algún cierto sentido de lo estético), por poner sólo dos ejemplos. En el caso de las universidades, que apuntan a generar personas entrenadas en el trabajo básicamente intelectual, es lo mismo: hay que tener algunas dotes por ese lado. Lo único que creo aceptable en ese caso es ayudar a quien, teniendo esas dotes, no tenga los recursos económicos necesarios, pero lo mismo se podría decir de cualquier otra actividad (y algo de eso hace el SENCE). A modo de anécdota, recuerdo una amiga que trabajaba de secretaria, pero sin serlo, hasta que le dio por ponerse a "estudiar" secretariado y, cuando lo obtuvo, se le subieron los humos y comenzó a exigir que le "valoraran su título" (es decir, que le pagaran más). Adivina cuál fue el resultado... saludos, EPC.

11 de mayo de 2009, 10:50

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Lilian, En Chile esa tendencia ya existe hace varios años entre hijos de familias prósperas que estudian en Inacap o Duoc, las "escuelas de pirulos" para las carreras técnicas: mucho técnico mecánico, chef, administrador hotelero y similares no vienen de familia pobre ni mucho menos.

Lo curioso es que para estudiar carreras técnicas practicamente no existe ningún apoyo del gobierno: no hay crédito fiscal, ni becas ni nada, hay que pagar cash, así es que ocurre la situación insólita que muchos jóvenes de familia pobre se tiene que embarcar en carreras de 5 o más años solo porque esas son las que el gobierno apoya con tutti.

Wilson, claro, son los dirigismos del "ogro filantrópico" los que producen todas estas desviaciones absurdas

11 de mayo de 2009, 10:53

 
Blogger Nervio said...

Un amigo me pregunto... y ahora que se acabo el doctorado que...


Voy a hacer lo que siempre quise, dedicarme al campo...


:D

11 de mayo de 2009, 11:50

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Jajaja que buena! el Doctor Nervio después de décadas de pelear con la electrónica de potencia deja todo y se dedica a la chacra, la honda y el rifle a postones.

¡Así se hace!

11 de mayo de 2009, 11:59

 
Blogger Rubencho said...

Hola Tomas,
completamente de acuerdo!

Agregaría que la frustración es para todos lados, ya que el que financió al hijo universitario tenía la esperanza de que la marraqueta viniera de vuelta, los amigos que no estudiaron lo miran con rencor y la mina que se cuentió ya no lo valora y le pone los cuernos.
Que triste es la vida Venancio!

11 de mayo de 2009, 13:54

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

O sea, estamos c.... por haber nacido ¡qué triste es la vida Venancio! ;D

11 de mayo de 2009, 14:00

 
Blogger Ernesto Piwonka Carrasco said...

Wilson?? No lo he visto por acá...
Saludos, EPC

11 de mayo de 2009, 14:19

 
Blogger Leus said...

Bah, yo si fuera ministro de educación en un gobierno militar, dictaría que TODAS las carreras deben tener un máximo de 2 años de duración; si no se pueden impartir en dos años, entonces deben ser postgrado.

Así todos los ingenieros civiles deben ser antes ingenieros de ejecución, y estos antes técnicos universitarios, y estos antes técnicos así simplecitos.

¡Y prohibido cobrar por un título! Sólo la matrícula semestral.

Ptas que soy simplista...

12 de mayo de 2009, 10:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Buen programa me parece.

Hagamos una cosa: yo me meto a milico, doy un golpe de estado y te nombro ministro. Bah, estoy muy viejo para eso, perdí la oportunidad :(

12 de mayo de 2009, 10:38

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas