Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Todo se repite

sábado, 9 de mayo de 2009


Leo en La Estrella de Arica: La sexta reunión del Consejo Regional de Arica y Parinacota, realizada ayer, deparó incontables sorpresas y peleas, un espectáculo difícil de creer por el nivel que alcanzó. Cuando leo lo que está pasando no solo en Arica sino en todo Chile, donde tanto don nadie se ha visto convertido en autoridad casi por accidente, no puedo dejar de pensar en los tiempos de Calígula y como se sentiría la gente cuando tenían a un loco en el gobierno.

Debe haber sido un sentimiento parecido entre la gente común y corriente a lo que siento ahora al ver al montón de payasos, que sin ninguna verguenza muestran lo incapaces que pueden llegar a ser, es esa actitud que los gringos llaman "in your face": soy nada, soy incapaz, soy ladrón ¿y que? igual soy autoridad y te mando.

Se dice que Calígula fue el primer emperador romano que en el momento de su ascensión era admirado en todo el mundo y al principio hizo honor a su fama, fue justo y prudente, al principio todo iba  a las mil maravillas. Pero se enfermó gravemente y a su recuperación ya era otra persona. Tanto lo querían que cuando estaba enfermo varios habían prometido su vida a los dioses si se recuperaba, apenas se puso bien lo primero que hizo fue cobrarles la palabra: los mandó a matar a cada uno de ellos.

De allí empezó una espiral de locuras y abusos, partiendo por restaurar las elecciones democráticas. La ruina económica y la hambruna no se hicieron esperar a lo que siguió la paranoia, Calígula empezó a ver complots en todas partes y a asesinar a los ricos para quedarse con su fortuna. En el año 40 comenzó a realizar sus apariciones públicas vestido de dios y semidiós. Se refería a sí mismo como un dios cuando comparecía ante los senadores, y en ocasiones aparecía en los documentos públicos con el nombre de Júpiter.

Se le acusaba de alardear de acostarse con las mujeres de sus súbditos, de matar por pura diversión, mantener relaciones incestuosas con sus hermanas; Agripina la Menor, Drusilla y Julia Livilla. Probablemente la historia más famosa es la que cuenta que el emperador quiso nombrar a su caballo, Incitato, cónsul y sacerdote.

Todo vuelve a pasar, hoy vemos a autoridades que son como angelitos hasta que se instalan en la oficina, entonces se transforman y colocan a toda su familia de incapaces en puestos clave, se arreglan con contratos escandalosos ¿y que? yo soy la autoridad, dime algo a ver si puedes. Ah estos modernos Calígulas, solo nos queda esperar que los asesine un esclavo o que se atraganten con un hueso de pollo, la historia es cíclica.

Entre varias otras locuras que he estado haciendo, le estoy ayudando a mi tocayo a traducir al castellano su artículo ¿Que es el Tai Chi? donde da una explicación bien interesante acerca de ese arte de la anticipación, el artículo lo vamos puliendo de a poco y pueden verlo como primicia Aquí.

Bah, pero tengo que seguir trabajando ¡que triste es la vida del pobre! con suerte, este fin de semana quedo listo. Hasta mañana.

Etiquetas: ,

10 Comments:

Anonymous Anónimo said...

LO mismo se decia de Herodes, hasta que la verdad,oculta,retorcida y manipulada sale a la luz.

9 de mayo de 2009, 21:05

 
Blogger Lilian said...

Pero hay una gran diferencia entre los tiempos del imperio Romano y la actualidad chilena... el sistema legal. Que acaso no hay leyes chilenas que impidan el nepotismo? o los abusos de autoridad en general? Le hicieron la vida imposible a Carlos Valcarce hasta que lo sacaron de la politica, no? Entonces?...
Buen Domingo :-)

10 de mayo de 2009, 11:00

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es lo mismo Lilian, claro que hay diferencia de grado pero la actitud de abuso es la misma. Claro que hay leyes contra el nepotismo, los alcaldes están obligados a declarar su patrimonio, los contratos simulados y las negociaciones incompatibles son ilegales y etc. etc. pero ¿que pasa en realidad? que los ¡encargados de hacer cumplir las leyes son las propias autoridades pues!

Se llega a la misma situación de los años de Calígula que también estaba -en teoría- bajo el excelente sistema legal romano, modelo de todos los demás.

Las leyes no valen nada cuando a los que están en el poder no les place obedecerlas. Ese es el quid del asunto.

10 de mayo de 2009, 11:56

 
Blogger saverio said...

Tomás , tu siempre tan agudo , Calígula era loco porque nombró cónsul a su caballo , pero, sinceramente , no creo que la política chilena tenga nada que ver con la del siglo I después de Cristo. Lo del escudo se me ocurrió hace una semana , porque envidio a los grandes linajes españoles, pero no creo que sea tan extraordinario . He quedado fascinado por lo de tu abuelo. Francamente, en esos años, si hubiera oficinas de migración, estarían atestadas .Por cierto¿volviste a ver a Antonio después de tu salida de Hong Kong? Y¿qué tal están Camilo y Margret?
Saverio.

10 de mayo de 2009, 12:20

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Saverio, la comparación no es tan disparatada, pasan los siglos y las prácticas políticas se mantienen más o menos igual, solo hay diferencias de grado pero eso es cuestión de tiempo. Yo siempre pensaba como se sentirían los romanos normales, de a pie, en los años de Calígula, bueno ahora sé como se sentían.

Calígula puso de senador a un caballo, los concejales acá ponen a su hijo, espesa o compadre. Creo que el caballo era mucho más inofensivo, porque al menos no opinaba.

Yo voy a hacer mi heraldica también: fondo rojo, una botella de grapa y unas medias con portaligas. A un lado un chincol, al otro un jote. En letras de oro el lema de los bradanovic "A Sangre" o mejor "sang froid" para darle un toque francés jajaja.

A Antonio no lo ví nunca más, solo quedó el buen recuerdo como tantos otros. Mi prima Margret murió de cáncer hace varios años y de Camilo -mi primo favorito- tampoco se nada desde hace años, una vez me escribió cntándome que la estaba pasando bien y repartía su tiempo entre Alemania y España ¡que vida, señores, pura vida!.

10 de mayo de 2009, 12:43

 
Blogger Jorge Figueroa V said...

El otro día mostraron un documental científico acerca de algunos mitos de la energía y el chi. Desmistificando todo eso. Incluso hay varios karatecas que han llevado al límite el asunto afirmando que pueden derribar a alguien sin tocarlo.Y lo hacían, al menos asi se veía. Hicieron el experimento y...para variar, nada. La explicación: es que el investigador no era sugestionable y que seguramente colocó la lenguá en una posición tal,que contrarrestaba "la energía". Lo mismo pasaba si se colocaba un pulgar arriba y otro abajo. Claro, todo los otros giles eran mas sugestionables.

Puras pamplinas, todo está en la mente de uno. Puedes repetir todo el día que una silla tiene poder para dar calor, y llegará el momento que cuando te siente en ella te dará el calor que buscas.

El chi....ja!

10 de mayo de 2009, 12:44

 
Blogger Jorge Figueroa V said...

Yo creo que Calígula es perfectamente aplicable a la actual situación política. Ya no te viola un gobernante, lo hace el Estado,que te persigue, te saquea y te deja en la ruina si se dá la gana. No importándo que tengas hijas o hijos.

Y estoy seguro que tenemos autoridades bastante mas incivilizados y tontos que un caballo de carretón, y gente más loca aún que el Calígula. No te matarán de un sablazo, son mas sutiles.

10 de mayo de 2009, 12:51

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Por lo menos el caballo debe haber sido bonito, lo que son las mujeres de estos vacunas ¡¡¡arghhhhhhhh!!!!

10 de mayo de 2009, 12:57

 
Blogger Nervio said...

Amen

Te roban en tu cara y se ofenden si reclamas... HDP

Salados Saludos al tomas y jorge

10 de mayo de 2009, 14:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Apuesto que el tatara-tatara-tatara abuelo del Nervio era guardia pretoriano de Calígula, con una hoonda, escopeta a postones y katana al cinto.

;D

10 de mayo de 2009, 17:31

 

Publicar un comentario

<< Home