Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Identitas chilensis

martes, 15 de septiembre de 2009


Ya que estamos en el mes de la patria -que lindo es Chile- aprovecharé de darles la lata sobre un asunto que a los nativos nos encanta: mirarnos el ombligo. La identidad chilena es una cosa que aparece siempre por estas fechas cuando alguien no tiene que decir y necesita rellenar un espacio, en este Templo del Ocio no seremos la excepción, aquí vamos.

Primero que todo es muy dudoso que exista esa identidad, eso de crear un chileno medio a partir de ciertas características anecdóticas que hemos ido recordando en el tiempo generalmente lleva a esterotipos como que somos los ingleses de América del Sur y tonteras por el estilo, Camilo Escalona no tiene nada de inglés y sin embargo es perfectamente chileno, tal como Jaime Guzmán o tantos otros, cual de todos más diferente. Pero si hay tendencias, costumbres que yo asimilaría más o menos a las modas, algunas duran muchos años y a eso podríamos llamar identidad.

Mucho de nuestra identidad -o costumbres- no son propiamente chilenas sino que las compartimos con el resto de América Latina, cuando pensamos en algo típico chileno se nos viene a la mente Condorito y sus condoricosas, sus chistes fomes y eternamente repetidos, sin embargo el mencionado pajarraco es considerado peruano en Perú, argentino en Argentina y así sucesivamente. Mal que nos pese y por más que reneguemos de eso somos latinoamericanos desde la médula.

Por ejemplo nuestra costumbre de hablar al revés, el doble sentido, insultar a los que más queremos solo por divertirnos, hacer pequeñas cuchufletas y scam cuando podemos, considerar simpático al borrachito, al mujeriego y al sinverguenza, son todas cosas que compartimos en mayor o menor grado con el resto de América Latina. Lo mismo con el amor por la informalidad, la improvisación, la desconfianza de todo y la facilidad con que somos engañados. Tal vez algo característico de nuestra identidad es que nos sentimos diferentes a los demás latinoamericanos siendo tan profundamente parecidos. A veces en Europa o en Oriente, cuando un chileno se tropieza con un boliviano recién se da cuenta que somos astillas del mismo palo en muchísimas mas cosas de lo que pensábamos, en virtudes y defectos.

Que otra costumbre bien chilena, a ver, somos copiones, nos encanta repetir lo que hacen los demás lo que nos hace organizados pero muy poco originales, nos gusta respetar las formas, más que en cualquier otro país del área, es muy chistoso escuhar a dos chilenos discutiendo acerca de "lo mal que manejan los demás". No se trata de que les preocupe manejar bien, solo tratan de mostrar que obedecen mejor las reglas.

No nos gusta el ruido, por lo general la bulla y la música fuerte nos revienta el alma, tocar la bocina del auto se considera un insulto personal, solo un cavernario puede hacer eso. Claro que eso es a nivel local, porque comparados con otros países del norte somos extremadamente ruidosos. Clasistas hasta la médula, clasistas y aspiracionales, sin embargo el verdadero racismo casi no existe en Chile, a diferencia de el Perú un indio con plata vale mucho más que un europeo pobre, acá el desprecio no es por raza sino por pobreza.

Habiendo vivido en Santiago, Chiloé y Arica podría decir que -aunque somos bastante homogeneos comparados con nuestros vecinos- también existen identidades regionales bien marcadas, hay que cambiar el switch cuando estamos entre chilotes, santiaguinos o ariqueños pero no demasiado, afortunadamente. Ni siquiera tenemos acentos regionales, todos hablamos igualmente mal.

Ah la identidad, ¿existirá tal cosa? lo dudo, debajo de una ligera capa de prejuicios locales todos somos asombrosamente parecidos: sáquenle la religión a un pakistaní y queda igualito a un peruano, los chinos y latinoamericanos son tan parecidos que si no fuera por la cara y el maldito idioma se diría que somos la misma cosa.

Pero que diablos, amamos a nuestra patria chica y nos gusta sentirnos diferentes, especiales y mejores, es una necesidad psicológica aunque sepamos que toda moneda tiene dos caras y cada cosa que consideramos mejor tiene su reverso. Así somos ¿como somos? bah, quien diablos lo sabe. Ya se acerca el 18 de septiembre, oportunidad única para comer empanadas (que en Italia se llaman calzzone), brindar con chicha (que tomaban los mayas, los incas y hasta los egipcios) y bailar una cueca sospechosamente parecida a la marinera peruana. Acá en el norte bailaremos una diablada, esa danza nacional inventada en las salitreras en los años 20, y brindaremos con pisco, ese típico licor del puerto chileno del mismo nombre, cerca de La Serena. Bah, pensándolo mejor me tomo un buen MacCelland Single Malt con una típica Coca Cola ¡viva la identidad nacional!

Etiquetas: ,

19 Comments:

Blogger Lilian said...

Que buen post, Tomas!! Encuentro tan acertado todo lo que dices. Parece que las condiciones que describes son tipicas del ser humano y no obedecen a nacionalidades en particular. Lo que pasa es que para alimentar nuestros instintos gregarios y de pertenencia a grupos/comunidades, etiquetamos ciertas caracteristicas y queremos identificarnos con ellas, aspiramos, con mas o menos probabilidad de exito, de llegar a ser lo que pretendemos, pero al fin y al cabo, somos iguales en todos lados, porque somos 'humanoides' comunes y corrientes... lol!!
Saludos--

15 de septiembre de 2009, 11:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si y nos gusta diferenciarnos, lo necesitamos. La idiosincracia yo la asimilo un poco a las modas, la identidad chilena ahora es bien distinta a la de los 80s y mucho más distinta a la de los 60s, tienen que haber harto de moda entonces

15 de septiembre de 2009, 11:11

 
Blogger Lilian said...

Comparas el comportamiento humano a las modas, de hecho van tomados de las manos estos dos. Lo veo en mis sobrinas adolescentes a quienes les ha bajado un fervor por el rock clasico: Pink Floyd, Metallica, AC/DC... Yo estaba de lo mas orgullosa pensando en que habian salido con el mismo buen gusto que la tia jajaja pero me he dado cuenta que a casi todos los adolescentes chilenos les ha bajado el mismo gusto -y por los mismos musicos! Logicamente, obedece a una moda y es 'cool' que te gusten esos conjuntos y musicos. Bueno, algo similar ocurre en los segmentos adultos y mas encima en sociedades homogeneas y pequeñas, como lo es Chile!

15 de septiembre de 2009, 12:42

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, otra moda pendex es por la cueca, una música tan monótona y falta de gracia (que me perdonen los cuequeros) pero desde que apareció "La Negra Ester" hace varios años empezó un movimiento hacia las cuecas choras de Lalo Parra que son bastante más musicales e interesantes, la cueca-jazz es moda ahora gracias a Los Tres, Lalo Parra, Chancho en Piedra, etc. lo mismo la música "tropical", son modas mejores a las de mi época en todo caso, que nos gustaba la música de Quique Villanueva "¡zapatazapatazapata! jajaja

15 de septiembre de 2009, 13:28

 
Blogger Rubencho said...

Relinda la cuestión
quién lo hubiera pensado
si no es por mi socio Rupe
conocido como el "Matapiojos"
ni cuenta me habria dado.

Se ha fijado con detención
que ha cambiado la tradición:
mas que empanada, se come completo
en cuestión de vinos, tomamos cerveza y piscola
y fiesta decente que hagan,
mire Ud. Lo que mas bailan.

¡Guaracha Rock compadre!
¡Guaracha Rock compadre!

Nos fuimos con el Rupe
Buscando Chilenos
viajariamos de Punta a Punta
del Norte a la Antartica
del Mar a la Cordillera.

Recorriendo por nuestra tierra
nos acercamos al campo
y en una trilla, vimos a los huasos
llorando alegres unos corridos mejicanos.
Ahora el Cóndor y el Huemul
no paran de bailar.

Guaracha Rock compadre...

No nos ocultaremos mas
tu siempre los encontraras
si buscas tu identidad
por aqui por alla
la puedes encontrar.
¡A la cochiguagua Lucho!
¡Y...! ¿Van a bailar o no?

15 de septiembre de 2009, 14:41

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡ARO ARO ARO dijo ña Pancha Lecaro, cuando me caigo me paro!

Guen dar con el don rubén
que me salió payador
aquí donde ustedes me ven
yo también le hago
¡si señor!

PRIMERA

En este mes de la patria
yo prometo no tomar
nadie se junte conmigo
porque mal lo va a pasar

Prometo no tomar AGUA
ese líquido asqueroso
cuidadito los muchachos
que yo soy curao odioso

SEGUNDA

Una garrafa de quince
me zampo de una sentada
pa no parecer borracho
me manduco una empanada

¡hay que ponerle compadre!
mire de después no hay otra
yo le juro por mi madre
que soy amansador de potra

TERCERA Y ULTIMA

ya no quedan tradiciones
como dijo ño rubén
me cago en los pantalones
aquí mismito me ven

y solo fue por la rima
yo no soy ningún cochino
si una china que se me arrima
piensa altiro ¡el manso mino!

Soñar no cuesta nadita
como mi amigo el guatón
que una mina muy malita
lo dejó sin pantalón

¡Calla, calla tomasito!
mucho mejor cierra el tollo
ya me aburrio este cantito
con permiso
me echo el pollo...

15 de septiembre de 2009, 16:48

 
Blogger Ulschmidt said...

aplausos, clap, clap, clap, ven como al final les salió la chilenidad de lo más poética !

15 de septiembre de 2009, 17:20

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sin mencionar la chilenidad más borracha, después de los aplausos viene el ¡salud! jaja

15 de septiembre de 2009, 17:24

 
Blogger Lilian said...

wow!! clap clap clap... es que no lo puedo creer!! ingenieros buenos para la paya?! algo digno de Ripley! jajaja

Que bien! Los felicito... Y, bueno, me encantan las payas. Mi bisabuela, segun me cuentan, era una payadora muy conocida por Parral donde la invitaban a las fiestas para que alegrara el ambiente con sus graciosas palabras y su guitarra.

Mas payas, Tomas... el publico lo pide!

15 de septiembre de 2009, 17:55

 
Anonymous Anónimo said...

Lo que mas me agarda de esta fecha es que mi mama hace ese postre tan rico que se lllama suspiro ariqueño....

15 de septiembre de 2009, 18:13

 
Blogger Armando said...

Jajajaja, claro, originario de Arica el Suspiro, jajaja.
¿Quién es el dueño de Soprole?

15 de septiembre de 2009, 18:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Mejor no sigo payando
porque me pongo grosero
se me olvida el cabellaro
y ahi me botan ca....do

Ah el suspiro limeño pues ese postre tan orignal de Chile jajaja

Armando, el dueño de Soprole era todo un personaje, andaba apagando las luces para ahorrar y compraba alimentos de segunda mano, cuando le dió cancer le preguntó muy preocupado a su asesor financiero si podría pagar la operación, este le dijo "te puedes comprar la clínica si quieres", al morir dejo todo a la beneficencia pero parece que la familia hizo la jugarreta y se quedó con el tesoro ¡tanto trabajar por nada! era de apellido Undurraga, típico millonario chileno jaja

15 de septiembre de 2009, 19:01

 
Blogger Rubencho said...

Brindo estimado Tomas,
en esta noche tan serena,
salud a todos los amigasos,
de esta tierra chilena.

Vino que mataste mi padre,
vino que mataste mi madre,
a mi no me veni a matar,
vino desgraciao.

Vino que ahogaste mis penas,
y que calmaste mis tormentos,
porque estas tan votado en el vaso,
mejor vente pa aca adentro.

16 de septiembre de 2009, 01:00

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Brindo por la ingratitud
de las mujeres bonitas
brindo por la señorita
que me quitó la virtud

(¿que hago despierto a estas horas?)

16 de septiembre de 2009, 07:47

 
Blogger Marilyn said...

Qué buen post!!! La identidad chilena... cuando recién me vine a estas tierras, escribí en mi blog sobre "la importancia de ser chilenos", nos encanta decir que somos diferentes al resto de Latinoamérica, menos "sudacas" y más "ingleses"... y la imagen que tienen de nosotros acá es bastante ad-hoc con nuestra creencia, si hasta creen que somos prácticamente un pais bilingüe, donde todos tenemos inglés como segunda lengua!
En fin, rescato lo importante: qué lindo es Chile! :)

16 de septiembre de 2009, 13:57

 
Blogger Momo said...

Tratándose de las particularidades chilenas,escuché recientemente hablar, en la televisions franco-alemana (arte) de una moda específicamente chilena : los pokemones.

Tratándose de las innumerables semejanzas culturales entre Péru y Chile, a menudo me he preguntado, por ejemplo, si la expresión " huevon" utilizada en Perú no podria ser una remanencia lingüística desde la ocupacion militar chilena en Perú, a menos que sea el contrario.

20 de septiembre de 2009, 21:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah Momo, ahora que lo mencionas no he visto ni un solo pokemon en Tacna, tal vez sean efectivamente una rareza chilena. Claro que como buenos chilenos son una adaptación, influenciados por el manga, los otakus o los ikkikomoris de la cultura popular japonesa, que acá tuvo mucho impacto desde hace unos 10 años.

Por lo que yo recuerdo, "huevón" no se usaba en Perú ni en Argentina unos 15 años atrás, en Perú era "cojudo" y en Argentina "boludo", con el tiempo, tal vez las telenovelas, quien sabe, se ha ido difundiendo y ahora en Perú al menos es normal de escuchar.

También hace unos 15-20 años tu decías "cabrito" en Perú y se ofendían, ahora es normal, lo usan en el mismo sentido que en Chile, al menos en Tacna.

20 de septiembre de 2009, 21:21

 
Blogger Momo said...

Tomas, confirmo que es una rareza (sincretica) chilena, en el documental lo mencionaban como un fenomeno especificamente chileno.

A proposito, las palabras de verificacion de tu blog son estupendas, hoydia me toco : Talizing.

20 de septiembre de 2009, 21:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Que buen dato! algo muy interesante para averiguar porque como sabes a mi me encantan todas las rarezas.

Lo mismo con el generador de palabras "literarias" de verificación jajaja Saluti!

20 de septiembre de 2009, 21:35

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas