Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

La sombra de un sueño

martes, 6 de octubre de 2009


Un proyecto de vida, me acuerdo que yo tenía uno cuando estudiaba en el Liceo de Ancud entre los 15 y 18 años. El asunto era más o menos así: iba a terminar mi enseñanza media con excelentes notas y en la prueba de aptitud académica sacaría un puntaje altísimo, lo que me permitiría entrar a estudiar ingeniería electrónica a la Universidad Técnica Federico Santa María. Nótese que eran la carrera y la universidad de moda por esos años.

Después de terminar mi carrera con honores volvería a Ancud a forrarme de plata, me compraría una avioneta para entrar al exclusivo club aéreo, donde me haría amigo de los Ortloff, Sanzana y otros ricachones locales. Por cierto me tenía que casar con la hija más linda de los Kompatsky, una que había sido reina de belleza, o sino con la hermana. Y así viviríamos todos felices comiendo perdices, volviendo a colocar el apellido paterno -que estaba absolutamente arruinado- en el panteón de la aristocracia local. Ese era mi proyecto de vida, más o menos.

Muy pronto las cosas empezaron a salir mal, con mi profesor de matemáticas -el aborrecible "Pipeta"- jamás conseguí sacarme más de un 5 en la escala de 1 a 7, cuando dí la prueba de aptitud académica saqué un puntaje decente para Chiloé pero a bastante distancia del que necesitaba para ingresar a la Santa María. Bottom line: tuve que bajar mis expectativas, no estudié para ingeniero sino para técnico electrónico y solo en un convenio de Inacap con la Santa María, mis opciones de forrarme en plata, volver a Ancud y todo lo demás se ubicaron a años luz de lo que entonces era mi realidad.

Las expectativas frustradas, junto con muchos otros problemas personales me mantuvieron podrida el alma durante todos esos años. Entré a hacer mi práctica a la industria electrónica IRT y veía con amargura que los operarios comíamos en un comedor enorme, mientras llos jefes tenían un comedor exclusivo más chiquito ¡algo estaba muy mal, yo tenía que comer donde los jefes!. En ese momento decidí seguir estudiando, lo único que me interesaba entonces era el comedor exclusivo.

Varios de mis amigos actuales eran parte de los semidioses que almorzaban allí: Julio Gaete y don Pablo Jimenez eran gerentes en esa época, Nelson Navarro era contador general de la empresa y cuando ahora les cuento la envidia que me daba verlos sentados en un comedor aparte nos reimos mucho, pero en esos años no me hacia maldita gracia.

Pasaron los años y prácticamente ninguna de las cosas que ambicionaba se cumplió. Por otra parte tuve cosas con las que ni siquiera soñaba en esos años: viajar por el mundo, conocer trabajos y personas extraordinarias, muchas pequeñas caricias al ego que en su momento me hicieron sentir muy contento. Pero algo si que se mantuvo constante, siempre fui pobre, incluso en los años que gané más plata nunca pude sentir que tenía mi problema económico resuelto.

No me acuerdo bien cuando me empecé a conformar con la idea que muchas de mis ambiciones no iban a cumplirse, por ejemplo yo tenía ambiciones "académicas" y por eso después de técnico estudié ingeniería de ejecución. Pero en algún momento me dí cuenta de como era la cosa y escribí esto en mi Diccionario de Vanidades:

Credencialismo: yo soy ingeniero de ejecución (algo asi como los ingenieros técnicos españoles) y cuando estudiaba siempre habían ingenieros civiles que miraban en menos a los de ejecucion, estos a los tecnicos quienes a su vez miran en menos a los obreros los que miran en menos a todos los anteriores. Ahora, los que hicieron un master miran en menos a los ingenieros civiles pero tambien son mirados en menos por los 'candidatos a doctor' quienes son obviamente muy mal mirados por los que ya han obtenido su doctorado

¿Y todo termina alli?. no señor, recien empieza porque los doctores también se miran en menos, todos entre si segun la universidad donde hayan obtenido su grado y obviamente los de Harvard desprecian a los de Yale y a los de Princeton y viceversa, en tanto estos tres miran con sumo desprecio a todos los demas.

Pero tambien existe un desprecio implicito entre las distintas promociones dentro de una misma universidad, y no olvidemos que,dentro de una misma promocion cada cual se siente intelectualmente superior a cada uno de sus compañeros y no pierde oportunidad para insinuarlo.


En algún momento me dí cuenta que si quería "escalar" académicamente siempre sería un frustrado y solo tenía sentido estudiar mientras a uno le interese el asunto, después: hasta la vista baby.

En fin, ¿a que diablos quería llegar con este largo y aburrido relato de mis penurias?. A que, además de mi experiencia personal, he conocido gente que ha tenido mucho éxito en la vida y todas sus expectativas se han cumplido, una por una ¿y que? tienen los mismos problemas y frustraciones que yo, que me he pasado la vida entre lo malo y lo peor. Ahora mi único plan de vida es tratar de pasarlo bien y hacer las cosas que me interesan y me entretienen, total, todo esto es una comedia sin sentido que terminará el día menos pensado cuando -espero que de manera abrupta- estire la pata.

Que tanto, si Shakespeare, en boca de Guildenstern, lo dijo mucho mejor que yo "Los sueños, en verdad, son la ambición, pues la substancia misma de la ambición no es más que la sombra de un sueño". A soñar entonces, hasta mañana.

Etiquetas:

8 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

El unico y real objetivo de todo ese proyecto vital era acostarse con la hija más linda de los Kompatsky demostrándo, una vez más, la verdad de lo expresado por Alejandro Dolina: "todo lo que uno hace es para levantar minas"

6 de octubre de 2009, 16:51

 
Anonymous LD said...

“No money, no honey.”
Once you have the money, the honeys will form a line outside of your door.

6 de octubre de 2009, 18:17

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah, one of the best things that money can buy! well, to rent instead buy may be much better LOL!

6 de octubre de 2009, 20:09

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, Sin duda, justo en el clavo. Alguien, un tipo que había dedicado toda su vida a ganar plata por medio del más duro esfuerzo, le contaba a un amigo mío. en medio de su borrachera "¿sabes por que he hecho todo esto, sacrificando mis mejores años, mi vida, mi familia? ¡para comprarme un Audi y casarme con una modelo!" ese era el verdadero motor, casarse con una modelo.

Pobre tipo después de que se case...

6 de octubre de 2009, 20:52

 
Blogger Ricardo Alberto said...

Tomás y quién no.... hemos de una u otra forma vivido similares condiciones de la camada entre los 70 -80, perdida en el espacio toda una generación..... quien no ha sufrido los debates de los cambios,y pagado en carne propia los envates cíclicos que hemos vivido,....saludos

7 de octubre de 2009, 10:55

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Asi es, y por eso resulta tan chistoso eso de la ambición y hacer planes: "life is what happen to you when you are busy making other plans"

7 de octubre de 2009, 11:52

 
Anonymous Anónimo said...

Esto de metas, plata y minas me hizo recordar a una antigua compañera de colegio. Era la más rica entre las ricas. Y ella lo sabía. También saliendo del colegio mis planes eran ser millonario y casarme con la lola esta. Por supuesto probablemente no sabía de mi existencia, pese a estar en la misma sala más de 6 años. Para hacer corto el cuento como a los 34 años me la volví a encontrar. En mi trabajo había tenido más de 10 años casi perfectos, pero habiendome matado trabajando y estudiando desde los 19. Los años habían hecho maravillas en el cuerpo de mi ex compañera, estaba mejor que antes. Como en esos tiempos tenía mucha plata, y ella al parecer lo sabía, ya había olvidado que me ignoraba en clases y de pronto me habia convertido en alguien interesante. Tuve mi propia venganza de los nerds, en que durante 3 meses hasta bajé de peso por el ritmo que noche a noche me puso la lola. Después de los 3 meses se acordó que era mina y lo entretenido inicial se transformó en latas de que se quería casar y formar familia. Huí a la primera oportunidad que me dieron, pero lo comido y lo bailado está entre mis buenos recuerdos, más ahora que volví al bando de los pobres que tienen que hacer milagros para pagar las cuentas a fin de mes. Pero ya volverán los buenos tiempos y podré cumplir algún otro sueño de juventud.

Andrés

8 de octubre de 2009, 16:19

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah si, el que quiera celeste que le cueste. Hay una larga tradición cultural que indica que mujeres bonitas se juntan con tipos con billete, probablemente tiene su explicación biológica por el instinto de nido y todo eso, aunque muchas veces esas relaciones terminan de manera más o menos abrupta.

Para la mujer con plata el asunto es bastante más complicado porque la tradición casi la obliga a relacionarse con tipos de igual o más plata. Que enredo más grande. Es el rol arquetipico del macho proveedor y la hembra criadora.

Es mejor ser pobre, así por lo menos puedes estar seguro que nadie se te acerca por interés jaja

9 de octubre de 2009, 01:56

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas