Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Fat cats

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Estoy en la oficina más solo que Toribio el Naufrago, parece que la fiesta estuvo buena porque aparte de mi, hay solo dos profesores, el guardia y las señoras del aseo, pero en fin, hasta para eso soy contreras, cuando todos vienen a trabajar yo no vengo y cuando yo vengo no anda nadie. Creo que no hay clases hasta el lunes ¡esto si que es bicentenario!.

A propósito acaba de aparecer el dato que la productividad en el país sigue bajando, tal como viene haciéndolo desde 1990. Competitividad bien, libertad económica bien, crecimiento bien, desempleo bien. Pero ojo, porque la productividad es lo único que puede mantener lo anterior sosteniéndose en el tiempo y sigue mal, o sea, el futuro no es tan bonito como aparece.

El síndrome del gato gordo, demasiado bien alimentado y lento para cazar ratones, explica la decadencia de las economías en la mayoría de los países desarrollados, que cuando empiezan a enriquecerse les crece el pelo y tratan de vivir cada día mejor con menos esfuerzo. El sector automotriz -y manufacturero en general- en USA sufrió de eso, en los setentas cuando fue destronado por los japoneses, luego a Japón le pasó lo mismo y aparecieron Malasia, Singapur, China, ya le tocará el turno a India. Solo los países con hambre trabajan, apenas dejan de pasar hambre se empiezan a comer el capital. El caso más patético son los países de Europa del sur (pigs), que se comieron capital antes de ganarlo.

No es raro que en Chile baje la productividad porque en un país donde los empresarios son vistos como chupasangres. Todos exigen ganar cada día más trabajando menos. Los americanos trataron de lograrlo en base a investigación, patentes y copyrigths, los japoneses usando robots, ¿y la receta chilena? incrementar los feriados, aumentar los beneficios sociales con plata de impuestos y hacer muy costoso el despido de los trabajadores contratados. Entre las tres maneras la chilena sin duda es la peor de todas.

No debería existir ninguna otra restricción para contratar o despedir personas que la voluntad de las partes ¿utopico? que va, en Estados Unidos basta decirle a alguien "estás despedido" y se tiene que ir para la casa o buscar un nuevo trabajo ¿por que habría que indenmizar a alguien que no sirve para el trabajo que está haciendo? eso es un premio a la inutilidad. solo la gente que agregue valor debe tener trabajo, los demás para la casa.

En mi columna de La Estrella de hoy coloqué un artículo sobre el dilema entre minería y turismo que transcribo a continuación, perdonen la corrección política pero cada vez que escribo algo francamente por el diario me crucifican, por eso trato de medir mis improperios, en fin, aquí va:

Turismo y Minería

No quiero polemizar sobre el dilema turismo o minería, pero sí plantear algunas dudas que creo razonables. Dicen que pueden estar ambos ejes estratégicos al mismo tiempo, pero me parece que en una estrategia competitiva no pueden existir simultáneamente dos objetivos compitiendo por un mismo recurso, en este caso el agua. Una estrategia obliga a elegir porque implica que los recursos se concentran, no se dividen. Sin foco no hay estrategia.

El agua en Arica es un recurso escaso, ¿quién no recuerda los racionamientos en los ochentas? Solo miremos a Tacna, que tiene muchos más recursos hídricos que nosotros, además usa sus aguas servidas para riego, y está sujeta a una escasez crónica de suministro. ¿La razón? Recuerden el auge de la gran minería que existe en su altiplano.

Se habla de 9.000 empleos en los próximos años gracias a la minería, pero no dicen que los mejores empleos son llenados por especialistas de otras regiones, que traen sus familias, aumentando la población y presionando más sobre la necesidad de agua potable en la ciudad. Vean cómo creció la población de Iquique con el auge minero ¿de dónde saldrá el agua?
Desalinizar el agua de mar parece muy bien para los Emiratos Árabes, pero dudo que los ariqueños podamos pagar el costo ¿subsidios? Volvemos a las industrias subsidiadas de los setentas, recuerden cuanto duraron. En fin, creo que no es tan simple como lo pintan y los grupos de presión tienen mucho que ver en esto, los ariqueños somos muy fáciles y desmemoriados, por eso hemos sido convencidos tantas veces. Ojalá que no vuelva a pasar lo mismo.

Comentando de lo mismo con mi amigo Sergio Medina, antropólogo de nuestra universidad y ariqueño neto, me hablaba del mito de "la absorción de mano de obra local". Claro que es un mito que ha servido para justificar las barbaridades más grandes, cuando Promel trajo los residuos de Suecia o cuando botaron toneladas de arsénico en la quebrada de Copaquilla también invocaban la "generación fuentes de trabajo", lo mismo que cuando han pescado jureles bajo talla hasta hacerlos desaparecer y etc. etc.

Lo curioso es que Arica tiene una de las desocupaciones más bajas del país por los miles de pequeños negocios independientes de los que nadie se preocupa. Tal vez es mucho mejor así, las ayudas del gobierno suelen ser como el abrazo del oso.

En fin, yo sigo diciendo NO a la minería en el altiplano de Arica, ni cerca de los parques nacionales, esa es una brutalidad mayúscula teniendo un inmenso desierto para explotar. No es ambientalismo ni nada de eso sino simple sentido común. Bueno, demasiado trabajo por hoy, yo mejor me voy para la casa. Hasta mañana.

5 Comments:

Blogger Sergio Meza C. said...

Piensas bien , pero despotricas mal; ¿cómo hacerme cargo como comentarista tuyo de esta disyuntiva de tus posts?

22 de septiembre de 2010, 12:52

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah Sergio, y eso que no entré en una de mis acostumbradas filípicas contra el igualitarismo. Pero mañana sin falta, para no perder el training ;)

22 de septiembre de 2010, 13:21

 
Blogger Ulschmidt said...

Sabe, a Ud. que le gustan los planteos matemáticos de estas cosas, para optimizar el recurso hídrico a menudo es muy útil la Progrmación Dinámica - otra hija de la investigación operativa como el simplex y el duplex.
Intuyo que un análisis desde esa óptica apoya sus conclusiones.

22 de septiembre de 2010, 13:52

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, sería una buena cuchufleta construir un modelito de programación lineal para optimizar el recurso agua sujeto a ciertas restricciones, seguro que se puede demostrar cualquiera de las dos alternativas dependiendo como se construya el set de restricciones.

Por eso yo soy medio escéptico con esos modelos matemáticos excepto en casos muy sencillo y obvios (o cuando sirven para darle un toque "científico" a mis cuentos. El dilema tursimo vs minería es más bien político y tiene que ver con asuntos difíciles de cuantificar pero atados a cierta visión ideológica como:

-Crecimiento económico acelerado versus lento
-Economía de escala versus aumento de valor
-Calidad de vida versus ingresos totales monetarios
etc.

Hay un montón de ideología metida en estas discusiones, aunque no se nota mucho. Mi idea es privilegio de la calidad de vida, crecimiento lento, creación de valor,menores ingresos, sustentabilidad y cosas por el estilo.

22 de septiembre de 2010, 14:02

 
Blogger Ulschmidt said...

En eso estoy aún mas de acuerdo. Además es un crecimiento a escala humana, local, regional, propio de una comunidad adulta. Para la minería hace falta el concurso de grandes capitales trasnacionales, para el turismo nos bastamos nosotros en lo esencial. Lo hace mucho más valioso.

22 de septiembre de 2010, 15:54

 

Publicar un comentario

<< Home