Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

De algo hay que morirse

miércoles, 13 de octubre de 2010

Ya no encuentran que ponerle a las cajetillas de cigarrillos: primero un viejo con el tubo en la garganta, cuando los fumadores empezaron a bromear con el pobre viejo, colocaron una foto de dientes arruinados por exceso de tabaco, ahora los anti fumadores pusieron sus esperanzas en un aviso que dice "el tabaco causa impotencia" ¿que vendrá después? Yo recuerdo que mi mamá fumaba bastante, llegó a fumar una cajetilla cada dos días de Liberty, luego se pasó al Hilton, que eran los cigarrillos de moda en Chile por esos años. Los profesores y alumnos fumaban en clases y nadie decía nada si alguien prendía un cigarrillo en un lugar público.

Antes era normal que las mujeres embarazadas fumaran, contaba mi mamá que era bueno para pasar los nervios, con todo, yo y mi hermana somos perfectamente sanos y ninguno de los dos se ha fumado un cigarrillo en su vida, pese a que jamás nos prohibieron nada. En los años sesenta el Readers Digest, que era una revista muy influyente en esa época, inició una muy agresiva campaña contra el tabaquismo y en general contra todo lo que ellos consideraban "dañino para la salud", creo que toda la actual histeria por un estilo de vida sano empezó con esos artículos (soy el pulmón de Juan, etc.).

Esto ha sido un negocio fenomenal para la profesión médica y la industria farmacéutica, después de décadas de aterrorizar a la gente se ha armado un sistema perverso de seguros de salud y un aumento de honorarios que ha llevado a que los médicos sean una de las profesiones mejor pagadas que existen, al menos en los países desarrollados, donde un chequeo anual ya es cosa de rutina. Los tratamientos son cada vez más costosos y en Chile el Hospital Clínico de la Universidad Católica, cuyo patrón es nada menos que San Lucas, o las clínicas privadas como Las Condes, Indisa o la Alemana, se cuentan entre las empresas más rentables del país. Le han metido a la gente la tonta idea que la buena salud puede comprarse.

Si el cuerpo humano fuese una máquina simple como un auto por ejemplo, toda esta locura por el estilo de vida sano tendría algún sentido. Si a un auto le hacemos todas las mantenciones, le ponemos buenos lubricantes y lo manejamos con cuidado puede durar 200 años sin problemas. Lamentablemente las personas no son como los autos y alguien que lleve el estilo de vida más sano del mundo y que se chequee constantemente por los mejores doctores, se enferma y se muere más o menos igual que otro que descuida completamente su salud, dentro de ciertos rangos. Claro que un alcoholico, obeso mórbido o un fumador de dos cajetillas diarias tendrá más chances de enfermarse, pero un estilo de vida absolutamente sano y la preocupación por la salud no le agregarán ni un minuto a su vida o a su salud.

¿No me creen? Conversaba hace un tiempo con un gran amigo cuyo padre había muerto de cáncer al pulmón, eso lo traumó de chico, el no ha fumado nunca en su vida, es prácticamente abstemio y se hacía chequeos de salud preventivos de manera regular. Es un poco menor que yo y tiene cáncer. Yo le preguntaba como era posible, si había eliminado todos los factores de riesgo, me dijo que era probable que por ser abstemio, sumado a un trabajo con muchas presiones, se le hubiese desarrollado la enfermedad. Decía que tal vez si se hubiese emborrachado de vez en cuando, olvidándose de sus problemas y se hubiese preocupado un poco menos de sus salud, no se habría enfermado. Esa explicación le dieron los propios médicos.

Los doctores eliminaron unas enfermedades y crearon otras, hoy la gente rara vez se muere de tifus, difteria o diarrea, pero si de ataques al corazón o de cáncer, la famosa mantención preventiva en lugar de hacer a la gente más sana los convirtió en miedosos y del miedo salen las enfermedades vasculares y los tumores porque el cuerpo, a diferencia de un auto, es una máquina viva, a la que no basta con ponerle buen aceite o los repuestos adecuados.

Mientras no aceptemos que las enfermedades y la muerte son tan inevitables como los cuernos estaremos mal, nos seguiremos enfermando de cáncer y llenando los bolsillos de los cirujanos. Que se vayan al diablo con las campañas anti fumadores, contra las grasas y contra el alcohol, que son pequeños placeres completamente benéficos mientras los mantengamos dentro de lo razonable. Y si para alguien se convierten en un vicio, bien por él, porque una vida sin vicios no es vida. Si nos vamos a morir de algo que no sea de miedo, porque el cobarde muere mil veces, el valiente una sola vez. He dicho.

Etiquetas: , ,

17 Comments:

Blogger Sergio Meza C. said...

Hay que alimentarse bien, hacer ejercicio, vivir lo menos angustiado posible y rezar porque tus padres te hayan dado buenos genes...

Pero predicar esta huevada me hastía; tengo un tío que lo único que hace es hablar de la salud, de las dietas que hace, de que estuvo leyendo no sé qué, de no sé qué cosa enrelación a no sé cual dieta que ha estado siguiendo al pie de la letra y (latero) que bla, bla, bla, que se ha sentido mucho mejor y que blablablá y que yo debería blablablá, pues mirándome bien debiera bajar de peso...

Zzzzzzzzz; por mi parte evito al máximo los remedios; siempre me ha dado la impresión de que no son buenos para la salud a la larga. Puro parche; concentraciones anti-naturales de productos químicos que las ratas han recibido bien estando encerradas en una jaula...

Paso. Pero ando en bicicleta, y "del invento" no quejarme, jao!!!

De esto podrías hablar; del "invento"; ese si es remedio, para casi todos los males...

13 de octubre de 2010, 12:39

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo creo que cada uno debe decidir como gasta la cuota de vida que tiene, por culpa de los malditos sistemas de salud pública, que nos vendieron la idea que el gobierno va a suprimirnos las enfermedades y la muerte, siempre que paguemos suficientes impuestos, es que estamos llenos de esas estúpidas campañas de salud pública, contra el cigarro y contra todas las cosas buenas de este mundo. Si alguien se quiere alquitranar los pulmones, bien por el, si no nos gusta el humo no nos acercamos y listo.

Sobre el remedio milagroso todavía no lo pruebo. Cuando llegue el momento haré un detallado reporte, pero antes tendría que hacer algunas pruebas exaustivas, en el mejor sentido de la palabra.

13 de octubre de 2010, 13:08

 
Anonymous Anónimo said...

Es paradojico como en la actualidad y cada vez con mayor frecuencia los indicadores medicos de "normalidad" (ej, presion, azucar, etc)se van disminuyendo en los limites maximos, en la practica si alguien antes estaba dentro de los rangos normales en la actualidad ya no lo esta y se considera enfermo o en riezgo de enfermedad; esta practica es muy frecuente en las clinicas de salud, las que la clase media aspirante prefiere pues cree que es un pasaporte a la vida eterna, en desmedro del tradicional y mal mirado hospital. esto se pone muy de manifiesto cuando llevas a un adulto a un control a el hospital y le toman los controles y lo encuentran sano y dentro de lo normal y si el mismo adulto lo llevas a una clinica le encuentran todo mal y de inmediato te ofrecen un programa medico y todos los examenes del mundo para tratarlo; pienso que ambos extremos son falsos, pero mas falso el de la clinica pues hara todo lo posible para que el negocio con la persona sea rentable, si alguien duda de ello, compare los rangos de normalidad de los indicadores medicos en un laboratorio externo v/s el laboratorio de la clinica y tendra la respuesta. Por lo demas es poco serio por decirlo de alguna manera, pretender que nuestros indicadores medicos de normalidad sean aquellos que nos imponen desde europa, sin hacer diferencias de origen etnico, cuando es sabido que el factor genetico es el principal en la incidencia o resistencia a ciertas enfermedades, un simple ejemplo los milenarios aymaras que toda la vida en la cordillera basan su alimentacion exlusivamente en carnes rojas en abundancia en especial el cordero, deberian morir con las arterias tapadas de grasa, todos presos de enfermedades coronarias, hipertension o cancer, pues no se alimentan de verduras, ni frutas en abundancia, ni menos aceite de oliva (hablo de hace años atras cuando aun el altiplano era un mundo diferente a la ciudad) y sin embargo ahi estan los viejos aun disfrutando de sus ultimos años de vida riendose de los naturistas, vegetarianos o veganos de la ciudad que por snob obligacion a duras penas viven masticando resignadamente hierbas.
ATT.
INTI

13 de octubre de 2010, 15:42

 
Anonymous EDO said...

Nah....si lo mejor es vivir sin preocupaciones, tener una mente limpia, sin deudas y vivir haciendo el bien...eso te puede explicar el 40% de la wena salud de una persona, el otro 10% puede ser al ambiente donde uno viva..ya que si vive al lado de un reactor nuclear esta sonado, y el otro 50% se explica por los genes que pueda tener la pesona...punto aparte es el lucro que hacen los medicos con el tema de la salud....

13 de octubre de 2010, 15:53

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

ABSOLUTAMENTE CIERTO, es algo que yo he podido comprobar muchas veces, existe un incentivo perverso -no solo de parte de los médicos, sino de los propios pacientes- hacia la sobre medicación, los tratamientos y hasta las cirugias innecesarias.

Mi suegra tuvo un cancer linfatico bastante avanzado, se atendió en hospital público con un tratamiento casi ambulatorio y en menos de un año quedo sin la menor secuela, esto fue hace como 10 años atrás. Mi amigo ha estado en las mejores clínicas de Chile y ya lleva gastados 19 millones de pesos sin contar con todo lo que ha pagado el seguro de salud.

¿Que pasa? la propia gente enferma queda descontenta si no la medican o no le hacen cirugía, es increíble, para que hablamos de los exámenes. Un médico amigo me contaba hace años que cuando empezó a practicar tenía un mitsubishi todo feo y una consulta modesta: no tenía ni un cliente. Apenas se compró un mercedes y se fue a una clinica lujosa se llenó la consulta. Adivinen quien paga todo: los clientes y el perniciosos sistema de seguros de salud, que está detrás de toda esta locura.

13 de octubre de 2010, 16:00

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

EDO, lo de la radiación no es necesariamente así, podrías tener incluso mutaciones beneficas. Lo mismo con la contaminación del agua y alimentos, un ambiente muy asceptico incluso provoca enfermedades como asma y no desarrollas defensas naturales. Desde que comí queso de cabra de la calle sin morirme dejé de tener los problemas de estómago que antes me torturban. Lo que nomata te hace fuerte

13 de octubre de 2010, 16:03

 
Anonymous Anónimo said...

Sr. Bradanovic, por casualidad encuentro su página bucando cosas de Arica y leo esto, entiendo la idea de que cada cual sabe lo que hace con su vida y las cuotas de ella, pero en relación al cigarro y las embarazadas, me parece irresponsable poner la apuesta solo a los genes.Un bebe que viene al mundo no elige, no puede.Una humilde opinión, ojalá la considere.Saludos.Juana Vera

13 de octubre de 2010, 17:13

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Estimada amiga,
Es un buen punto y una opinión a tomar en cuenta cuando haces notar que -en cierto modo- la madre está decidiendo por el hijo. Sin embargo el asunto tiene sus bemoles.

Por ejemplo mi propia madre fumó mucho durante el embarazo y seguramnte lo mismo con la madre de la mayoría de quienes tenemos más de 50 primaveras, de ser ciertas las historias de horror que cuentan sobre el cigarro estaríamos todos muertos hace rato. No existe evidencia que la tasa de cáncer esté disminuyendo, más bien parece que es todo lo contrario, a pesar que la gente fuma menos y estamos llenos de prohibiciones.

Por otra parte mi punto es que cada quien debe elegir para si y los suyos, jamás el estado o la opinión pública debe elegir por los padres a menos que estos tengan una incapacidad mental severa y bien comprobada. Los asuntos de valores pertenecen a cada cual y a los padres, a nadie más.

13 de octubre de 2010, 17:32

 
Anonymous Anónimo said...

tienes razon, en mi apostolado por que no me contaminen mi poco de aire solo he logrado que una persona me siga en mi vocacion antitabaco, los demas han caido despues de mantenerse un tiempo sin el pucho en la boca,yo un no.smoking por avaricia y envidia de las ganancias de los vendedores de british tobaco, n le encentro ninguna gracia a los falicos cilindros armados a mano o por maquina,mas bien lo considero un habito sucio y torpe en consideracion a lo rico del aire puro.La nocotina es bien poco lo que aporta al cerebro y los arquitranes son sencillamente negros,bien ya saben que hacer con los adminiculos y sus plantaciones....

13 de octubre de 2010, 21:33

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hay vicios como el alcohol, el tabaco, las drogas y otros que son socialmente mal vistos que resultan muy difíciles de explicar a alguien que no lo tiene.

¿Como explicar por ejemplo cual es la gracia de fumarse un puro, que después de una hora te deja descompuesto y mareado? Yo creo que la única explicación para esos vicios es el placer efímero, para que sea un verdadero vicio el placer que te da -en este caso echar humo y olerlo- debe ir seguido de alguna clase de malestar o enfermedad, no puede haber gusto sin precio.

Que sean símbolos fálicos es algo que ya había notado Freud, gran aficionado a los puros, menos mal yo todavía no llego a hacer esas asociaciones ni tengo esa clase de fantasías, dicen que si pasados los 40 no se te da vuelta el paraguas ya estás salvado, así es que yo con mis 55 supongo que puedo respirar tranquilo.

13 de octubre de 2010, 21:45

 
Anonymous Anónimo said...

Sr.Bradanovic, hola de nuevo.

Disculpe ahora entiendo su observación, los tiempos han cambiado.
El asunto de "Por otra parte mi punto es que cada quien debe elegir para si y los suyos, jamás el estado o la opinión pública debe elegir por los padres a menos que estos tengan una incapacidad mental severa y bien comprobada. Los asuntos de valores pertenecen a cada cual y a los padres, a nadie más.", lo comparto plenamente.

Así y todo, si en algun momento tocara de nuevo el tema, considere que hoy hemos avanzado en el descubrir de la vida intrauterina, sus procesos y por tanto lo que afecta a la simbiosis madre -hijo en la gestación.Existen implicancias futuras en el desarrollo. Juana Vera

14 de octubre de 2010, 09:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

A lo que yo iba es que, no importa que digan los estudios, cada uno debe tomar libremente los riesgos que son inevitables en la vida, todo en la vida es riesgoso y es cosa de cada cual determinar que riesgos corre, en el caso de los bebes y niños son los padres -y nadie más que ellos a menos que estén legalmente interdictos- los que deben tomar esa clase de decisiones.

Si aparece un estudio que dice que hay riesgo para el bebe cuando una madre embarazada fuma, es correcto que la madre conozca el estudio y luego decida si deja de fumar o no. De otra manera entramos en un terreno sumamente peligroso donde dejamos que el gobierno -o las eventuales mayorías- decidan lo que nos incumbe a nosotros y a nuestra familia cercana, lo que es una idea completamente totalitaria.

Por lo demás yo creo poco y nada en los informes de riesgo médico, todos los meses aparece uno nuevo y es parte del negocio mantenernos asustados. La muerte y las enfermedades son dos realidades inevitables y no es el gobierno ni la "opinión pública" (pocos discretos y muchos tontos según Mill) quien debe decidir por nosotros en esas cosas.

14 de octubre de 2010, 14:42

 
Anonymous Anónimo said...

es una de esas cosas en que la libertad no tiene nada que ver...ser un buen paciente es parte de la mejoria....te imaginas a un enfermito pulmonar exigiendo su derecho a fumarse un falico-pucho..seria el rey del tabaco comprimido,es un problema de comprension grande de la labor medica que atraviesa culaquier consideracion legal,moral om lo que se le ocurra a cada uno , es acatar no ma..alli se acaba la ilusion de libertades............

14 de octubre de 2010, 18:30

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Estas loco! hasta para operar a una persona el médico necesita su consentimiento, ni que decir que nadie puede, bajo ninguna circunstancia, obligar a alguien en plenitud de sus facultades mentales a que se haga tratamientos médicos si no lo desea.

Hay un caso interesante de los testigos de jehova que no permiten transfuciones de sangre ni a ellos ni a sus hijos, han llegado a la corte suprema donde -si elpeligro de muerte es inminente- a veces se ha fallado contra el paciente pero son casos muy excepcionales. Normalmente las personas tienen bastante libertad sobre aplicarse o no tratamientos médicos

14 de octubre de 2010, 18:38

 
Anonymous Anónimo said...

El caso de los de los tes.de jehova es paradigmatico,profetico quiza, el asunto ya no es si puedes dar sangre, y mira que te lo pongo por el otro lado,el asunto es si estas en condiciones de dar sangre.Al parecer las bondades medicas ha hecho inutil procurar sangre para salvar una vida humana...y ya no es tan fundamental , por que no hay interes en salvarlas ,por que de lago hay que morir segun lo sostenido.
Pero procurar la propia sangre para su uso , es factible y recomendable.Si ,los tes. de yehova anticiparon el desinteres por prolongar vidas "inutiles" segun las ultimas practicas de moda medica,y no la libertad de safar y tener unos años de goce extra.
Muy ad-hoc los tes. de jeho,muchos los imitaron a tarves de los medios tratando de vendernos la pescada.....fueron tan insistentes como sus modelos JEJEJEJEJEJEJE

15 de octubre de 2010, 19:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

El asunto es que cada cual es dueño de su propia vida, es uno y no un maldito funcionario o medico, el que determina si quiere seguir viviendo o se va para el otro lado, nadie puede meter sus narices en eso así como nadie puede controlar los pensamientos ajenos.

Si alguien se quiere suicidar, bien, es su decisión. Si en cambio prefiere algún doloroso tratamiento con tal de alargar la vida bien también, eso solo lo puede decidir cada uno.

15 de octubre de 2010, 19:57

 
Anonymous Anónimo said...

ta buena tu seccion ...matese si puede jejejejejeje

15 de octubre de 2010, 19:58

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas