Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Mi cuenta corriente

jueves, 9 de diciembre de 2010

Por fin de vuelta, después de mi viaje a Las Peñas todavía estoy como si me hubiesen molido a palos, todas las veces que he ido me hago el propósito de avanzar "despacito", nunca lo cumplo, es imposible no llegar cansado porque si uno camina más despacio pasa más tiempo caminando y se cansa más todavía. Que diablos.

Salimos seis y volvimos tres. Ibamos la Pilar con Isabel (compañera de trabajo), yo, mi amigo Mario Ernesto Ramón con su hija Francisca y Greg que se nos escapó desde el principio y no lo vi más hasta llegar al santuario, nos sacó media hora de ventaja pero se destrozó los pies, una por otra. Nos demoramos cuatro horas en llegar y casi exactamente lo mismo en el viaje de vuelta, para la ida nos fuimos por los cerros con muchas subidas, bajadas y caminatas por la cornisa. Para la vuelta aprovechamos que el río estaba mansito e hicimos todo el camino por el borde, claro que varios puentes estaban cortados y tuvimos que pasar saltando las piedras al estilo Hyawata.

Como siempre viajar con la Pilar se convierte en un rompe-filas de primera porque conoce a todo el mundo: no tuvieron que hacer fila para saludar a la Virgen y una amiga del alferazgo -que son los dueños de la fiesta- nos atendió como reyes. Yo estaba durmiendo en el suelo de la iglesia como de costumbre cuando llega la Pilar diciendo que se había conseguido una pieza del alferazgo con ¡camas! caí como muerto en el camarote a las 6 AM y no desperté hasta las 10:30, después me sale con que se había conseguido ducha caliente y finalmente -el colmo de todo- nos invitaron a almorzar por cuenta del alferazgo. Si pensamos lo aislado del lugar todas esas cosas fueron lujos asiáticos para mi, nunca había estado tan bien atendido en Las Peñas, eso en Chile se llama tener pitutos. Las fotos del viaje las pueden ver AQUI.

No deja de sorprenderme el asunto de esta fiesta, leo en la impresionante Enciclopedia de Arica del doctor Renato Aguirre:

El camino sigue la ribera del río o áridas planicies cuando la anterior se hace intransitable. Sólo los animales como los caballos, las mulas y los humanos pueden seguirlo y ni siquiera una moto trial llegaría al santuario. Las bicicletas todo-camino llegan apenas, debiendo ser cargadas por sus jinetes una buena parte del trayecto. Ni siquiera hay un lugar seguro para que aterrice un helicóptero. Arriba, más allá del acantilado que flanquea el valle, el panorama es terriblemente desolado: colinas y valles arenosos absolutamente áridos. El abandono actual de estas tierras se debe precisamente a que las mulas dejaron de ser un medio de transporte competitivo y a que es imposible hacer un camino para vehículos.

La leyenda “oficial” del santuario, tal como aparece en un libro escrito por un sacerdote, establece que hubo una vez un arriero que estaba cruzando el río con su recua de mulas para dirigirse a una planicie sombreada por altos eucaliptos, cuando escuchó los gritos desesperados de una muchacha. Era una pastorcilla asediada por un gran reptil y el arriero apresuróse a ir en socorro de la niña, implorando la ayuda de la Virgen María, cuando un esplendor y ruido que parecieron destruir el lugar señaló la aparición de la Virgen, salvando a la pastorcilla.

Información no confirmada por documentos establece que en 1700 el cura de Codpa recibió órdenes de sus superiores de Arequipa referentes al Santuario. La primera prueba material de la existencia de éste es de 1812, la dedicación de una estampa a “Nuestra Señora del Rosario de las Peñas, en el Santuario de Umagata”. En 1879, el cura de Codpa se quejaba por escrito que su antecesor había dispuesto a su antojo de la limosna que los fieles entregaban al santuario durante 30 años.

Por lo que se dice, puede suponerse que la Virgen se apareció entre Humagata y Livilcar y que un santuario le fue construido en algún momento después de 1650. Esta Virgen en particular, según me contó un peruano, venía del norte (aunque otra versión la hace provenir de Bolivia). Primero se estableció en un pueblo donde no le prestaban suficiente atención. Entonces se fue más al sur, pero un terremoto o algo parecido hizo que la gente no tuviera tiempo para ella así es que se fue más al sur todavía y tal vez fue entonces cuando espantó al reptil acechador de pastorcillas y aquí se quedó.

Si lo que quería era atención del público, ¡vaya si lo consiguió!. Desde que en el siglo XVII se establecieron las fiestas en su honor, ha atraído continuamente a miles de visitantes. Habiendo antes habitado tierras que hoy son peruanas, un gran porcentaje de fieles son de esa nacionalidad. Su fiesta se lleva a cabo los todos los primeros domingos de octubre y todos los 8 de diciembre y recibe unas 20-50.000 visitas cada año. Las fiestas incluyen los típicos bailes andinos, ejecutados por grupos organizados. Los bailarines, que invierten mucho tiempo preparándose, ensayando y arreglando sus elaboradas vestimentas, dicen que, teniendo un cuerpo además del alma, sienten la necesidad de expresar una manifestación corporal de su Fe.

El potencial turístico de ese treking -olvidado durante todo el año- es inmenso pero jamás a nivel de gobierno se han interesado en desarrollarlo. Mientras aprueban decenas de millones de dólares para el ridículo parque acuático a nadie se le ha ocurrido gastar un peso en desarrollar esa verdadera joya natural de la ciudad.

Casi todas las instalaciones y la multitud de puentes han sido costeados por el alferazgo y los bailes religiosos, con uno que otro proyecto de mejoramiento marginal pagado por el gobierno. No hay donde botar la basura así es que todo el camino es un inmenso basural, de día no hay como perderse, basta con seguir la huella de basura y caca de caballo, en la noche hay que seguir las luces y si no se ve ninguna lo mejor es esperar hasta que aparezca alguien en sentido contrario para ver por donde va el camino, es facilícimo perderse y caminar de más o incluso devolverse por donde mismo se vino.

En fin, otro año que voy y como siempre volví jurando que nunca más voy a volver, pero espérense nomás que para la fiesta que viene o la subsiguiente seguro que estaré planificando el viaje y esta vez si que lo haré despacito y con calma. Pero me voy a apurar como siempre, a destrozar las rodillas y tobillos como siempre, me voy a cansar como perro y voy a jurar que no vuelvo más, como siempre. Menos mal que la virgen me tiene buena y por ser ariqueño neto me las perdona todas. El 2011 será un bien año, dejé mi cuenta corriente al día.

Etiquetas:

6 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Que espectacular paisaje en verdad. Tiene Ud. un año para reponerse y volver...

10 de diciembre de 2010, 08:14

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah nooo, ahora si que no voy más ;D

Todavía ando como Don Goyo jaja

10 de diciembre de 2010, 09:14

 
Blogger Ulschmidt said...

Atractivo turístico se le ve mucho. Ese cañón es espectacular. Si se la sacaran algunas piedras a la senda... (no se, a lo mejor es un castigo por los pecados cometidos)
Acá hay mucho estudiantes extranjero en Buenos Aires, por ejemplo, que trata de ir al norte andino para los carnavales y fiestas religiosas. Les llama mucho la atención esas cosas.

10 de diciembre de 2010, 10:51

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, yo también creo que el potencial es enorme, pero hay que hacer muchas cosas que solo son resorte del gobierno.

Habría que partir por la basura porque a lo largo de los 20 km no hay lugares donde botarla así es que simplemente se va tirando por el camino. Primero una limpieza completa, luego la habilitación de colectores, puede ser tan sencillo como hoyos en el suelo cada dos kilómetros con una tapa, luego todo se quema o se rellena ahí mismo.

Luego la instalación de puentes definitivos para habilitar el camino por el borde del río. Deben ser puentes que se levanten cuando el río viene fuerte para que no se los lleve, nada muy costoso.

Un par de refugios para caminantes que se puedan usar libremente a lo largo del año administrados por la cámara de turismo, el alferazgo o alguien similar.

Organización de treking tours guiados en temporada fuera de fiestas para aprovechar esa joya natural.

Se gastan decenas de millones de dólares en estrafalarios proyectos que no llevarán a nada: el absurdo "parque acuático", estudios para embalses en un rio que casi no trae agua (y la que trae es de mala calidad), plantas desaladoras sin factibilidad económica ni social, etc.

Cuando con un millón de dólares o menos se puede dejar todo el camino hasta con Internet. Pero en fin...

10 de diciembre de 2010, 12:50

 
Anonymous Anónimo said...

¿que te parece poner un grupo de reos,colina o san miguel,engrillados y rompiendo rocas a combo?.....tendriamos un espectaculo total...si le agregamos unos trajesitos rayados......en esa ruta.

10 de diciembre de 2010, 13:39

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah, eso de los trabajos forzados solo funciona en USA donde hasta al delincuente más maula lo puedes obligar a trabajar. En Chile no hay como hacer trabajar a un flaite, lo puedes torturar un año y no moverá un solo dedo.

10 de diciembre de 2010, 19:57

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas