Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

La repartición del Talmud

lunes, 14 de febrero de 2011

El año pasado, conversando sobre el problema del agua con el economista ariqueño Fernando Cabrales, me decía que una posible solución sería aplicar la regla del talmud, que yo no conocía y me explicó brevemente: si el monto a repartir es pequeño se igualan las ganancias y si es grande se igualan las pérdidas. Me quedé con la curiosidad y me puse a leer sobre esta curiosa regla inventada en los años babilónicos, cuando recién comenzaba nuestra civilización.

El problema al que se aplica esta regla se puede mostrar con un ejemplo: una empresa se va a la bancarrota y deja deudas por cien millones, pero la liquidación de todos sus activos no da más de cuarenta millones ¿como se reparte esa plata entre los acreedores? Como ven es un problema muy simple pero de solución extremadamente complicada. Un buen reparto debería dejar satisfechos a todos los acreedores en el sentido que sienten que lo que les toca es lo justo dadas las circunstancias. La solución óptima debe minimizar el descontento.

Se trata de un problema muy estudiado en economía porque es práctico y su solución sería de gran utilidad. Matemáticamente se ha revisado usando la teoría de juegos, que estudia los premios en ambiente de incertidumbre. La cosa es que me encuentro con un paper que, después de hacer un sesudo análisis matemático, llega a la conclusión que la regla del Talmud coincide con la solución óptima ¡y eso que la inventaron casi en la prehistoria!

Ante el problema de la bancarrota existen cinco posibles reglas de reparto (solo las mencionaré): proporcional, igualar ganancias, igualar pérdidas, por orden de llegada y la regla talmúdica. Como no quiero extenderme en detalles les dejo este link donde se revisan en lenguaje sencillo las distintas maneras en que se reparte un bien escaso, que -si lo pensamos bien- es el problema fundamental de toda la economía.

El problema del agua en Arica (ya se, ¡otra vez!) es un típico ejemplo de bancarrota: existen muchos más derechos que agua disponible porque en su momento las autoridades -supongo que la Dirección General de Aguas fue la responsable- se dedicaron a repartir derechos a diestra y siniestra sobre agua que no existía. Eso está causando que todos saquen toda el agua que puedan antes que se agote, ejemplo típico de la tragedia de los comunes.

La solución parece complicadísima pero es extremadamente simple: hay que reconocer la quiebra y reasignar los derechos, repartiéndolos según alguno de los criterios ya mencionados. Hace años que se viene hablando que hay que crear una comunidad de usuarios del acuífero subterráneo de Azapa y nunca se ha hecho ¿saben por que? porque los estúpidos agricultores piensan que no les conviene, que al reasignar los derechos perderán algo que es suyo.

Esa es una idea particularmente tonta porque están defendiendo la propiedad sobre algo que no existe, y en su ansiedad por no perder están agotando lo que queda. Pan para hoy y hambre para mañana. Es exactamente lo mismo que cuando el complejo pesquero empezó a pescar jureles con redes para sardinas, asustados porque les iban a bajar su cuota de pesca ¿cuota sobre que? si ya prácticamente los extinguieron. Lo mismo va a pasar con el agua.

Yo siempre he aborrecido que el estado se meta en la economía y sobre todo que intervenga en la propiedad de las personas. Si fuese por mi que eliminaran el ministerio de hacienda y lo reemplacen por una oficina de contabilidad fiscal. Pero en este caso creo que el estado tiene que intervenir antes que quede el desastre. ¿Por que? porque el mismo estado creo el problema otorgando derechos ancestrales y de los otros a destajo, en este caso no se trata de expropiar sino de defender la propiedad evitando con la fuerza el actual canibalismo sobre el agua disponible.

Se roba agua en pozos ilegales y nadie los reprime, la mayoría de esa agua robada se usa para regar narco-tomates con que notorios traficantes de la región lavan sus ganancias. ¿Por que el gobierno no se pone los pantalones y obliga a la creación de una comunidad de aguas subterraneas reasignando los derechos a una explotación sustentable? ¿por que en lugar de gastar millones en proyectos absurdos no los gasta en estudiar las aguas subterraneas de la ciudad, asunto en el que desde hace décadas no han gastado un solo peso? En una de esas Alejandro Pavez tiene razón y existe agua para regalar en nuestro subsuelo.

Yo creo que es por cobardía política. No se atreven a tocar intereses creados porque la mayoría de los políticos y prohombres de la ciudad tienen parcela en Azapa y muchos de alguna manera son cómplices de esta situación. Ningún gobierno de la concertación tocó el asunto y el actual gobierno parece que no tiene maldita gana de tocarlo.

La solución del problema del agua en Arica es bastante sencilla pero requiere honradez y coraje político, o sea que no se puede ser muy optimista al respecto. Basta con:

1.- Cegar todos los pozos ilegales y perseguir judicialmente a los que los sigan usando, o sea hacer cumplir la ley. Ese es uno de los deberes básicos de cualquier gobierno y ninguno se ha atrevido a ejercerlo.

2.- Obligar a la formación de la comunidad de aguas subterráneas a todos los que tengan derechos de agua sobre el acuífero. Quien no se integre no puede ejercer su derecho y se le cegarán su pozos.

3.- Hacer un estudio de calidad técnica, que de garantías a todos los involucrados para determinar los caudales factibles de extraer de aguas subterráneas en la ciudad.

4.- Reasignar nuevos caudales a quienes tienen derechos aplicando alguna de los posibles métodos de bancarrota en caso de ser necesario.

Con esas simples medidas se termina automáticamente el problema del agua en la ciudad pues se sincerará el mercado de derechos de agua y el que quiera un caudal adicional tendrá que comprarlo a precio de mercado, así de simple.

Pero a muchos les interesa que siga la actual situación oscura y llena de ilegalidades, entre estos interesados hay gente con gran poder político y económico en la ciudad y por eso durante décadas los gobiernos han preferido mantener todo como está haciendo medidas de parche que, aparte de costar una fortuna en recursos fiscales, empeoran el problema porque incentivan a usar de manera creciente un recurso a costo cero.

Estas medidas de parche son: la planta desaladora, el entubamiento del Canal de Azapa y las represas, todas medidas contraproducentes y caras, que alientan el aumento indiscriminado de hectáreas de cultivo en el valle. Todas pagadas con plata de nosotros los giles, ¿por quien otro?.

Y la gente, nuestra opinión pública, tonta e ignorante sigue aplaudiendo cuando se anuncian estas obras para el progreso de Arica. Eduardo Bitran fue uno de los pocos ministros que se dio cuenta que lo de las represas era una estupidez y se atrevió a decirlo: lo echaron. Que mejor ejemplo, hasta mañana.

Etiquetas: ,

8 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Buen punto y nuy científico. No pude leer lo del Talmud pero en la Ley de Quiebras normal es:
1) Hay deudores quirografarios, a saber, privilegiados, y ellos deben cobrar primero.
2) Hay deudores normales
El activo se prorratea según las deudas, repartiendo pérdidas en suma, aunque se hace una primera ronda con los quirografarios. Luego con lo que sobra se hace una ronda con los normales.
Aquí el consumo humano es "quirografario" y todos los demás son normales.

14 de febrero de 2011, 10:40

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Eso fue lo que me faltó poner a mi!

Justamente, tal como en las quiebras se liquidan primero la previsión de los trabajadores, en la reasignación de derechos de agua deberían asegurarse primero los derecho para consumo humano.

Aunque debería existir algo que cambie el actual incentivo perverso de la sanitaria por producir sin importar las pérdidas, que en Arica son sobre el 40%. Ese es otro caso donde la ley no se cumple porque tengo entendido que la empresa modelo para fijar tarifas trabaja con un 15% de pérdida o algo así.

Gracias Anónimo!

14 de febrero de 2011, 10:48

 
Anonymous Montecristo said...

Anónimo: los quirografarios son los acreedores, no los deudores. Por supuesto, papá fisco se acabrona inmediatamente. Están también los trabajadores de la empresa, pensiones de alimentos, hipotecarios y prendarios (preferentes sobre un bien específico, no sobre la totalidad), etc. los restantes, que son los créditos valistas (es decir, sin preferencia) son los que siempre cagan en las quiebras, nunca se pagan, y por eso es que cada acreedor simpre trata de asegurarse una prefenrencia. Es la famosa "prelación de créditos".
Hola Tomás, con 3 años ya viviendo en Arica, el tema del agua es uno de los que más me llama la atención por cómo muestra el tema far west que impera acá. He vivido antes en zonas limítrofes (punta arenas y Natales), y nunca había visto tal nivel de cacicazgos, compadrazgos, cabronazgos y demases que hay en Arica. Está bien que acá estemos medio dejados de la mano de Dios, pero la cantidad de delicuentes impunes que imponen la ley del más fuerte acá es notable. Claro, para el "ariqueño neto" pasa como cosa común de la vida y hasta mira con simpatía a ciertos personajes locales cuyo mejor mérito es en el mejor de los casos ser fresco de raja, y en el peor (la mayoría) ser derechamente delincuente a quien nadie se atreve a tocar, pero visto de afuera, sobre todo cuando uno empieza a interiorizarse con la fauna local, la verdad que asombra y abruma...

14 de febrero de 2011, 10:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Montecristo, muy buena descripción del far wes ariqueño con sus "cacicazgos, compadrazgos, cabronazgos" jaja.

Creo que la explicación es que muchas de las familias prominentes en lo social o político hicieron su posición de manera ilegal por nuestra cercanía con Perú. Entonces vemos a contrabandistas, traficantes, estafadores enriquecidos o "hijos de" sentados al lado de los jueces y autoridades políticas.

Aunque hay mucha gente con plata e historia impecable, pero hay otros que han cometido los peores delitos y son respetados y hasta estimados, hay un montón de "padrinos" en nuestro pueblucho de far west donde todo vale.

Creo que eso explica muchas cosas que pasan en Arica de las que nadie reclama.

14 de febrero de 2011, 11:14

 
Blogger Ulschmidt said...

Si me permite un apunte de orígen técnico: Que cada agricultor haga su pozo - debidamente autorizado luego, o ilegal - es un caos. La napa subterránea es una sola y los pozos superponen los "conos de depresión" por el bombeo. Es ineficiente y predispone a la extracción clandestina. El consorcio, cooperativa o empresa concesionaria son lo más adecuado para un valle porque:
1) Optimizan la red de bombeo, eligiendo algunos de estos pozos y cegando otros y abriendo otros por un mecanismo técnico.
2 Quita la posibilidad del pozo propio y patrulla que así no sea
3 Coloca una red distribuidora y un medidor en cada predio y vende el agua
4 El agricultor se concentra en usar el agua mejor - riego por goteo, cuidar las pérdidas, etc...- y no en llegar primero a sacarle el agua al vecino

Ulschmidt

14 de febrero de 2011, 13:04

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Uldschmidt, creo que tocas un punto crucial del problema, que es el de la asignación de los derechos de uso.

Desde el momento en que el stock de agua es limitado -y este parece ser el caso práctico, hasta el momento, en el Valle de Azapa- los que hacen pozos ilegales (sin contar con derechos) simplemente están robando.

Pero el dedo en la llaga está cuando afirmas que un consorcio sería la solución. Así es como funciona -en teoría al menos- en las cuencas chilenas, donde se establecen comunidades de aguas o asociaciones de regantes para cuidar el mutuo patrimonio. Los derechos siguen siendo individuales pero los asociados se vigilan entre ellos que nadie se pase de listo (también se llaman a veces "juntas de vigilancia").

Primero que nada en Azapa hay que
hacer un estudio serio del tamaño del acuífero, capacidad de recarga y otros recursos subterraneos disponibles.

Con esos datos en mano, redefinir las caudales de todos los derechos existentes, porque al parecer exceden la capacidad total de abastecimiento sostenible.

Finalmente obligar a todos los usuarios a integrarse a una comunidad de usuarios de aguas subterraneas.

Y de aquí hay dos alternativas: o cada cual saca con sus pozos, los cuales deben usar un medidor de caudal y ser periódicamente fiscalizados, o solo se permite extraer a la comunidad para que reparta de acuerdo a los derechos de cada cual.

Creo entender que tu propuesta va por esto último y a mi también me parece más lógico. por la posibilidad de fraude en los medidores individuales. Claro que requeriría ampliar la red de canales y todo eso, pero no creo que sea una inversión desmesuradamente grande.

14 de febrero de 2011, 13:19

 
Anonymous Montecristo said...

ufff, las famosas asociaciones de canalistas. En Chile funcionan en forma bastante caótica, o son muy grandes y cero posibilidades de control (cero cero, recuerdo que tuve una casa en Malloco y agua de la asociación de canalistas del Maipo. Te imaginarás que eran miles de socios, el agua llegaba tardse mal y nunca y con cero posibilidades de fiscalización); o son muy chicas y se cagan entre comuneros y se tapan entre amigos y compadres (típicas peleas a punta de escopeta porque cierran canales, hacen entradas truchas, sacan con motores al agua que va pasandom no la dejan pasar, no dejan entrar para fiscalizar...). Me puedo imaginar que esto último sería el caso en Azapa (de hecho pasa hoy en día, he visto más de una pelea a escopetazos por estos temas).

14 de febrero de 2011, 15:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja el problema típico de las asociaciones con personalidad jurídica. Basta mirar lo que costó meterle mano a "Colonia Dignidad" o a algunas federaciones de deporte amateur. Normalmente terminan "tomadas" por un grupito de compadres o por un ladrón y sus compinches.

Acá en Arica tenemos la Comunidad de Aguas del Canal de Azapa que cada cierto tiempo arma una pelotera , y aparecen los mismos dirigentes durante muchos años o se turnan en silla musical. Ricas camionetas y todoe so. En fin, al menos parece que en otros lados son todavía peores!

14 de febrero de 2011, 16:00

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas