Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Que bonita vecindad

jueves, 23 de febrero de 2012

83 años cumplió Chespirito, Roberto Gómez Bolaños el super comediante mexicano. Buena oportunidad para tomarme un trago a la salud de este gigante latinoamericano, que debe resultar tan incomprensible para cualquiera que no se haya criado en nuestra cultura.

Las generaciones anteriores a la mía hablaban maravillas de Cantinflas, yo jamás le encontré ninguna gracia, las pocas películas que he visto de él apenas las soporto, bueno, tal vez Su Excelencia sea la excepción, las otras que he visto, todas básicas y groseras. Pero puede ser un asunto de generaciones, tal vez Cantinflas interpretó bien al latinoamericano de los 50 y los 60s, tal como Chespirito interpreta tan bien a los de los 70 hasta hoy.

Alguien ajeno a nuestra cultura se puede horrorizar con El Chavo del Ocho, o por lo menos lo encuentra tonto. Un tipo notoriamente viejo haciendo el papel de niño. La primera y mayor genialidad de Chespirito es convencernos que el personaje es efectivamente un niño y no un viejo ridículo tratando de imitar a un niño ¿como lo consiguió? Tal vez en Latino América nunca llegamos a crecer realmente y Chespirito es efectivamente un niño, con todos los años que lleva a cuestas.

El Chavo es la verdadera Comedia del Arte latinoamericana, con Arlequin, Polichinella, Brighella, Pantaleone y todos los demás. No se trata de gags improvisados, siguen cánones estrictos igual que su par italiana. Cada personaje tiene frases típicas que cada vez que las repite nos hace reir de manera casi automática aunque la hayamos escuchado cien veces.

Es verdadera comedia, diferente de casi todo el humor que se hace en estos días. Por ejemplo el humor alocado del tipo "Donde está el piloto" o el humor conceptual de "Los Simpsons" o el de los stand-up es muy básico comparado con el Chavo, que es una comedia en regla, con canones, aunque puedan parecer groseros u ofensivos a los que desconocen nuestra cultura, son completamente latinoamericanos.

Es una serie llena de episodios con maltrato infantil, violencia, burlas, estigmatización, clasismo. En un país sajón seguramente sería censurada. ¿Por que tiene tanto éxito entonces en América Latina? Porque habla de nuestros propios códigos: el ambiente pobre de una vecindad con una rígida estratificación social ¿se han fijado que nadie jamás se hace más o menos poderoso?, donde impera la ley del gallinero -los de arriba abusan de los de abajo- cosa que en cualquier país sajon se interpretaría como un abuso insoportable.

Pero no en América Latina, a pesar del clasismo rampante todos se quieren y cuando alguien está en apuros todos se juntan a ayudarlo, como una familia. Nadie cumple bien con sus responsabilidades pero se inventan excusas, como las de don Ramón cuando no tiene para pagar la renta. Y las excusas siempre funcionan porque así es América Latina, una buena excusa reemplaza la desagradable obligación de ser responsable.

Nadie es eficiente ni menos exitoso, desde don Ramón ícono del cesante latinoamericano, hasta el Chavo, todo lo que hacen les sale mal. Incluso el correctísimo profesor Jirafales, modelo de virtudes, se dió cuenta hace tiempo que no saca nada tratando de enseñarles a los niños y hace su trabajo de la manera más fácil posible.

Todos tienen sus debilidades, muchas más debilidades que habilidades, incluso doña Florinda y el Quico, que están en la cima de la pirámide social y jamás les falta la plata también tienen toda clase de problemas.

Los Simpsons por ejemplo es una comedia de situaciones, basada en historias que le pasan a la familia y la manera en que reaccionan, el chiste en este caso está en la historia y las reacciones en forma de parodia o crítica social, es como los sketch de los colegios y no sigue ningún canon aparte del comportamiento estereotipado de los personajes.

En el Chavo las situaciones y las historias no tienen importancia, casi no se cuentan "historias" con significado o moraleja (aunque sean moralejas inversas como hacen los Simpsons) sino episodios triviales que no son divertidos ni interesantes, la risa está en la reacción predecible de los personajes y el genio que a pesar de ser predecible da risa, eso es verdadera comedia del arte.

Eso explica que los episodios dependan tanto de los protagonistas. Lo que a uno le interesa ver no es una historia sino a don Ramón, la Chilindrina, el Chavo, doña Florinda o cualquier otro. Los personajes más débiles son los que dependen de la trama como la Bruja del 71 por ejemplo, que era completamente prescindible.

En fin, alzo mi copa por Chespirito, el super comediante, gigante de la comedia, mucho más sofisticado que cualquier otro comediante norteamericano o de donde sea. Y por todo el increíble equipo de El Chavo del 8, o al menos por los que quedan vivos.

Etiquetas:

21 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Un clásico de clásicos, el Chavo

23 de febrero de 2012, 08:19

 
Blogger Rodrigo L. said...

El Idolo ahi es Don Ramon, desde niño y hasta el dia de hoy me sigo riendo con los mismos capitulos, es verdad , logran convecernos que son niños en cuerpos de adultos. La mayoria de los personajes son geniales, mis favoritos, Don Ramon por su astucia, vivir gratis y haber tenido todos los oficios posibles : torero, vendedor de globos, boxeador, entrenador de box, jugador de futbol , beisbol, califa...etc.... Kiko, la Chilindrina son el complemento perfecto...la verdad como que ningun personake sobra, si no estuviera la Bruja varios de los mejores capitulos no hubiesen sido lo mismo, hay uno donde se imaginan entrando a la casa de la bruja y ella prepara pocimas, adora al diablo, etc, claro , todo en la imaginacion del chavo, la chilindrina y kiko.

23 de febrero de 2012, 10:16

 
Blogger Nervio said...

Yo me identifico con don Ramon, a mis 36 años he tenido diferentes actividades y todas terminando en un precario equilibrio económico.

XD

el señor barriga es la banca

23 de febrero de 2012, 10:27

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulshmidt, el super comediante es lo mejor!

Rodrigo, Nervio, claro Don Ramón es ídolo, yo también me identifico con él 100% por razones obvias que creo innecesario mencionar ;D

Ah y ojalá los bancos tuvieran el buen corazón del señor barriga!!!! pero efectivamente, el es la banca

23 de febrero de 2012, 11:12

 
Anonymous Montecristo said...

efectivamente son geniales! coincido con Rodrigo en que ningún personaje sobraba, seguramente la bruja entró un poco forzada, pero se fue ganado de a poco su lugar. Otros estaban relegados a algún que otro capítulo que los autores agregaban básicamente para hecr algún quiebre y no ser exactamente lo mismo siempre (la Popis, Godínez, Ñoño, que también pasó a ser un poco más estable). Memorables los episodios del viakje a Acapulco, en que salen de la vecindad, pero logran simplemente trasladarla de lugar, siendo siempre los mismos... no se me había ocurrido la analogía con la comedia del arte, pero eso es exactamente lo que fue. Que gran pérdida fue Ramón Valdpes, creo que su personaje llevaba más peso que el mismo chavo, pero claro, ninguno era nada sin los otros. Ahora hay una versión en monos animados en que hacen exactamente los mismos capítulos y gags que todos conocemos, un poco más a tono con los gustos de los niños de ahora y algo más suavizados, pero básicamente lo mismo.

23 de febrero de 2012, 11:28

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Montecristo, es la comedia del arte en clave latino americana, igual que en la edad media era un arte fragil porque dependía completamente de los actores, yo he visto los dibujos animados y se puede entender mejor como dependía de los actores, los monos repiten todo exactamente igual que en la serie pero no es lo mismo.

Creo que con los años se va a reconocer el valor de esa serie, era tan latino americana que ni siquiera en España fue popular, la escribían en una clave muy específica. Genial.

23 de febrero de 2012, 11:34

 
Blogger Rodrigo L. said...

No te doy otra nomas...porque¡¡¡¡
------------------
Señor, a su abuelita le gusta la cacería?
No te doy otra no más porque mi abuelita fue campeona de tiro al pichón....
Ese capitulo es genial, cuando sale con su escopeta...

23 de febrero de 2012, 14:52

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

;D es TAN genial que usaba expresiones que usaba mi mamá para retarme!

"¡Tenía que ser el Chavo del 8!", mi mamá me retaba casi igual: "¡Dios mío, tenía que salir el tontito... pero te voy a dar UNA...!" jaja

Creo que Chespirito le copió, incluso muchos años antes que apareciera el programa a mi mamá le hacíamos bromas por sus clichés, después salieron en la tele...

23 de febrero de 2012, 14:56

 
Anonymous Anónimo said...

Cuando veo El Chavo estoy en casa.

Eso mandaría en una nueva sonda hacia las estrelas; un capítulo del Chavo del 8.

La primera vez que lo ví, que creo que fue el primer capítulo d e esta serie que dieron en Chile me sorprendí mucho con ese juego de grandes haciendo de chicos, cosa que no era nueva; antes estuvo Genrruchito, y mil más, pero no creo poder agregar mucho más; tu diste en el clavo en casi todo.

El día que Chespirito se nos vaya (que espero sea cuando cumpla 200 años) va a ser duelo continental.

SmcArq

23 de febrero de 2012, 17:33

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si Sergio, hubo muchos programas de grandes actuando como niños (Pin-Pon por ejemplo) pero ninguno le llegó al tobillo a Chespirito.

En Perú había una comedia de humor disparatado que me gustaba mucho llamada "Pataclau" era excelente pero un humor mucho más básico. No conozco ninguna comedia que se le haya acercado al Chavo.

23 de febrero de 2012, 17:40

 
Blogger Ruben Hidalgo said...

Tienes toda la razón!. En parte, me educó Chespirito y cuando les pregunto a mis colegas acá en España, +o- de mi edad, me dicen que no les gustó. Nadie lo vio o siquiera recuerda un par de gags o frases famosas.

Me gustaría reconocer también a ese gigante de la televisión latina: el Chapulín Colorado. El anti-cultura americana. Una joya nuestra.

23 de febrero de 2012, 19:18

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro, el Chapulín fue primero, una especie de laboratorio de lo que sería el Chavo. Es imposible comprender el Chavo para el que no maneja los códigos de América Latina, todo eso de las muletillas, los arquetipos, el lenguaje corporal (don Ramón pateando el sombrero), en fin,al lado de eso muchos otros comediantes que son famosos no pasan de ser bien básicos.

23 de febrero de 2012, 19:43

 
Blogger Maximo said...

El personaje más importante de la serie es Don Ramón. Es el único que interactúa directamente con todo el resto. Le debe la renta al Sr. Barriga, le pega Doña Florinda, Quico le hace chusma chusma, es el amor imposible de la bruja del 71, pelea con el Chavo, es el papá de la Chilindrina, etc, etc.
Claro que todos son geniales.

24 de febrero de 2012, 00:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Sin contar que era un comediante extraordinario. Lo curioso es que solos -fuera de El Chavo- no tenían ninguna gracia, como se vió con la separación del Quico y Don Ramón, fuera de contexto no eran graciosos: era un cuerpo muy unitario, cuando se fueron separando la serie perdió mucho y ellos solos no ganaron nada. Era la comedia como un todo junto con la calidad extraordinaria de los personajes lo que funcionaba.

24 de febrero de 2012, 00:48

 
Anonymous Anónimo said...

Los duos humoristicos latinoamericanos tambien se basan en la comedia del arte, donde por lo general el tipo torpe es Arlequino y el serio actua como Brighella (Don Francisco y Mandolino, Dinamita Show, Stan & Lasky, etc.). En el caso del Chavo, casi todos los personajes son zani con mezclas de los vecchi, en el caso de los adultos. Asi, tienes que:

- El Chavo es claramente Arlequino
- El Señor Barriga es una mezcla entre Pantalone y Brighella (dado que su dinero no es "Old Money", como Pantalone)
- El Profesor Jirafales es tanto Dottore como Capitano

24 de febrero de 2012, 13:10

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Cierto! que buena, claro, Arlequin es el simpático y torpe mientras que otro serio le hace el contrapunto.

Pero los diálogos chistosos son como expresiones que han heredado recursos de la comedia. Simplificadas en extremo, usan recursos más faciles como garabato, pegar una cahetada (la cachetada del tony).

Eso estaba en la comedia del arte pero además tenía una forma en que se basaban las improvisaciones. Igual que el Chavo, que era como una máquina que nunca se salía de ciertos cánones. Las relaciones de poder, las situaciones, el fondo de las historias jamás se alteraba. Como comentó Montecristo ese capítulo donde todos viajan a Acapulco y se trasladó el sistema completo, identico a un medio completamente diferente.

No creo que Chespirito haya sido un estudioso del asunto, probablemente salió espontáneo entre él y los otros actores, fue evolucionando hasta tomar la forma definitiva, por eso es tan bueno. Cuando trató de hacer parodias como las de Laurel y Hardy creo que no le salieron bien.

24 de febrero de 2012, 13:41

 
Blogger evammg said...

Yo vi muy poco y fue con 13 años, así que no me acuerdo apenas.

Pero donde más exito tuvo fue en Andalucía.

Para choque cultural, el carnaval de Cádiz, que está ahora precisamente.

La letra suele ser muy dificil de entender por dos razones: la forma de hablar, y por el contexto limitado a que si no eres de Cádiz, no lo vas a entender.

Pero a veces hablan clarito. Yo le intento explicar a Rubén, pero a veces me resulta muy dificil explicarlo.

Sé que compartir esto con alguien de Chile, cuando ni siquiera el resto de España lo suelen entender es un poco arriesgado :p

Pero quizás tengamos los andaluces y los sudamericanos más en común de lo que pensamos.

Bueno, aqui un ejemplo..

saludos

25 de febrero de 2012, 21:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jajaj tienes toda la razón Eva, las barreas culturales son cosa seria. Primero los ví y no entendí nada, después leí la explicación que salía abajo y entendí un poco, aunque hablaban muy rápido. Que increíble, nunca pensé que me iba a costar entender algo hablado en español.

26 de febrero de 2012, 01:22

 
Blogger evammg said...

Ya imagino que no entiendes nada. Yo al salir de Cádiz me di cuenta de lo difícil que es de entender la forma de hablar del sur.

Pues unos andaluces con mucho humor, fueron los que hicieron el curso de andaluz..

Parodia la forma de hablar, la cultura y los tópicos. A mi me hace mucha gracia, no sé si a ti tanto :p

26 de febrero de 2012, 09:55

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jajaja GENIAL! me acabo de dar cuenta cuantas palabras shilenas las traemos de Andalucía: weno, peazo, la vía, paelante, curtura, todas de amplio uso en Chile.

Dicen que los conquistadores que llegaron a la zona central eran castellanos y vascos, por eso el temperamento apagado del santiaguino. Mientras que más al norte se quedaron los andaluces extrovertidos y buenos para la chacota. Eso se empieza a notar en Arica pero se nota muchísimo más en Perú, donde el caracter andaluz es notorio.

26 de febrero de 2012, 11:56

 
Blogger evammg said...

jajaja ..lo siento por los perúanos!! :D

26 de febrero de 2012, 12:24

 

Publicar un comentario

<< Home