Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Imaginen que yo me compro el lote vacío que queda detrás de mi casa, entonces con maquinaria preparo bien el terreno y me gasto unas buenas lucas para construir una piscina semi olímpica. Una buena piscina, con todas las comodidades y equipamiento para atender a unas 50 o más personas al día.

Luego, para recuperar la inversión y ganarme la vida sin hacer nada -que ha sido mi sueño de siempre- abro la piscina al público cobrando unos US$ 6 de entrada. Después de un par de años, según los cálculos de mi proyecto, habré recuperado la inversión y de allí en adelante todo será para chicha: pura ganancia para papito.

Pero este hermoso proyecto tiene un punto debil (obviando otros como que no tengo un peso de capital para realizarlo, pero soñemos como si tuviese la plata). El punto débil es que necesitaré muchos litros de agua para llenar la piscina, que cada cierto tiempo deberán renovarse, eso me costaría una fortuna que se llevaría todas mis ganancias. Entonces supongamos que voy a la empresa sanitaria a ver que puedo hacer.

En la sanitaria seguramente me dirán que el agua en si es gratis, un bien nacional de uso público, y lo que ellos me cobran es el costo de la infraestructura para transportarla hasta mi casa y de llevársela después que la he usado. También me dirían -probablemente- que no sea sinverguenza: si quiero hacer un negocio particular debo pagar todos los costos, incluyendo la inversión en infraestructura para tener agua.

¿Adonde quiero llegar con esta absurda historia? El punto es que si se fijan bien, eso que nos parece ridículo si lo intenta cualquier comerciante, lo consideramos natural cuando lo hacen los agricultores. Nadie reclama cuando el fisco usa plata de nuestros impuestos para construir un canal de riego, cuando entrega subsidios a los agricultores para que mejoren sus sistemas de riego o cuando gasta miles de fantastillones en construir un embalse.

Los agricultores hacen un negocio particular con sus cosechas pero no pagan un peso por las obras de infraestructura que les permiten disponer de su principal insumo. ¿Cual es el truco? Un inmenso error de política pública, que supone que los agricultores tienen cierto derecho a disponer de agua abundante en la puerta de su predio, sin pagar por la infraestructura tal como pagamos todos los usuarios de agua potable. Al contrario, suponen que el estado tiene la obligación de entregarles infraestructura y subsidios de riego.

Cada vez que algo se subsidia se derrocha, una Ley de Hierro de la naturaleza humana dice que lo que no cuesta no se cuida ni es apreciado. Por eso en los países con mayor cobertura y mejor servicio de agua potable del mundo son donde los usuarios pagan exactamente lo que cuesta el agua, especialmente si es escasa y hay que transportarla.

En Chile los usuarios pagan todos los costos del agua potable y tenemos cobertura cercana al 100%, en Perú y en Bolivia por ejemplo el agua es fuertemente subsidiada y tanto la cobertura como el servicio son malos o pésimos. ¿Y que pasa en Chile con los indigentes, que no pueden pagar su consumo básico? El estado les entrega un subsidio directo para que puedan pagar lo que consumen. El sistema es casi perfecto, excepto cuando la política y los intereses económicos meten su cola para desvirtuarlo.

¿Por que en Chile no se aplica la misma regla del agua potable a los agricultores? Por razones políticas y de supuestos "derechos adquiridos". Si los agricultores tuviesen que pagar toda la inversión y mantención en infraestructura que ocupan ocurriría algo muy interesante: el ajuste automático.

La agricultura se desplazaría a lugares donde resulta rentable, porque el agua es más abundante y las inversiones mucho menores. Así quedarían lugares como Arica, que son muy secos pero con sol todo el año, reservada solo para cultivos altamente rentables donde hay ventajas comparativas reales, como la producción de semillas por ejemplo.

El actual estado de cosas, con el gobierno distorsionando al mercado por medio de subsidios solo puede llevar a la crisis: los agricultores altamente subsidiados, expandirán sus hectáreas con cultivos de bajo rendimiento económico, financiados indirectamente por el gobierno. Los subsidios siempre terminan financiando malos negocios, porque los negocios buenos no los necesitan.

Obviamente los pocos recursos de agua se agotarán rápidamente y todo terminará en una gran crisis como la que ya ocurrió en Copiapó, o como lo que pasó en Arica cuando se cortaron los subsidios al Polo Industrial. Es la crónica de una muerte anunciada, la estoy cantando y garantizo que es lo que va a pasar. Apuesto una caja de puros.

Etiquetas: , ,

14 Comments:

Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

No podría estar más de acuerdo contigo, Tomas. El asunto es sólo una expresión más de la manera irracional que tuvo, tiene y tendrá el Estado chilensis. Y eso vale para todos los colores políticos. En general, exceptuando a los que pagamos impuestos y lo que consumimos y generamos empleos relativamente bien remunerados y cumpliendo con los beneficios sociales, a los que aluden pobreza (no siempre real) y eluden sus obligaciones ciudadanas, el Estado los protege y financia muy a menudo irracionalmente. Al resto nos imponen a menudo insoportables costos y regulaciones que no sirven sino que entorpecen o hacen que uno se convenza de que no es posible ganarse el pan y a la vez contribuír a la comunidad sin más afanes de lucro que mantener el sistema.

En Arica hay agricultores ricachones y otros rasquísimos que impunemente destruyen a nuestro patrimonio cultural para ganar más terreno (puedo contar feas historias al respecto y hasta algunas generadas en el pasado por el mismo Fisco a petición de los poderosos en cuanto se intentó iniciar el trámite de protección de Monumentos Nacionales) y abusan con un curioso "control" estatal de los pesticidas que envenenan a la cosecha. Los ricachones se involucran en otras gestiones con fondos fiscales y que no tardan en colapsar (un par de ejemplos). Los pobretones apenas ganan para sobrevivir muy modestamente. ¿Cuánto le cuesta todo eso a Arica y cuánto beneficio genera para la comunidad?. ¿Cuántos ilegales viven míseramente y sin ningún beneficio social para enriquecer a los ricachones o permitir la crítica subsistencia de los agricultores pobretones?. ¿Cuántos componentes nocivos hay en la cáscara de nuestros (hoy) desabridos tomates?. Pero claro, si los ilegales y desamparados por sus patrones se enferman o se accidentan, el Estado financia (aunque no muy eficientemente) su recuperación. ¿Cuánto beneficia la agricultura a Arica, pobre generadora de recursos, a costa de nuestros impuestos?. Puchas, tengo mil preguntas más que nadie del ámbito estatal se atreverá a responder.

Bueno, está muy claro que he llegado a detestar al Fisco, a la Municipalidad y a todos quienes nos controlan o no-controlan debiendo hacerlo.

¿Solución?: pues "filo" a lo Fiscal, resistencia pasiva porque ni ejerciendo el derecho a voto se obtiene racionalidad gubernamental. Que colapse lo que tenga que colapsar: total, a tí no te afectaría y a mí nunca me faltarán algunos pesitos para sobrevivir sin dañar a nadie ni a la comunidad. Me entristece mucho haber llegado a esa conclusión tras decenios de tratar de hacer un aporte constructivo en diversos niveles de gestión.

Me disculpo ante tus lectores si acaso lo expresado les deteriora el ánimo...

12 de febrero de 2012, 23:33

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Eso es exactamente lo que pasa doctor, los subsidios se van para los que menos lo necesitan. Si se aplicara por ejemplo la misma política a los agricultores que a los que usamos agua potable los pequeños agricultores, de subsistencia, podrían recibir subsidios para su agricultura ¡pero de subsistencia, no para hacer negocio y llenarse los bolsillos con plata del fisco!

Yo no veo nada malo que a un agricultor de Codpa, Belen o donde sea, que vive de su parcelita, le ayuden con infraestructura de riego para que no se muera de hambre, igual que al usuario indigente le pagan parte de la cuenta del agua potable, eso es subsidiaridad.

Pero que entuben el canal de Azapa y ahora vayan a construir un embalse en Chironta a costo multi millonario (sin contar los millones de dólares que se han gastado en estudios), que solo beneficia a productores de narco-tomates o a otros productores grandes cuya única forma de ganar plata es recibiendo esos subsidios indirectos del fisco me parece una estupidez total.

Si ellos necesitan agua que se metan la mano al bolsillo y financien ellos mismos la infraestructura que necesitan. Si el negocio no da para eso (¡y claro que no da!) entonces que se dediquen a otra cosa porque tal como Ud. dice su "aporte social" es cero.

Pero que pasa, muchas autoridades que deciden estas cosas son también agricultores o tienen relaciones "carnales" y compromisos con ellos, así es que meta subsidio, para que sigan aumentando las hectareas de cultivo en un negocio que sin el subsidio no se sostiene.

Ahora anunciaron con gran bombo (creo que es la cuarta vez) la licitación de las 1.500 hectareas. Todo esto es un chiste, no se si será incompetencia o corrupción pero no tiene ningún sentido lo que están haciendo.

La política de agua fue y sigue siendo "el festín de los audaces". Pero en fin, no hay que hacerse mala sangre, pero tampoco hay que quedarse callado, creo que explicando las cosas con manzanitas se va a ir creando conciencia. Y por último cuando llegue el colapso nos podremos dar el gusto de decir "¿no ven?... ¡se los dijimos!"

12 de febrero de 2012, 23:50

 
Anonymous Alfredo Zamudio said...

Una objecion tecnica: los agricultores diran que si sus costos aumentan, tambien aumentan los precios de los productos agricolas. Creo que un sistema de precios por agua dependiendo de si la concesion de la tierra es para productos de exportacion o para consumo interno es uno de los primeros puntos a solucionar, EN EL CASO que si considerase aumentos a los costos del agua para los agricultores. Segundo punto, los agricultores del norte ya tienen condiciones distintas a los de la zona sur del pais, donde los rios y las lluvias contribuyen para una situacion distinta. Entonces, mantener la agricultura en el norte tambien es parte de una politica de region. Parte de una politica de region es la consideracion de mantener la produccion de alimentos en zonas fronterizas, como interes geopolitico, economico y social. Digo esto, como insumos a un debate importante. Parte de este debate tambien debe ser la falta de conciencia de nuestra ciudad que realmente vivimos en medio de un desierto...donde el agua es un privilegio.

13 de febrero de 2012, 06:06

 
Blogger Ulschmidt said...

señor Zamudio, una pequeña observación, las asociaciones de agricultores chilenas han obtenido diversas medidas de protcción arancelaria contra harinas, trigo, pollos, lácteos y otros alimentos del Mercosur.

13 de febrero de 2012, 07:35

 
Anonymous Alfredo Zamudio said...

Sr. Ulschmidt, gracias por el dato. Creo de todas formas que la importancia de la exportacion agricola de productos del norte es bastante minima, excepto talvez la cebolla, tomate y aceituna. Creo que las condiciones para la agricultura del norte de Chile deben analizarse del punto de vista de viabilida ecologica, es decir: cuanta agua podemos utilizar y para que cosas. En ese proceso, debemos de elegir que productos y para que mercados queremos priorizar una produccion agricola del norte. No es lo mismo producir tomates llenos de hormonas, que producir productos ecologicos, por ejemplo. Tenemos capacidad de absorber una agricultura semi-industrial en el norte de Chile, dados los recursos naturales disponibles? Tambien es importante - aunque no sea tangible ni estadisticamente medible en los terminos de mercado de valores - la diversidad biologica de los valles del norte. Cuanto vale a largo plazo la monocultura agricola? La extincion de las avejas porque se usa tanto fumigante? (Por eso que se importan abejorros cada año para poder hacer la fertilizacion de las plantas en los cultivos industriales del norte).

13 de febrero de 2012, 08:33

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Alfredo, los agricultores no son un grupo homogeneo, el principal error de política pública consiste en tratar de colocarlos a todos en el mismo saco. Si ellos pagan todos los costos el precio de los alimentos no aumentará sino que simplemente tendrán que desaparecer los subsidiados y dedicarse a otra cosa. Ese es el quid del asunto, que existen agricultores que solo pueden vivir con subsidio permanente del gobierno, como es el caso de la mayoría en los valles de Arica y de gran parte del norte.

El el típico negocio artificial que se crea cuando el gobierno interviene un mercado. En el norte Chico, si mal no recuerdo cuando Renan Fuentealba fue intendente, hizo grandes inversiones en obras de riego ¿resultado? las hectareas cultivadas crecieron de manera explosiva al disponer de más agua gratis y hoy tienen un enorme problema por el colapso del agua.

No hay que solucionarle ningún problema a los agricultores, el agua se debe pagar tal como cualquier otro insumo, hasta el último peso. Es un desastre incentivar la producción local de alimentos con subsidios, que solo lleva al agotamiento del agua disponible.

Hay otras malas políticas basadas en esa idea de que el gobierno debe "planificar" y "compensar" a los agricultores, creando negocios artificiales financiados con plata de los impuestos. Para el consumo de alimentos local basta con la agricultura de subsistencia y lo que se trae desde el Perú -deberían desaparecer todas las barreras para arancelarias-de los valles de Tacna y Moqiuegua a precio mucho más barato porque tienen mejores condiciones naturales, el resto se debe traer desde el sur, donde no necesitan subsidios.

Como dice Ulschmidt, existen las protecciones arancelarias que introducen otra distorsión al sistema, no tienen por que existir, solo se justifican por la compra de votos de los parlamentarios de zonas agricolas.

Todo el problema "ecologico" que mencionas no se debe a falta de regulación del gobierno ¡es exactamente al contrario! los subsidios del gobierno son los que hacen rentable una actividad que no da ganancias y tampoco es sustentable en término de los recursos naturales.

Se ha creado un gran negocio artificial por culpa de la inyección de plata del gobierno en beneficio de los grandes agricultores locales (digo "grandes" en escala local, claro)

13 de febrero de 2012, 09:38

 
Blogger Ulschmidt said...

Tiene toda la razón, Tomas. No son un grupo homogeneo, y si se lanzan políticas pensando en salvaguardar al pequeño minifundista que no tiene otro medio conocido de vida puede terminar subsidiándose el agua u otros recursos a un capitalista que debería hacerse cargo de sus propios costos como cualquier empresa.
Uno diria por ejemplo: Subsidiemos hasta tantas hectáreas de riego a cada agricultor ya afincado, y el resto que corra por su bolsillo. Pero no es fácil separarlos por fórmulas.

13 de febrero de 2012, 09:55

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Creo que esa es la madre del cordero: agricultores que hacen negocio con plata del fisco, aprovechando subsidios que no tienen por que recibir.

El problema es que si el estado construye un canalcito para beneficiar la pequeña chacra, que está rodeada de grandes cultivos, difícilmente puede mantener enfocado el subsidio por razones geográficas obvias, los vecinos y todos los que estén a la pasada del canal se agenciarán del agua.

Por eso yo creo que no se deberían subsidiar obras de riego, es mejor darle una ayuda cash al pequeño agricultor para que se busque un nicho y pueda sobrevivir con el agua disponible, antes que subsidiar una obra de riego.

Algo que casi nadie dice: en Chile durante los militares, entre 1970 y 1990 prácticamente se paralizaron todas las obras de riego financiadas por el estado según leo en "El riego en Chile" de Julio Sandoval, sin embargo esa época coincidió exactamente con el boom de la agricultura y producción de alimentos ¿por que? porque las empresas de agro industria se instalaron donde era naturalmente rentable.

A partir de 1990 al volver la democracia, volvieron las construcciones de canales y embalses con plata del estado y empezaron las crisis del agua. Eso no puede ser coincidencia.

13 de febrero de 2012, 10:05

 
Blogger Ulschmidt said...

Ah, sin duda, cuando se subsidia hay que subsidiar al beneficiario directo y ultimo que se quiere beneficiar. Nada de subsidiemos a ese industrial que pondrá una fábrica que dará trabajo a la pobre gente de este pueblo que se quedó sin fuente de trabajo por la causa que fuere. No: subsidiemos directo a esa gente. El primer procedimiento siempre le ha parecido más astuto a ciertos desarrollistas como los que tenemos ahora gobernando acá - piensan que ayudan al necesitado, promueven la economia, desarrollan una región, etc.. - y lo más probable es que un empresario amigo del poder se llene los bolsillos con un emprendimiento inviable, de esos que tienen que cerrar apenas desaparece el subsidio.
Y como eso mil ejemplos. El subsidio, si hay, debe ser directo.

13 de febrero de 2012, 10:56

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

El pretexto desarrollista de subsidiar a empresas "porque generan puestos de trabajo" ha sido el cancer de la historia económica de Arica, solo ha servido para que un puñado de tipos cercanos al poder se hagan millonarios.

Así es como nació el grupo económico creado por don Anacleto Angellini, uno de los mayores de Chile (el segundo si no me equivoco) empezó con don Anacleto, que vivía en una modesta pieza y andaba en una motoneta Vespa se hizo amigo de unos dirigentes demócrata cristianos que luego fueron sus socios en las empresas de pesca. Todo empezó acá en Arica.

Don Milan Platowsky, como buen sobreviviente de los campos de concentración pasó por toda clase de gobiernos y en cada uno ganó más plata, también empezó en Arica.

¿Y los puestos de trabajo? duraron lo mismo que duraron los subsidios, unos pocos años y chao. Los subsidios deben ser directos y focalizados en los más pobres, nada más.

13 de febrero de 2012, 11:22

 
Blogger pavezwellmann said...

Tomas: ¿Donde esta ubicado el lote de terreno donde quieres hacer la piscina? De repente hay una "vena de agua" bajo el, y te haces un pozo y te sale gratis. Si esta mas cerca del Morro o de la Plaza Colon, mejor aun.
Claro que ni se te ocurra informarle de eso a la DGA o a Aguas del Altiplano, porque al tiro éstos se oponen "tenazmente" hasta en la Corte Suprema para que en la ciudad de Arica no se extraiga ni una gota; y aquellos "deniegan" tu solicitud de aprovechamiento de aguas, aunque hayan aguas disponibles que van al mar.
Hay que pasar piolita nomas, toda vez que si extraes agua para tu consumo domestico -y en eso se incluye la piscina de tu casa- no se pide permiso.
Eso es lo que normalmente ocurre en Azapa cuando se lotea una parcela, ya que cada terreno finalmente perfora su pozo y usa el agua para fines no agricolas.
Y como dicen los buenos "compañeros" (esos de la UP): No necesitamos que nos den dinero (subsidios)... solo ponganme donde este la plata.

13 de febrero de 2012, 15:07

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jajaja claro, tengo derecho a una "noria"!! pero mi piscina tiene que ser llenada con agua potables pueshomb... además yo vivo en una ladera del morro que es más seca que lengua de loro.

Es increíble la cantidad de turbiedades con que se maneja este asunto. Lo que no se dan cuenta es que por ganarse unos cochinos pesos para ellos y sus amiguis españoles están incubando un problema que va a ser de proporciones en el corto plazo.

13 de febrero de 2012, 15:27

 
Blogger Renato said...

Cuando va a terminar la mala costumbre de llorar penas para conseguir ventajas y que no exista una forma de control para que no ocurra.
Simpaticos se deben ver los edificios con subsidio arrendados o picinas en parcelas con agua gratis,etc.
A mi me parece que es un robo descarado y sistemático al estado y no se diferencia de cualquier otro robo.

13 de febrero de 2012, 21:54

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Está lleno de presiones para conseguir favores y billete del estado Renato, todos quieren un pedazo de la torta ajena que el estado reparte a sus amigos

14 de febrero de 2012, 16:25

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas