Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

En el hospital

viernes, 24 de agosto de 2012

Otra vez mi querida suegra se cayó por la escala, amaneció con la rodilla hinchada y mucho dolor, pensamos que se podría haber quebrado un hueso como ya le ha pasado 3 veces antes, así es que llamamos a la ambulancia y me fui con ella al hospital. En la posta de urgencia todos muy atentos y serviciales: camilleros, paramédicos, médicos, nunca había visto tanta gente trabajando en el hospital, creo que habían más empleados que pacientes.

Pero los procedimientos siguen siendo desastrosamente ineficientes, nos tomó 6 horas, desde las 8 de la mañana hasta las 2 de la tarde que la revisaran, le sacaran una radiografía, le pusieran calmante para el dolor y la devolvieran a la casa. El tiempo que efectivamente la atendieron no debe haber sido más de media hora y las otras cinco horas y media estuvimos esperando. Me imagino que los que no llegaron en ambulancia, facil deben haber tenido que esperar hasta la noche para que los atendieran.

Lo peor es que mi suegra estuvo casi todas las 6 horas ocupando un box, esperando, en el que facilmente se podrían haber atendido otros 10 pacientes en mucho menos tiempo con un procedimiento más racional. Tampoco faltaban los médicos, conté unos siete, ni menos los paramédicos. En cuanto a equipamiento el nuevo hospital es impresionante, limpio como espejo y con instalaciones de primera calidad. Algo está fallando, creo que si les pagaran por paciente atendido en lugar de estar sujetos a horario el servicio mejoraría milagrosamente.

Creo que sobran médicos y paramédicos pero faltan unos cuantos ingenieros industriales que ordenen el montón de absurdos del procedimiento. Detienen a un ladrón y se va derecho a la posta a "constatar lesiones" ¿existe un trámite más absurdo e inútil? Pillan a alguien con aliento a alcohol y se va para la posta a hacer el exámen de sangre estos tipos ocupan horas y horas no solo los boxes de atención sino a los carabineros, que pierden la mitad del día esperando en lugar de perseguir a los malandras.

Chile está repleto de leyes, procedimientos y ordenanzas absurdas ¿saben por qué? por la desconfianza. Nadie confía en nadie y como estamos repletos de reglas prohibicionistas se sobrecargan inutilmente los servicios de urgencia y para que hablar los policiales. ¿Por que no colocan en cada comisaría un médico y un ayudante para que constate lesiones y haga las alcoholemias? Porque desconfiamos de la policía, y sin embargo tenemos confianza ciega en una vieja que nadie conoce que se encarga de las muestras y los exámenes en el hospital. Estamos enfermos de la cabeza.

Bueno, en las aburridas seis horas no pasó nada digno de contarles, aparte que noté como los doctores jóvenes son mucho más altos que los viejos, claro que había una excepción: un doctor igualito al médico mexicano de los Simpsons, me pareció muy simpatico, era la chapa. Una sola cosa me impresionó un poco: llegó en camilla un tipo de algo menos que mi edad, no se que edad tenía pero físicamente se veía como yo, su mujer al lado trataba de consolarlo. Resulta que por un momento cruzamos las miradas y pude ver el terror en su cara, nunca en mi vida había visto a alguien tan asustado.

No se que enfermedad tendría, tal vez le había dado un infarto o algo así, estaba consciente pero aterrorizado. Creo que les he contado que yo nunca me he enfermado y la única vez en mi vida que fui a un doctor fue para volarme un lunar en la nariz, en Tacna. Y pensé, o me pregunté a mi mismo, si yo me pondré así de aterrorizado cuando me lleven en camilla a un hospital. La lógica y la estadística me dice que luego me va a tener que tocar ¿me asustaré así tanto?.

Por ahora al menos la idea de morirme no me asusta nada. Nadie depende de mi (más bien al contrario) y de estirar la pata, después de los llantos por etiqueta creo que no hay muchos motivos para extrañarme, así es que la muerte no me preocupa. Pero le tengo terror a las inyecciones y para que hablar de los tajos, costuras o cañerías que a uno le ponen cuando la enfermedad es lo suficientemente grave.

Se que es un miedo absurdo, porque hay mucha gente que desde niños viven entre operaciones, inyecciones y cañerías e igual salen adelante. A veces envidio un poco a los que han tenido esa experiencia, como mi querida suegra por ejemplo, que llega al hospital como a su casa. Después de una quimioterapia pocas cosas la pueden asustar.

Porque uno tiene miedo a lo que no conoce y así como muchos le tienen terror a la pobreza, porque nunca han sido pobres, lo le tengo miedo a los hospitales porque puedo contar con los dedos de mi mano las veces que he entrado a uno, como visita. Por eso mi ideal es una muerte fulminate, como por ejemplo un ataque al corazón. Todo lo que me pueda matar rápido es bienvenido: un balazo en la cabeza por uin certero francotirador también sería ideal. En una de esas parto para Afganistan o a Somalia a probar suerte.

18 Comments:

Blogger Rolando el furioso said...

¿El sueño del pibe?. Partir a un lugar lejano a jugar al soldado y morir violentamente, ¿llevándose a algunos por delante?

24 de agosto de 2012, 09:22

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, supongo que muchos que juegan a héroes lo hacen por razones personales como esa. Recibir un tunazo dejando a unos pocos en el camino es un bonito final.

Algunos sicopatas la hacen disparándole a gente que no tiene nada que ver, pero eso no tiene gracia, tiene que se en combate.

Claro que no se si me atrevería, nunca he disparado ni una pistola de agua jaja!

24 de agosto de 2012, 09:57

 
Anonymous Claudio said...

Tuve una experiencia muy similar en el hospital de Temuco. Lleno de enfermeros y auxiliares de enfermería, médicos que pasaban fugazmente por lo box de urgencia, pero en realidad nada funcionaba. El proceso entero de atención de pacientes era un cuello de botella.

¿Cuál es el problema?. Gestión. No hay gestión. Los hospitales son dirigidos por médicos, que nunca han sido buenos gestionando.

Soy un convencido que hay que separar a los médicos de los cargos de gestión porque no tiene idea acerca de ese tema.

En mi experiencia vivida en Temuco, algunos médicos me decían que el retraso en la atención era la falta de recursos. En circunstancias que en ese mismo momento yo veía cómo los funcionarios se llegaban a estorbar en los pasillos transportando algunas jeringas y, por supuesto, conversando mucho (vi a unos escondidos en una pieza viendo un partido por TV). Y la guinda sobre la torta es que había disponibilidad de camas en prácticamente todos los pabellones de especialidad.

¿Falta de recursos?, las pinzas. Lo que falta es gestión. Pastelero a tus pasteles, los médicos a atender pacientes y a profesionalizar la gestión con profesionales con formación en esa área, por ejemplo, Ingenieros Civiles Industriales.

24 de agosto de 2012, 10:33

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Es exactamente lo que vi yo, igualito, nunca había visto tanta ineficiencia de procesos y no creo que sea por "la naturaleza del problema" como dicen los médicos sino porque los procesos son diseñados por gente que no sabe. Si le sumamos que urgencia atiende un montón de cosas que no son urgencias como alcoholemias, lesiones, niños con dolor de oídos, etc.

La directora del hospital y el Seremi de Salud son médicos ¡como es posible tamaña barbaridad! eso es como que me pongan a mi a operar gente! Los médicos deben atender enfermos me parece, no se puede tener gente estudiando más de 10 años para que terminen preocupados de llenar los cargos y del abastecimiento, eso es una aberración.

Sobran recursos, personal y buenas intenciones pero la organización creo que es un desastre.

24 de agosto de 2012, 10:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

El Dr. Aguirre ha comentado más de una vez acá mismo las estupideces que cometen algunos médicos empoderados en puestos administrativos, para que hablar de las leyes y reglamentos tirados de las mechas. Pastelero a tus pasteles. La gestión de salud no es para los médicos tal como la gestión de educación no es para profesores.

24 de agosto de 2012, 10:47

 
Anonymous Anónimo said...

aqui en disneylandia, en el reino de san mercado, la situacion es peor es peor. 8 horas, por lo bajo.....si tienes seguro.

24 de agosto de 2012, 10:52

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

La securitización de la salud es lo peor, creo que no existe nada más nocivo que los seguros de salud, sean privados o estatales, porque el esquema de seguro parte de la misma base que los casinos: siempre debe ganar la banca.

Las prestaciones de salud debieran ser pagadas delpropio bolsillos de las personas o de alguna clase de beneficencia para los que son muy pobres en un mercado muy competitivo.

Los seguros de salud aseguran fundamentalmente a los médicos y la los dueños de las compañías de seguros, y eso es por diseño.

24 de agosto de 2012, 10:57

 
Blogger Ulschmidt said...

Lindo hospital, muy moderno. Si no lo atienden rápido es porque el sindicato no maneja realmente el hospital. La mafia es mucho más eficiente que los médicos para administrar.

24 de agosto de 2012, 12:17

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja buen punto Uslchmidt, los mafiusi no están haciendo su trabajo: que salgan los médicos, que venga la mafia

24 de agosto de 2012, 12:53

 
Anonymous Anónimo said...

El problema no es la falta de gestion, es el exceso de gestion. En disneylandia los hospitales son corporaciones usualmente admitrados por ladrillos de san mercado.

El exceso de auxiliares suele enmascarar la falta de medicos. Mas barato contratar 4 auxiliares que 2 medicos. El gerente del hospital queda muy contento con la "eficiente" gestion.

el mejor sistema de salud es uno publico y estatal, como en europa hasta hace poco.

24 de agosto de 2012, 13:35

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hay distintas ideas sobre lo que sería "el mejor" servicio de salud, lo mismo pasa con la educación, por eso la calve es que existan muchas alternativas difernetes y no solo la de un iluminado que la impone a la sociedad.

También hay distintos puntos de vista sobre lo que se espera de un servicio de salud, en Chile por ejemplo alguien se puede operar para cambiar de sexo "gratis" (léase con plata de los impuestos) ¿es ese un buen uso de la plata de nuestros impuestos? yo lo dudo y es lo que pasa cuando los políticos -es decir el "sistema público- pueden decidir como gastan la plata que no es de ellos. Buena parte de los problemas de muchos países de Europa (que hasta hace poco negaban rotundamente estar quebrados)se debe a usos de plata "fiscal" para dar prestaciones decididas por presión política.

Por eso yo creo que debe existir mucha competencia y mucha variedad de servicios pagados caso a caso, los esquemas de seguro de salud siempre son ruinosos, o para el fisco o para quien debe pagarlos y rara vez se aprovechan. Es como jugar mucho a la lotería entusiasmado porque alguien se ganó el premio gordo.

Los "buenos servicios de salud" son siempre aprovechados por muy pocos o terminan en quiebra porque la salud es cada día más cara y eso es independiente si la entrega un público o un privado. Ejemplo los exámenes médicos completos todos los años.

24 de agosto de 2012, 13:45

 
Anonymous Anónimo said...

"en Chile por ejemplo alguien se puede operar para cambiar de sexo "gratis" (léase con plata de los impuestos) ¿es ese un buen uso de la plata de nuestros impuestos?"

mejor eso que despilfarrar en tanques enchulados, gastos reservados, repuestos de avion que no se compran, muebles de ratan.
Si se eliminan esos despilfarros inutiles, alcanzaria para educacion, salud y cambio de sexo gratis. (pal que quiera, claro)

24 de agosto de 2012, 14:20

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Tomas, me atiburraste con tu comentario. Esta vez me propongo no contribuír con una mansa lata. Simplemente rescato tu mensaje y los atinados comentarios de hasta ahora y lo de "la devolvieron a la casa".

Entiendo muy bien el porqué de la horrorosa ineficiencia de TODOS los Servicios de Urgencia, estatales o privados, pero me abstendré de explicar el porqué.

Durante 11 años mucho de eso (hace más de 2 décadas), con un financiamento paupérrimo, esa gestión era de mi incumbencia y hasta, por hacerla eficiente, un médico militar me amenazó de muerte. Claro que había demoras, porque curahuillas llegaban a las 3 AM a requerir atención por una uña encarnada de meses de evolución. Pero no había listas de espera y hasta a combos obligaba a los médicos a atender a los pacientes que esperaban en vez de quedarse viendo a Barnabás Collins.

El tema es que la gestión médica se pervirtió, por culpa de los médicos y las neo-generades autoridades médicas que en los tiempos de Pinochet debían ser militares y después PPD, Socialistas o los upelientos de turno. Hoy eso no corre, pero se pervirtió el afán de servicio y la decencia, solidaridad y preparación de quienes están a cargo de la primera atención.

Y corto la lata, porque el tema me duele intensamente. En privado te puedo detallar algunos de los horribles bemoles actuales (y futuros, por cierto)...

24 de agosto de 2012, 15:17

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Me imaginaba doc que es un asunto que lo tiene más que claro, habiendo sido parte del sistema en los tiempos más difíciles. Yo solo se lo que se ve desde afuera, pero supongo que hay un mar de fondo bien negro detrás de los problemas que se ven de manera cotidiana. En fin, menosmal que mi querida suegra esta vez no se quebró ningun hueso. A estas alturas le han puesto más fierros que a robocop ala señora, ya estoy pensando cambiar las escalas por toboganes.

24 de agosto de 2012, 15:33

 
Blogger Maximo said...

“A las finales” todo es un problema de gestión, y mientras mas plata hay disponible, mas se malgasta. Y no sigo escribiendo porque con el puro olor a hospital una vez me desmayé.

24 de agosto de 2012, 15:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Si, yo creo que hay mala gestión y sobre todo malas autoridades que ejecutan política y reglamentos mal diseñados. Y como dice el refrán "estando en la miel todo se pega" así es que los que vienen abajo se convencen que, hagan lo que hagan todo va a seguir igual. Yo vi muy buena voluntad en todos pero nada más, la cantidad de plata gastada es enorme.

24 de agosto de 2012, 16:36

 
Anonymous Anónimo said...

Que bueno q la salud publica sea estatal ojala a Piñera no se le ocurra privatizarla

25 de agosto de 2012, 13:00

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Mmmm, Anónimo, creo que no sería una mala idea por muchas de las razones que Tomas ha expuesto muchas veces en relación al servicio público y lo que viví ejerciendo por 11 años en una jefatura técnica un tanto "atípica" pero con resultados oficialmente reconocidos como "modelo" para los hospitales Clase A de provincias. Eso ya lo he descrito antes...

25 de agosto de 2012, 14:39

 

Publicar un comentario

<< Home