Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Arrivederci notarios

viernes, 7 de septiembre de 2012

Uno de los trámites más desagradables es la visita a un notario para autentificar nuestra persona y nuestra firma. Las notarías son lugares atestados donde, después de una larga espera, el papel con nuestra firma desaparece en una oficina, entonces el señor notario -que rara vez se da cuenta de nuestra presencia- pone su firma y sello junto con la frase que dice "firmó ante mi", lo que evidentemente no es cierto. Después nos cobra más o menos lo que se le antoja por haber firmado "ante el" y nos vamos enojados, pensando en lo fácil y lucrativo que resulta ese trabajo.

La institución del notario es una de los varios requisitos absurdos que nos impone el sistema legal latino, que exige "formalidades" para algunos actos jurídicos, es decir el monopolio de los ministros de fe. En países más civilizados -en ese aspecto al menos- los notarios pueden ser casi cualquier persona que sepa el idioma, haga un corto curso y tenga licencia de educación media. Como ocurre en los Estados Unidos por ejemplo.

En fin, en Chile si queremos tomar un crédito, comprar un auto, una casa, hacer una declaración jurada, emitir un poder, un pagaré, en fin, son cientos de trámites que requieren la "formalidad" de un notario. Y esa formalidad consiste simplemente en la frase "firmó ante mi" cosa que nunca ocurre porque si bien los notarios son muy formales para cobrar, no lo son tanto para cumplir con su obligación de estar presentes al momento de la firma.

Entonces el trabajo principal de un notario -que no lo hace- es estar presente en el momento de las firmas para certificar que los que firmaron son efectivamente los que dice el papel. O sea son unos testigos. Se podría pensar que si un notario certifica una firma y esta resulta falsa, se debería ir preso por delito de perjurio, pero jamás ocurre eso. He visto muchos casos de fraude notarial y al final le echan la culpa a algún funcionario menor y todo sigue como si nada ¿para que sirven entonces?.

El problema del notario es más o menos este: tenemos un documento en papel que expresa algún tipo de acuerdo que firman las partes interesadas, el notario certifica que a) lo que dice el papel no será modificado; b) la fecha corresponde al día en que se firmó; c) los que firmaron son quienes dicen ser. Para lo primero coloca su cuño o timbre en todas las páginas, junto con su firma abreviada, para lo segundo y tercero coloca la frase "firmaron ante mi" con su firma completa y sello.

Todo eso es en papel y en principio se pensó que con la aparición de las fotocopiadoras y documentos electrónicos iban a florecer las falsificaciones, para evitarlo se sigue confiando en el papel, la firma del notario y sobre todo el timbre y sello notarial, que se supone difícil de falsificar (en realidad es bastante fácil, todo el sistema se sostiene en una confianza bien infundada).

Pero la verdad es que un documento digital hoy puede ser mucho más seguro que uno firmado ante notario, gracias a la firma digital que asegura la identidad de los firmantes, que el documento no se ha modificado y que los que firman no pueden desconocerlo a posteriori.

Técnicamente existe hace como diez años pero no se usa por motivos de costo y desconocimiento. Una firma digital implica que cada uno de nosotros, introduciendo un password en un programa para firmar, lo que agrega al documento digital una serie de caracteres que solo se pueden generar introduciendo nuestro password. ¿Que pasaría si alguien borra parte del documento y lo reemplaza por otro contenido dejando nuestra firma? Para evitar eso al documento se le obtiene su "función hash" que es otra serie de caracteres única para ese documento. Si se cambia una coma al verificar la función hash el documento es rechazado.

Ahora mismo podemos enviar documentos digitales imposibles de modificar y falsificar. Es muy fácil, basta bajar cualquier pequeño programa gratis de sha1 como el que pueden descargar de aquí que tienen dos funciones: una es generar la firma o serie de caracteres y la otra es verificar a partir de un documento y su firma si no ha sido modificado.

Por si copian esta entrada (hasta donde dice ---fin de la entrada---) en un archivo de texto y lo introducen al programa junto con los caracteres de la firma podrán verificar si ha sido modificada por algún malvado o si es la misma que yo escribí, es decir está firmada contra modificaciones.

Pero supongamos que además yo quiero firmar esta entrada para que quede probado que la escribí yo y nadie más. Entonces debo usar un programa de encriptación de clave pública como por ejemplo GPG 4.0 4Win que se puede descargar aquí. Con ese crean su clave pública y privada y pueden colocar su propia firma en el documento para probar no solo que no ha sido modificado sino que nadie más pudo hacerlo.

Como ven, para probar que un documento electrónico no ha sido modificado se alimenta un software con el documento y los caracteres del hash. Para probar que yo escribí un documento lo encripto y lo firmo con mi clave privada, cualquiera que lo abra con mi clave pública puede estar seguro que lo firmé yo, tampoco puedo desconocerlo.

Todo eso funciona bien cuando las dos partes se conocen. Pero ¿que pasa si alguien saca un certificado a mi nombre y se lo manda a un tercero, haciéndose pasar por mi? Si el tercero no me conoce podría ser engañado. Para evitar esto se necesita alguna autoridad externa que diga "si, ese es Tomás, yo lo conozco". Actualmente hay empresas certificadoras que por unos US$ 200 hacen este reconocimiento, pero lo natural es que ese servicio lo entregue el Servicio de Registro Civil, y debería hacerlo gratis porque, mal que mal una de sus principales tareas es certificar que yo soy yo.

El día que el Registro Civil comience a certificar las firmas digitales temblarán los notarios, se beneficiará mucha gente y yo me voy a poner muy contento al ver las notarías con cuatro gatos compitiendo por clientes. Dicen que el nuevo carnet de identidad implementará la firma digital de manera sencilla y certificada por el Registro Civil, ojalá que así sea.
---fin de la entrada---

P.D. El hash de esta entrada es 0365A2BF5EA67D475FD236FDC368F8B83CEA2670
Y mi clave pública para verificar mi firma se puede copiar de aquí

Etiquetas:

8 Comments:

Anonymous Anónimo said...

No hay huevon mas huevon que un abogado pero puta que ganan plata, pero objetivamente no le contribuyen en nada al ser humano mas q para embolinar la perdiz prefiero a los cientificos aca un link http://www.youtube.com/watch?v=1Nz7Pml4oPY

7 de septiembre de 2012, 23:18

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja excelente la entrevista a Feynmann, no la había visto, que gran profesor eta ese. debe haber sido de los que mejor han explicado la física.

Cuando yo pituteaba en tribunales pasé un montón de años leyendo expedientes, me convertí en un tinterillo aficionado y cuando necesito un escrito legal casi siempre lo hago yo mismo, soy abogado wanabe!

8 de septiembre de 2012, 00:40

 
Blogger Ulschmidt said...

En todo caso en estas crueles provincias los a veces desemplados ingenieros recurren al mundo legal y a la Firma de un Papel para subsistir. Me refiero a los peritajes técnicos. En una ocasión, en el 83, una gran creciente borró las costas del Paraná, río del que se extrae abundante arena para la construcción. Una serie de propietarios damnificados demandaron a los buques areneros que operaban cerca de su propiedad como los causantes de derrumbres por extracción exagerada.
El abogado que me contrató para defender una arenera me encomendó que buscase desde registros hidrométricos históricos hasta recortes de diario para probar el evento natural.
- ¿no hay unas docenas de demandas como esta este año? - le dije -¿la crecida no es de público conocimiento? Para qué demostrar cien veces lo mismo.
- Lo que no está en el Expediente, joven - me dijo - no existe en el Universo.

8 de septiembre de 2012, 08:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah claro, y "si no está escrito en un papel con sello y acuse de recibo, no existe" es también la regla de oro en la administración pública chilena. Pero cambiará, ya cambiará ;D

8 de septiembre de 2012, 10:01

 
Blogger Nervio said...

Lo que tienen que cambiar es el registro de propiedad... hoy tres personas te pueden vender tres veces el mismo terreno y se generan titulos paralelos.

La tierra debe ser georeferenciada, y ser como la propiedad del auto.

en fin

hay harto que mejorar en el sistema de registro del salvaje suroeste

8 de septiembre de 2012, 11:33

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Los conservadores y archiveros judiciales son otro anacronismo medioeval, deberían ser funciones también del Registro Civil o de Impuestos Internos por la necesidad de centralizar la información.

8 de septiembre de 2012, 11:58

 
Anonymous EDO said...

stNahh los notarios son un pelo de la cola al lado de la mafia de los tipos de aduana...alli si que se gana plata. El tipo que entra a trabajar para aduanas se hace rico.eso.

8 de septiembre de 2012, 13:59

 
Blogger Nervio said...

no me hables de la aduana

compre dos pedidos de 800usd cada uno... para evitar usar agente de aduana..


algun funcionario maricon, asumio mmm dos pedidos del mismo cliente y del mismo proveedor.... es uno solo (y venian dos invoices) y cagaste mando saludo... a contratar un agente de aduanas.}

8 de septiembre de 2012, 18:03

 

Publicar un comentario

<< Home