Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Historia de dos ciudades 2

martes, 9 de octubre de 2012


Y vamos con la segunda parte: Arica y Tacna tienen mucho en común, los recursos y los problemas de desarrollo son muy parecidos como aprendí cuando estuve en la Municipalidad de Tacna en supervisión de proyectos sociales.  la gente también es similar, en ambas ciudades tenemos una base aimara, que llegaron desde el altiplano y otra parte llegada de otras ciudades o incluso de otros países. Hay una gran colonia italiana en ambas ciudades, todos emparentados.

Con el tiempo hasta las leyes se han ido pareciendo. Cuando fui a hacer iniciación de actividades a la SUNAT peruana el trámite era igual de rápido que en el Servicio de Impuestos Internos de Chile y los sistemas bastante similares. En el imaginario peruano Chile es visto como un país ordenado y desde Fujimori se han adaptado en Perú muchas leyes que habían en Chile.

Pero cuando llegamos a la economía real encontramos grandes diferencias. En las cifras Tacna está muy por debajo de Arica en cuanto a salud pública, desempleo, pobreza, etc. Pero no hay que olvidar que los sistemas estadísticos de ambos países son muy distintos: no se deben comparar peras con manzanas. Además está la economía paralela, informal, que existe en ambas ciudades pero en Tacna debe ser un orden de maginud mayor o más.  Eso no aparece en ninguna estadística.

Teniendo leyes muy parecidas, las economías son muy diferentes. En ambas ciudades los sectores asociados al turismo son dominantes, pero en Tacna es un turismo masivo de chilenos, con gasto relativamente bajo per cápita mientras que en Arica el turismo es extranjero de larga distancia, mucho menor en cantidad pero de mayor gasto per cápita.                                                                                           
La mayor diferencia es que en Arica la economía es muy regulada, mientras que en Tacna la desregulación es enorme, no por falta de leyes sino porque aplican ese sabio principio que viene desde la colonia "se acata pero no se cumple". Cuando los que no cumplen hacen una masa lo suficientemente grande, no hay gobierno en el mundo que los pueda obligar, menos en democracia.

Por ejemplo las leyes laborales. En Chile existe una inspección del trabajo muy activa que controla que nadie trabaje por menos del salario mínimo; que todos tengan contrato de trabajo escrito; que nadie tenga jornadas mayores a 45 horas semanales; que nadie sea despedido "injustificadamente" y si eso ocurre debe pagar una fuerte indenmización, más fuerte mientras más años lleve el trabajador y un sinnúmero de otras leyes que incluyen la discriminación, el acoso y muchas otras cosas sumamente difíciles de acreditar pero que en un juicio le pueden causar grandes perjuicios a un empleador. Claro que como Arica no es completamente Chile, muchas de esas cosas no se cumplen, pero en general el clima es muy regulado y hasta hostil hacia los empleadores.

En Tacna en cambio pareciera que no opera ninguna ley laboral. Los contratos y condiciones son de palabra y existe completa libertad para contratar y despedir, existe un salario mínimo que respetan los que pueden pagarlo y los que no simplemente pagan menos, no hay horas extraordinarias ni vacaciones legales, todo eso se acuerda entre las partes. Al no existir contratos formales, el trabajador puede ser despedido a voluntad, nadie se escandaliza por que trabajen los niños, al contrario, muchos peruanos se ganan la vida trabajando desde niños hasta muy viejos y eso es considerado meritorio.

La informalidad en Tacna también se refleja en los impuestos que muy pocos empresarios pequeños los pagan pese a tener un sistema muy parecido al chileno y en los permisos de todo tipo, desde permisos para edificar, funcionar con un negocio, etc. no parecen ser necesarios al menos para los empresarios pequeños.

El resultado es que el comercio en Tacna funciona la semana completa mientras que en Arica -que debe cumplir con las 45 horas semanales- da la impresión que no abre nunca. Una de las grandes quejas de los ariqueños ignorantes es que el comercio abre tarde y cierra al mediodía, no se dan cuenta que simplemente han adecuado su horario restringido por ley a las horas donde pueden hacer alguna ganancia.

Tacna es más productiva que Arica en casi cualquier actividad económica. Todo se puede conseguir más barato y el costo de vida es mucho más bajo, en Tacna se encuentra todo lo que no hay en Arica y la explicación de su superior vida nocturna y su gastronomía es simplemente que es mucho más fácil abrir y operar un negocio allá que en Arica, en casi todos los aspectos.

Pero no todo es maravillas. Tacna es extremadamente inseguro y al acercarse un policía uno siente cierto temor antes que sentirse protegido, nunca se sabe. En general hay que tener miedo de todo el que tenga alguna clase de autoridad porque tienden a ser -digamos- discrecionales. No es un buen lugar para establecer un negocio mediano o grande si no se tiene una red de relaciones bien establecida porque nada es muy seguro y llegar a un juicio allá es casi tan incierto como enfrentarse a un policía. Nunca se sabe.

Yo no digo que vivir seguro bajo el imperio de la ley sea malo, lo que digo es que cuando las leyes son malas puede ser un lugar relativamente seguro, pero no hay ninguna posibilidad de que un pobre haga fortuna trabajando, o digamos que esa probabilidad tiende a cero, es ínfima. El ideal para el desarrollo de negocios pequeños es que las leyes sean mínimas y solo se dediquen a perseguir los verdaderos crímenes, no a regular ni tratar de repartir lo que no existe.

Chile es un país ideal para el que tiene plata porque es seguro y estable, pero muy malo para el que quiere crecer trabajando porque está repleto de regulaciones inútiles y contra productivas. Si un pequeño empresario en Chile me pidiera consejo sincero yo le diría "trabaja fuera de la ley, aunque no tan afuera para que te lleven preso". Es la única forma, las leyes en Chile -y en general en Latino América desde la socialista Venezuela hasta el liberal Chile- son hechas para favorecer a los ricos y a los grupos de interés especial.

En suma, ambas ciudades, Arica y Tacna son exactamente recíprocas: una es informal, productiva y riesgosa mientras la otra es formal improductiva y segura. Por eso es maravilloso vivir en la frontera donde uno puede moverse a los dos lados sacando lo mejor de cada una.

P.D. se preguntarán que tiene que ver la foto con el tema. Mucho: la de la izquierda es una celebración en la parcela de Daniel en Azapa y la de la derecha otra inolvidable con mi amigo Víctor en Tacna, estaban celebrando el levantamiento de tijerales y todavía me acuerdo de lo bien que lo pasé

16 Comments:

Anonymous mark said...

le llaman Economía de fronteras, como hacer competir dos ciudades ciudad cercana sin reglas en común. Será como ¨¨un partidor, entre un equipo de futbol y un equipo de rugby…. Un amigo de u.s.a. dice que entre ciudades cercanas como el Paso (u.s.a.)-Ciudad Juárez (México), no era notorio (antes de los narcos) la entrada en masa de gringos a comprar y comer barato, como ocurre con los ariqueño cuando van a Tacna, según este amigo los gringos compran mas, cosas tecnológicas y las tienen en su propio país, en cosas de comida cuidan su estomago, debe ser algo cultural me decía muy serio…
Muchos peruanos prefieren trabajar en Arica, en Tacna no hacen trabajar como burros y sin comida peh…dicen
Abra algún ariqueño que compre a crédito en Tacna…
Esta economía de frontera puede producir una ciudad rica y otra pobre…

9 de octubre de 2012, 01:10

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Mark, a propósito de economía de fronteras y gringos, en el curso de Development Economics se menciona un hecho muy curioso pero que si uno lo piensa bien es cierto. Hay un pueblito fronterizo de Mexico donde están las condiciones ideales para cultivar sandías: está al borde de un río así es que tienen agua, sol en abundancia, no necesitan fertilizante porque el río deja un limo rico en nutrientes, la mano de obra es bajísima, en fin, lo tienen todo y el costo de una sandía es alrededor de 5 a 7 dólares.

Resulta que en California, las sandías son cultivadas en granjas industriales enormes con mucha maquinaria, mano de obra carísima, fertilizantes, pesticidas, deben ser transportadas por largos trayectos, mantener la cadena de frio y el supermercado que las vende debe tener su ganancia ¿sabes cuanto es el costo promedio? Practicamente el mismo, entre 5 y 7 dólares.

Eso se explica por el factor de escala de la producción agro industrial que diluye los costos en la enorme cantidad de unidades que se producen. Es un muy buen ejemplo que muestra que la agricultura de pequeña escala debe tender a desaparecer.

Sobre Tacna y Arica en toda su historia se han complementado perfectamente, son economías muy distintas y gracias a eso no compiten sino que se complementan. En el momento que el PErú se formalice las dos ciudades tendrán que competir y se irán al diablo. Espero que eso no ocurra nunca.

9 de octubre de 2012, 01:23

 
Anonymous mark said...

Será el comienzo; en el valle de Lluta los vecinos ven un tanto ¨¨extrañados¨¨ la forma de trabajar, de unos invernaderos instalados (no mas de un año), cerca de poconchile que producen tomate en forma hidropónica, tienen una gran producción, los envían al sur en camiones, prácticamente a granel (sin selección de porte, ni encajonados) los tomates que no pasan el primer control lo botan…¨ estos rompieron los circuitos tradicionales de forma de producción y venta de los productos del valle.

9 de octubre de 2012, 11:01

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Yo he tuve la suerte de ver la transformación del campo en Chile. Cuando niño teníamos un tío latifundista con un fundo enorme en Buin, con inquilinos al viejo estilo, un par de veranos fuimos a pasar las vacaciones allá y los dueños, a pesar de tener miles de hectáreas vivían más o menos parecido que sus inquilinos, la fortuna era heredada pero no tenían capital de trabajo para cultivar ni un 10% de las tierras que tenían en propiedad. Solo tenían la tierra y los inquilinos trabajaban como medieros. Era otro Chile.

Después vino la reforma agraria, que fue el desatre más grande en nuestra historia, similar al "Gran Salto Adelante" de Mao, liderada por los imbéciles del MAPU y la Izquierda Cristiana que después fueron los dueños de la concertación. La reforma agraria dejó al país en la hambruna y a los antiguos inquilinos mucho peor de como estaban antes porque sus títulos de "propiedad" valían lo mismo que los billetes de Monopoly.

Finalmente vino la agroindustria y la llegada de empresas grandes a los campos y el ex inquilino, ex campesino de supervivencia que vivía apenas un poco mejor que sus chanchos se convirtió en trabajador agrícola o forestal, con uniforme, casco de seguridad, bloqueador solar y jornadas de 45 horas a la semana.

También aparecieron los temporeros, que antes no existían por la fragmentación de los campos. El temporero trabaja intensivamente dos o tres meses y tiene el resto del año para dedicarse a otra cosa. La cantidad de estudiantes universitarios que se han costeado trabajando de temporeros es muy grande, para que hablar de madres solteras y muchos otros que por no tener ninguna habilidad especial más que sus manos, no encuentran trabajo en ninguna otra cosa.

En los valles ariqueños yo creo que deberían desaparecer los cultivos. Ninguno es rentable como para permitir economías de escala, mucho menos el tomate por la limitadísima superficie y lo caro que resulta regar. El mercado de los "primores" se va a terminar apenas desarrollen especies de crecimiento más acelerado para climas frios. Creo que el único negocio donde si hay claras ventajas es laexperimentación de semillas, porque tiene un enorme valor agregado y no necesita operar con grandes volúmenes. Pero en fin, el tiempo lo dirá.

9 de octubre de 2012, 11:16

 
Anonymous John said...

El estado Chileno no te deja trabajar. En mi pequeño negocio hotelero este año he tenido:

1 Tres visitas del Inspección del Trabajo dos por denuncias de personal, y una fiscalización "de rutina".

2 Dos fiscalizaciones del SII, una pendiente todavía.

3 Una citación a Fonasa para aclarar estado de imposiciones de ex trabajadores.

4 Una visita de fiscalización de SERNATUR.

5 Visitas mensuales del INE donde tengo que proveer las estadísticas de mi negocio en forma obligatoria.

6 Dos fiscalizaciones de Carabineros por patentes.

Salvo el ultimo, donde me cursaron una multa por no tener un aviso externo de patente de alcoholes en mi negocio, no pasó nada ya que tenemos toda en regla. Claro que cada uno de estas "visitas" hace perder tiempo y hay que reunir un sinfín de papeles.

Al agregar personal de malas ganas que saben mas de las leyes laborales que los mismos abogados y gastos operacionales bastante altos comparados con otros países........ acá ya no vale la pena.

9 de octubre de 2012, 12:03

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

John, en Chile hay un cierto tamaño de empresas que es el más castigado y debe evitarse ya sea fraccionando o cambiando la estructura de las inversiones: son los nogocios de "clase media" que resultan fáciles de fiscalizarpor los burócratas y generalmente no tienen las conexiones de los negocios grandes ni la impunidad de los negocios chicos. Lo que cuentas es un buen ejemplo de eso. Por eso al empresario pequeño no le conviene formalizarse.

9 de octubre de 2012, 14:05

 
Blogger Ulschmidt said...

ah, pobre John! Con esto me convenzo de que Arica vive del turismo porque la conducta burocrática normal en Latinoamérica es perseguir a la gallina de los huevos de oro, siempre.

9 de octubre de 2012, 14:26

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja cierto Ulschmidt, y el turismo de larga distancia es un sector fuerte en todo Chile, el fisco no le va a quitar el ojo a tan apetitoso bocado ;D

9 de octubre de 2012, 14:29

 
Anonymous mark said...

Buscando por Internet…Economía de fronteras(es notorio entre ciudades cercanas y fronterizas) = integración de dos o más economías asimétricas- por ser funcionales entre si-gracias a que: lo que es legal acá es ilegal allá; por ello, hay un flujo mercantil que genera un sistema de ilegalidades en el que la economía de un lado se riega sobre la otra, a manera de vasos comunicantes. Por eso, mientras mas factores diferenciadores se impongan (muros, aranceles) mayores asimetrías se crearan aumentando los riesgos y los precios. La economía de frontera debe ser enfrentada desde la integración y el mercado, porque la asimetría no se resuelve con fiscalizaciones, inspecciones, carabi…

9 de octubre de 2012, 14:49

 
Anonymous EDO said...

Que bueno seria explicar en un post pq la Reforma Agraria en Chile fue un desastre...la explicacion que se dio para tal reforma fue que la tierra estaba mal producida y por eso chile era un pais atrasado. Bueno yo creo que si la tierra en Chile esta muy mal trabajada y poco eficiente, ademas se sabe que el Estado chileno es el principal terrateniente de nuestro pais o sea senda eficiencia se le puede imprimir a las tierras chilenas..eso.

9 de octubre de 2012, 16:11

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Mark, en las fronteras se dan algunos hechos económicos que son independientes de cualquier política de los gobiernos, por ejemplo los flujos del dinero y las mercaderías muchas veces van en contra de las políticas de los gobiernos que están pensadas desde el centro. Por eso los incentivos a la informalidad son mucho más altos. Las diferencias de nivel (gradientes) producen siempre buenas oportunidades de negocio para ambas partes.

Edo, ah la reforma agraria, que fracaso más grande. Fue cuando los estúpidos y sinverguenzas tuvieron poder. Menos mal que eso quedó atrás hace tiempo.

9 de octubre de 2012, 21:45

 
Blogger Pp Valdivia said...

Bueno espero q mi comentario no se tome como q no estoy deacuerdo con el tema... puesto q si lo estoy...
es solo q quisiera dejar un dato para q haya otro elemento q redondee mas la imagen q sus distinguidos lectores deben hacerse de estas 2 ciudades hermanas:
Y es q Tacna viene creciendo sostenidamente por lo que al cierre del 2011 tuvo un PerCapita (Nominal) cercano a los 7,000$ mientras q el de la ciudad de Arica fue de: 8,240$...
la diferencia se esta acortando año a año... pienso q en unos 5 años la relacion economica q existe entre estas ciudades va a comenzar a cambiar y lamentablemente capaz se pierda esa maravillosa relacion de la q ud. siempre nos cuenta y q muchos de nosotros le envidiamos
Saludos.

9 de octubre de 2012, 23:29

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Tomas, ¡¡Genial tu post y casi todos los comentarios!!. Me siento 100% interpretado en lo que tantas veces y en tantas instancias he tratado de explicar más burdamente. ¡¡¡Gracias!!!

10 de octubre de 2012, 00:50

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Pp Valdivia, Tacna (y el Perú en general) avanzan rápidamente a la formalización muy de la mano de las ideas de HErnando de Soto que casi nadie las discute.

Lo que no se dan cuenta es que con un marco legal adverso para la creación de empresas la formalización puede mejorar los números oficiales pero la pobreza queda donde mismo o retrocede porque la creación de nueva riqueza se detiene o queda en manos solo de las grandes empresas. No hay espacio para los chicos.

El crecimiento de Chile en los ochentas (en condiciones muy difíciles porque no habían precios altos de los minerales que hay ahora) se debió a que mejoraron las leyes, se eliminaron muchas regulaciones y en general la vida se hizo más fácil para los empresarios pequeños. Hay muchos ejemplos de eso (baja de impuestos, eliminación de los monopolios sindicales, etc.)

A partir de 1990 volvimos a los estados reguladores y en eso estamos hasta hoy y Chile ha caido en competitividad de manera, ojala que el Perú no cometa el mismo error pero son modas que parecen inevitables.

Chas gracias, doctor, chas gracias. Creo que es un asunto que lo tenemos claro los que vivimos acá (bueno, algunos) pero hay que difundirlo porque en Santiago y en otros países no tienen ni idea de como funcionan las cosas por estos lados.

10 de octubre de 2012, 08:57

 
Anonymous Anónimo said...

Hola a todos, vivo en Lima y he viajado mucho a provincias y puedo concluir que una de las ciudades más seguras y tranquilas de la costa peruana es Tacna y no tan insegura como dice el sr. Tomas. En el Perú creo que las ciudades más tranquilas son de la sierra y Tacna a comparación del norte peruano: Lima mismo, Trujillo, Chiclayo ni que decir de Piura o la selva. Venga al norte peruano don Tomas a degustar un cabrito, o leche de tigre o su tiradito picante. Saludos.

10 de octubre de 2012, 23:38

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Anónimo, la comida norteña es lejos la mejor del Perú, por eso yo soy asiduo del Gran Chimú en Tacna! Me encantaría conocer las ciudades del centro y norte como Chincha, Piura, Trujillo, ¡el callejón de Huaylas! en fin. Ya seré millonario para irme de turista por un año a lo menos ;D

Lo que decía acerca de la inseguridad era comparando con Arica, que incluso es una de las ciudades más pacíficas de Chile, acá hasta los robos menores aparecen en el diario

12 de octubre de 2012, 13:27

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas