Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Una lección de paridad de poder de compra

domingo, 7 de octubre de 2012


Primera vez que me gusta un spam. Me llegó un comentario al blog Facts and Fictions con el típico mensaje de spam "Hello there! Do you use Twitter? I'd like to follow you if that would be ok. I'm definitely enjoying your blog and look forward to new updates. Also see my website: Go to site".

Ah, es el maldito spam -pensé- pero la curiosidad mató al gato así es que seguí el link y llegué al sitio de Alisa, an Asian escort in London. Me gustó mucho el sitio de Alisa, una escort independiente que ofrece sus servicios por 450 libras, o sea unos US$ 726 o, en chilean pesos $ 342,759 al cambio del día de hoy.

Por supuesto que le contesté -aunque se trate de un robot- y le puse que me puede spammear todo lo que quiera, es más, que le iba a hacer propaganda y si algún día me gano la lotería iré a Londres con unos cuantos millones a conocerla. La encontré muy simpática porque su web está bien hecha y escribe un blog, que es mejor que varios que he leído.

Así es que ya saben. Si algún millonario lee este Templo del Ocio y anda paseando por Londres, le recomiendo que reserve unas 500 British Pounds de su presupuesto y pase a ver a esta simpática chica, de paso le dan saludos de mi parte. Ya le di el dato a Tom McDonnell para su próximo viaje a la pérfida Albion, cosa que vaya juntando plata desde ahora. A propósito hay algo que nunca conté de mi viaje en 1983 alrededor del mundo, ahora que ha pasado tanto tiempo creo que ya lo puedo desclasificar.

Resulta que por pura curiosidad científica, en cada ciudad que pasaba aproveché de averiguar cuanto costaban esos servicios personales tan apreciados por mi en esos años, solo para tener una idea, no piensen mal, ni por un minuto se me ocurrió contratarlos.

En mi primera parada en Miami, tomé la biblia que había en el hotel y me fuí directo a la última página donde habían varios teléfonos, hice la cotización correspondiente (40 dólares) di las gracias y me olvidé del asunto. En Tokio la cosa era bastante más cara, partiendo de 200 dólares por unas japonesitas que parecían muñecas y andaban en kimono por el pasillo del Keio Plaza toda la noche. Hay que tomar en cuenta que 200 dólares era una fortuna en esa época, más que suficiente para comprar una esposa en cualquier país africano, con la dote de vacas y cabras incluida.

En Hong Kong la cosa bajaba a 80 dólares. Bueno, allá estaba mi amigo Britanny Choi que era un experto en esos asuntos quien luego nos llevó a Macao donde -según el- ahí estaba la cosa. Y tenía razón porque en el enorme hotel casino estaban las chicas Thai mas lindas y simpáticas que he visto en mi vida y cobraban entre 30 y 40 dólares. Realmente en Macao estaba la cosa, por lo que me contó Choi, claro.

Cuando llegué a Eschborn donde mis primos hermanos Camilo y Margret, a los pocos días le conté a Camilo acerca de mi investigación y lo empecé a presionar: "bueno... ¿y cuando?" Así fue como una noche salimos de excursión -a vitrinear- por la Hauptbahnhof, que es el barrio rojo de Frankfurt am Main. Resultado: 40 a 50 dólares y hasta encontramos a una simpática chica de Valparaíso ganado sus Deutshe Mark por allá. Esa misma semana nos pegamos una arrancada por tierra a Paris y mi primo me dijo que en la noche en el Bois de Boulogne se juntaban todas las polillas de la ciudad, y así era, también fuimos a cotizar y el precio era igual que en Alemania. Se empezaba a notar el efecto de la Unión Europea.

Lo más divertido fue cuando llegué a Londres, con un clima horrible, solo y deprimido me pasaba encerrado en mi pieza de la diminuta Ebury House. En Londres pase bien depresivo y aburrido por el mal clima hasta que me acordé que tenía una misión que cumplir, así es que le dije a mi amigo, el dueño de la pensión que por favor me llamara un taxi.

Y me subí a uno de esos estrafalarios taxis que parecen de los años cuarenta. Curiosamente en Inglaterra no tenía problemas en hacerme entender -tal vez estaban más acostumbrados a los extranjeros- y cuando el chofer me pregunta para donde iba le dije algo así como "mire, ando de viaje y me gustaría ir a un lugar con chicas, usted sabe", al tipo no se le movió un músculo y me dijo "claro, no hay problema", luego tuve la precaución de preguntarle "¿y con cuanto cree que tendría que ir?" y el tipo con la misma seriedad me responde "bueno, creo que con unas 200 o 300 libras estaría bien". Salté como pescado fuera del agua "¡como!" le dije "¡si vengo de Tokio, la ciudad más cara del mundo y no costaba tanto!"

Todavía recuerdo la cara de asombro y de pena con que me miró. Me miró: dio vuelta la cabeza hacia el asiento trasero, supongo que un conductor inglés solo hace eso cuando pasa algo muy grave, y con gesto afligido me dijo "but sir... we are in London!". La cosa es que en mi bolsillo quedaban menos de 350 dólares y todavía tenía que pasar por Nueva York y Miami, tenía que ir a Disney que según me habían dicho era la octava maravilla. Así es que sin pensarlo mucho le dije "mejor lléveme a un McDonalds". No se le movió una ceja. Por eso las 450 libras de Alisa me parecen muy razonables, she is based in London!.

15 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Esta muy ricarda Elisa. Y en su blog tiene un link a San Alfonso del Mar en Algarrobo, Chile!!!

7 de octubre de 2012, 05:05

 
Blogger Ulschmidt said...

Viendo a Alisa, lo peor que le podría pasar a un latinoamericano que se gaste 700 dólares para encontrarse con una cssquivana de Londres es que ella le confiese ser una inmigrante venida de Asunción o de Buenos Aires o de Río, donde cobraba el 10 por ciento.

7 de octubre de 2012, 08:55

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Anónimo, si tuviese plata demás que le pago el pasaje para que venga a conocer la piscina.

Ulschmidt ¡pero si está en Londres! jajaja, gran valor la chica, que viva Tailandia.

7 de octubre de 2012, 09:01

 
Anonymous Claudio said...

Antes de entrar a opinar, captcha me pidió las siguientes palabras "46 yoularga". ¿Cómo se enteraron?. Yo me sabía excepcional, pero no sabía que había trascendido la internet...

Lo que está claro es que a la chica le está yendo bien en su negocio, no importa que sea latina o asiática, lo importante es que supo ubicarse en el mercado adecuado. En europa todavía puede encontrar clientes con el billete largo.

7 de octubre de 2012, 12:44

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jajaja! optimista, bueno bueno.

Es cierto, Londres tiene una de las tasas más altas de millonarios en el mundo: rusos, árabes, americanos, dicen que es Eldorado para esa industria

7 de octubre de 2012, 13:00

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

!Mmmmmmm! conozco (conocí) muy bien a ese facinante mundo de la prostitución chilensis de hace decenios y no como se imaginan. Hasta que no me recibí (y por un tema personal de autoestima), pagar por esos "servicios " era imposible, indeseable y no necesario porque estaba "decentemente" bien provisto. Pero cuando hacía "pitutos" en Iquique poco antes de recibirme y allí hasta el Alcalde se iba a tomar un traguito con sus amigos y las damas eran más como geishas que angurrientas por la platita que "eso" generaba (les daban parte del dinero de los tragos que consumíamos), me "adoptaron" sabiendo que no tenía más que medio peso y todas las noches mi par de tragos se pagaban con "tarifa escolar" reducida al extremo la rara vez que los pagaba. Como me adoptaron, viví con ellas y la "jefa" inolvidables e inocentes amaneceres desayunando en el mercado y ellas contándome sus vidas. Pero si en la calle me veían no me saludaban "porque una puta no saluda a un médico en público". Insisto que nunca fui cliente, pero sí un respetuoso amigo a concho y descubrí un mundo asombroso y hasta lindo, muy solidario y amable. Las casas las cerraba la policía como a las 4 AM pero ellas me escondían y solía quedarme conversando hasta desayunar con ellas. Yo tenía como 21 años...

Después viví (cuento muy largo) una situación similar en Rancagua cuando, sin medio peso en el bolsillo, la "brigada" de escenografistas de los Auténticos Cásicos Universitarios" de la FECH, los que por un par de años revolucionaron el espectáculo de esos eventos en Santiago después de Becker y que se adelantaba una semana al evento para prepararlo todo, llegamos a una de esas "casas" vacías y le propusimos a la "Jefa" llenarle el local con la gestión de nuestros técnicos, escenografistas (yo era quien dirigía al equipo de iluminación), coreógrafos y etc. Tuvimos un éxito inmenso, tomamos harto gratis y nos hicimos de hartas verdaderas e indiscriptibles amigas, de una nobleza y generosidad no imaginable.

Pues eran otros tiempos, el sexo era inocuo y por lo demás no era lo que algunos de nosotros buscábamos porque sí no más. Y bueno, aunque sea imprudente, debo confesar que tuve un par de "pololas", o sea fui en Iquique y en Rancagua "el amol" de personas inolvidables, curiosamente casto erotismo aparte.

Otros tiempos, supongo que ahora todo es irse a la cama no más...

Si alguien encuentra que esas vivencias mías fueron deleznables, me disculpo pero las atesoro. Para mí fueron inocentes, enriquecedoras y espectaculares vivencias que nunca dejaré de agradecer a quienes me permitieron conocer a su peculiar existencia y profundidad. Insisto que "eso" sólo se dió con un par de personas y tal como habría sido con cualquier mujer "decente" de antes y de después, ecxactamente en su mismo contexto interpersonal pero en un mundo de otra dimensión. En su peculiar mundo hasta donde habían llegado por especiales circunstancias, ellas sí que eran "decentes" y harto más que algunas de las que se creen tales que he conocido en el ámbito convencional y tengo muchos cuentos para demostrarlo...

7 de octubre de 2012, 14:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah, tiermpos de juventud doctor! Lo que es yo, creo que se trata de una de las profesiones más respetables que existen, basada en dar felicidad al ser humano a cambio de una cierta suma. Gracias a esa buena gente los que tenemos toda clase de defectos que nos hacen malos candidatos a Romeos (o Julietas) pueden tener acceso (y cambio a "ellos" porque a mi **solo me lo han contado**) a las personas atractivas.

¿Que sería de estas personas sin aquellos indispensables servicios? Si yo hubiese nacido mujer no lo habría pensado dos veces, estoy SEGURO que me habría dedicado a esa noble y antigua profesión.

7 de octubre de 2012, 15:07

 
Anonymous Anónimo said...

Tomas, si tuviera plata, tendria una casa con piscina, y me imagino que siempre habrían Elisas nadando en ella,je je. Por lo que me han contado, hay que tener cuidado en Thailandia porque hay tailandesas que en realidad son tailandeses.O sea "ladyboys" O_O

7 de octubre de 2012, 18:35

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Lo mismo digo. Yo estuve unas horas en Bangkok, en el aeropuerto y en Hong Kong y Macao conocí gente de Tailandia, creo que son la gente más simpática y buena onda de toda asia, las mujeres más bonitas y la gente más abierta y cariñosa.

El contraste son lo coreanos y japoneses (que me perdonen los amigos coreanos y japoneses que tengo) pero son culturas muy arribistas y echados para atrás. Menos mis amigos claro, que son lo mejor.

A todo esto es malo generalizar por nacionalidades pero hay culturas que fomentan actitudes muy molestas y arrogantes. Pero en el fondo algo que aprendí hace años es que debajo de la capa cultural que es muy delgadita, todos somos muy parecidos, del lugar que sea todos nos parecemos mucho en lo bueno y en lo malo

7 de octubre de 2012, 19:00

 
Anonymous Kirill said...

Ja. Las mujeres mas bonitas que conoci son las Colombianas. Y lo mejor de todo nunca page ni un dollar por ellas! Bueno y de poder de compra recuredo que hace como 5 anos me daban 3000 pesos Colombianos, hoy dia me dan solo 1750 pesos.

7 de octubre de 2012, 19:11

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Uh yo me acuerdo el personal de seguridad del aeropuerto de Bogotá: todas mujeres, cualquiera podía ser candidata a miss mundo, ese es el recuerdo que me quedó de Colombia, ah y los edificios de ladrillo y el café que me llevé a Tokio y me hizo famoso ;D

7 de octubre de 2012, 19:22

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Tomas, volviendo al tema de la prostitución: ya expliqué que tengo una peculiar versión de este tema. Al margen de lo actual y de lo obvio de lo que es que origina a esa actividad en la actualidad (que no es ni maldad ni perversión ni lo que antes se llamaba "fiebre uterina", salvo tal vez excepciones, secuelas de lo que trataré de explicar), no puede catalogarse como "profesión": es un mero oficio o manera de vivir por elección vía desesperada autoestima y/o necesidad y no me involucraré en diferenciarlos.

Cuando he tratado de verlo desde una perspectiva "histórica" (y defínase como tal al Tiempo-Eje de Jaspers que se trata de explicar en http://www.aricaacaballo.cl/ebook/arica_territorio_andino/arica_territorio_00028f.htm), encuentro un vacío "pre-histórico" y caigo en suposiciones que serían del agrado de las feministas.

Antes de eso, supongo, las mujeres ordenaban a nuestra existencia de familias nucleares y hasta de los primitivos clanes, porque los varones estábamos ocupados cazando o cazándonos los unos a los otros y ese machismo intrínseco es inevitable pero destructivo en términos familiares y comunitarios y las mujeras eran "el piso" que nos permitía seguir haciendo lo nuestro y permitiendo a la vez que nuestros genes perduraran protegiendo a nuestra descendencia.

Pues vino la "civilación" sensu Jaspers y nuestras hembras pasaron a un plano muy peyorativo. Me refiero a los tiempos Helénicos y algo previos, meramente continuados por los romanos y que son la base de nuestra "civilización" occidental actual, muuuuuuy diferente al Mundo Andino según consta en mi aporte del link ya definido.

Y las mujeres pasaron a ser meros entes caseros aunque muy útiles y tolerantes ante los emancebamientos y otras versiones del machismo, invencible por entonces (tal vez ya antes visualizaron lo que les esperaba y tal vez, otra vez, hubo una epidemia de rebelde y no-antinatural lesbianismo). Y es así como, en esos tiempos, al igual que Tomas, yo me habría hecho prostituta o "cortesana", porque no había otra manera de conseguir algo de genuinidad más allá de lo doméstico sin renunciar al "decente" libre albedrío y autoestima si no se provenía de un linaje con poder gubernamental. Y lacaya de un egoísta machote yo no habría sido jamás sin hacerle pagar por eso...

No hay mucho espacio para desarrollar el tema, pero piensen en cuánto tiempo pasó antes de que las mujeres tuvieran derecho a voto siquiera.

Son temas que me intrigan: machismo descarado, horrible sumisión femenina, lesbianismo y bisexualidad femenina (tema que por vías profesionales conozco harto bien) al alcance de las circunstancias para casi todas si se lo permiten y que ha perdurado por un par de milenios sin las connotaciones de la más drástica homosexualidad masculina actual, muy bienvenida, conveniente y por entonces y no-drásticamente ejercida por los gestores de nuestra "civilización" actual.

Tengo mucho material conceptual al respecto y es lo que me mueve a tratar de inquietarlos con una conducta intrínseca de la humanidad, con la cual desafío a quien le interese a que trate de comprenderla. Yo estoy muy lejos
de eso y nunca lo haré porque no voy a tener tiempo: no me voy a jubilar laboral ni conceptual hasta que me muera y hay poquísimos que se atreven a tratar de averiguarlo a fondo...

Perdón si ofendo a alguien, no era mi intención. No pido perdón por lo enfático, porque la exageración docente es la que mejor genera reacciones tontas o ilustradas o confesión de ignorancia.

Y nótese que de ninguna manera pretendo dejar mal a nuestras mujeres, sino que sólo elogiarlas con mucho respeto, admiración y envidia.

Por lo que son, harto más que los varones en todo lo imaginable, física, sexual y tal vez hasta conceptualmente (si se excluye a su peculiar genio, Jejejejeje), les tengo un profundo respeto y admiración.

No me enojaré si excluyes a este aporte: puede que esté pisando a muchos callos de los convencionales...

7 de octubre de 2012, 19:39

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Que va doctor, acá todas las opiniones tienen cabida! Bueno, menos los trolleos como ya es sabido.

Es un tema interesante, como yo lo veo la prostitución es la refinación cultural de algo que se ve de manera mucho más tosca en los animales, que es el rol social que cumple el sexo.

Yo no tendría -teóricamente- ningún problema moral en pagar o recibir pago a cambio de eso (ah, me acordé de un amigo que trabajaba de "escort" de señoras), lástima que no tengo ni la edad ni la pinta pero en teoría lo encuentro perfecto.

Como somos animales sociales yo creo que tendemos a hacer alianzas y para eso hay que dar algunas cosas y recibir otras a cambio. Una forma refinada de la prostitución ha sido historicamente el matrimonio, ahora con la creciente incorporación de la mujer al trabajo el incentivo económico para hacer pareja es menos que antes pero también hay muchos otros incentivos no monetarios por los que se da sexo a cambio: posición social, expectativas, apoyo mutuo, amistad, soporte sentimental, etc. etc.

Yo no le veo nada de malo a dar sexo a cambio de otra cosa, creo que es lo más natural y civilizado, siempre estamos haciendo "negocios" de esa clase, muchas de nuestras relaciones sociales son por conveniencia -idealmente por conveniencia mutua- y creo que eso es lo que las hace más estables. Las relaciones que tenemos por solo afecto muchas veces son cortas y violentas.

Ah seguro que soy prosaico, pero en verdad lo veo así. Y sobre las preferencias sexuales, bueno, para mi son eso: preferencias. Se que mucha gente lo piensa de otra forma, muchos homosexuales piensan que nacieron con el cuerpo equivocado, otros piensan que es una especie de enfermedad, puede ser. Pero para mi, la mayor parte son preferencias: algunos prefieren el arroz otros las papas, y hay algunos con gustos raros o poco comunes como los hombres que les gustan los hombres, las mujeres que les gustan las mujeres y todas las permutaciones posibles. Creo que mientras eso los haga vivir contentos por mi parte no hay problemas.

Claro que siempre he detestado a los militantes y activistas homosexuales, por mi esos se pueden ir al diablo, no se que se creen.

7 de octubre de 2012, 20:49

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Pues Tomas, no me acuerdo si alguna vez conté este cuento, de tantos que guardo de mi linda vida. Pues me quedaba un año por recibirme de Médico rasca y un muy distinguido profesor de Medicina Social me pidió que expusiera ante todo el auditorio mi definición de "prostituta". Pues yo no era muy prudente por entonces (mal que me perdura) y respondí (año 1959 o 1960, conceptualmente bien cartuchos aún pero yo bien vivido), algo así como:

"El peor ejemplo son las mujeres que se casan siendo vírgenes: te piden el resto de tu vida para darte "eso". El Profe lo consideró una respuesta interesante pero a mi docena de compañeras de curso (sólo un par de ellas "viables") eso les indignó o perturbó tanto que la mayoría de ellas me atraparon poco después y me tiraron vestido a la pileta que había en el Hospital JJ Aguirre. Yo no me resistí mucho porque, bueno, siempre he respetado a lo que las damas piensan que se debe hecer. Y cagado de frío pero feliz por atreverme a decir lo que pensaba (por entonces hasta criticado inconcebible por la mayor parte de mis compañeros varones) volví a mi casa a bordo de mi rasca y anticuada motoneta jurando que nunca me casaría con una mujer cobarde o interesadamente virgen. El resto del cuento es sólo mío.

Una vez más, eran otros tiempos, otra "moralidad" y para variar yo estaba desfasado en lo que se refiere a la época que se vivía por entonces...

¡Vaya si todo es tan diferente y ¿mejor? ahora! ¿O nos pasamos demasiado pa'l otro lado?

7 de octubre de 2012, 22:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Jaja, pero si es eso! Es exactamente así, muchísimas mujeres y hombres negocian el sexo todo el tiempo.

¿Cuantas mujeres se casan ofreciendo sexo a cambio de una buena vida material? a mi me parece perfecto y las felicito, creo que a la mayoría de la gente piensa y hace lo mismo, otra cosa es lo que reconocen en público.

Si yo tuviera plata y no tuviera la familia, encantado haría la del viejito ese que se casó con la Anne Nicole Smith. Claro que elegiría mejor yo creo, pero en fin, cada cual con su gusto.

A mi la moral social me da lo mismo, nunca le he prestado la más mínima atención. Creo que cada cual tiene sus propias ideas morales y tiene que ser fiel a esas, no a la moral de las costumbres. Manteniéndose dentro de la ley, o al menos fuera de la jaula. Que no es lo mismo pero es igual ;D

7 de octubre de 2012, 22:17

 

Publicar un comentario

<< Home