Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

Políticos versus Chile Inc.

martes, 27 de noviembre de 2012


La historia política de Chile -país con forma y nombre de ají- está ligada a una especie de club muy selecto, llamado los políticos. El ingreso a este club es principalmente hereditario, aunque admite unas pocas excepciones para los amigos personales y gente de confianza. Estos clubes son compuestos por círculos de hierro en torno a unos pocos caudillos que reparten cuotas de poder igual que los antiguos caballeros ladrones daban mercedes a cambio de servicios prestados.

Los fundadores de este club fueron la Iglesia Católica y la Masonería, enemigos irreconciliables al principio, pero después de tantos años de convivir se dieron cuenta que no vale la pena andar peleando. Mucho mejor repartirse las cuotas de poder amistosamente y mantener las peleas en público solo para dar el requerido circo a la galería. No todos los políticos fueron masones o católicos, pero había que simpatizar con unos u otros. En los núcleos de poder siempre hubo algún pechoño o un masón.

Los católicos tenían su brazo armado en los partidos conservador, liberal y demócrata cristiano. Los masones se agrupaban en radicales, socialistas y comunistas. y así se iban turnando. Hasta que algunos masones, en los setentas, pensaron que ya era hora de quedarse definitivamente en el poder, de la mano del hermano Salvador Allende "libertario, tolerante, democrático y humanista" según sus admiradores, emprendieron el experimento de la "vía chilena al socialismo".

Pero les fue mal. Igual que cuando trataron de crear la Universidad de la República, todo terminó en caos, escándalo y desorden extremo, que provocó el golpe militar en 1973. Si bien el golpe empezó de mala gana, los militares estaban decididos a no dejar el poder mientras no enderezaran al país, cosa que duró 16 años, dejando a los "señores políticos" condenados a una larga y espantosa cesantía, sujetos a la caridad de sus padrinos internacionales.

Los militares, aunque mayormente católicos y pechoños, no estaban dispuestos a entregar el país en bandeja a los emisarios de los curas, tal como soñaba la democracia cristiana. Más bien mantuvieron las formas católicas pero solo les permitieron meterse en sus misas. No hubo curas con influencia en el gobierno durante los militares y católicos fervorosos como Jaime Guzman, tuvieron que mantener sus amigos alejados para no perder la influencia que tenían en el gobierno.

Hasta que en 1988 el Presidente Augusto Pinochet perdió el plebiscito: 44% contra 56%, con lo que los políticos volvieron -en gloria y majestad- a hacerse cargo del país. Tomó pocos años para que se perdiera el impulso de crecimiento a tasas del 8%, volvió la corrupción, los herederos y los círculos de hierro, la lista de "hijos y nietos de" se volvió a hacer cargo de la chequera fiscal y de la llave de la caja de fondos: Frei; Lagos; Velasco; Orrego; Trivelli; Landarreche; Auth, en fin, la lista es enorme, para que seguir.

Los 20 años de gobierno de la concertación fueron una vuelta progresiva al Chile de antes, oligarquías actuando "en nombre del pueblo" y comprando votos para mantenerse en el poder. Además ocurrió algo parecido a lo de Bolivia con los precios altos: a pesar que la productividad el país se fue al diablo, entró una cantidad enorme de inversión extranjera, por lo que el empobrecimiento neto pasó desapercibido.

Para las elecciones presidenciales 2009-2010 cualquier candidato de derecha le habría ganado a cualquiera de la conceración, le tocó la suerte a Sebastián Piñera quien por ideas propias -o a falta de ellas- decidió seguir con las políticas asistencialistas y populistas, con la esperanza de "crecer hacia el centro" cosa que obviamente no pasó. No había un solo voto hacia el centro que Piñera pudiese ganar y que no haya pensado eso me hace dudar que sea tan inteligente como dicen, al contrario, perdió muchos de sus propios votos y eso está bien claro. El fiasco del nombarmiento de Jaime Ravinet debió ser un poderoso aviso, pero el presidente, como si lloviera.

Sin embargo introdujo un concepto interesante al ingresar gerentes a los ministerios: Goldborne, Moreno y Mañalich vienen directamente de gerencias sin ninguna vinculación con la política, además están entre los mejor evaluados. La prensa internacional acuñó el término "Chile Inc." para referirse a esta abundancia de gerentes en los ministerios y al parecer lo han hecho bastante bien.

Lástima que para otros ministerios clave recurrió a gente de la política o profesores universitarios que históricamente han sido fracasos como ministros. Longeira en Economía, Allamand en Defensa y su primo Chadwick en lo que sea, son representantes de ese club que cuenta con la confianza de apenas el 6% de los encuestados en la última CEP: los partidos políticos. Con un doctor en economía de presidente, el ministerio de hacienda pesa menos que un avión de papel y ya no existe el saludable contrapeso que tuvieron los presidentes de la concertación, aún cuando sus ministros fuesen unos tontos.

Fue una pena que Piñera no se haya dado cuenta de eso y Chile Inc. no se haya consolidado, de ser más vivo Piñera hubiese puesto puros gerentes en los ministerios y eliminado a la tracalada de "zorros" de la política y de la academia que han hecho dar tumbos al gobierno, al final los gerentes son los únicos que han salvado.

¿Y que pasó con los pechoños y masones? Que volvieron a caer en desgracia y casi nadie los pesca ahora. Eso pasa siempre que alguien trata de investirse de cierta superioridad moral: normalmente termina cazado en su propia trampa.

10 Comments:

Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

El tema de esos selectos clubes está muy bien tratado en un libro de sólo 300 páginas que todos debiéramos leer: "Historia de Chile" de Armando de Ramón.

27 de noviembre de 2012, 00:15

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ese libro no lo he leído! lo voy a buscar ipso-facto

27 de noviembre de 2012, 01:55

 
Blogger Ulschmidt said...

¿No vendrá Bachelet ahora de nuevo? y si viene ¿NO será superior a las estructuras partidarias que la convocan? Será ella por sobre el sistema.

27 de noviembre de 2012, 13:46

 
Anonymous Prof Z said...

se "ve" interesante el libro,
donde lo podria descargar ?
Gracias Dr.

27 de noviembre de 2012, 14:00

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah Ulschmidt, nadie sabe que nos depara el futuro, ojalá yo supiera para comprar unos boletos de lotería jaja.

Bachelet es muy parecida a Evo Morales, no es nada por si misma y por eso es tan popular, nadie la ve como amenaza. Las pocas veces que tomó decisiones fue un desastre y si volviera a ser presidenta seguramente no la dejarían decidir acerca de nada.

27 de noviembre de 2012, 14:23

 
Anonymous Anónimo said...

"....y si volviera a ser presidenta seguramente no la dejarían decidir acerca de nada"

lo cual indica que no hay democracia.
Chomsky uso ese argumento para demostrar la ausencia de democracia en Disneylandia:
a la segunda eleccion Reagan ya tenia Alzheimer y estaba incapacitado de tomar decisiones. Ergo democracia binomial es: gobierno del pueblo, para el pueblo y por un badulaque

27 de noviembre de 2012, 16:01

 
Anonymous Anónimo said...

"....y si volviera a ser presidenta seguramente no la dejarían decidir acerca de nada"

gracias a los 17 años de Daniel Lopez el pueblo chileno se acostumbro a tener presidentes tarados.

Cuando Chile era una republica, nadie habria votado por la bachelet o por piraña

27 de noviembre de 2012, 19:09

 
Anonymous Wilson said...

Cuando Chile "era" una republica como alega un anonimo, eligio al Chicho Allende, un siutico irresponsable,la locura maxima, solo habria sido peor su contrincante Tomic...
La gente vota por lo que esta de moda

27 de noviembre de 2012, 19:21

 
Anonymous Prof.Z said...

el libro citado arriba,
historia de <chile no lo encuentro por ninguna parte,alguien de uds.que
me lo consiga ?

27 de noviembre de 2012, 19:49

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

El Profesor Emérito de la Universidad Católica, Armando de Ramón, fue Premio Nacional de Historia en 1998. Yo tengo la cuarta edición, del 2006 y se lo puedo prestar a Tomas para su uso y para que él vea cómo compartirlo. No creo que se haya subido a la Red.

Pertenece a la Colección Dos Siglos de de la Editorial Catalonia. Parece que puede adquirirse online en www.catalonia.cl. Yo lo compré por casualidad en un aeropuerto y no pude cesar de leerlo la primera vez hasta que que lo terminé y aprendí mucho y descubrí más al releerlo varias veces.

En el Prólogo se escribe que el librito, que no es una mera descripción de hechos puntuales y perturbadores excesos de fechas y eventos: "prefiere prefiere entregar brevemente los hechos históricos dentro de las grandes áreas de lo social, lo económico, lo urbano u otra especialidad, deteniéndose en la historia política sólo cuando los hechos relatados comienzan a cruzar las transiciones, momentos en que la historia parece precipitarse".

Pero para mí es mucho más: es imposible comprender la dinámica o el estancamiento de nuestras fuentes de ingresos, evolución social y cómo éstas influyeron en la política, leyendo interminables tratados llenos de datos que impiden ver el conjunto, la esencia de nuestra evolución. Hasta una atinada descripción de las etnias originarias de Chile se hace fácil de comprender, así como la ulterior evolución del Chile de inspiración caucásica estrechamente vinculado en sus comienzos con los países vecinos, explicando claramente con pocos datos inútiles la ulterior evolución de lo social que tras mucho tiempo genera, más a la larga que con dinamismo, la gestión política a lo largo de muchos siglos. Termina, tal vez con cierto exceso, tratando de explicar los tiempos de Pinochet.

Por cierto, la Historia no es una ciencia y el libro no deja de involucrarse en este tema con consideraciones algo subjetivas de parte del autor.

En definitiva y en resumen, explica todo lo que quisiera que mis hijos supieran de nuestra historia y ese es su gran mérito: es todo lo que necesitan saber para comprendernos mejor. Trata el período que transcurre entre la invasión incaica hasta el año 2000.

Nunca había leído nada que nos hiciera comprendernos con tanta facilidad.

¡Feliz lectura!

27 de noviembre de 2012, 23:23

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas