Tomas Bradanovic

NULLA DIES SINE LINEA. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás.

La teoría del country club

viernes, 5 de abril de 2013


Me dejó pensando este comentario: "los empleados bien remunerados en general sin esposa ganan 250K, pero al casarse con una esposa bien acceden a sus redes y pueden pasado un tiempo ganar +500K. Ese es el paso de un empleado bien remunerado a una persona con pitutos". He escuchado muchas veces distintas versiones de lo mismo: que las conexiones familiares y sociales aseguran o son causa importante del éxito económico.

La teoría es que si tienes amigos o familiares con mucha plata, o si vienes de una familia próspera heredarás un capital social porque esas relaciones te ayudan y confían en tí más que en personas que estén fuera de su círculo, podríamos llamar a esto la teoría del Country Club. Muchos políticos han impulsado esta idea, desde la izquierda y la derecha, diciendo por ejemplo que lo más importante de ir a un colegio caro es que estableces relaciones de amistad con hijos de millonarios, que a su vez se convertirán en millonarios y supuestamente te ayudarán porque son tus amigos de colegio. Basados en esta idea, muchos padres de clase media, ansiosos de ayudar a sus hijos emergentes, gastan mucho dinero en mandar a sus hijos a colegios caros.

¿Que tan cierto es que las relaciones de amistad o familiares ayudan al éxito económico? muchas personas son propensas a creer en eso, algunos incluso racionalizan o echan la culpa de su pobreza a la falta de contactos. Es una explicación muy util porque pone la culpa fuera de ellos mismos.

Yo dudo muchísimo que sea verdad y lo puedo decir con 58 añitos de experiencia en el asunto. He tenido muchos amigos ricachones, algunos con varios millones de dólares y jamás me han servido para nada, aparte de conversar y compartir unos tragos. Claro que si yo necesitara plata lo último que se me ocurriría sería acudir a ellos, y seguramente esa es una de las razones de que seamos amigos.  Una persona conocida me dijo sorprendida la otra vez ¡pero si tu vienes de una muy buena familia! cosa que me hizo mucha gracia (como si se pudiera venir de una mala), aunque entendí lo que quería decir. No necesito decir que tampoco me ha servido de nada haber tenido un abuelo millonario o presidentes y nobles en la parentela, lo pasado es pisado.  Ah y no me olvido que trabajando con un primo de mucha plata terminé en la quiebra más espantosa de mi vida.

Pero no solo yo, también conozco muchos amigos que vienen de buena familia y no les ha servido de nada. Leía el otro día un reportaje a la hija de Fernando Irarrazabal, actual Marques de la Pica, probablemente el título más aristocrático de Chile y decía que "yo ni mi hermana sabemos mucho del título porque no tiene mucha utilidad hoy en día". Chile es -afortunadamente- un país de aspiracionales donde es el dinero en efectivo y no los títulos lo que manda.

Es muy común que las personas no sepan distinguir causas de efectos. Claro que los hijos y nietos de millonarios tienden a permanecer millonarios -durante cierto lapso la plata se cuida sola- pero de allí en adelante la cosa es mucho más difícil. También los ricos se juntan y se hacen amistades, pero eso no significa que se ayuden económicamente, por lo general es al contrario. Creo que solo un tonto puede pensar que se puede hacer fortuna gracias a las buenas conexiones sociales, las personas que tienen plata no tienen por que ser filántropos y las amistades más sólidas se quiebran cuando el dinero se mete entremedio.

Otra cosa muy distinta son las buenas conexiones profesionales. Cuando alguien adquiere buena reputación en algún campo no necesita salir a buscar amigos  o empleadores, porque estos se acercarán solos. Uno de los mayores problemas de la gente que tiene mucha plata es encontrar otros con talento y carácter para trabajar. Sucede que la gente profesionalmente buena en cualquier campo siempre es muy escasa y normalmente no tienen problemas en abrirse camino.

Así es que no se hagan ilusiones, no sirve tener amigos millonarios, ir a colegios exclusivos o inscribirse en el Country Club, van a botar la plata. Para hacerse millonario mucho mejor escuela es una fiscal llena de delincuentes en potencia donde la competencia es dura. Creo que si yo no fuera tan flojo y hubiese aplicado lo que aprendí en la Población Santiago hoy estaría forrado. Y no me vengan con esa de que "detrás de toda gran fortuna hay un gran crimen" porque es el otro mantra de los aspiracionales que no pudieron.

A otra cosa, muy breve. Estoy releyendo el libro IV de las Vidas Paralelas de Plutarco, parece que todos los griegos eran igual de aburridos para escribir, pero en medio de la palabrería árida aparecen perlitas muy buenas, como esta que se refiere a Arístides cuando escribe "Le designaron tesorero de las rentas públicas, y no solo descubrió que habían robado dinero los Arcontes de su tiempo, sino también los que le habían precedido, y más especialmente Temístocles.

Que era largo de manos, aunque sabio"

Notable, pasan los siglos y los siglos, pero algunas cosas siguen iguales, un poquito más adelante escribe: Porque el ostracismo no era pena de alguna mala acción, sino que por cierta delicadeza se le llamaba humillación y castigo del orgullo, y de un poder inaguantable, cuando en realidad no era más que un ligero consuelo de la envidia.

A todo esto de ese mismo libro saqué el párrafo en que se refiere a Tito Quincio Flaminino de esta forma: "Siendo por carácter muy amante de honores y codicioso de gloria, aspiraba a hacer por sí acciones generosas e ilustres, y se complacía más en hacer bien a los que a él acudían que en ganarse la voluntad de los poderosos, considerando a aquellos como objetos de su virtud y a estos como rivales de su fama". Lo coloqué en este mismo blog (columna derecha) y es como me veo yo mismo en el espejo. Bueno, ya sabemos que nadie se ve como realmente es, pero que importa.

21 Comments:

Blogger Pablo Torres said...

La verdad es que pensar que es fundamental para hacerse millonario "estar en el club de campo" pues es relativamente tonto, obviamente no. Por otro lado tampoco deberíamos desconocer que tener buenos contactos en el mundo laboral y de negocios no viene mal tener una buena vida social. De hecho suele ser una gran ayuda, pero solo si eres una persona que es hábil en las relaciones sociales de lo contrario es mejor trabajar como loco.
Y bueno, lo de los clase media que meten a sus hijos a colegios caros, pues es tonto pensar que eso los va a ayudar automáticamente, de nada sirve hacerlo si después tu hijo es un solitario.
Bueno para concluir, en mi opinión una red de contactos solida es algo que ayuda en ciertos puntos pero no es algo fundamental ni tampoco una llave al éxito.

4 de abril de 2013, 21:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Pablo, yo también creo que las relaciones son fundamentales para el trabajo y los negocios, pero las relaciones profesionales. Dudo mucho que las relaciones sociales tengan un efecto importante. Es cierto que hay tipos que tratan como locos de hacerse esa clase de relaciones, tal como decía la chica de la entrada anterior, buscando mezclarse en los mismos gimnasios, clubs, etc. y es muy posible que pueda hacer buenos amigos entre gente de plata. Pero de allí que vaya a sacar una ventaja económica me parece sumamente improbable, al menos por lo que yo he conocido.

En asuntos de $$ la gente -ricos y pobres- se mueven fundamentalmente por conveniencia propia, por eso ser amigo de un millonario es tan inútil como ser amigo de un detective ¿has tenido alguna vez un amigo detective? yo he tenido unos cuantos y te digo que traen muchos más problemas y molestias que ventajas. Con la gente de plata es parecido, si tienes un amigo con mucha plata lo más seguro es que pasará pidiéndote favores en lugar de hacerte favores ¡por algo tiene plata!

Otra cosa muy diferente es la reputación personal y profesional, que pueden ser muy poderosas. Y para eso no necesitas estudiar en ningún colegio caro ni inscribirse en ningún country club. Cuando alguien tiene buena reputación profesional y personal, los ricos solitos llegan a él, Hemingway escribió algo muy cierto sobre los ricos que "coleccionan" a talentosos, y lo experimentó de primera mano.

4 de abril de 2013, 23:06

 
Blogger Maximo said...

Los millonarios no son huevones (por algo son millonarios), y huelen a los arribistas a un kilómetro. La gente que quiere progresar “juntándose” con quien convenga, gasta sus energías en eso en lugar de labrarse su propio futuro. El que utiliza ese sistema, reconoce implícitamente que es un bueno para nada.
Y al que le resulta su cometido, se transforma por el resto de sus días en un chupador de cornetas (sorry Tomas, tenía que poner el nombre verdadero).

4 de abril de 2013, 23:27

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja a propósito de cornetas, algunos años después que salimos de la universidad a casi todos mis compañeros les empezó a ir bien económicamente: unos en buenos puestos, otros en sus propias empresas, pero otros pocos al final nunca remontamos. Resulta que desde el 2006 nos empezamos a juntar y en una de esas comentamos broma que cuando a alguno de nuestro grupo le empezaba a ir bien de inmediato adquiría un "Perkins" y un "Goma".

El "Perkins" era el amigo que le prendía los cigarros, le conseguía minas y amortiguaba los remordimientos sociales que tenemos todos los chilenos diciéndole que la plata no lo había cambiado para nada, era una especie de sirviente disfrazado de amigo, que andaba siempre a la bolsa por supuesto.

El "Goma" era el que hacía todo el trabajo sucio, aburrido, cansador. Cuando el jefe chocaba el goma se echaba la culpa, etc. en fin el típico espinita.

Y analizando a cada uno de los que les había ido bien efectivamente, todos tenían un Perkins y un Goma. Entonces se armó una discusión de cual de los dos era más peligroso. Llegamos rápidamente a acuerdo que el Goma es el peligroso, porque trabaja callado, abnegado, aperrado pero con el cuchillo afilado bien guardado para usarlo a la primera oportunidad que se le presente.

4 de abril de 2013, 23:37

 
Blogger Maximo said...

A eso me refiero, el hijo del papá y la mamá arribistas, terminó siendo el Goma o el Perkins. Tal ves los de tus amigos fueron adquiridos en el camino, pero hay muchos que los criaron de potrillos. El éxito no está en plata, está en hacer lo que a uno le da la gana, decir lo que uno opina sin mirarle la cara a nadie y quedar conforme (en la medida de lo posible) con ello. Así al menos lo veo yo.

5 de abril de 2013, 00:21

 
Blogger Nervio said...

los contactos y la plata son parecido... sirve tenerlos si solo si eres inteligente y los sabes cuidar, a la plata invertirla para que crezca, y a los contactos hacerlos ganar plata mientras tu ganas la tuya alineando intereses. si no, si malgastas la plata y abusas de los contactos... te quedas en 0

por algo la eugenia larrain termino vendiendo su lindo culito "llárrein", caro pero vendido al fin. Ella o sus padres dilapidaron plata y contactos y se arruinaron.

5 de abril de 2013, 00:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Máximo, yo creo más o menos lo mismo, "éxito" es un concepto mal entendido, especialmente por los que sienten que no lo han tenido, caso típico el que asocia éxito con ganar plata y no llega a ganarla, entonces en su fuero interno se siente un fracasado.

Yo también creo que el éxito es otra cosa, tal vez vivir bien, contento de uno mismo tal como es, que puede hacer lo que le da la gana la mayoría de las veces, en fin, los objetivos cambian con cada persona pero yo creo que tener éxito es conseguir lo que uno se puso como objetivo.

Además no es gran cosa tampoco, si uno fracasa en algo no se acaba el mundo, pero si cuando se siente un fracasado como le pasa a las personas con demasiadas ambiciones.

Ah Nervio, claro que sirven los contactos y la plata, en su correcta medida. No creo que valga la pena sacrificarse mucho por ninguno de los dos.

Y sobre las mujeres que "se venden" por sexo, en las clases de Behavior Economics decían que todas las mujeres lo hacen, según muchos estudios los hombres buscan principalmente ciertas características físicas en una mujer mientras las mujeres buscan solvencia económica en los hombres, es la norma.

La profesora que hizo una clase sobre relaciones heterosexuales y economía iba más allá al decir que las mujeres consideran el sexo como un recurso transable a cambio de otros recursos, principalmente monetarios, bienestar material, compromiso o seguridad. O sea no es casualidad que la profesión esa sea la más antigua del mundo, lo que nunca me he explicado es porque se hace tanto escarnio y verguenza de algo que es completamente natural: cambiar sexo por otros recursos. Es algo casi tan hipócrita como la discusión sobre el lucro en la educación.

5 de abril de 2013, 01:37

 
Blogger Ulschmidt said...

Lo social además del colegio exige ir al mismo club- Jugar al rugby o al polo con los tipos o al jockey o equtación con las chicas. Hay que invitarlos a casa y tener un palacete y tres autos. Para mezclarse con los ricos lo mejor es ya ser millonario.

5 de abril de 2013, 08:45

 
Anonymous lusho said...

Buen articulo. y claro que habrá muchas visiones al respecto, por ejemplo ahora en mi pega, supe que mi contraturno (un tipo normal, nada de brillante) es pariente de un gerentazo de codelco. Meses atras hubo muchos despidos y mi jefe me comentó que este tipo era "intocable".. jaj

5 de abril de 2013, 09:00

 
Blogger Rolando el furioso said...

Yo creo que eso es un comentario de algún resentido social. Como lo fui yo hace bastante tiempo atrás (en mi adolescencia y juventd temprana cuando estaba en el Liceo y después en la Universidad)y pensaba de la misma forma. En todo caso en el liceo en que estudié, tuve compañeros de ricos y de pobres, integrados en el liceo municipal más prestigiose de esa época en Temuco. No me sirvió de mucho en lo profersional, pero al menos tienes tema de conversación con gente conocida a través de facebook.

5 de abril de 2013, 09:17

 
Anonymous Anónimo said...

Yo creo, estimado Bradanoide, que, efectivamente, casarte con una mina Bien, estar en un colegio Bien y establecer contactos Bien para poder acceder a medios Bien es algo que te va a ayudar en el futuro en términos de acceso a oportunidades, pero que esto sea la panacea, tampoco lo creo.

Si me pides una medida definida, yo creo que quien se suma a esta cadenas de cosas Bien NO SE MUERE DE HAMBRE, pero no es a eso a lo que nos referimos.

Tu eres quien eres, y mostrarás la hilacha igual en términos de creatividad, productividad, anhelos, inteligencia(s, metas eficaces y demás cosas.

Yo creo que la teoría del Country Club está sobredimensionada ya que estar en un medio Bien y no poder mantenerte en ese medio Bien porque no haces las cosas bien es algo complicadísimo, que te lleva a angustias difíciles de sobrellevar desde el punto de vista de la autoestima, la autoprecepción y otros aspectos que se suman al billete.

No te morirás de hambre, pero ¿basta con eso?; yo creo que todos queremos ser algo más que peleles bien ubicados.

Hay otras cosas además de vivir Bien

Esto puede ser no más que una suma de obviedades. Tu dirás qué te parece esto que comento.

saludos.

J&1/2

5 de abril de 2013, 09:43

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ulschmidt, tu comentario me trae a la mamoria un amigo que -supuestamente- vive de sus contactos y relaciones y se gasta todo lo que gana en mantener el tren de vida de los ricos, no es una buena idea, tal como dices. Es bien comun entre la gente de ventas, publicidad, etc.

lusho, Juan y 1/2 con esos ejemplos me doy cuenta que la teoría del country club si funciona al menos en un campo, que es la política, donde las relaciones familiares efectivamente sirven. Por ejemplo Lagos Jr., Dávalos, etc. En esos casos el capital social si se puede traspasar con éxito porque en empresas como Codelco o en muchos cargos políticos puedes ser ineficiente a cero costo, nadie te pide cuentas al final del día. Claro que es un caso muy acotado. La política se rige por reglas muy distintas a todo lo demás.

Juan y 1/2 por cierto tu estudiaste en el McKay ¿no? en alguna parte lo leí, allí estudió mi papá también y es un colegio muy exclusivo así es que vengan esos millones ;)

Rolando, si, más que resentimiento es -yo creo- una racionalización de algunos para explicar por que no han podido cumplir sus objetivos. En provincias y ciudades chicas es tal como dices, el country club casi no existe porque no hay la segmentación natural que se produce en cudades grandes como Santiago. Todos vamos -ricos y pobres- a los mismos colegios y nos encontramos en las mismas partes. Tal como dices los que creen que eso es cierto por lo general, son los que han sido siempre segregados y les ha idio mal económicamente. Ah y también los que estudiaron en colegios de curas jesuitas, salesianos, etc. jaja



5 de abril de 2013, 11:05

 
Anonymous Anónimo said...

Para complementar lo que dices de "Segmentación en provincias", te dejo dos posteos míos, relacionados con esto:

http://smcarq.blogspot.com/2011/05/diccionario-de-estereotipos-chilenos.html

http://smcarq.blogspot.com/2011/06/diccionario-de-estereotipos-chilenos_05.html

http://smcarq.blogspot.com/2011/06/serie-diccionario-de-estereotipos.html

Atte:

J&1/2

5 de abril de 2013, 12:26

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jajaj muy buena! yo soy un "pije ficticio" casi perfecto, pero me falta ir al café, tomar café y leer el diario. Tendré que solucionarlo a la brevedad.

Oye y tienes que actualizar, sacando al agente de sucursal de banco de provincia, hoy -con los bancos retail- ganan menos que el tipo que les limpia el auto.

5 de abril de 2013, 12:49

 
Anonymous Renato Aguirre Bianchi said...

Tomas: Este asunto tiene muchos bemoles y como me gusta contar cuentos de lo aprendido en la vida, aquí va uno que podra hacer cambiar un poco tus ideas:

Mi padre era un quimico excepcional, muy alabado por sus pares. Igual me mandó al Internado Nacional Barros Arana para vivir las durezas de la vida espartana. Pues a la larga sus afanes políticos y torpes intentos empresariales nos dejaron muy mal y no por eso mi madre, una alta ejecutiva de la FIAT pero mal pagada por ser mujer, se separó y vivimos con lo justo y hasta a menudo en una pensiòn rasca de 2 piezas comiendo pantrucas desabridas casi todos los días y no tardé en buscar mil alternativas para pagarme solito mis estudios de Medicina y mis farritas de mujeriego irremediable. Por alguna razón, pese a mi irrenunciable independencia y rebeldìa ante lo estándard, yo era regaloneado y admirado por mis profes. Y más aún cuando prolongué mis estudios para especializarme. Pero igual, en lo social, me miraban para abajo por mi falta de alcurnia y fortuna familiar y así me iba a ser difícil llegar a ser "Respetable" cuando empezara mi vida laboral, ya no como apreciado aprendiz, en el elitista ámbito santiaguino de entonces (ppios de los '70). Pero no por eso me casé enamorado de una mujer hermosa, elegante, que bailaba español y tocaba el piano como una diosa (O sea, ella se casó con un socialmente rasca personaje, no se prostituyó) y cuyo padre, de escasa educación pero muy adinerado por ser el Rey del Tomate, nos hizo una fiesta de matrimonio en el Club de la Unión con la mismísima orquesta Huambalí y con cientos de personajes que yo no conocía pero que querían quedar bien. Y curiosamente los más elitistas maestros de gran fama y apellidos vinosos, asistieron. Sólo eso me abrió puertas que nunca esperé y pasé a ser una especie de ejemplo para los más jóvenes, independiente de la habilidad que pude o no pude haber tenido, pero seguí sintiéndome lo que siempre fuí, adquirì prestigio y poder y con eso pude hasta mantener costosamente a mi suegro cuando quedó en la inopia. Siendo ya parte de la elite quirúrgica, merecido o nó, luego me casé con otra hermosa mujer arrinconada en la pobreza y una vida de mierda y ya solito pude hacer de ella una Princesa feliz, cuando ya estaba establecido en Arica porque odiaba el ámbito medico santiaguino. El resto del cuento lo conoces más o menos, pero la idea es que no es la plata (que nunca amasé), sino el prestigio, no necesariamente adquirido por mi capacidad, lo que me permitió desarrolarme tal como yo lo soñaba y que no lo habría logrado si mi primera esposa hubiera sido la segunda. Mi primera Luna de Miel fue rasquísima, pero nadie lo supo y nunca acepté dinero de mi suegro, salvo el auto pituquísimo que puso a mi disposición para que yo dejara de usar a mi rasca motoneta de segunda mano.

No me enorgullece la manera a través de la cual obtuve lo que yo creía que merecía. Lo que quiero decir es que, al margen de las capacidades discutibles de un esforzado artesano de la Medicina, lo que vale en este mundo es que crean que detrás de tí hay personajes poderosos o, en este caso no, de alcurnia.

Maldita perversión conceptual, que a mí me llegó por mera suerte. ¿Se entiende?. Pues cierto que tengo prestigio, pero ¿Lo habría tenido sin que no sé porqué conquisté a esa espectacular mujer cuyas cualidades siempre me dejaron como un rey en los congresos y otros eventos académicos?. Pues tengo la seguridad de que la respuesta es negativa. Aunque nunca el dinero fue el motor y mucho menos, el asunto resultó al revés de lo que panteas, sólo por amor entre una diva fantástica y un medio arrotado pero esforzado pobretón....

5 de abril de 2013, 14:18

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

¡Que buena historia! pero al contrario de lo que espera, eso afirma más que cambiar mi opinión. Dejemos la modestia aparte porun minuto (que -mal que mal- es una forma muy sofisticada que a veces toma el orgullo) y veamos como yo interpreto su historia.

HEmingway escribió en "París era una fiesta" (un librito excelente de sus memorias cuando era pobre y desconocido) sobre como los ricos coleccionan a la gente talentosa, yasea por matrimonio, mecenazgo o como sea, suplen lo que a ellos les falta o lo consiguen para si o para sus hijos.

Hablemos francamente, Ud. no es un médico común y corriente y seguramente cuando nadie lo conocía unos pocos tuvieron esa visión del "valor futuro" entre ellos su primer suegro y primera esposa. Yo recuerdo una anécdota muy graciosa que me pasó a mi mismo hace mucchos años pero no la cuento ni muerto porque noquiero dormir en la calle el resto de mnis días. La cosa es que la gente con plata precisamente tiene ese ojo para el valos futuro porque están acostumbrados o han desarrollado la habilidad para comprar barato lo que intuyen que después se va a vender caro.

Y aunque algunas mujeres de plata todavía caen en manos de caza-fortunas (cada vez menos y cada vez con peores resultados para estos) la mayoría busca lo que necesitan, que no es la plata ni las relaciones para "ampliar su círculo social" sino el talento y el valor futuro.

Si hubiese sidfo un pelmazo, un caza fortunas buscando vivir del suegro (como se imagina la mayoría de los pobres que ocurre si se casan con una mujer con plata) y si hubiese sido chambón como cirujano, otro gallo habría cantado, estoy seguro.

Y la historia reafirma mi idea que la reputación profesional y personal vale mucho más que los "buenoscontactos" esos buenos contactos, en su caso y otros pocos son el efecto -y no la causa- de la buena reputación profesional y personal. Al menos así locreo yo.

5 de abril de 2013, 14:52

 
Anonymous Anónimo said...

Pensaba en la película "¿Conoces a Joe Black?", donde se abordan los últimos días de un hombre Afortunado, desde todos los puntos de vista posibles.

Su yerno, casado con la hija mayor era un pelele bien ubicado; el estado de desesperación que expresa magistralmente el actor que hace el papel del yerno está muy bien logrado cuando conversa con "La Muerte" (Joe Black) en las vísperas del cumpleaños del viejo (Anthony Hpkins). Está casi al borde del llanto, parado frente a su disminuidísima autoestima; un buen ejemplo, en relación a lo que hablé...

Atte:

J&1/2

5 de abril de 2013, 15:36

 
Blogger Ulschmidt said...

Hubo una epidemia de "alemanes" aquí hace como treinta años. Colonos empobrecidos de Entre Rios, una provincia al oriente de la nuestra. Gente que tras tres o cuatro generaciones de la Gran Migración cayeron en el minifundio. Mudaronse aquí, una cuenca lechera con mayoría de propiearios de orígen piamontes, se contrataron como tamberos medieros. Pusieron a trabajar a sus familias junto con ellos. Uno iba a los tambos y veía a beldades rubias, al estilo de Valeria Masa, bregando junto a sus padres y hermanos con las pezoneras y las mangueras y las vacas. No duraron mucho ahí: la juventud acomodada del lugar, hijos de los dueños de esos mismos tambos, no tardó en invitarlas a bailar y al fin proponerle casamiento. Los esforzados padres de estas chicas consiguieron tras años hacerse la casita en el pueblo pero sus hijas pasaron a ser las mujeres de la nueva generacion de patrones. la Belleza asciende, siempre. Será por eso que yo estoy generalmente tirado.

5 de abril de 2013, 15:55

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

J & 1/2 no hay peor futuro que casarse con una mina con plata al que no tiene ningún talento, es un destino muy, muy triste.

Ulschmidt, tenemos el mismo problema jaja, pero bueno, sin pinta tenemos que aguzar el ingenio y la simpatía, no nos queda otra. Lo que comentas sobre las alemanas bonitas es exactamente lo que decían en la charla de Sexual Economics in Heterosexual Relations: la mujer ofrece el físico y el hombre el billetón. Pero para consuelo de mujeres feas y hombres pobres "a nadie nos falta Dios" y muchas veces somos más felices que los privilegiados por la suerte, para eso están las compensaciones.

5 de abril de 2013, 16:11

 
Anonymous Anónimo said...

Buena historia del Dr. Recuerda un poco a aquello de "casarse bien" que era tan importante antes. La pelicula "Matchpoint" de woody allen refleja bien eso del roto inteligente q se casa con la hija fea del millonario. jaj.

5 de abril de 2013, 17:04

 
Anonymous Anónimo said...

Gearge W Bush, tonto como una puerta,
fue electo presidente gracias a ser el hijo de su papa.
Lagos weber lo mismo.
En cine ocurre algo parecido.

El hijo tonto de carlos Slim no tine qu etrabajar de 8 a 8 para sacar cuatro pesos. Le basta ser el hijo tonto de Carlos Slim.

5 de abril de 2013, 18:59

 

Publicar un comentario

<< Home