Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Incendios y temporales

domingo, 13 de abril de 2014


"Los grandes espectáculos del puerto son los incendios y los temporales.
No parece sino que los chilenos, actores en el drama real en que jugaban diariamente su existencia, no tenían necesidad de otra clase de representaciones en que interviniera la ficción".

Leo esto en los "Apuntes Porteños" (versión de lujo) que me regaló mi primo Leo -supongo que estarán todos mis primos bien por Viña, las malas noticias se saben rápido, si no hay noticias son buenas noticias- Creo que Lukas citaba a Joaquín Edwards Bello en su libro "Valparaíso, ciudad del viento" o "En el Viejo Almendral" como también se llamaba esa estupenda novela.

Valparaíso siempre ha sido ciudad de incendios y bomberos héroes, tiene todo para que ocurran incendios enormes: grandes vientos, miles de construcciones precarias, verdaderas favelas encaramadas en los cerros y vegetación abundante y seca como yesca en el verano, hacen un ambiente ideal para los incendios masivos. Esta vez fue el peor de todos.

La ciudad venía en una tremenda decadencia desde hace varios años, ha estádo muchas veces entre las regiones más pobres de Chile y bajo su capa pintoresca se ha ido llenando de lumpen, Detrás del pintorequismo, que abunda en la ciudad, el verdadero Valparaíso hoy es peligroso, rosquero y mal oliente.

En los incendios se pierden más que nada bienes materiales, mucha gente va a quedar en la calle pero son solo cosas, probablemente algunos están llorando hoy por el plasma sin darse cuenta de la suerte que tienen de estar vivos. Aun así debe ser horrible para los pocos que mueren quemados, quemado, ahogado o cayendo desde una altura son las tres formas en que no me gustaría morirme.

Un gran espectáculo para la prensa, la televisión pasa todo el día rellenando con "historias humanas" y la gente está con la nariz pegada en el televisor, al menos así está la Pilar y mi querida suegra, de verdad están disfrutando el espectáculo, aunque lo nieguen. Muchos se desesperan y muestran su sufrimiento por los damnificados, no es mi caso, yo muy rara vez siento compasión por el sufrimiento ajeno, creo que es algo bien tonto e inútil, basta con que sufran los afectados, la compasión solo multiplica el sufrimniento inutilmente.

Otros son peores porque aprovechan para indignarse, creo que ya hay un tipo de personalidad, una especie de fenotipo del indignado que ante cualquier cosa se indigna. Porque los ricos no regalan lo suficiente, porque las autoridades no actúan, porque en los grifos no había agua... la lista es interminable. Es una especie de personalidad que necesita la indignación para sentirse mejor que los demás, yo mismo caigo muchas veces en eso.

Los incendios y demás catástrofes naturales son -por lo general- impredecibles y muy difíciles de evitar. No hace muchos años enormes áreas urbanas de California, en los cerros de Hollywood y alrededores ardieron sin control, los americanos, mucho más prácticos que nosotros asumieron calladitos y se las arreglaron lo mejor posible. Si eso para en el país más rico del mundo, no tiene nada de raro que pase en una de las regiones más pobres de Chile, las condiciones naturales y hasta el clima son muy parecidos.

Una cosa buena que podría pasar es que las inmobiliarias aprovechen de comprar terrenos en las áreas arrasadas por el fuego. Creo que puede ser una gran oportunidad donde todos pueden ganar: muchos de los habitantes podrían vender y comprar en otro lado algo mejor que las pocilgas en que vivían, la ciudad se puede deshacer de muchas favelas y reemplazarlas por construcciones mejores y las inmobiliarias podrían hacer un buen negocio. Ya he leído a un par de idiotas indignados contra esa posibilidad.

Yo muchas veces he pensado en que un incendio masivo en el Cerro La Cruz de Arica, donde están las vistas más espectaculares de la ciudad, podría transformar esa área empobrecida y llena de casas de emergencia en un barrio residencial como es hoy La Lisera. La gente de allí se podría cambiar a lugares sin vista pero en casas mejores a las que tienen ahora. Hasta de lo malo pueden salir cosas buenas.

Muchos negocios no se hacen y mucha riqueza no se crea por la incapacidad de las personas de entender algunas cosas básicas de la economía. La vista es un activo valioso para efecto inmobiliario en un terreno, pero también es el entorno, esa es la diferencia entre Viña del Mar, la "ciudad jardín" y Valparaíso, comparten casi las mismas características físicas, pero el entorno es distinto.

En fin, los que se quedaron sin nada que den gracias que están vivos y ojalá sanos, van a sufrir un tiempo, pero ya se les va a pasar y les apuesto que hasta se van a olvidar de su querido plasma después de un tiempo. Nunca es malo volver a partir desde cero, a veces puede ser incluso para mejor. A mi me ha pasado muchas veces.

12 Comments:

Blogger Maximo said...

Yo Nací en Vina y viví allí y en Valparaiso, y esto de los incendios ha sucedido siempre; tal como las inundaciones provocadas por el colapso de las alcantarillas por causa de la basura proveniente de las quebradas que ahora se incendiaron. Esto no tiene solución porque si alguna autoridad intenta sacar a los "pobladores" de las barriadas donde viven se armaría "la de Dios".

Oye Tomas, tu aun no nos explicas como pudiste expropiarle sin compensación el arsenal de copete a tu "querida suegra".
Como es eso de "llegar y llevar" como en La Polar??.

14 de abril de 2014, 00:04

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hay mucha gente a la que tal vez le convendría vender y cambiarse para otro lado. En una de esas el incendio consigue una mejora de los barrios como el incendio de Roma. De lo malo siempre puede salir algo bueno.

Ah, mi "querida suegra" tenía fondeadas todas esas botellas hace años, tienen como un mal de Diógenes parece! cuando le dije que su pieza se iba a derrumbar cuando venga el terremoto y que hay que guardar copete, me dijo que tenía "unas botellitas" guardadas, al final tenía la media botillería, que ahora quedó en buenas manos.

14 de abril de 2014, 01:15

 
Blogger BLOBS alejandra said...

las quebradas son particulares/ el desahogo que tiene Valparaiso para evacuar las aguas lluvias (drenar)/ y son los basurales ,el patio de atras.
Ya se vivio en Valparaiso una emergencia sanitaria,la misma que llevo a usuarios a elegir quebradas para depositar mugre.
Hoy ya tenemos muy cerca el invierno / el fuego se llevo la poca capa vegetal...y vienen los aluviones....autoridades deben erradicar a esa gente.
@MAVLorenzini
(te adiciono a mi blog)
slds!

14 de abril de 2014, 09:45

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Hola Alejandra,

Hace años que no voy a Valparaíso, pero iba a Viña todos los meses cuando era chico en los años sesenta y a veces pasábamos a Valparaíso, me acuerdo que en esos años ya se estaba empezando a dar lo que tu dices, eso de usar el patio trasero como mini vertederos, en este caso las quebradas.

Parece que mucha gente que vive en los cerros toma esa mala costumbre, acá en Arica que es una ciudad relativamente limpia la gente del cerro La Cruz tira escombros y basuras, me llegan a mi y a los demás que vivimos en la ladera, en Valparaíso con la cantidad de gente me imagino que debe ser mucho peor.

Yo no soy muy amigo de la planificación urbana, pero en casos como Valparaíso creo que tienes razón, deberían aprovechar para mover a las personas que viven allí, se ponen en peligro ellos mismos y son un dolor de cabeza para toda la ciudad. Incendios e inundaciones van a tener siempre.

No había podido entrar a tu blog por el link pero me las arreglé igual para verlo, muy buenos los artículos de arquitectura y la media moto! Saluti ;)

14 de abril de 2014, 10:10

 
Blogger Pablo said...

Acá en Chiguayante están la "Coordinadora de los estafados por el Gobierno" o algo así se llaman, reclamando porque unos bloques de departamentos sociales en Chiguayante (Concepción) los demolieron después del terremoto por que quedaron en mal estado, y les están construyendo unos nuevos no en el mismo lugar, sino unas pocas cuadras al interior, no a la orilla del río. Alegan que los edificios no estaban tan mal como para demolerlos, que se podían arreglar y que el único objetivo es sacarlos a ellos de la orilla del río, para que las inmobiliarias puedan ocupar esos terreno más apetecidos y construir viviendas para clase media. Si fuese así (no tengo idea si los departamentos quedaron en tan mal estado), no le encuentro nada de malo: les van a regalar casas nuevas, mejor estándar, más nuevos, etc. y como no pagan ni uno, me parece lo más correcto que el "costo" de ese upgrade sea sacarlos a un lugar con vista menos favorecida. Pero como el aprovecharse es deporte nacional, entonces que me regalen por segunda vez una casa, de mejor calidad que la anterior, y más encima, con bonita vista.....habrase visto.....

14 de abril de 2014, 10:57

 
Blogger Jose Cornejo said...

en la foto leí una frase que me llamó la atención: "la solvencia de un banquero no es lo mismo que la solvencia de un poeta"

Uno de los factores del porqué no se puede avanzar en Valpo es esa designacion de "patrimonio de la (in)humanidad" puesto por los giles de la Unesco, coimeados por los zurdocarroñas de aquel entonces.

otro detalle que se me escapa es que los incendios de Rodelillo el año pasado y otros que se han registrado en Valpo en estos ultimos años, han tenido caracter de "intencional". ¿será este también "intencional"?

14 de abril de 2014, 11:10

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja que barsas. Creo que una de las peores políticas en todos estos años ha sido esa de regalar viviendas sociales "sin deuda", al final se crea una generación de mendigos profesionales, convencidos que "el gobierno los estafa" cuando les regala algo que no los deja satisfechos.

Además que es una bofetada para los que han pasado toda su vida ahorrando para comprarse una casa. Son malas políticas por varias razones pero la peor es esa mentalidad de parásitos exigentes que va creando en las personas.

En los años sesenta a nosotros se nos derrumbó la casa en un gran terremoto y nos mandaron a una chacra aplanada con máquinas donde instalaron mediaguas: la primera "Operación Sitio" de la Población Santiago. LKuego cuando COrvi construyó la casa había que pagar dividendos durante 30 años, a nadie se le ocurrió que eso era injusto y menos una "estafa", lo natural era pagar por las cosas

14 de abril de 2014, 11:13

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

José, el problema es que está repleto de poetas que quieren tener -por arte de magia- la solvencia de un banquero. Si no les interesara el billete no reclamarían nada.

Eso del "Patrimonio de la humanidad" fue un desastre para Valparaíso, al final solo se llenó de hipsters, arribistas culturales, "culturas" huachacas y etc. etc.

14 de abril de 2014, 11:16

 
Anonymous mark said...

...parece que en " esas botellas " esta el secreto de longevidad de la vieja.

14 de abril de 2014, 12:26

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja seguro! quien sabe cuantas oreas hubo que ya se zampó!

14 de abril de 2014, 13:02

 
Blogger Ulschmidt said...

Aquí es un ciclo que se ve particularmente con las inundaciones de los grandes ríos,

1) La Auotridad declara "no habitable" al valle de inundación, o la parte del valle que no está tras las defensas de la ciudad,
2) Eso se traduce en " la zona no-habitable" es barata y aceptable para los pobres. Y la habitan informalmente.
3) De a poco piden y se les deben dar servicios, como líneas de luz, etc...
4) Entonces llega el evento que se quería evitar al declararlo "no habitable". Una inundación de baja probabilidad, pero nunca cero.
5) Entonces hay que elaborar planes especiales para reubicar a la gente, o para ganarle el terreno en cuestión a la Naturaleza.

En suma, convendría incluir a las poblaciones pobres y marginales en la planificación urbana siempre, porque tarde o temprano estarás urbanizandole su hábitat, y saldrá mucho más caro.

14 de abril de 2014, 14:37

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Ulschmidt, pero el problema de los "avasallamientos" (en Chile se llaman "tomas") es complejísimo, es todo un sistema de realimentación positiva que crece hasta que explota. En Perú es un problema enorme y si no se frena en Chile podemos llegar a eso.

14 de abril de 2014, 17:22

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas