Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Adiós a la tele

sábado, 1 de noviembre de 2014


Tal vez sea solo idea mía, creo que los medios de comunicación masiva están perdiendo su influencia y ya no son ni la sombra de lo que pronosticó McLuhan en La Aldea Global. Parece que se nos cayó el profeta y la tendencia es que solo los más viejos se quedan con la tele prendida, incluso muchos la usan como una especie de instrumento hipnótico para quedarse dormidos o no tener que pensar.

El Tomás Jr. que cuando chico era un telemaniaco de esos con la nariz pegada en la pantalla no tiene tele hace años y hasta Los Simpsons los encuentra una basura añeja y pasada de moda. Yo recuerdo que a mediados de los 2000 le aposté unos chirlitos con toda el alma.que un día iba a encontrar ridículos a los Power Ranger, me aceptó la apuesta confiando que era imposible. Bueno, creo que es hora de cobrarle la apuesta. El que no sabe lo que es un chirlo puede ver algunos aquí, ¿lo ven? ¡todo está en Internet!

Para que hablar de diarios y revistas, no entiendo como pueden seguir funcionando ni como todavía queda gente que los compre. En algún momento la familia Edwards y Volpone eran los tipos más poderosos de Chile, la Radio Portales era de Raul Tarud financiado por la familia Hirmas, tal vez la más acaudalada de esos años. Cuando llega Allende al poder una de sus primeras medidas fue comprarse la Radio Portales y el diario Clarin, así de importantes eran los medios.

Yo recuerdo en los años sesenta y setenta la enorme influencia que tenían diarios como "El Clarin" o la revista "Ercilla", donde escribía su columna Pablo Neruda. Tengo aquí a la mano la revista "Paula" de marzo de 1972 con la columna "Los Impertinentes" de Isabel Allende y un jocoso reportaje de la misma a un joven que se decía doctor, ¡llamado Miguel Dencil!. Ah, que excelente era la revista Paula en esos años.

Hoy revistas y diarios van derecho a la extinción, tal como los telex y las máquinas de escribir. Me imagino que luego seguirá la televisión, la gente joven la ve cada vez menos y ni siquiera es un asunto de cultura, hasta los flaites jóvenes prefieren Internet a la tele.

Antes los programas de política ponían en vilo al país y definían elecciones, "A Esta Hora se Improvisa" o "La Entrevista Impertinente"eran imperdibles para todo chileno educado, los periodistas políticos eran respetados gurus de sus respectivos sectores: Hernandez Parker, Celedón, Lira Massi. La televisión era fuente de gran poder político y durante Allende las batallas entre los canales 7 y 9 del gobierno y el 13 de la Universidad Católica fueron a muerte.

Hoy esos programas son una especie de charada, nadie que yo conozca los toma en serio y los periodistas solo sirven para motivo de risa o de furia, dan un espectáculo patético.

Hoy todo está en Internet, muchas cosas que "profetizó" McLuhan y en esos años parecían muy claras no se cumplieron, sin embargo están ocurriendo hoy en la web. Lo audiovisual fue flor de un día, eso de la potencia de las imágenes duró muy poco y terminó anestesiando a la gente ¿se han fijado en los noticieros como repiten una y otra vez tres o cuatro segmentos de unos pocos segundos mientras el "conductor" rellena con interminable palabrería hueca tratando de mostrar "el lado humano" de la nota? .

Creo que la tele ya perdió su efecto y solo quedan pegados los viejitos. Nosotros los muchachos jóvenes, los briosos verdes pinos, volvimos al texto. Los niños están volviendo a leer y redactar, la tele quedó relegada para los estúpidos y en eso están de acuerdo incluso los que todavía ven televisión. Como diría Gonzalo Cáceres, la cultura de la imagen en movimiento ya está "out" y el texto volvió a estar "in". Se la farrearon y no se necesitó ninguna estúpida campaña de concientización, simplemente la gente ya está aburrida de verla.

5 Comments:

Blogger Ulschmidt said...

Ah, pero, y "el medio es el mensaje" ?' Esa frase criptica que nos persiguió tantos años. Tengo que leer a Macluhan antes de que sea anacrónico - o precisamente por eso...

1 de noviembre de 2014, 13:49

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah "el medio es el mensaje", "la imagen crea realidad", puros clichés. El primero era famoso porque sabía que diablos significaba, lo que daba a entender que el que lo decía era muy inteligente jaja. Creo que lo tengo en PDF, lo voy a buscar

1 de noviembre de 2014, 14:15

 
Blogger Frx said...

Yo ya desde hace unos años que no veo tele y me carga de hecho, tanto que en mi pieza tengo un LED que está malo y cuando lo uso (una vez cada 3000 años XD), es para conectar el PC y ver series. Prefiero 100 veces internet y es cierto lo de la tele, acá la usan más para dormir.

1 de noviembre de 2014, 16:10

 
Anonymous Julian said...

La influencia de la televisión se fue erosionando lentamente, primero con la llegada del cable, y después con la internet. Hace poco vi por primera vez la película Desde el Jardín con Peter Sellers, y una de las cosas que más llama la atención es como presenta a la televisión: un medio capaz incluso de definir lo que es real y lo que no. Hoy en día resulta difícil creer que alguna vez fue así.

1 de noviembre de 2014, 23:05

 
Anonymous Anónimo said...

Yo no veo TV desde por lo menos el año 2002...

No es que nunca haya visto nada en la tele desde entonces, sino que aproximadamente desde ahí dejé de "ver TV", es decir, de, por ejemplo, encenderla para ver qué estaban dando. Ni siquiera veo los noticiarios, y para qué hablar de buenas películas, series o documentales, todos los cuales se pueden encontrar fácilmente en internet.

Puede que haya visto uno que otro programa bueno alguna vez, pero de eso hace ya mucho... en definitiva, desde hace más de 12 años que veo esporádicamente lo que me interesa -casi nunca-, pero no me "dejo llevar" por la programación, que además es cada vez peor.

Como bien dices, es el resultado predecible, en términos de demanda, de un pésimo producto cuya calidad, además, no ha hecho sino empeorar cada vez más. Eso puede dar resultado en el corto plazo, pero en el largo... ya vemos.

Saludos,
El biministro.

2 de noviembre de 2014, 21:05

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas