Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

La mentira de los consensos

domingo, 2 de noviembre de 2014

Existen dos formas opuestas de ver la política:
a) como un mecanismo que busca consensos y coopera para lograr intereses comunes
b) como lucha por imponer nuestros intereses particulares sobre los intereses de los demás.

El enfoque de cooperación es muy bonito pero irrelevante, porque los intereses son casi siempre contrapuestos con los de los demás. Bueno, casi todos, podríamos decir que existen intereses universales de los que nadie duda, como la supervivencia de la raza humana o cosas por el estilo, pero son tan generales y difíciles de traducir en decisiones concretas que no sirven para ninguna acción política.

Ya sabemos que la política es fundamentalmente retórica y esta idea de cooperar en pos de intereses comunes es una potente herramienta de discurso, para que algunos consigan imponer sus propios interses sobre los demás. Esto se hace creando "falsos consensos" (la frase es de Francisco Salinas) que esconden los intereses particulares como si fuesen universales, Se trata de instalar ideas sobre ciertas verdades indiscutibles que nadie -a menos que sea una especie de monstruo- puede poner en duda.

Los consensos se imponen en la calle, con violencia y al que no se dobla ante ellos se le aplica la funa, el escarche, ese método que usaban los nazis antes de llegar al poder para acosar a los judíos. Las funas son los mecanismos más cobardes, fascistas y despreciables que existen, alguien que se moriría de miedo enfrentando a otro cara a cara, lo hace y se pone violento como hiena desde dentro de un grupo, el escarche es el método de las hienas y las ratas.

Los falsos concensos son muy hipócritas, los grupos de interés trabajan usando esa idea que su postura y sus intereses no son de ellos sino por el bien de todos. Así es como opera el lobby gay, indigenista o ecológico por ejemplo, que pasan años haciendo pasar sus propios intereses como si fuesen los intereses de todos. Creo que no hay engaño más sucio que ese, en el que los ignorantes o flojos de pensamiento caen como moscas.

Voy a dar solo dos ejemplos de estos falsos consensos, se basan en mentiras tan evidentes que solo se explican por la poca capacidad de las personas y su tendencia a creer por fe fanática, ignorando todo el conocimiento y la experiencia que podemos comprobar pensando las cosas solo por un ratito.

El primer ejemplo es local, en  Arica existe un movimiento de oposición a "la termoeléctrica" como llaman al proyecto de instalación de una planta de generadores en el cerro Chuño. Los argumentos técnicos se ignoran y se apela al más estúpido y básico sentimentalismo de las personas.

Se dice que los cuatro motores de combustión interna van a "envenenar" el aire de la ciudad, ignorando el hecho que estarán a gran altura, que las emisiones que pudiesen llegar son ínfimas comparadas con la emisión de unos cuantos vehículos mal carburados, que en la ciudad andan por miles y contra los cuales nadie reclama. Se ignora además que existe una planta similar pero mucho más antigua, con motores de los años cincuenta operando en pleno centro y a ras de la ciudad, que nunca ha sido cuestionada porque jamás se ha sospechado que le pueda causar enfermedades a alguien.

Obviamente detrás de este moviimiento existe un enorme interés económico escondido para obtener subsidios del gobierno en las extremadamente ineficientes generadoras solares de potencia, que han sido un fracaso en todo el mundo menos para los que las arman, que se han forrado con los subsidios. Estos ratas, se aliaron con otras que están en la política y buscan el voto fácil de las "causas célebres", la multitud de masa comprable e influenciable que busca "causas justas" para reforzar su pobre autoestima sin tener que esforzarse mucho en pensar.

El otro ejemplo es nacional y se llama "reforma a la educación" que fue impulsada por los profesores municipalizados y universitarios que se aterrorizan al ver que la educación privada es preferida por todos. Hoy prácticamente nadie quiere educarse en una institución pública si tiene otra alternativa lo que amenaza la -hasta hoy- regalada vida de los profesores-empleados públicos, mediocres y estúpidos en gran proporción.

Los fundamentos técnicos de la reforma son un chiste, van contra la experiencia y el conocimiento actuales. Dicen que mezclando alumnos malos con buenos se producirá el "efecto pares" y todos serán buenos ¿no han pensado estos imbéciles que hay muchos jóvenes que simplemente no les gusta estudiar y no les va a gustar nunca, porque no es lo suyo? ¿nunca les enseñaron que una manzana podrida puede corromper a todo el cajón, esas son cosas que se conocen hace siglos y están allí pese a cualquier estudio mula que se les ocurra inventar..

Dicen que "el lucro" baja la calidad de la educación citando comparacones sesgadas, irrelevantes, más arregladas que mesa de cumpleaños y cerrando los ojos ante la experiencia que los colegios de mayor lucro o retorno a la inversión son los más apetecidos (y eso es al fin la calidad: satisfacción de las expectativas del usuario). Alegan contra las pruebas de ingreso ¿que vendrá después? ¿la abolición de todas las pruebas? porque las razones contra las pruebas de ingreso se aplican a cualquier clase de evaluación.

En estos falsos consensos siempre aparecen tres grupos muy fáciles de identificar:

a) El grupo de interés que se verá directamente beneficiado con el consenso, que puede ser los dueños de plantas solares que buscan forrarse con subsidios o profesores que -siendo empleados fiscales- pueden vivir seguros e inamovibles gracaias a las huelgas y presión de sindicatos, sin ser evaluados por nadie, hasta el más mediocre tiene su futuro asegurado al entrar a la planta fiscal

b) Los políticos que andan a la caza de financiamiento y el voto fácil. Son corruptos que saben que su apoyo al grupo a) les permitirá financiar sus costosas campañas y organizar "grupos de choque" para hacer presión desde las calles. Estos también buscan el beneficio personal.

c) Los corderos que salen a reclamar a la calle, furiosos. Generalmente son gente con ciertas carencias psicológicas bien típicas, igual como los barrabrava:  poca autoestima, buenos para nada que buscan ser importantes o simplemente descargar su resentimiento. De este grupo salen a veces unos pocos avivatos que, actuando como dirigentes pasan al escalón de los políticos y con suerte a los grupos de industriales que después se forran.

En nuestro Chile altamente aspiracional, este mecanismo dirigente-político-empresario es una de las vías más rápidas de movilidad social, En pocos años un pobre diablo bueno para nada puede pasar a ser rico. No se necesita inteligencia ni nada parecido, basta con la falta de escrupulos y tener cara de palo, para que voy a dar ejemplos.

1 Comments:

Blogger Frx said...

Esta entrada es de las que me gustan y sobre lo de mezclar alumnos, recuerdo que en uno de los 4 que estuve (particular por cierto), la gran mayoría eran flaites y desordenados, mientras que 2 éramos ñoños y unos 3 o 4 éramos los eficientes del curso. A mí nunca se me pegó lo wachiturro ni a ellos el sentido del deber, salvo cuando podía rejoderlos de verdad. Para qué le digo que todos eran tirados a zurdos, comunistas y anarquistas, aunque más bien parecían salvajes. Al final la gente que valía la pena que conocí en ese colegio (sin contar a los profes a quienes tengo alta estima por cierto) terminaba volviéndose loca en ese ambiente tan carente de disciplina, incluso yo estuve a punto de quedar chiflado.

2 de noviembre de 2014, 19:24

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas