Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás

Armonía universal

sábado, 13 de diciembre de 2014




Imaginen un idioma que todo el mundo puede entender desde su nacimiento, un idioma que no importa la raza o cultura en cualquier parte del mundo se entiende de manera similar. Mucho antes de aprender a hablar los niños entienden el lenguaje musical, se sienten bien y se quedan dormidos cuando la mamá les canta o se ponen a llorar cuando escuchan un sonido desagradable o sin armonía.

En Japon les gusta el tango y hay excelentes orquestas de música tropical, pese a que, por el resto de su cultura, poco y nada tienen que ver con el trópico. Nosotros los latinos podemos apreciar baladas de culturas tan extrañas como Auld Lang Syne, pese a que tenemos poco o nada de escoceses y nos emociona aunque no entendamos una palabra de su linda letra.

La música es un lenguaje que sirve para transmitir ideas como cualquier otro idioma. Ideas musicales en este caso que traspasan muchas barreras culturales y de tiempo. Aunque no hayamos escuchado nunca antes el coro de la Novena Sinfonía, aunque no tengamos idea de alemán ni quien diablos fue Beethoven nos sentimos igual exaltados escuchando:

Freude,schoner Gotterfunken,
Tochter aus Elysium,
wir betreten feuertrunken,
Himmlische,dein Heiligtum.
 
¿Necesitamos entender la letra? ¡para nada!  aunque si la entendemos el placer de escuchar se dobla.

Esa es una de las cosas más extrañas de la música: por qué algunas combinaciones de sonido nos suenan bien y otras nos suenan mal instintivamente, por qué una melodía es pegajosa, por qué una progresión de acordes "no cierran". Nos maravillamos de muchas cosas, pero la música la vemos como algo normal y corriente, siendo que es de lo más extraordinario.

Creo que en lugar de perder decenas de años estudiando un montón de cosas perfectamente inútiles, estúpidas y aburridas debieron enseñarme música. Porque esa es la otra parte asombrosa de este lenguaje tan raro: todo el mundolopuede leer (o apreciar) pero muy pocos lo pueden escribir (ejecutar) porque es bien difícil. Para ejecutar música a buen nivel se necesitan muchos conocimientos, junto con habilidades motrices, ritmo, coordinación muy fina y un montón de otras cosas que tienen muy pocas personas en el mundo.

Pero igual, aunque seamos torpes igual podemos hacerle empeño. No hay alegría más grande que aporrear un teclado y descubrir un acorde o una secuencia que suena bonito, mientras torturamos a la familia y vecinos con la maldita bulla.

7 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Que bien! Verdaderamente, pienso que si la música fuera parte de las rutinas cotidianas del ser humano -no solo escucharla- sino que escribirla, leerla e interpretarla, seriamos mucho mas desarrollados como Humanidad, como civilizaciones. Cariñosos saludos desde un invernal Sabado, querido Tomás!
Lilian

13 de diciembre de 2014, 11:34

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Lilian,a mi me habría encantado tener clases de música aunque no aprendiera a tocar nada. Con apreciación musical me conformo, me habría servido mucho más que las soporíferas/tendenciosas clases de ciencias sociales en las que perdí tantos años.

P.D. Aquí el clima está estupendo ¡empezó el verano! muévanse a Miami mejor ;D

13 de diciembre de 2014, 12:05

 
Blogger Frx said...

Yo de chico tuve tendencia al rock y al metal, pero por cuestiones de la vida, esos fueron mis gustos predilectos hasta los 14, pues hasta antes de ello, me gustaba mucho Depeche Mode e incluso hoy tengo varias canciones de ellos y me gustaba porque sonaban bien y porque no eran como los grupos del mismo género. Recién este año indagué más sobre la banda y sus letras, pero siempre me he guiado más por el sonido.

13 de diciembre de 2014, 13:03

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Uno de los misterios más grandes es por que nos gustan ciertas combinaciones de sonidos y otras no y más que eso,por que hay algunas que les gustan a mucha gente de muy distinta cultura.

13 de diciembre de 2014, 15:19

 
Blogger Frx said...

Sí, es algo bastante curioso, me pregunto a qué se deberá.

13 de diciembre de 2014, 15:57

 
Anonymous Anónimo said...

Al parecer las notas musicales las traemos preprogramadas en nuestro cerebro. Mira https://www.youtube.com/watch?v=fsO53ydK-yA

13 de diciembre de 2014, 18:14

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah claro, la escala pentatónica. Ese es otro de los ejemplos de los sonidos que consideramos "naturales" que no suenan bien por instinto.

13 de diciembre de 2014, 23:21

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas