Tomas Bradanovic

Fortuna Favet Fortibus. Filosofía barata, historias, historietas, mecánica, moralejas, chamullos, relatos absurdos, la vida de un vago, cosas de Arica, literatura, música, pornografía, política, física, cocina regional, minas, copete y cosas por el estilo. The awesome, absurd and often bored adventures of our Man of Mistery in Arica, from the trenches, in the Northern Front. Sacar a mil, sacar a mil. Streams of brilliance often springs from boredom. Atendido por su propio dueño, dentre nomás



"El corazón de la reforma"
El proyecto de reforma educacional aprobado en Chile, lo que consagra en el fondo es la obligación de mezclarse. Pero no es una mezcla universal, un ingenioso tweet de un amigo describe de manera perfecta lo que hay detrás de esa idea, miren:

Diccionario de chilenismos
Inclusión Escolar: Situación en que los de arriba obligan a los del medio a mezclarse con los de abajo.

Porque lo que se obliga al final es que los hijos de la clase media se mezclen con los hijos de la clase baja, de esta manera los políticos -que tienen todos a sus hijos en colegios particulares pagados- quedan libres de sufrir tamaña humillación. ¿A quien y como se les ocurrió tamaña estupidez? Esto no era parte de las "demandas estudiantiles" que generaron tantas protestas en los gobiernos anteriores, sino que es una idea de los pimpollos que estudiaron con Beca Pinochet o sus sucesores, los becarios Conicyt para hijos de apitutados. Esos doctores express son los que se sienten la elite intelectual de este gobierno.

Como siempre el chileno copión
¿De donde sacaron esta tontera? Obviamente no es una idea chilena, paradojicamente es importada de los Estados Unidos de América. Todo partió con las leyes contra la segregación racial que hasta los años 50 prohibían el ingreso de alumnos negros en muchas escuelas del Sur de USA, o los hacían sentarse en filas separadas entre otras medidas que buscaban mantener aparte a blancos y negros. El fallo Brown vs. Board declaró ilegales estas medidas dando gran impulso al movimiento de los negros por libertades civiles.

Se produjo una escalada de leyes para combatir la segregación que incluía -entre otras- la obligación de mezclarse en las escuelas públicas, los niños debían viajar largas distancias desde sus barrios blancos a barrios negros si querían ir a una escuela pública. La teoría decía que la mezcla produciría el llamado "efecto pares" donde los flojos y malos para el estudio de los barrios pobres se contagiarían con los supuestamente empeñosos e inteligentes de los barrios ricos. Eso obviamente jamás ocurrió y después de sesenta años, aunque eliminaron las prohibiciones y la segregación formal, la segregación real es la misma o más que antes.

Discriminar es bueno
Porque discriminar es parte fundamental de la inteligencia ( el origen inteligere significa discriminar, separando lo bueno de lo malo), la discriminación debe existir y existe a pesar de todas las leyes y discursos porque así funcionamos todos, prefiriendo lo bueno y evitando lo malo.

Probablemente es cierto que los buenos resultados se deben muchas veces a la suerte -yo nunca he creído demasiado en la meritocracia- pero pretender "emparejar la cancha" con leyes profundiza los problemas. Se ha mostrado hasta el cansancio que todos los experimentos de justicia social terminan con una situación peor que cuando empezaron.

La ideología de la "no discriminación" es artificial, insustentable porque lo primero que hacemos siempre frente a otros es discriminar a quienes preferimos y a quienes no, no existe ley en el mundo que pueda evitar esto y cuando se trata de cambiar se llega a los mamarrachos como el de la famosa reforma que nadie la quiere, excepto los encaprichados doctorcitos ansiosos de pagar con propaganda la beca Conicyt y el puesto de trabajo en la universidad. No es otra cosa que un capricho de estos coimeros intelectuales, que va a costar carísimo al propio gobierno,

La reforma chapucera se agrega a la larga lista de fracasos que partió en los noventas con la Reforma Procesal Penal y las demás que ya conocemos. Cada uno de los cambios estructurales que han tratado de hacer los políticos -de izquierda y derecha- han resultado un fracaso, todos. Y un daño permanente para el país, porque han sido diseñados por estos grupos de fabricantes de mentiras que andan en todos los ámbitos: justicia, transporte, educación, salud. Para que hablar de los impuestos y el fiasco de la "reforma tributaria". Eso daría para un libro.

A propósito de reformas, estoy empezando un nuevo curso de Novo Ed que se llama Making Government Work in Hard Places de la profesora Jennifer Widner de la Universidad de Princeton, acabo de ver las clases de la primera semana y no quedé muy enganchado, pero en fin, vamos a ver como se desarrolla la cosa. El tema parece interesante.

26 Comments:

Blogger EDO said...

Yo quiero ver cuando al IN se le acaben la chorrera de puntajes nacionales que sacan todos los años...alli los ilusos se daran cuenta que la inclusion es otro pico en el ojo de los socialistas. Pero mejor aun quiero ver los efectos este año de la reforma tributaria y laboral que ojala dejen a todo el pais cesante y todos nos acordemos de Arenas y cia.

25 de enero de 2015, 23:19

 
Blogger Nervio said...

mira, si querian obligar a mezclarse.... la forma eficiente y poco aparatosa era mirar a alemania y hacer una versión capada... que a la universidad se filtre en primera instancia por ranking. Si solo tiene derecho a dar la psu el alumno del 25% superior ponderado de la enseñanza media... no te sirve juntar a todos los mejores en un colegio, tampoco a todos los ricos. la estrategia ganadora es meter a tu crio en el mejor colegio en la basica y despues en un colegio penca en la media, donde brille.

Pero eso

1.- les tocaba a sus crios
2.- no era tan efectista como atacar a los sostenedores.

25 de enero de 2015, 23:31

 
Anonymous JMS said...

Una consulta: ¿tu crees que la segregación actual es por capacidad o inteligencia de los alumnos?

Porque hasta donde se ha podido recopilar datos, salvo en los llamados colegios "emblemáticos", la segregación es por dinero (de los padres) y no por inteligencia o capacidad.

Dicho de otra forma, en la actualidad se debiera dar (o no) el "efecto pares" entre los alumnos más brillantes y los flojos.

Por eso el tweet es bueno, porque lo que estaría obligando esta reforma, no es a evitar la discriminación por capacidad en los colegios municipales y los subvencionados, sino a evitar la discriminación económica producto del copago (lo que incluye una supuesta alta segmentación dentro de la clase media). Aunque si se mantiene la del colegio particular pagado.

Creo que es un error grande, el asumir que los niños de los barrios "ricos", son más inteligentes -per se- que los niños de los barrios más pobres.

Salute!

25 de enero de 2015, 23:33

 
Blogger Frx said...

Es increíble como mucha gente cree que juntar a los unos con los otros va a mejorar las cosas o que creará gente más capaz. Si bien algunos aprueban esta clase de medida para evitar lo que llaman discriminación por clase social, lo cual igual es comprensible, hay otros que de verdad creen que mezclando capaces con tipos que no están ni ahí con el estudio van a lograr que todos sean alumnos eficientes, lo cual es una verdadera ingenuidad (por no decir otra cosa), porque perfectamente puede pasar lo inverso y porque al final todo va más por interés. El que de verdad quiere salir del hoyo lo va a intentar cueste lo que cueste y el que no, simplemente no se le puede obligar. Lo que sí podrían hacer, es darle la oportunidad a un alumno con interés de progresar y que no puede por cuestiones económicas con algo parecido a la meritocracia, pero mezclar a todos creyendo ciegamente que saldrá algo bueno cuando no hay garantías de eso sino más por el contrario, ni modo.

25 de enero de 2015, 23:46

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Edo, los efectos son tan claros como era claro que la reforma tributria iba a recaudar menos y no más plata, solo que los idiotas son incapaces de ver algo super simple, atacaron el problema equivocado.

Nervio, el sistema alemás es imposible porque obliga a competir y en Chile odiamos la competencia, todos queremos entrar por la ventana, obtener un carton sin estudiar nada, que luego nos contraten y nos paguen como píncipes, etc. Esa es nuestra indiosingracia.

Monseñor JMS, hay varias cosas en lo que comentas

1.-Empezando por el final, este no es un asunto de inteligencia, ni de cerca, en el sistema educativo actual en Chile en todos sus niveles se avanza en base a muchas otras cosas menos con inteligencia, bueno, tal vez con ese sucedaneo que conocemos como pillería o viveza criolla

2.-Los "estudios" que muestran esa relación causa efecto entre dinero y rendimiento escolar valen callampa, yo lo digo porque entiendo más o menos de cocina estadísstica y cuando uno lee con un poquito de cuidado la mayoría de estos son UN ASCO, o los que los hicieron son ignorantes (se da mucho en el uso de estadísticas por gente de ciencias sociales) o sinverguenzas que fabrican las conclusiones a su pinta. Obviamente ninguno siquiera menciona qe correlaciónes no implican causalidad, menos el montón de bias que meten por fallas metodológicas al escoger muestras (cherry picking).

3.-Si esa relación causa-efecto es un argumento político, lo del "efecto pares" es mucho peor, porque no hay un solo estudio decente que lo sostenga, es pura ideología disfrazada con matemática chanta

4.-La "reforma" tiene un pecado capital y es que nadie, nadie la va a querer ni le va a convenir. Todos saldrán perjudicados tal como con la reforma tributaria porque se armó en base a un diagnóstico político. En el mejor de los casos va a ser perfectamente inútil, es lo que espero, en el peor puede perjudicar a generaciones.

Porque no se toca el verdadero problema que son los contenidos y estructura de la enseñanza además de la mala calidad de los profesores. Cualquier cosa que hagan sin tocar esto será -en el mejor caso- un costoso derroche.

Además esta reforma va a tener resultados políticos pésimos (cosa que me alegra mucho), la gente va a estar furiosa en sos o tres años, cuando se den cuenta del engaño.

26 de enero de 2015, 00:02

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

FRX es la estupidez típica de la mentalidad de izquierda, ellos jamás han creído en el esfuerzo, están convencidos que los pobres están condenados y los ricos bendecidos desde el nacimiento. Esa es la idea más imbecil que puede existir y nace de que se saben incapaces y por lo moismo son envidiosos, creen que el talento se les va a pegar por osmosis.

26 de enero de 2015, 00:05

 
Blogger Frx said...

Exacto, hasta yo mismo he comentado en algunas entradas anteriores mis vivencias escolares sobre eso. Todavía me acuerdo de una vez que me sentaron al lado de un desordenado para que así él se volviese ordenado. Al final él se iba a echar tallas con los suyos mientras yo estudiaba, pero nunca se volvió como yo y afortunadamente yo tampoco me volví como él.

26 de enero de 2015, 00:14

 
Anonymous Wilson said...

Como dice un cuento rabinico, toda respuesta a un problema mal planteado es equivocada.
Mientras el sindicato de profesores pueda proteger a los patanes, falleros, drogos y curados que se dedican a leer el diario o watsapear en clases, todo sera para peor.
Como experimento sera interesante ver que pasa en los colegios mas o menos eficaces, por ejemplo los emblematicos, al recibir alumnos sorteados; se podra evaluar el efecto del colectivo de profes y su cultura de logro. AL menos en algunos subvencionados se ve en valor agregado pro el colegio, por ej. en las escuelas Matte y otras de congregaciones

26 de enero de 2015, 08:56

 
Blogger Christian Pomar Rodríguez said...

Yo estudié en el Instituto Nacional por lo que quisiera compartir algunas cosas al respecto.
Cuando entré al colegio, este se ufanaba de que era el mejor colegio de Chile, tanto por los resultados académicos que obtenían sus alumnos, como por el hecho de que era un "Chile chico", es decir, en sus aulas habían representantes de todos los estratos sociales, religiosos e ideológicos del país.
Habiendo transcurrido ya diez años desde que salí del colegio, les puedo dar algunas conclusiones sobre lo esbozado arriba:
1.- Efectivamente los buenos resultados del Nacional se dan en gran medida por su "materia prima", sin perjuicio que el nivel de exigencia es alto y en mi tiempo habían muy buenos profes. (De los que te hacen pensar y no repiten materia como loros. -mención honrosa para don Rafael Terreros y Patricio Almendra-)
Esto no significa que haya que eliminar la selección, pues yo veía como mis compañeros de curso cuyos padres no tenían ni uno, se esforzaron por entrar al Instituto y luego sacar su educación superior, y hoy, en su gran mayoría, son personas a las que les va bastante bien profesionalmente.
Lo rescatable de lo anterior, es que sus amigos de barrio, que no quedaron en el nacional, ya sea por que no les dio o no lo lo intentaron, cambiaron su perspectiva de la vida al ver como uno de sus "pares" se diferenció y salió adelante. Ya no creen en el chamullo de que la cuna determina lo que eres ad eternum (Moralina Calvinista) a lo más va a costar más, pero como el mismo lema de mi colegio reza "labor omnia vincit" ("El trabajo todo lo vence" -sorry Tomás por decir esa terrible palabra-)

2.- Es verdad que en el colegio vemos a personas de "todos los colores", pero aun así siempre se discriminaba.
Aunque me llevaba muy bien con todo mi curso, mis amigos, que hasta el día de hoy son los mejores que tengo, los elegí en base a que compartíamos cosas afines, o sea, "separé lo bueno de lo malo" desde mi punto de vista.

26 de enero de 2015, 10:32

 
Anonymous Anónimo said...

Son todos unos facistas!!..jaja (es que me entretuve con algunos videos de Maduro el fds).
Está tan remendada esta reforma, el ministro Eyzaguirre tan perdido, los principios tan

contradictorios, la mejor que se vaya todo a la cresta rápido.

Con el liderazgo de quién en la sala las buenas costumbres se les pegarán a los menos aplicados?
Qué les pasa a los mateitos en los cursos? Lo único bueno que van a conseguir la mayoría de los "upgradeados" a la fuerza serán los sanguches de sus compañeros.

ivanr

26 de enero de 2015, 10:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Frx, lo que pasa es que no a todos les gusta estudiar (en verdad a muy pocos les gusta) y como dice la sabiduría popular "puedes llevar el caballo al río, pero no puedes obligarlo a tomar agua".

Hey Wilson yo estudié en una escuela Matte (Rafael Sanhueza Lizardi) y aprendí a leer con el silabario "Ojo" jaja que viejo soy. Hay una cosa importante que es la "mistica" que puede imprimir el colegio a los alumnos, pero esa mística es principalmente de los alumnos y profesores, tiene poco o nada que ver con la administración del colegio.

Christian, e sprimer comentario de un ex IN que tenemos por acá. El "Prostituto Nacional" (como le decíamos los del Valentín a nuestro enemigo hereditario en los años 60) es un caso muy especial y difícilmente replicable.

Entre sus varias características era que allí estudiaban tradicionalmente TODOS los hijos de políticos (hasta que llegaron los piojos resucitados de la concertación y empezaron a mandar a los niños al Verbo o al St.George), entonces el instituto durante muchos años tuvo un enorme apoyo de todos los gobiernos, hasta los setentas era el colegio de elite para futuros políticos.

Siempre fue furiosamente meritocrático (de ahi el lema del tr*** todo lo vence), muy similar a la U Federico Santa María, se rendía un culto a la meritocracia más que en cualquier otro colegio en Chile y como dices esa "segregación" siempre causó un efecto positivo tanto en los que entraban como en los que no podían entrar.

En cierta manera el Valentín Letelier cuando tuvo a Luis Galecio de rector era parecido, aunque con una orientación más popular, el Valentin era el IN de los pobres, claro que a partir de los 70 se pudrió todo.

Creo que fueron los malditos afrancesados que echaron todo a perder, con esa estúpida idea que desde el nacimiento la gente estaba condenada por ser pobre o bendecida por ser ricos, es una idea torpe, materialista y muy adecuada para resentidos o idiotas con complejo de culpa jesuiticos.

Como dije yo no creo mucho en la meritocracia, pero todos los colegios para que sirvan de algo deben ser meritocráticos, esa es una condición básica, que se debe aplicar a diretivos, profesores y alumnos. Eso es lo que distingue a un colegio bueno de uno malo.

26 de enero de 2015, 10:59

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ivan, es toda una idea estúpida nacida de un diagnóstico equivocado que sale de una dieología tonta que lo único que ha producido es fracaso tras fracaso. Este va a sr uno más en la escala de fracasos que hemos tenido desde 1990 a la fecha, no han hecho NI UNA sola política que valga la pena, ni una sola.

26 de enero de 2015, 11:02

 
Blogger Frx said...

Bueno, a mí igual me daba lata ir al colegio, sobretodo si eran matemáticas, física o química, pero si eran clases de historia o de lenguaje, ahí sí me daban ganas de estudiar, pero un amigo que tengo, quien por cierto era el mateo del curso, a él sí que le gustaba estudiar. Hasta hoy me es un misterio cómo hace para combatir el cansancio y el estrés XD.

26 de enero de 2015, 12:08

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

A propósito ¿saben por que en Chile le decimos "mateo" los estudiosos?, viene del griego mathe (acción de aprender), es el primer chilenismo más o menos culto que conozco, me dió la curiosidad y lo busqué en Internet :D

26 de enero de 2015, 12:14

 
Anonymous Anónimo said...

Copiado de Lawrence Reed
"My thoughts for School Choice Week (Jan. 25-31): Imagine a restaurant that opposes customer choice. Its owners and managers want its friends in government to assign customers to each restaurant according to zip code and force them to pay for a lifetime whether they ever eat there or not. You can eat elsewhere but only by paying twice, once in taxes for the restaurant you're assigned to and again at the restaurant that actually earns your patronage voluntarily. If you're poor, you're trapped. When anyone complains and asks for the freedom to eat where they want and pay only once, the restaurant-by-zip-code lobby denounces them as enemies of the people who oppose food. Under such an arrangement, how good do you think the meals will be at the schools that view their customers as captives and are afraid to give them choice? Yummy."

26 de enero de 2015, 12:24

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Exactamente lo que va a pasar con las escuelas, tengo entendido que en USA eso de repartir a los alumnos dió pésimos resultados, al final se volvió a que los chicos van al colegio que les queda más cerca.

26 de enero de 2015, 12:59

 
Blogger Frx said...

Que choro, jamás me lo habría imaginado. Sí que es un chilenismo culto XD.

26 de enero de 2015, 13:19

 
Blogger Ulschmidt said...

La ingeniería social más eficiente es la que proponen todas las telenovelas.
En ella, una joven humilde pero buena y bella entra a trabajar como doméstica en la casa de unos ricos, y el hijo de la familia se enamora perdidamente, la prefiere sobre la chica rubia hija de un socio de su papá y al final se casan.
Esta promesa contra´clasista es la que ilusiona a generaciones de niñas y cuando el marxismo-leninismo les propone que se levanten contra la clase de los terratenientes, ellas se oponen, porque todas quieren enganchar al hijo bobo del richachón.
T así, el Capital vuelve a triunfar y la Revolución debe esperar a la próxima generación.

26 de enero de 2015, 15:50

 
Blogger pavezwellmann said...

Es que la política es el arte de buscar problemas y encontrarlos aun donde no los haya; hacerles un diagnóstico fallido y aplicarles finalmente los remedios equivocados -total la plata es de otros-
Groucho Marx resucitado en 2015 en el Congrezoo de Chile

26 de enero de 2015, 16:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

jaja cierto Ulschmidt, un buen casamiento manda al diablo la mayoría de las teorías sociales, la naturaleza es muy sabia!

Alejandro, a los políticos les hierve cuando una idea que no ha sido de ellos tiene éxito, eso explica la furia contra el sistema de AFP, los colegios particulares subvencionados, el estado subsidiario y la mayoría de las reformas exitosas que se hiieron en los 80s, la envidia y el resentimiento los enseguece, es el complejo de inferioridad en su estado más puro y cristalino

26 de enero de 2015, 17:11

 
Anonymous Anónimo said...

Es cosa de ver cómo piensan quienes votan nuestras leyes.

Hoy, el honorable senador Alejandro Navarro dijo, respecto de los cuestionamientos al ministro Undurraga, lo siguiente:

"La Nueva Mayoría ha acordado unánimemente respaldar la decisión (de la presidenta), en cualquiera de los sentidos".

O sea, aplaudiremos si dice que sí, y también si dice que no. Lo importante es que se escuchen los aplausos.

¿Y así se burlaban del "ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario"?

Saludos,
El biministro.

26 de enero de 2015, 17:58

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Ah ese navarro es un loquillo, un chiste, anda por ahi con su padrino maduro jaja!

26 de enero de 2015, 18:06

 
Anonymous Anónimo said...

Pero no hablaba sólo por él, sino a nombre de toda la NM...

Saludos,
El biministro

26 de enero de 2015, 18:38

 
Blogger Ale said...

Tienes razón Tomás, finalmente es bueno discriminar. Yo soy bastante dissriminadora y por eso me discriminan. Fíjate que pienso que la gente es muy mediocre (hablo de los políticos populistas y sus seguidores), tratan de adormecer a las masas, inculcándoles la ignorancia.
Mis hijos estudian en un colegio particular subvensionado, antes en uno particular que solo se preocupaba de los logros y los aturdían con estudios vanos (a mi modo de ver ese tema). Ahora ellos ven que la burbuja no era real y ellos discriminan claramente, valores, personas, infraestructura escolar, diferencias en la enseñanza, en calidad de profesores. También reconocen en el otro, sea pobre, medio o rico lo que podrían aportar, o ellos aportarles a sus vidas.
La vida real no es de color de rosas.

27 de enero de 2015, 03:21

 
Blogger Tomas Bradanovic said...

Claro Ale, lo que pasa es que la gente se confunde, discriminar es simplemente elegir lo que preferimos o no, no tiene relación con humillar, insultar o menoscabar. Nadie está obligado a aceptar lo que no le gusta, mientras mantenga el debido respeto hacia los demás.

27 de enero de 2015, 10:39

 
Blogger Ale said...

Obvio, esa palabra la "politizaron" como muchas en estos asquerosos gobiernos de la Concerta.

27 de enero de 2015, 11:34

 

Publicar un comentario

<< Home

Entradas antiguas Entradas nuevas